La empresa emocionalmente inteligente

Empecemos diciendo lo que todos sabemos: que las empresas están para ganar dinero. Sin beneficios no hay empresas. Sencillo.

Cuando la tasa de paro es elevada -digamos que por encima del 10%- o muy elevada -como el 14% que tenemos en España-, parece fácil encontrar trabajadores.

Pero luego no lo es, como se quejan tantos empresarios. Que si no encuentro profesionales adecuados, que si no se presentan a la entrevista, que muchos de los que se presentan tampoco muestran excesivo interés tras conocer las condiciones, … La lista puede ser larga.

Hay una cosa cierta: eso le da igual a la competencia. En realidad, se alegrará. Porque quien tenga en su equipo a los mejores ganará. Las empresas que tengan una mayoría de mediocres apenas sobrevivirá si su dirección sabe lo que hace, y el resto no tendrá mucho futuro.

Como todos queremos trabajar con el mejor talento, con aquellos profesionales que de verdad aportan valor, con visionarios que combinan su capacidad de anticipar el futuro con un buen sentido práctico del presente, pues buscamos selectivamente con qué organizaciones colaborar.

 

Si yo, como empresario o líder de una organización, me esfuerzo por facilitar y mantener una dinámica interna de funcionamiento entre mis colaboradores que permita una evolución y adaptación constantes, conseguiré un margen extra de competitividad.

Para atraer y conservar a esos grandes profesionales que me permitan alcanzar esa visión de empresa fluida y ágil, será imprescindible diseñar y materializar un entorno en el que apetezca trabajar. Esto se consigue ofreciendo, además de una compensación económica sensata, retribuciones intangibles que muevan emocionalmente a las personas. Como por ejemplo le pasa a Google con su famoso 20% de tiempo para proyectos propios.

 

EL SALARIO EMOCIONAL VA DESPUÉS DEL ECONÓMICO

De la misma forma que las empresas existen para ganar dinero, también las personas trabajan con esa intención. No se puede hablar de salarios emocionales ni dar palmaditas en la espalda a empleados que no llegan a fin de mes, que se sienten explotados y que están seguros de que se irán a la calle en cuanto cometan un error o sobrevenga cualquier dificultad en los resultados económicos.

Como reflexión, diré que un sueldo low cost lleva a una vida low cost y a un rendimiento igualmente low. No hay motivación para implicarse más. Si el trabajador no ve su propio futuro, menos se preocupará por ver el de la empresa en la que hoy trabaja.

 

LAS EMPRESAS Y ORGANIZACIONES EMOCIONALMENTE COMPETENTES

En general podemos decir que serán las protagonistas del futuro. ¿Por qué? Porque tendrán el mejor motor imaginable: las ganas de todos sus colaboradores de que triunfen. Su Dirección es competente y sabe escuchar las ideas de su gente, es capaz de adaptarse a los cambios en los mercados y se preocupa genuinamente de la felicidad de sus personas.

Ya, y, ¿cómo se distinguen estas empresas?

  • Tienen una visión y una misión claras y sinceras. Todos sus trabajadores las conocen y comparten.
  • Saben crear un entorno que promueve el sentido de la pertenencia. Hay orgullo a la hora de decir que uno trabaja ahí.
  • Quien trabaja con ellas sabe que hay un propósito en su labor. Percibe que está haciendo algo que añade valor más allá de sus responsabilidades oficiales.
  • Facilitan las interacciones personales. Ayudan a que las personas que trabajan en ellas se conozcan y establezcan vínculos de confianza.
  • Favorecen la interacción entre sus equipos. Acciones formativas, conferencias, charlas con gente de fuera, reuniones interdepartamentales que ayudan a la colaboración entre áreas en vez de echarlas unas contra otras.
  • Promueven el espíritu intraemprendedor y la aportación de nuevas propuestas. Tienen un sistema interno que gestiona estas propuestas, ayuda a estructurarlas y premia a sus protagonistas.
  • Son especialmente cuidadosas en la elección y formación de sus mandos intermedios. Este es el nivel de decisión y gestión que más influye en una organización, y que suele ser el obstáculo para las nuevas prácticas.
  • Tienen programas eficaces para incorporar a nuevos profesionales. Se aseguran de que ese onboarding suponga un éxito para ambas partes.
  • Disponen de un Departamento de Personas/Talentos/RRHH compuesto por profesionales de las competencias y las habilidades tanto técnicas como humanas. Se ocupan de conseguir para su empresa los colaboradores más idóneos, de ofrecerles un proyecto de carrera y de mantenerse al tanto de su evolución.
  • Sus distintos niveles de responsabilidad, del primero al último,  están compuestos por líderes y no por egos temerosos y autócratas.

 

Al final, las organizaciones y empresas emocionalmente inteligentes son las que más capital tienen. Un capital de motivación, de compromiso, de confianza y de ganas de triunfar que las llevará a un futuro más brillante, competitivo y rentable.

 

AUTOR
Alberto Losada Gamst. Consultor de empresas especializado en la inteligencia colaborativa y la gestión de las ideas. Escritor de artículos sobre innovación, comunicación en las empresas y repensamiento de nuestras actividades.

Como formador especializado en habilidades de comunicación, he impartido talleres en más de 30 empresas (muchas de las cuales han repetido con nuevos grupos) y más de 1.100 participantes. Y en todas las ocasiones he aprendido mucho de todos. ¡Gracias por ello!

IMAGEN: Kevin Delvecchio en Unsplash

 

— Para no perderte ningún artículo sobre Habilidades Humanas… ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Habilidades Humanas: Adaptarse al Cambio

Por Alberto Losada Gamst

 

Me he mirado en el espejo todas las mañanas y me he preguntado: “Si hoy fuera el último día de mi vida, ¿me gustaría hacer lo que estoy a punto de hacer hoy?” Y siempre que la respuesta ha sido “No” durante demasiados días seguidos, he sabido que necesito cambiar algo.Steve Jobs

Si en el fondo bien que lo sabes: la vida es cambio. Desde que naces hasta que te mueres. ¿O querrías vivir en pañales, con chupete y metido en una cuna? Pues no. Adaptarse al cambio natural sería… lo más natural.

Heráclito  (540-480 a. de C.) lo decía con claridad: “no hay nada permanente salvo el cambio”. ¿Y qué hago entonces? Tienes una pista en el principio filosófico del taoísmo llamado Wu Wei, y que Bruce Lee expresó con el famoso “Be water, my friend”.

 

CAMBIAR Y ADAPTARSE AL CAMBIO PARA EVOLUCIONAR Y SOBREVIVIR

Una de las razones por las que el ser humano está donde está como especie terrestre es su capacidad de adaptarse a las circunstancias. De adoptar nuevas estrategias y conductas que le permitan responder a un cambio en su entorno.

Una curva en la carretera no es el final del camino… a menos que no sepas hacer bien el giro. – Helen Keller

La constante sucesión de cambios que llamamos vida -personal y profesional- nos hace cambiar hábitos, preferencias, rutinas, interacciones con los demás, profesión, enfoque vital, …

El naturalista Charles Darwin, en su obra “El origen de las especies”, dejó claro el mecanismo que hace que unas especies desaparezcan y otras se mantengan sobre la Tierra: “No son las especies más fuertes las que sobreviven, ni las más inteligentes, sino las que más se adaptan al cambio.” Una explicación que se aplica a cualquier ser vivo, incluyendo las organizaciones. Tirando del refranero, se atribuye a Miguel de Unamuno la frase “progreso consiste en renovarse”, que dio pie al “renovarse o morir.”

Pero …

 

¿QUÉ ES ESTO TAN FAMOSO DEL CAMBIO?

Una realidad de la vida.

Lo que quizá ocurra es que antes no se hablara tanto de ello, ni existía una herramienta como Internet que promoviera tanto la globalización del conocimiento y, por tanto, la posibilidad de hacer comparaciones y saber de nuevos desarrollos técnicos, estratégicos, económicos o sociales.

Ahora bien, es importante separar lo accesorio de lo principal en este fenómeno. Hay valores como la honradez, la diligencia, la lealtad o la creatividad que siempre han existido, y que seguirán existiendo. En cambio, hay instrumentos o técnicas que sí que cambian: formas de comunicarse, de trabajar, de organizarse en la vida. Los descubrimientos que llevan a la evolución de la tecnología van sustituyendo esas herramientas de las que nos valemos en nuestro día a día.

El cambio es ley de vida. Y aquellos que sólo miran al pasado o al presente, seguramente se perderán el futuro. -John F. Kennedy

El cambio en sí no es bueno ni malo. Ello dependerá de a qué nueva situación nos lleve; ese destino es lo que luego podremos calificar. Respirar no es bueno ni malo, es algo natural: lo bueno o malo será lo que inhalemos o dejemos de inhalar -aire puro o contaminado.

