Cómo buscar oportunidades en los problemas

 

Ser capaz de ver lo que pueda haber de positivo en esta terrible situación de aislamiento y cierre es fundamental para nuestro mañana. Porque un día la pandemia cesará, podremos volver a salir a la calle y, poco a poco y con importantes cambios, la vida continuará.

Pero no lo hará para quienes hayan fallecido, ni para las empresas incapaces de retomar su actividad. Su desaparición debería motivarnos para reflexionar sobre cosas importantes. Estos días de confinamiento se presentan como la mejor ocasión para reevaluar lo que hacemos, repensar nuestros objetivos, replantear nuestros esquemas económicos, y comprometernos a materializar esas mejoras lo antes posible.

Los problemas son parte de la vida. Aceptémoslo y dotémonos de recursos mentales para enfrentarnos a ellos.

Así que empecemos trabajando nuestra actitud.

 

EL PUNTO DE PARTIDA

Tengamos claro que no podemos controlar todo lo que pasa a nuestro alrededor. Las decisiones que toman otras personas -gobernantes, jefes, clientes, proveedores, conocidos, compañeros, familiares- son exactamente eso: decisiones de otros. No tuyas, por mucho que te afecten.

Lo que sí podemos controlar es nuestra reacción a esas decisiones y las situaciones que provocan en nuestra vida. Sin agobios ni reproches sino con sentido práctico y constructivo.

 

ANALIZANDO LA SITUACIÓN

Es importante pensar en cómo hemos llegado a la situación en la que estamos o a la que previsiblemente nos dirigimos. Identifica claramente el problema. Preguntémonos qué podríamos haber hecho de otra forma, o hecho, o no hecho, que hubiera podido cambiar el desarrollo de las cosas. A lo mejor era casi imposible de evitar.

Y ahora toca lo importante: pensar menos en el problema y más en las posibles soluciones y oportunidades que pudiera haber. Porque seguramente las habrá. Esto se hace con un espíritu positivo, con una mente abierta y con sincero ánimo de criticar menos y de ocuparse más de actuar.

 

TÉCNICAS PARA BUSCAR OPORTUNIDADES EN LOS PROBLEMAS

Que no te bloquee la primera impresión. Es el sesgo cognitivo llamado “Efecto Marco”: las preferencias de una persona ante un problema de decisión dependen de cómo se les presente. Sé consciente de cómo procesas la información que te llega, y en qué medida ese cómo afecta tu capacidad de análisis. ¿Realmente es tan grave el problema?

Distánciate del problema. Míralo con cierta perspectiva. Aléjate mentalmente para salirte del entorno emocional que supone y que condiciona tu pensamiento. Al distanciarte puedes percibir mejor el contexto en el que todo ocurre, y probablemente verás detalles que te puedan inspirar ideas.

Cambia la perspectiva desde la que ves el problema. Imagina que eso le está pasando a otra persona, y que tú estás viendo tu situación como si fueras un espectador. ¿Cómo definirías el problema que tiene esa persona? ¿Qué le aconsejarías?

¿A quién beneficia este problema? Como dice la frase, “cuando unos lloran otros venden pañuelos.” En tu caso, ¿a qué se dedicaría el equivalente al vendedor de pañuelos? ¿Podrías hacerlo tú? ¿Qué tipo de pañuelos venderías? ¿Quién te los podría comprar? ¿Cómo anunciarías tu nuevo producto/servicio?

Sigue moviéndote. No te pares. No te dejes bloquear. Respira. Más que de seguir adelante se trata de seguir. Sí, detente un momento para pensar, pero no te quedes inmovilizado.

Divide el problemón en problemitas. Con frecuencia el problemón “no tengo ingresos pero sí gastos, y me estoy quedando sin dinero” es inabordable. Pero si lo troceamos en problemitas ahora sí que podemos atacar cada uno tras identificarlo con precisión. Para eso se inventaron las escaleras, para subir paso a paso.

Establece unas prioridades. No te puedes ocupar de todo al mismo tiempo. Piensa por dónde empezar a trabajar en esos desafíos. Apúntalo en una lista y date el gusto de ir tachando lo que vas terminando. Te dará una sensación de control sobre la situación que reforzará tu ánimo para seguir trabajando en el siguiente punto de la lista.

Asegúrate de estar actuando sobre las causas del problema y no solamente sobre sus síntomas. En frase conocida, no cojas el rábano por las hojas. Al toro se lo coge por los cuernos: directamente, corriendo riesgos pero fijándonos en el origen del peligro para afrontarlo eficazmente.