 

EL CAMBIO EN LA PERSONA: TÚ ANTE EL CAMBIO

Tanto se habla de eso del cambio que olvidamos que, seamos o no conscientes de ello, las cosas cambian a nuestro alrededor casi a diario. Cambia el tiempo meteorológico, crecen nuestros hijos, cambia nuestro aspecto físico y el de amigos y colegas, se suceden los Gobiernos, aparecen nuevas crisis, el clima ya no es como era, nuestra actividad profesional es otra, … ¿Seguimos?

Para Albert Einstein, “la medida de la inteligencia es la habilidad para cambiar.” Si algo importante en tu entorno cambia, lo más probable es que te convenga hacer también algún cambio.

 

Las dos grandes razones por las que las personas nos resistimos a cambiar algo en nuestra vida son la pereza y la incertidumbre. De cada uno depende el orden de importancia.

-La Pereza: es ese factor que crea resistencia a la acción, igual que hace el aire con lo que vuela. Lo frena, así que hay que oponerle otra fuerza superior que matemáticamente se expresa así: FS=M+FV. Para los de Letras: Fuerza Superior=Motivación (¡Cómo me apetece!) + Fuerza de Voluntad (algo que se puede ejercitar y que nos permite ir de una situación a otra).

-La Incertidumbre: es la sensación que nos embarga cuando no sabemos con precisión qué habrá al otro lado. ¿Aparecerán monstruos que me devorarán? ¿Dejarán de quererme? ¿Me rechazarán? ¿Fracasaré? ¿Me moriré de hambre? A diferencia del riesgo, que es algo medible por históricos y estadísticas, la incertidumbre solamente se puede estimar. En ella trabajamos con posibilidades y escenarios alternativos, siendo nuestra intuición y experiencia la mejor herramienta de visualización del futuro.

 

Hay otra razón relacionada con la dificultad de muchas personas de adaptarse al cambio: cambiar de idea. Es mucho más fácil cambiar de opinión cuando se es joven que más adelante en la vida. ¿Por qué? La Psicología apunta diversas razones: una de las primeras es la edad cerebral. Si se considera que la mente es una manifestación del cerebro, cuando cambiamos de idea algo habrá cambiado en nuestro cerebro. Y ese cambio es más sencillo cuando el cerebro es físicamente joven.

Otras razones por las que es más sencillo para los más jóvenes cambiar de idea y de hábitos está relacionada con la mochila vital que vamos llenando con los años. Estamos menos influidos por los tópicos y las convenciones sociales, por lo que hace falta menos energía para variar nuestro rumbo.

Aquí viene la buena noticia para los veteranos: nuestra experiencia y sentido común nos permiten entender argumentos que, quizá, nos lleven a la decisión de que hay que cambiar algo en nuestra vida: poco, bastante o mucho. O reinventarnos totalmente.

Hagamos lo que hagamos, que sea siempre a la luz de lo que contestemos a la pregunta “¿qué quiero yo para mi vida?

 

LA GESTIÓN DEL CAMBIO EN LAS ORGANIZACIONES

Una de las conversaciones en estrategia empresarial más de moda en los últimos años es la necesidad de gestión del cambio a la que nos obliga el entorno VUCA que nos ha tocado vivir. ¿Y qué significa esto en cristiano? Pues que las nuevas dinámicas del mundo de los negocios han convertido su ambiente en algo caracterizado por la

Volatilidad:

  • Situación: los cambios se suceden cada vez más rápidamente, exigiéndonos estar mucho más atentos a su evolución para tomar las decisiones más oportunas.
  • Remedio: tener una visión de futuro clara que nos guíe a través del paisaje cambiante. Una idea-faro que nos recuerde hacia dónde vamos aunque no estemos muy seguros de cada detalle del camino.

Incertidumbre:

  • Situación: el futuro es menos claro y los cambios más difíciles de pronosticar.
  • Remedio: manejar de una forma fluida la información que llega de los colaboradores, clientes, proveedores y del mercado en general, para poder ir ajustando la acción.

Complejidad:

  • Situación: aumenta el número de factores a tener en cuenta, variables posibles, interacciones y opciones entre las que elegir. Y nos vemos cada vez más frente a situaciones que, por su novedad, no tienen precedentes. La conocida relación causa-efecto ya no es de aplicación universalmente sencilla.
  • Remedio:la capacidad de separar el grano de la paja, de saber resumir y clarificar los conceptos que barajamos. Es el momento del Pensamiento Crítico.

Ambigüedad:

  • Situación: el blanco y el negro forman parte del pasado -bienvenidos al mundo de las escalas de grises y de la rueda del color. Todo tiene matices, interpretaciones, valoraciones. No hay respuestas correctas sino posibles respuestas alternativas, y cada una implicará unas consecuencias que hoy por hoy no se pueden anticipar con precisión.
  • Remedio: se impone el modelo ágil. Rapidez en la toma de decisiones, en su ejecución, en la comunicación, en las dinámicas de adaptación a las nuevas situaciones.

 

SALIR DE LA ZONA DE CONFORT

qué es la zona de confort y cómo salir de ella -adapatación al cambio

 Nuestra naturaleza perezosilla nos anima constantemente a no probar demasiadas cosas nuevas, quedándonos en el ambiente al que estamos acostumbrados. Ese ambiente tan familiar es lo que se llama la “zona de confort.”

 

Cuando salimos un poquito -y durante poco tiempo- de ahí entramos en una zona nueva de exploración y aprendizaje. Es echar un vistazo desde nuestro jardín a lo que hay al otro lado del seto y, quizá, pisar brevemente esa otra parcela. Sabemos más o menos lo que hay, por lo que tampoco necesitamos hacer un gran acopio de valor.

Más allá de la zona de aprendizaje está la de las los miedos y pesadillas. No sabemos qué habrá en ella porque no la vemos; solamente podemos intuir lo que nos encontraremos y, normalmente, esas intuiciones no serán excesivamente optimistas ni motivadoras.

Y reservado para los más intrépidos y lanzados, aquellos que han sabido cruzar la zona de los miedos, están los oasis y los tesoros. Es donde pasan cosas que no imaginábamos que podían ser posibles, y en la que encontraremos formas de avanzar en nuestra vida más allá de los caminos trillados. Si has llegado ahí, ¡enhorabuena!

Lo interesante es entender que la zona de confort también está en movimiento. A medida que vivimos vamos haciendo incursiones a otras zonas y notaremos que parte de esas zonas nuevas se van incorporando a nuestra zona inicial, y que las demás zonas también se van desplazando hacia nuevos horizontes.

Oye, y… ¿por qué me interesaría salir de mi zona de confort?

  • Es una forma de ir practicando una constante en la vida: EL CAMBIO
  • Te descubrirás una faceta de innovación que quizá no tomabas en serio.
  • Aumentará tu flexibilidad personal y profesional.
  • Incrementarás cualitativamente tu desarrollo profesional
  • Te irás convirtiendo en un profesional más competitivo… y atractivo.
  • Te convertirás en una persona mucho más interesante y polifacética.
  • Te encontrarás con sorpresas en un viaje que suele ser fascinante. Déjate sorprender por ti mismo.

 

¿CÓMO PUEDO ADAPTARME MEJOR AL CAMBIO?

A las personas no les molesta el cambio como tal: lo que perturba y despierta resistencia es ser obligado a cambiar sin tener claras las contraprestaciones de ese esfuerzo por adaptarse a las nuevas circunstancias.

Son tres las posibles actuaciones ante un cambio en nuestras circunstancias:

  • Ignorarlo: imposible a medio plazo, y quien lo hace termina dejándose llevar por la corriente general.
  • Resistirlo: la peor decisión si ese cambio viene impuesto por fuerzas externas y supone que tengamos que aprender a hacer nuevas cosas, o a hacerlas de otra manera.
  • Aprovecharlo: la más inteligente de las decisiones. Normalmente nos permitirá mejorar nuestra situación ante la competencia, y nos llevará a unos terrenos inexplorados en el que nos podremos encontrar más de una oportunidad que de otra forma no habríamos visto.

La idea clave es sencilla:  conviene entender y aprovechar el cambio en vez de combatirlo y sufrirlo.