No te cortes. Piensa a lo grande. Atrévete a imaginar acciones que inicialmente uno creería que solamente corresponde a las personas o entidades con muchos más recursos. ¿Ves algo que te inspire en ese megaplan? ¿Se te ocurre una versión light más asequible?

Permite que la locura se apodere de ti. Contempla posibles soluciones como si las leyes de todo tipo no existieran: reglamentaciones, limitaciones económicas, logísticas, … cualquiera. La idea es buscar inspiración a través del pensamiento absolutamente libre.

Mejor en compañía. Rodéate de personas positivas y convertíos todos en cómplices para resolver vuestros problemas. Ya sabes que en compañía se llega más lejos, y que el viaje es más grato cuando los viajeros están bien compenetrados. Está bien confiar en tus habilidades: lo que te propongo es que las complementes con las de otras personas.

 

Con problemas o sin problemas, acostúmbrate a estar siempre atento para ver e identificar oportunidades. Para ti o para otras personas. Que sea un hábito: de la misma forma que un periodista ve el mundo con mente inquisitiva, practica el estar siempre pendiente de qué podría significar una mejora en tu vida personal o profesional.

 

TOMANDO DECISIONES PARA ACTUAR SOBRE LOS PROBLEMAS

El riesgo de una decisión incorrecta es preferible al error de la indecisión -Maimónides
Ya has pensado qué vas a hacer. Tienes varias opciones que te permitirán salir del problema, o de mitigar sus consecuencias, o de aprovechar esa oportunidad que has detectado. O quizá sea el momento de reinventarte., de desaferrarte y de dejar ir al pasado. En todo caso, te toca pasar de las ideas a las realidades

 

Para ello:

  • Sé tan ambicioso como realista en las metas que te hayas puesto
  • Elabora un plan de acción usando verbos activos: llamar, negociar, determinar, publicar, comprar, vender, acordar, …
  • Ponte plazos para cada una de las partes de tu plan de acción… y cúmplelos. Trabajamos mucho más rápida y eficientemente bajo la presión de un límite temporal.
  • Apóyate en la gente en la que confías. Pide su opinión, háblales de tus progresos y de las dificultades que te vas encontrando, cómo piensas superarlas, …
  • Celebra los pequeños éxitos. Recompénsate cada vez que hayas logrado un avance.
  • Sigue practicando esa actitud de búsqueda constante de oportunidades. Pon a punto y actualiza tu radar.

 

EN CONCLUSIÓN

En el Tenorio de Zorrilla podemos leer al final una de sus más famosas frases. Don Juan, instado por Doña Inés, decide arrepentirse y exclama:

… un punto de contrición da a un alma la salvación, …

Parafraseándola y con todo el respeto a Don José, podríamos pensar que

Un punto de disrupción da al problema una solución.

Una actitud positiva, acompañada de la capacidad de pensar de otra forma, jugando con elementos distintos a los habituales, y viendo la situación desde nuevas perspectivas, seguramente nos acercará al momento en el que veamos que hay luz tras la oscuridad del problema.

Porque la hay.

De verdad.

 

AUTOR
Alberto Losada Gamst. Consultor de empresas especializado en la inteligencia colaborativa y la gestión de las ideas. Escritor de artículos sobre innovación, comunicación en las empresas y repensamiento de nuestras actividades.

Como formador especializado en habilidades de comunicación, he impartido talleres en más de 30 empresas (muchas de las cuales han repetido con nuevos grupos) y más de 1.100 participantes. Y en todas las ocasiones he aprendido mucho de todos. ¡Gracias por ello!

IMAGEN: montaje propio. La foto es de Nik Shuliahin y la ilustración de Talhakhalil007, ambos en Pixabay

 

— ¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Si te ha gustado... ¡pásalo!

Comparte tu opinión



Suscríbete a nuestro Boletín

Al hacerlo, aceptas la Política de Privacidad.

Buscar contenidos …

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Categorías de los artículos

Suscríbete a nuestro Boletín

Al hacerlo, aceptas la Política de Privacidad.
¿Quieres recibir cada semana la última publicación del blog de Avantideas?
como gestionar ideas en la empresa y tener sistemas de inteligencia colaborativa
Te mandaremos ideas y reflexiones de expertos de todo el mundo que sin duda te serán útiles.
Holler Box