 

Sugerencias de mejora…

…para las personas:

  • cambia detalles de tus rutinas a menudo.
  •  introduce esos cambios poco a poco
  • convéncete de que puedes hacerlo
  • mézclate con gente nueva
  • haz algo que te imponga
  • no te tomes demasiado en serio -échale humor

… para las organizaciones:

  • Esto va de arriba abajo. Toca a las jerarquías superiores dar ejemplo de apertura al cambio y no solamente de pregonarla
  • Una buena comunicación es esencial: que todo el mundo se sienta invitado e implicado y corresponsable del éxito.
  • Revisa la cultura de la empresa. Que incorpore esta dinámica de innovación, adaptación y evolución.
  • Que no haya miedo a los errores entre quienes experimentan nuevas opciones. Anima a la gente a probar formas distintas de hacer las cosas.
  • Premia públicamente los éxitos, por pequeños y modestos que sean, en la incorporación de cambios a la rutina de la organización.
IDEA CLAVE
Si quieres cambiar actitudes, empieza por cambiar comportamientos. En otras palabras, actúa como lo haría esa persona que preferirías ser, la persona en la que más quieres convertirte. Poco a poco, la persona antigua y temerosa que eres se irá desvaneciendo. ” -William Glasser

RECURSOS PARA SABER MÁS DEL SENTIDO DE PERTENENCIA A UN GRUPO

¿Quién se ha llevado mi queso?, de Spencer Johnson

How to change your mind“, episodio 379 del Podcast de Freakonomics

HBR’s 10 Must Reads on Change Management “, del Harvard Business Review

Managing in a Time of Great Change“, de Peter Drucker

Al frente del cambio“, de John P. Kotter

 

Artículos relacionados

Por qué nos peleamos con el cambio, de Leo Babauta

10 Razones por las que aprender durante toda la vida es la única opción, de Caroline Vander Ark & Mary Ryerse

Organizaciones ágiles: ¿son un modelo para el futuro?, de Norbert Erts

Cómo gestionar la incertidumbre, de Jonathan Bales

 

 

AUTOR
Alberto Losada Gamst. Consultor de empresas especializado en la inteligencia colaborativa y la gestión de las ideas. Escritor de artículos sobre innovación, comunicación en las empresas y repensamiento de nuestras actividades.

Como formador especializado en habilidades de comunicación, he impartido talleres en más de 30 empresas (muchas de las cuales han repetido con nuevos grupos) y más de 1.100 participantes. Y en todas las ocasiones he aprendido mucho de todos. ¡Gracias por ello!

IMAGEN: Gerd Altmann en Pixabay

 

— Para no perderte ningún artículo sobre Habilidades Humanas… ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Habilidades humanas: el Pensamiento Crítico

Por Alberto Losada Gamst

 

No creerse todo lo que uno ve y oye es el pilar de una mente independiente. Es el rol de esa habilidad humana llamada Pensamiento Crítico.

A diferencia de quienes no dedican un solo segundo a cuestionar la veracidad e integridad de la información que reciben y se limitan a pasarla o a actuar en base a ella, las personas que saben ponderar críticamente su interacción con el mundo verán lo que los demás no ven.

Si hubiera una sola habilidad vital que todo el mundo en el planeta necesitara, ésa sería la de poder pensar con objetividad crítica. Josh Lanyon, escritor

La avalancha de informaciones que hoy recibimos no tiene comparación en nuestra Historia. Se estima que en las grandes ciudades sus habitantes reciben cada día unos 5.000 mensajes de todo tipo. Es tan grande que nuestras mentes no pueden procesarla y, si lo intentaran, enloquecerían: es lo que hoy se llama “Infoxicación” o sobrecarga informativa. De modo que, para defenderse, levantan una barrera que evita que veamos todo lo que vemos, y que escuchemos todo lo que oímos.

Vamos entonces por la vida con cierta rapidez y, cada día más, con una superficialidad intelectual que preocupa no solamente a educadores o a pensadores, sino también a los líderes del mundo de los negocios y la economía. Es por eso que el Foro Económico Mundial, en su informe “El futuro del Trabajo” de 2018, sitúa la habilidad de razonar y pensar críticamente tanto hoy como para 2022. En concreto, la capacidad de razonar encabeza la lista de esas competencias.

 

MANIPULANDO CON FAKE NEWS Y VERDADES ALTERNATIVAS

Conocedores de esa situación de poca reflexión de las personas ante la avalancha informativa, los grupos de interés de todo tipo -y también los graciosillos- elaboran y difunden “noticias” pensadas para influir en la opinión pública.

Como no nos paramos mucho a analizar esa sabrosa información que nos acaba de reenviar un conocido por WhatsApp, o que vemos cuando curioseamos desde nuestra cuenta de Twitter o Facebook, nos creemos y reenviamos las noticias manipuladas. Ya somos víctimas de las “fake news” y de los “hechos alternativos” (sinónimo de “mentiras”). Como están redactadas a partir de algo que parece verosímil, al principio nos suenan creíbles. Y como no verificamos ese escandaloso dato, colaboramos activamente con los manipuladores.

¿El único remedio para que no nos manipulen? El Pensamiento Crítico. Sin él, nos quitarían nuestra libertad de sentir y actuar.

 

EL PENSAMIENTO CRÍTICO

El pensamiento crítico es la capacidad de pensar con claridad y racionalidad, entendiendo la conexión lógica entre las ideas, y que nos lleva a una conclusión sólida y racional.

En lugar de aceptar simplemente ideas y suposiciones, los pensadores críticos cuestionan rigurosamente una hipótesis, buscando determinar si el resultado representa un hecho o una opinión.

Según la Fundación para el Pensamiento Crítico , éste es “el arte de evaluar y analizar el pensamiento con vistas a mejorarlo

 

Linda Elder y Richard Paul, los directores de esa Fundación, proponen que nos hagamos estas preguntas a la hora de reflexionar sobre una información:

  • Todo razonamiento tiene un PROPÓSITO. Identifícalo
  • Todo razonamiento es un intento de solucionar un problema, resolver una pregunta o explicar algo. ¿Sabrías decir con precisión cuál?
  • Todo razonamiento se fundamenta en SUPUESTOS. ¿Son fiables e imparciales?
  • Todo razonamiento se hace desde una PERSPECTIVA. ¿Desde qué posición nos llega?
  • Todo razonamiento se fundamenta en DATOS, información y evidencias. ¿Son sólidos y comprobables?
  • Todo razonamiento se expresa mediante CONCEPTOS E IDEAS que, simultáneamente, le dan forma. ¿Sabrías identificar y explicar los conceptos clave?
  • Todo razonamiento contiene INFERENCIAS O INTERPRETACIONES por las cuales se llega a conclusiones y que dan significado a los datos. ¿Son todos consistentes y coherentes entre sí?
  • Todo razonamiento tiene o fin o tiene IMPLICACIONES y CONSECUENCIAS. ¿Sabes decir cuáles son positivas y cuáles negativas? ¿Son todas las posibles, o faltan algunas?

 

En su ensayo referido al mundo educativo “Critical Thinking: what can it be?, Matthew Lipman hace distinciones claras entre el pensamiento común y el pensamiento crítico. Explica que el pensamiento común es un pensamiento simplista porque no se basa en el uso de normas o criterios. Ejemplos de pensamiento ordinario son adivinar, creer y suponer. Lipman describe el pensamiento crítico como un proceso complejo basado en estándares de objetividad, utilidad o consistencia en el cual las personas pueden reflexionar sobre la certeza de su pensamiento porque el pensamiento crítico es autocorrectivo.

 

 

POR QUÉ ES IMPORTANTE

Las ovejas no piensan críticamente: se limitan a seguir al rebaño. No se plantean si van rápido o despacio, o si encontrarían mejores pastos si fueran por otro camino. Son followers y solamente eso.

Aquellas personas que, al contrario que las ovejas, se plantean sistemáticamente si lo que están viendo o haciendo es lo mejor para ellas, si podría haber otras formas de hacerlo, o que se preocupan de averiguar a dónde van realmente, son las que mejoran el mundo.

 

Pensar críticamente es importante porque quien lo hace:

  • Es menos manipulable y, por tanto, más independiente
  • Toma mejores decisiones porque están mejor informadas
  • Es más fiable en sus juicios y opiniones
  • Es capaz de anticipar problemas con más frecuencia
  • Es más creativo
  • Profesionalmente es muy valorado
  • Es más feliz, ya que se conoce mejor a sí mismo.

¿Te interesa?

 

CÓMO MEJORAR MI PENSAMIENTO CRÍTICO

Pensar críticamente no es solamente ser escéptico y buscar los defectos en las argumentaciones que nos plantean. Es también ser flexible y creativo. Es saber reunir los datos que tenemos, buscar pruebas de ellos, pensar en alternativas y finalmente llegar a nuestras propias conclusiones.

Es una habilidad que, como todas, se puede practicar. ¿Cómo? Veamos.

Sugerencias de mejora

  • Define bien la situación o problema. ¿De qué estamos hablando en realidad?
  • Que no te impresione el escenario: rasca un poco para ver qué hay detrás. Aléjate un poco para verlo todo con perspectiva
  • Hazte las preguntas de la Policía y del Periodismo: quién, qué …
  • Ponte en el otro lado del dato y comprende de dónde viene
  • Mantén tu mente abierta a todas las opciones
  • Ten siempre en cuenta todo el contexto de la información o suceso
  • Cuando la información sea compleja, organízala en una estructura que simplifique su comprensión.
  • Piensa de una forma ordenada y lógica
  • Busca alternativas y opciones.
  • Sé consciente de tus propios sesgos cognitivos, de tus preferencias e inercias mentales.
  • Ten la humildad de aceptar que puedes estar equivocado en tus razonamientos.
IDEA CLAVE
Ser libre e independiente exige un esfuerzo: el de saber lo que quieres, reflexionar sobre lo que te dicen, y decidir en base a tus propias conclusiones.

 

RECURSOS PARA SABER MÁS DEL PENSAMIENTO CRÍTICO

Critical Thinking: The Beginners User Manual to Improve Your Communication and Self Confidence Skills Everyday, por Jocko Babin

Pero ¿qué me estás contando?: Tertulianos, políticos y pensamiento crítico, por Julio César Herrero

Master Critical Thinking: Think Intelligently, Improve Problem-Solving Skills, Make Better Decisions, and Upgrade Your Life, por Henrik Rodgers

Critical Thinking: Tools for Taking Charge of Your Professional and Personal Life, por Richard Paul y Linda Elder

Una vida sin principios, de Henri David Thoreau

Sin pensamiento critico no eres nadie, charla TEDx Youth @Valladolid de Pablo Perez-Paetow

Habilidades del siglo XXI – Pensamiento Crítico. Vídeo animado de EducarChile

 

Artículos relacionados

6 Beneficios del pensamiento crítico y por qué son importantes

“El pensamiento crítico es la cara oculta de la felicidad“: entrevista a José Carlos Ruiz , Doctor en Filosofía . Ver aquí su entrevista en RTVE

Sin pensamiento crítico no hay democracia“: entrevista a Enrique Mesa

 

AUTOR
Alberto Losada Gamst. Consultor de empresas especializado en la inteligencia colaborativa y la gestión de las ideas. Escritor de artículos sobre innovación, comunicación en las empresas y repensamiento de nuestras actividades.

Como formador especializado en habilidades de comunicación, he impartido talleres en más de 30 empresas (muchas de las cuales han repetido con nuevos grupos) y más de 1.100 participantes. Y en todas las ocasiones he aprendido mucho de todos. ¡Gracias por ello!

IMAGEN: Gerd Altmann

 

— Para no perderte ningún artículo sobre Habilidades Humanas… ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Las Habilidades Humanas o Soft Skills

Presentación del ciclo de publicaciones sobre estas habilidades.

Por Alberto Losada Gamst

 

¿De verdad que falta poco para que un robot o un programa informático me dejen sin trabajo? ¿Qué puedo hacer para que esto no me afecte?

Estas preguntas y otras muy parecidas aparecen cada vez más en las conversaciones y en artículos y reportajes en los medios de comunicación. ¿Qué respuesta hay? Pues que tu exposición a esa realidad depende en buena parte de lo que tú hagas.

 

ERAS Y MODELOS ECONÓMICOS

En su libro “Una nueva mente”, (“A Whole New Mind“) el autor, periodista y presentador de televisión estadounidense Dan Pink explica cómo la Humanidad ha pasado por varias eras en términos de modelo económico:

  • La Era de la Agricultura, en la que son los campesinos quienes crean la riqueza con su esfuerzo físico.
  • La Era Industrial, en la que las fábricas con sus máquinas son la nueva fuente de riqueza. Ya no cuenta tanto el esfuerzo físico sino que lo que se impone es el método y la técnica.
  • La Era del Conocimiento, en la que los ordenadores son una de las herramientas para gestionar ese conjunto de experiencia y saber hacer que los profesionales van acumulando en su mochila. El análisis lógico ya no es tan importante: el valor está en saber aprovechar esa información.
  • La Era Conceptual, en la que ya estamos: el diseño y la comunicación se convierten en las principales herramientas de competitividad.

El cerebro humano se divide en dos hemisferios: el izquierdo, que es el lógico-analítico-lineal, y el derecho, que es el creativo-emocional-empático. En las dos primeras eras -la Agrícola y la Industrial- se daba mucha más importancia al hemisferio izquierdo; en la del Conocimiento se empieza a llegar a un equilibrio. En la Conceptual se valoran más las prestaciones del hemisferio derecho, no siendo ya suficientes las del izquierdo.

 

LLEGA LA AUTOMATIZACIÓN

¿Qué quiere decir esto? Pues algo que ya sabemos: el mundo evoluciona, y con él la economía, la sociedad, la política y las tendencias de todo tipo. Por tanto, tendremos que hacer un esfuerzo por evolucionar también nosotros si queremos evitar quedarnos atrás.

La automatización comenzó por las tares repetitivas, sucias y peligrosas (“dull, dirty & dangerous”). La robotización de la producción es un hecho. Cuando llamamos a un servicio de atención al cliente solemos empezar la “charla” con un asistente virtual que clasifica y, cada vez más frecuentemente, soluciona la consulta. En las páginas web cada vez hay más chatbots que dialogan con nosotros. Las figuras de Siri y Alexa no son más que el comienzo visible de la aplicación al día a día de la Inteligencia Artificial.

 

ES EL MOMENTO DE LAS PERSONAS

Y entonces, ¿qué me queda a mí como humano? Pues una relación con los demás humanos de mucha mejor calidad. A día de hoy, el mundo emocional es cosa de las personas. Saber entender, empatizar, visualizar, liderar y comunicar la información de una forma emocionalmente competente es el camino no ya del futuro sino del presente.

Entran en juego las Habilidades Humanas, las llamadas Soft Skills. Aparece el concepto de Inteligencia Emocional (“Emotional Intelligence“)  (Daniel Goleman, 1995): empezamos a ver la importancia de habilidades como la empatía, el liderazgo, la comunicación, el aprendizaje continuo, la autogestión, el sentido del propósito, la gestión de conflictos, la creatividad, … Estas habilidades facilitan la conexión con los demás, la mejor comprensión de uno mismo en la vida, la consciencia de lo que ocurre en nuestro entorno. Mejoran nuestra vida y le dan más contenido, lo que incluso redunda en nuestra salud física y mental. Profesionalmente favorecen la carrera y la integración del individuo en la organización, ya que esas habilidades humanas o soft skills lo convierten en un jugador de equipo y en un líder mucho más útil para conseguir los resultados deseados.

 

EL FUTURO DEL EMPLEO

En su informe de 2018 “El Futuro del Empleo”, el Foro Económico Mundial ya predice que en 2025 habrá más tareas realizadas por robots que por personas (en 2018 éstas realizan el 71%). La buena noticia es que la rápida evolución de las máquinas y los algoritmos en el trabajo podría crear 133 millones de puestos nuevos, contra los 75 millones que desaparecerán de aquí al año 2022.

Y hay una advertencia: es urgente organizar y apoyar la formación de las personas en nuevas habilidades, nuevas profesiones y nuevos conocimientos que les permita adaptarse con éxito a esta evolución.

Para que las empresas sigan siendo dinámicas, diferenciadas y competitivas en la era de las máquinas, deben invertir en su capital humano. Existe tanto un imperativo moral como económico para hacerlo. Sin enfoques proactivos, las empresas y los trabajadores pueden perder el potencial económico de la Cuarta Revolución Industrial.Saadia Zahidi, Jefe del Centro para la Nueva Economía y la Sociedad en el Foro Económico Mundial

Los cambios tecnológicos que provocan los cambios en los modelos económicos y organizativos exigen revisar los perfiles competenciales de los trabajadores. En muchos casos habrá que aprender nuevas técnicas, nuevos programas, nuevas tecnologías o nuevos procesos. Lo que en todo caso tendremos que hacer las personas es aprender a conectar mejor entre nosotros. El trabajo en equipo, la atención al bienestar físico y emocional de las personas, la capacidad de transmitir de una forma emocionalmente competente la información para asegurarnos de que sea entendida y comprendida, se convierten en requisitos imprescindibles para el éxito de cualquier empresa u organización. La empatía, el liderazgo y la capacidad de comunicar definen con frecuencia el éxito o fracaso individual y colectivo.

 

LAS HABILIDADES HUMANAS PARA EL ÉXITO EN EL TRABAJO Y EN LA VIDA

Con la intención de ayudar a conocer, comprender y practicar estas habilidades, inicio una serie de artículos explicando cada una, sus ventajas, sus aplicaciones y unas ideas para ponerlas en práctica y reforzarlas. También sugeriré la lectura de algunos libros, artículos, vídeos o podcasts relacionados.

Siguiendo el concepto del Circulo Dorado de Simon Sinek (“Empieza con el Por Qué“, “Start With Why), a la pregunta de ¿Por qué hago esto? diré que lo hago para extender la comprensión de la importancia de esas habilidades humanas, esas soft skills, como forma de mejorar el funcionamiento y la calidad de organizaciones, empresas, sociedades y grupos. Y, ya puestos, para ser más felices.

 

Esta es la lista de las Habilidades Humanas que vamos a tratar:

Cada semana iré publicando en el blog de Avantideas un post sobre cada una: suscríbete para no perderte ninguna.

 

AUTOR
Alberto Losada Gamst. Consultor de empresas especializado en la inteligencia colaborativa y la gestión de las ideas. Escritor de artículos sobre innovación, comunicación en las empresas y repensamiento de nuestras actividades.

Como formador especializado en habilidades de comunicación, he impartido talleres en más de 30 empresas (muchas de las cuales han repetido con nuevos grupos) y más de 1.100 participantes. Y en todas las ocasiones he aprendido mucho de todos. ¡Gracias por ello!

IMAGEN: StockSnap en Pixabay

 

— Para no perderte ningún artículo sobre estas soft skills… ¡suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Desarrolla ahora habilidades para el 2030 con estas ideas

El comienzo de un nuevo año escolar es un buen momento para pensar en planes a largo plazo para el próximo año, pero también en los planes que necesitamos hacer para nuestros estudiantes en los años venideros. Cada día hay alertas de noticias sobre temas como la inteligencia artificial y el aprendizaje automático, la realidad aumentada y virtual, la ciudadanía digital y la alfabetización y su relación con la educación. Estas son las tendencias y los términos que ya forman parte de nuestro mundo y que se convertirán en una parte cada vez mayor de nuestro futuro.

 

Traducido y adaptado del original “Build Skills for 2030 Now With These Ideas” por Rachelle Dene Poth en el blog de Getting Smart

Nota del Avantideas: aunque este artículo está pensado dentro del entorno educativo, sus reflexiones son perfectamente extrapolables a las empresas y su forma de mantenerse al día a través de la formación y capacitación de sus profesionales.

 

Más allá de estas tendencias tecnológicas, estamos aprendiendo más sobre el aprendizaje socio-emocional (SEL, por sus siglas en inglés), la conciencia sobre la salud mental, la atención plena (=mindfulness) y la enseñanza relacionada con traumas. Estos son temas importantes y los educadores deben mantenerse informados sobre las mejores prácticas y formas de hacer que estos temas formen parte de nuestra práctica diaria.

Como educadores hoy en día, ya no se trata simplemente de planear la instrucción con nuestros estudiantes en mente. También tenemos que considerar cómo las tendencias tecnológicas cambiantes y los temas sociales importantes impactarán a nuestros estudiantes tanto ahora como después de la escuela secundaria. ¿Cuál es la mejor manera de prepararlos no sólo para que tengan éxito por sí mismos, sino también para que tengan un impacto en los demás? Así que la presión está en ello, para considerar realmente cómo podemos preparar mejor a los estudiantes no sólo para este año escolar, no sólo para la vida después de la graduación de la escuela secundaria, sino mucho más allá. Necesitamos preparar a nuestros estudiantes para el año 2030 y el futuro. ¿Pero cómo?

 

¿QUÉ HABILIDADES SE NECESITAN?

Un reciente informe de McKinsey muestra que casi el 40% de los puestos de trabajo que existen actualmente estarán obsoletos para 2030. Se automatizarán los puestos de trabajo de aproximadamente 15 millones de trabajadores de entre 18 y 34 años, lo que significa que estas personas tendrán que seguir adquiriendo nuevas competencias. Las investigaciones muestran que las habilidades más comunes que se necesitan son la colaboración, la resolución de problemas, el pensamiento crítico, la codificación y la informática, muchas de las cuales eran las habilidades comunes que se necesitaban hace cinco y diez años.

También estamos observando cambios en “quién” está haciendo el trabajo. Se predijo que para el año 2025, se espera un cambio al 48% humano, 52% máquina o algoritmo que formará parte de nuestra fuerza laboral. Con el fin de mantener la relevancia y mantenernos al día con el cambiante panorama laboral y las habilidades requeridas, se estima que hasta el año 2022, necesitaremos 101 días extra de formación.

Aunque las tecnologías seguirán evolucionando, es posible que algunas habilidades no cambien tanto. Las habilidades “humanas” (=soft skills), como la creatividad, la originalidad y la iniciativa, el pensamiento crítico, la persuasión y la negociación, conservarán o aumentarán su valor, al igual que la atención a los detalles, la resistencia, la flexibilidad y la resolución de problemas complejos. También se mencionaron la inteligencia emocional, el liderazgo y la influencia social, que se pueden desarrollar a través de las oportunidades adecuadas para desarrollar habilidades de SEL. Los estudiantes necesitarán estas habilidades sociales tanto o más que las habilidades técnicas para tener éxito en el futuro.

La comunicación, la capacidad de trabajar como parte de un equipo para superar las dificultades, escuchar atentamente y sentir empatía por los demás“, son características que este artículo de Central College Network identifica como tan importantes como las habilidades difíciles. Esto significa que como educadores debemos crear oportunidades de aprendizaje verdaderamente diferentes y encontrar experiencias únicas para nuestros estudiantes que nos proporcionen todo esto y más. Más allá de simplemente poseer habilidades como la colaboración, nuestros estudiantes necesitan saber cómo colaborar desde cualquier lugar del mundo.

 

ORGANIZACIONES Y EXPERIENCIAS QUE PUEDEN AYUDAR A MARCAR LA DIFERENCIA

Si sigues varias series de blogs de Getting Smart, hay muchos recursos disponibles para que los educadores exploren las mejores prácticas y las maneras de preparar a los estudiantes para el futuro. En particular, refiriéndonos a la serie de artículos sobre el  futuro del trabajo y al tema del futuro del aprendizaje, podemos aprender más sobre el espíritu emprendedor, la Generación DIY, la economía “Gig” y la preparación de los estudiantes para el futuro.

Apoyamos mejor a los estudiantes manteniéndonos informados de las diferentes redes de aprendizaje, organizaciones y oportunidades disponibles, que proporcionan recursos para estos temas y tendencias emergentes.

Aquí hay algunas maneras de aprender más y de empezar a hacer conexiones con el aprendizaje del mundo real para estudiantes y educadores.

 

ORGANIZACIONES CON ALCANCE GLOBAL

1. Remake Learning, una red con sede en Pittsburgh formada en 2007, está teniendo un impacto en los educadores y estudiantes de todo el mundo. Remake Learning ofrece oportunidades de aprendizaje profesional y en red para educadores y ofrece eventos durante todo el año.

2. Future Ready, una red que se empezó a través de una iniciativa en 2014, proporciona apoyo y recursos a educadores y distritos que desean lograr transformaciones en el aprendizaje de los estudiantes. El marco de trabajo Future Ready proporciona siete categorías clave para una transformación digital de éxito centrada en los estudiantes.

3. La Fundación StartEdUp, formada por Don Wettrick (@DonWettrick), es una organización centrada en la innovación y el fomento de una mentalidad emprendedora. A través de StartEdUp, Don quiere crear una “nueva normalidad” para los estudiantes. Escuche el podcast de Don con Tom Vander Ark sobre la enseñanza del espíritu empresarial y sus beneficios para los estudiantes.

 

APRENDIZAJE EXPERIENCIAL Y DIFERENTES EXPERIENCIAS DE APRENDIZAJE

1. Career Technical Education (CTE) ofrece a los estudiantes la oportunidad de desarrollar habilidades académicas y técnicas al explorar las opciones de carrera mientras están en la escuela secundaria. Los estudiantes construyen conocimiento y desarrollan habilidades aplicables a muchos tipos diferentes de trabajo.

2. El aprendizaje basado en proyectos (PBL) es una manera de promover el aprendizaje personalizado y ayudar a los estudiantes a desarrollar muchas de las habilidades necesarias para el trabajo futuro. A través de PBL, los estudiantes pueden explorar áreas de interés y participar en experiencias de aprendizaje significativas del mundo real.

3. Teach SDGs promueve la comprensión global al proporcionar recursos para educadores y estudiantes sobre temas que se enfrentan en todo el mundo. Las Naciones Unidas identificaron 17 áreas relacionadas con la sostenibilidad y la búsqueda de soluciones a estos problemas para 2030. Los estudiantes pueden explorar los problemas globales y centrarse en encontrar soluciones a escala local.

 

PROGRAMAS

1. One Stone es una organización sin ánimo de lucro dirigida por estudiantes que empodera a los estudiantes a través del aprendizaje experimental, el espíritu emprendedor y el objetivo de reinventar la experiencia de aprendizaje. Más de dos tercios de la junta directiva de One Stone son estudiantes.

2. NExT: Network for Experiential Teaching and Learning es una plataforma para conectar a los estudiantes de los grados K a 12 con oportunidades de aprendizaje experimental. NExT apoya a los educadores al conectarse con la educación superior y los socios de la comunidad, proporcionando desarrollo profesional y otros recursos para los educadores y sus aulas.

3. New Tech Network (NTN) es un socio de diseño escolar que ayuda a las escuelas y distritos a crear experiencias de aprendizaje más innovadoras para los estudiantes. NTN centra sus esfuerzos en cuatro principios de diseño y dos resultados: agencia y colaboración, y diseñó rúbricas para evaluar estos resultados.

Podemos prepararnos mejor explorando opciones como estas para conectar a nuestros estudiantes con el aprendizaje del mundo real dentro de su escuela, comunidad y globalmente. Debemos empezar por asegurarnos de que todos los estudiantes tengan las mismas oportunidades de explorar y descubrir sus pasiones. Al apoyar a nuestros estudiantes en el establecimiento de metas de aprendizaje, al participar en experiencias de aprendizaje y autoevaluaciones más autodirigidas, les proporcionaremos una base sólida y un conjunto diverso de habilidades que necesitarán para tener éxito en el futuro, mucho más allá de 2030.

 

AUTORA
Rachelle Dene Poth es Profesora de Idiomas Extranjeros y de STEAM en Riverview Junior/Senior High en Oakmont, PA. Síguela en Twitter en @rdene915

IMAGEN: la del artículo original

 

— ¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

¿Qué es lo que crea la felicidad en el trabajo? Nueve consejos para aumentar el compromiso de los empleados

 

La felicidad es un precursor del éxitoShawn Achor, fundador y CEO de Good Think, Inc.

 

Tu gente es el activo más importante que tienes. No importa si tienes el mejor producto del mundo y millones en financiación – sin las personas adecuadas, tu organización nunca logrará el éxito a largo plazo.

 

Traducido y adaptado del original “What Creates Workplace Happiness? Nine Tips to Boost Employee Engagement“, por Joe Wedgwood en el blog de Delivering Happiness

 

Aquí viene lo difícil… Simplemente tener a la gente adecuada tampoco es suficiente. Si tienes una fuerza laboral desmotivada, entonces tendrás que soportar más absentismo, una tasa de retención más baja y una disminución en el rendimiento.

Las empresas necesitan un líder comprometido para asegurar que todos estén felices y motivados para tener éxito. Sin un impulso claro para lograr la felicidad en el lugar de trabajo, no podrás maximizar el verdadero potencial de cada uno. Los empleados felices son empleados productivos. Al dar pequeños pasos para crear felicidad en el trabajo, puedes reducir el conflicto, el absentismo y el presentismo. Esto puede conducir a un aumento de la participación y de los resultados.

Los gurús de la las publicaciones de empresas están de acuerdo – “Los empleados felices son un 12 por ciento más productivos que la media, y un 22 por ciento más productivos que sus compañeros infelices. Crear un lugar de trabajo agradable lleno de gente feliz contribuye directamente al resultado final“.

 

Teniendo esto en cuenta, hemos enumerado nueve maneras de crear la felicidad en el lugar de trabajo:

1. Crear un ambiente acogedor

Una gran parte del día se pasa sentado en un escritorio frente a la pantalla de un ordenador – para la mayoría de nosotros, al menos. Los turnos largos sin muchos descansos a menudo desmotivarán y desenergizarán a todos.

El estrés del trabajo puede deprimirnos a todos. Si quieres mantener a todo el mundo involucrado, entonces debes proporcionar un entorno de trabajo del que la gente quiera formar parte. Al crear áreas donde tu personal pueda recargarse y relajarse, podrás aumentar su productividad y rendimiento. Esto puede ser en forma de una zona con sofá, sala de juegos ¡o incluso una siesta si te sientes aventurero!

 

2. Capacitar a las personas para mejorar la cultura de la empresa

Ser un gran sitio donde trabajar es la diferencia entre una buena empresa y una gran empresa.Brian Kristofek

Los empleados comprometidos son el santo grial para cualquier líder empresarial. Son devotos defensores de la empresa, que siempre harán todo lo posible por ti. Esto tendrá un efecto en cadena, que puede crear una cultura de trabajo duro, responsabilidad y lealtad. Son grandes impulsores de la felicidad en el trabajo y ayudarán a crear y difundir la alineación con esa cultura empresarial.

Simon Sinek, autor y orador motivacional, añade: “Los empleados comprometidos tienen el poder de tomar decisiones sin un supervisor. Tienen derecho a salirse del guión, doblar las reglas y hacer lo que crean conveniente si creen que es lo correcto por el bien de la organización“.

Si deseas capacitar a tus trabajadores para que se sientan más comprometidos y así te ayuden a mejorar la cultura de la empresa, entonces debes confiar en ellos. Demostrando tu fe en ellos, al tiempo que se les da libertad y responsabilidad por sus acciones, se avanza a pasos agigantados para empoderar a todos.

 

3. Proporcionar flexibilidad para el equilibrio entre el trabajo y la vida privada

En el acelerado mundo laboral de hoy, la línea divisoria entre el trabajo y el hogar se está volviendo borrosa. Los empleadores esperan más de su gente, lo que puede hacer que se sientan presionados para lograr sus objetivos. A menudo, esto resulta en más horas de trabajo y menos tiempo fuera de la oficina. Esto puede llevar a que los ojos empiecen a deambular….

Los horarios flexibles y los enfoques de trabajo permiten a todos encontrar el equilibrio perfecto entre el hogar y el trabajo. ¿Realmente puedes esperar que todos quieran trabajar para ti, si rara vez se van a casa y desconectan?

Es importante ayudar a tu equipo a encontrar el equilibrio adecuado, para que no consideren el trabajo como una deber y, finalmente, se “agote”. Tómate el tiempo para hablar con la gente para descubrir lo que le ayudaría, y luego haz los ajustes necesarios.

Al darle libertad a tu gente y confiar en ellos para que cumplan con sus deberes, los harás sentirse más valorados. Esto se compensará con un aumento de la productividad y de los beneficios.

 

4. Demostrar transparencia

Cuando lideras con transparencia, tus problemas pueden ser resueltos más rápidamente y todos sabrán el propósito detrás de tus funciones. Si todo el mundo es consciente de los éxitos y problemas, habrá un mayor sentido de comunidad. Esto te ayudará a encontrar soluciones más rápidamente, ya que muchas cabezas son mejores que una….

La transparencia hará que tu personal comprenda plenamente la visión de la empresa. Esto les ayudará a entender cómo sus tareas y resultados encajarán en el panorama general de los objetivos de la empresa.

Si mantienes a tus trabajadores en la oscuridad, es probable que se sientan minusvalorados y alejados de la organización.

 

5. Comunicarse regularmente

Cada miembro de tu equipo tendrá sus propias frustraciones. El no escuchar y remediar sus preocupaciones puede resultar en una pérdida de productividad. Al mantener una comunicación abierta, crearás un equipo estable que quiere trabajar en tu empresa.

Para comunicarse eficazmente con tu equipo, necesitas crear sistemas para que todo el mundo pueda ponerse en contacto contigo. Dejar mensajes sin contestar hará que tu personal se sienta infravalorado, así que tómate tu tiempo para responder.

Al recopilar información instantánea a través de encuestas rápidas (“Pulse surveys“) , estarás en una buena situación para entender a tu gente y a tu organización. Proporcionan una foto precisa a tiempo para ayudar a medir las emociones, la felicidad y los sentimientos dentro de tu organización. Las percepciones en tiempo real te ayudarán a medir cómo se sienten todos y te permitirán preparar planes de acción acordes. Esto te ayudará a motivar a todos y hacer que tiren en la misma dirección.

Las discusiones más importantes deben llevarse a cabo cara a cara. Su significado y tono serán más claros en persona.

 

6. Proporcionar oportunidades de crecimiento

Es difícil lograr la felicidad en el trabajo si tu gente se siente estancada. ¿Qué sentido tiene trabajar duro si no hay espacio para avanzar?

El desarrollo profesional es una parte vital del compromiso de los empleados. Si el deseo de tus empleados de “subir peldaños” no se cumple, lo normal es que empiecen a buscar en otra parte.

Reuniéndote con tu gente regularmente y discutiendo los objetivos acordados, podéis construir juntos una “hoja de ruta” hacia el éxito. Es importante aconsejar a tus gerentes que hagan lo mismo con sus equipos.

 

7. Enfoque en la inversión social

De la misma forma que el apoyo social es una receta para la felicidad, también es un factor esencial para los éxitos en el trabajo.Brian Kristofek

La felicidad en el trabajo y la inversión social tienen vínculos muy fuertes. Se refiere a cualquier actividad social que hará que tu equipo sea más feliz y lo llevará a generar un retorno financiero.

Al animar a todo el mundo a socializar tanto en el trabajo como en casa, mejorará la cultura, reducirá el estrés y, en última instancia, creará un entorno más feliz y productivo.

8. Motivar a las personas para que abandonen sus zonas de confort

Muy pocos de nosotros nos entusiasmamos por hacer las mismas tareas diariamente. Al otorgar a tu equipo nuevas responsabilidades,  también les darás nuevas oportunidades para crecer y desarrollarse. Esto es beneficioso para el individuo y la organización, ya que les hará sentirse valorados, lo que puede impulsar el compromiso y la productividad.

Algunos líderes pueden sentir que si su gente está ocupada probando cosas nuevas, entonces esto podría disminuir la eficiencia. ¿No es es un riesgo mayor tener empleados aburridos que buscan nuevas emociones?

Incluso puedes descubrir nuevos talentos y habilidades que antes pasaban inadvertidos.

 

9. Fomentar el tiempo libre

Las vacaciones son una necesidad, no un lujo.

Una pausa en el trabajo nos permite recuperarnos mental y físicamente de las tensiones diarias del trabajo. Esto es vital, ya que aumentará la concentración y la productividad del individuo cuando regrese. También ayudará a reducir la angustia psicológica de tus equipos. Esto se evidencia en un informe sobre la felicidad en el trabajo compilado por la Asociación Sociológica Americana (link no visible en la UE, N. del T.).

Anima a todos a utilizar todas sus vacaciones anuales. Si es necesario, aumenta la presión adoptando un sistema de “úsalo o piérdelo”. En pocas palabras, los días que queden no se acumularán.

La felicidad es contagiosa. Si lideras con un comportamiento positivo y accesible, crearás un efecto dominó – goteando de arriba hacia abajo.

Al seguir estos consejos subirás la moral, lograrás una mayor retención del personal y mejorará la productividad. Todo lo cual creará felicidad en el lugar de trabajo y le dará un impulso a su balance final.

 

AUTOR

Joe Wedgewood – Narrador jefe de The Happiness Index – Joe es un conocido periodista y bloguero cuyos pensamientos sobre el equilibrio entre el trabajo y la vida privada y la cultura organizacional aparecen en la primera página de Google. Ha realizado consultoría y creado planes de comunicación para una empresa en el Índice FTSE 100, y ha ayudado a compilar y diseñar gráficamente informes globales sobre la felicidad en el lugar de trabajo y las puntuaciones de los Promotores de la Red de Empleados (eNPS). Anteriormente trabajó como gestor de contenidos, ejecutivo de marketing, profesor de idiomas, periodista y consejero para personas en riesgo de exclusión.

IMAGEN: Mimi Thian

 

— ¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Repensando las oficinas abiertas: combinar bienestar con rentabilidad

Teniendo las empresas como objetivo el ser rentables, las instalaciones que ofrecen a sus trabajadores deben facilitar su cumplimiento. Un diseño inteligente centrado en la actividad y teniendo en cuenta factores emocionales de las personas contribuirá sin duda a la cuenta de resultados.

Ahora que nos estamos acostumbrando al modelo de oficina abierta toca hacernos una pregunta: ¿es el más idóneo para este fin? Es el momento de repensar las oficinas abiertas.

 

LA SITUACIÓN

Cuando se empezaron a imponer los diseños de planta abierta a la hora de abrir nuevas oficinas, se hacía diciendo que era una forma de maximizar las interacciones de sus usuarios, de favorecer el intercambio de ideas y de contribuir a un ambiente de camaradería y trabajo en equipo. La innovación sería una de sus más evidentes consecuencias.

Hay otras ventajas de tipo económico en este formato de oficina: se aprovecha mejor cada m2 de suelo, es un 20% más eficiente en costes que un modelo basado en cubículos, se reduce la huella de carbono, permite ahorrar hasta un 50% en costes por empleado respecto de las oficinas tradicionales, y el 65% de los usuarios cree que promueve la colaboración.

Su uso sigue creciendo. En EEUU un 80% de las oficinas son abiertas, y un 45% de los trabajadores en el Reino Unido lo hace en oficinas tipo pradera, según revela un estudio de SAGE de 2018 . Otro dato interesante es que el 23% de los empleados en el mundo trabaja en una oficina abierta.

 

LOS PROBLEMAS DE LAS OFICINAS ABIERTAS

Al renovar sus instalaciones, la empresa danesa Space 10 decidió deshacerse de su diseño de oficina abierta. Siendo su misión “crear formas de vivir mejores y más sostenibles”, el resultado de esta renovación fue “un híbrido de espacios de trabajo flexibles y bajo demanda que optimizan diferentes entornos para actividades variadas y dan prioridad a la salud mental entre nuestro equipo”.

¿Por qué este cambio? Atendiendo un estudio de 2018 , la implantación del concepto de oficina abierta supuso un 70% menos de conversaciones en persona y un aumento del 50% en el número de correos electrónicos enviados.

También de Dinamarca es un estudio realizado a 2.400 empleados que demostró que quienes trabajan en oficinas abiertas tienen un 62% más de días de baja por enfermedad que quienes lo hacen en despachos o cubículos.

Para terminar con las desventajas de las oficinas abiertas respecto de otros formatos, el antes citado estudio de SAGE determinó que la productividad baja un 15%, que al 54% de los empleados de mayor rendimiento les parece demasiado proclives a las distracciones, y que cada 3 minutos hay una interrupción. Si tras cada interrupción harán falta entre 8 y 20 minutos para recuperar la concentración, pensemos en el tiempo que se pierde cada día y la frustración que conlleva…

 

PRIVACIDAD Y CONFIDENCIALIDAD EN ESPACIOS COMPARTIDOS

El ser humano necesita un mínimo de privacidad. Unos más y otros menos, pero todos necesitamos algo.

Quien vaya de su sitio a otro lugar en una oficina abierta podrá ver lo que sus compañeros tienen abierto en la pantalla de su ordenador, las notas y papeles que hay en su mesa, … todo. Miramos lo que hacen los demás y sabemos que los demás ven lo que hacemos nosotros. Todo lo que hacemos y decimos los estamos compartiendo con los colegas; es como si estuviéramos retransmitiendo nuestra actividad en una red social. Lo que nos lleva a un esfuerzo extra: la imagen que damos. Así, además de estar ocupados debemos parecerlo. Y que la imagen que demos sea profesionalmente buena.

Podemos hablar de un esfuerzo más: el de concentrarse para “aislarse” de las distracciones externas, tanto visuales como acústicas. Evidentemente que es una habilidad a desarrollar, y no nos consta que se den cursillos de formación en las empresas para saber manejarse mejor en este entorno hipercompartido.

A quien trabaje en una oficina abierta no necesitamos decirle todos los ruidos que constantemente tiene que combatir, esos ruidos que asaltan tanto su percepción de privacidad como la concentración en el trabajo. Estamos pensando en el murmullo de fondo general que hay en muchas organizaciones, en las conversaciones telefónicas de los colegas, el timbre de los teléfonos fijos y móviles, las notificaciones de mensajes, el ruido del movimiento de cosas, … Algo que no ayuda precisamente al bienestar psicofísico del trabajador.

Dicho esto, es importante tener en cuenta la edad de quienes están en las oficinas abiertas: para los más jóvenes, los “millennials”, esa falta de privacidad añadida al ruido constante de fondo es una molestia menor. Les vale la pena a cambio de la sensación de camaradería y actividad en la que están inmersos, al considerar a sus colegas más bien como amigos. En otras edades, esa percepción es otra dada la diferente forma de pensar y la más dilatada experiencia laboral de quienes por ejemplo ya han superado los 40 años.

 

ALGUNAS SOLUCIONES PARA MEJORAR EL BIENESTAR EN LAS OFICINAS ABIERTAS

A nadie le gusta estar donde se siente a disgusto, de ahí el creciente valor que se da al concepto de bienestar en el trabajo. Una cifra: un 48% de los empleados da una importancia significativa al diseño de su oficina a la hora de quedarse en esa empresa o de irse, revela un estudio de Sapio Research tras encuestar a 1.000 oficinistas y 50 gestores de instalaciones.

Todos comprenderemos que, según otro estudio , el 78% de los empleados cita como la prioridad más importante en el trabajo la promoción del bienestar y la salud mental, por delante de la sostenibilidad o de la igualdad.

Como no siempre será posible para la empresa meterse en obras para mejorar las características, el mercado ofrece opciones más sencillas.

La primera es revisar las condiciones acústicas del espacio abierto. El uso de materiales que absorben el sonido en vez de reflejarlo es el primer paso: los paneles acústicos en techos y paredes suponen una rápida mejora.

La segunda medida viene de la mano de la puesta a disposición de quienes trabajan en ese espacio compartido de un mobiliario expresamente pensado para las oficinas abiertas. Por ejemplo:

Con más o menos medidas, y a la luz de los últimos estudios sobre los muchos inconvenientes de las oficinas abiertas, entendemos que el criterio a seguir no es solamente el del abaratamiento de costes sino otro no menos importante: el del bienestar de las personas, que influye directamente en la calidad y cantidad de su trabajo. Por no hablar de su significativo peso en la retención del talento.

 

LA OFICINA MÁS HUMANA… Y RENTABLE

Será la que sepa combinar el aprovechamiento de sus metros cuadrados -una parte muy importante de su coste- con la creación de un ambiente que favorezca realmente el espíritu de equipo, la concentración y la percepción de que cada individuo tiene un sitio físico y emocional en la organización.

Habrá 3 tipos de espacio:

  • el dedicado a los “puestos” de trabajo más o menos fijos y que guardan la privacidad y la concentración de su usuario. Pensemos en los cubículos de última generación, o hileras de mesas en las que los trabajadores están a una razonable distancia unos de otros, o islas-mesa con 3-4 personas de un mismo departamento, separados por paneles que delimiten física y emocionalmente su territorio.
  • el dedicado a módulos acústicamente aislados para actividades concretas, como cabinas telefónicas y mini salas de reunión
  • el dedicado a actividades esporádicas como formación, reuniones de más de 6 personas, tormentas de ideas y presentaciones de todo tipo.

Además habrá, como hay hoy, zonas de desconexión para tomarse un café o aperitivo y charlar con los compañeros.

Resulta interesante una de las conclusiones de un estudio  sobre la percepción de control que tienen las personas respecto de su ambiente de trabajo. Afirma que la capacidad de poder elegir el sitio físico de trabajo en función del tipo de actividad (reunión, videoconferencia o trabajo personal que requiere toda la concentración, por ejemplo) tiene una significativa influencia positiva tanto en la satisfacción con el trabajo como en la cohesión con los demás colegas.

¿A qué tipo de diseño de oficina nos lleva todo esto? Claramente a ese espacio híbrido pensado para acoger distintos tipos de actividades antes que a diferentes personas en concreto. Con puestos “fijos” en el espacio compartido y con espacios que dan esa privacidad tan necesaria: cabinas telefónicas insonorizadas, mini-salas de reunión también insonorizadas, módulos semiabiertos para reuniones, … Sin olvidar un excelente tratamiento acústico, una inteligente disposición del mobiliario para compartimentar visualmente el espacio, y la existencia de plantas naturales para limpiar el aire y alegrar la vista.

Todo esto se refiere al espacio físico. Hay otras medidas también muy importantes relacionadas con el equilibrio entre la vida personal y la laboral, con la felicidad del individuo, o con su percepción de ser útil y de estar haciendo algo que va más allá de su puesto de trabajo.

 

CONCLUSIÓN

Al final, la pregunta que se debe hacer quien tenga la responsabilidad de diseñar inteligentemente un espacio compartido de trabajo es:

¿en qué medida contribuye al bienestar de las personas?

 

AUTOR

Alberto Losada Gamst. Creo que siempre hay que plantearse la posibilidad de hacer las cosas de otra forma, y que si lo hacemos entre varios el resultado será mejor. Y si además sabemos comunicarnos de verdad, conectando emociones y alineando ilusiones, la imaginación será el único límite para nuestros proyectos. Puedes ver mi perfil en Linkedin.

IMAGEN: Alex Kotliarskyi y Martela

— ¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Cómo hacer más con menos: repiénsate la forma en la que contestas

¿Alguna vez has sentido que constantemente se te pide que hagas más y más con menos y menos?

Si tu respuesta es “no”, házmelo saber. Me gustaría aprender algunos de tus secretos.

 

Traducido y adaptado del original “How to Do More with Less: Rethink How You Respond “, de Avish Parashar en Linkedin.

 

Si, como la mayoría de la gente, tu respuesta es “sí”, entonces me gustaría compartir contigo una experiencia que te ayudará a lidiar con ese problema sin sentirte abrumado.

Mi mujer y yo tuvimos nuestro primer hijo, un chico, hace un año. Al acercarnos al nacimiento de mi hijo, me di cuenta de que como improvisador motivacional y orador principal de mi propio negocio, no estaba trabajando muy eficientemente.

Como soy mi propio espectáculo, tuve el lujo de ser ineficiente. Si me llevó 8 horas hacer 5 horas de trabajo porque lo postergué, hice llamadas telefónicas innecesarias, me concentré en trabajo de bajo valor, etc., no fue gran cosa. Tuve mucho tiempo para hacerlo todo.

Con la llegada de mi hijo, me di cuenta de dos cosas:

  • Iba a tener mucho menos tiempo, simplemente porque ser padre añade mucha responsabilidad.
  • Durante los primeros 3 meses, mientras mi esposa estaba de baja por maternidad, yo también quería estar de baja por paternidad, lo que significaba no pasar horas trabajando todos los días. Prefiero pasar ese tiempo en casa con mi hijo y mi esposa. ¿Cómo podría hacer eso posible si tuviera cosas que hacer?

 

Rápidamente me di cuenta de que si intentaba trabajar más y más rápido, no llegaría muy lejos.

En vez de eso, necesitaba repensar cómo respondía al aumento del estrés y las exigencias.

 

Utilicé los dos meses anteriores al nacimiento de mi hijo para rehacer y repensar todo. Me centré en los sistemas y las listas de control. Creé plantillas para todos esos correos electrónicos que estaba escribiendo repetidamente. Automaticé algunas cosas con correos electrónicos de respuesta automática y respuestas enlatadas.

Lo más importante es que contraté a un asistente virtual para que empezara a hacer algunas de las tareas que me estaban ocupando mucho tiempo. Eran importantes, pero no me necesitaban para hacerlas.

Hasta ese momento, había evitado contratar a alguien porque era una molestia imaginarme cómo explicarles la forma de hacer todas esas tareas que estaba haciendo. Esto es normal; siempre es más fácil a corto plazo no cambiar.

Sin embargo, saber que mi hijo iba a venir pronto me motivó a hacer el duro trabajo inicial de crear plantillas, organigramas y listas de tareas. Para cuando llegó mi hijo, todo estaba en su sitio y pude terminar mi trabajo en mucho menos tiempo que antes.

(Como nota al margen, si estás considerando contratar a un asistente virtual, esto es lo que el mío me dijo después de leer este artículo: “Te uso como ejemplo cuando traigo nuevos clientes para decirles lo útil que es tener plantillas y sistemas configurados – no tienes idea de lo útil que ha sido todo esto desde el primer día que trabajamos juntos“. El trabajo inicial vale la pena!)

 

Había reconfigurado cómo lo hacía todo. Ahora podía hacer 5 horas de trabajo en un período de tiempo mucho más corto, a veces de tan sólo una.

Lo asombroso es que ahora que mi hijo tiene un año de edad, hemos terminado la fase de la baja por maternidad y paternidad, y estoy cosechando las recompensas de esta innovación de repensamiento. Todavía puedo hacer mucho más trabajo en menos tiempo, pero ahora que mi esposa y yo estamos más en la onda de ser padres, puedo usar ese tiempo extra en otras tareas de alto valor. También puedo pasar más tiempo con mi mujer e hijo de lo que lo hubiera hecho de otra manera porque tengo esa libertad y ese tiempo.

Esa motivación inicial terminó teniendo un beneficio a muy largo plazo. Este fue mi momento “ajá”:

Para hacer más con menos, debemos responder replanteándonos cómo hacemos lo que hacemos actualmente. No podemos seguir añadiendo más y más cosas.

 

Probablemente te sientas como si te pidieran constantemente que hagas más y más. Si haces todo de la misma manera y añades más, es una adición directa. Por ejemplo, si actualmente estás haciendo 40 horas de trabajo a la semana y de repente te dan 5 horas más, si haces todo de la misma manera terminarás con 45 horas de trabajo.

Sin embargo, si haces 40 horas de trabajo y te sobrevienen 5 horas más de trabajo, si dedicas algo de tiempo y esfuerzo a repensar cómo hacer esas 40 horas, hazlo más eficiente y bájalo a 34 horas, de modo que esas 5 horas extra hará que te quedes en 39 horas.

 

¿ESTÁS LISTO PARA RESPONDER REPENSANDO?

Cuando se añaden cosas nuevas a tu plato, cuando se te pide que hagas más, ¿vuelves a tu rutina de añadirte horas extra de trabajo y te limitas a quejarte y estresarte porque se te pide que hagas más y más, o das un paso atrás, reconsideras cómo reaccionas y cambias la forma en que haces esas cosas para hacerlas de una forma más eficiente?

Si trabajas por cuenta propia como yo, es lo más fácil de todo. Sólo necesitas tener la disciplina para dar un paso atrás y rehacer algunas cosas.

Si trabajas por cuenta ajena, esto es un poco más difícil. Echa un vistazo a lo que puedes controlar y ajustar. ¿Puedes controlar lo que haces? ¿Puedes sacar algunas cosas de tu plato teniendo a alguien más calificado para hacerlo? ¿Puedes cambiar cuándo trabajas? ¿Puedes venir un poco más temprano para tener un tiempo de silencio ininterrumpido en el que puedas hacer en una hora cosas que te hubieran llevado tres horas durante el día? ¿Puedes cambiar el lugar de trabajo? ¿Puedes ir a una sala de reuniones de la que nadie sabe nada para poder concentrarte de verdad? Acuérdalo con tu jefe, echa un vistazo a tu horario, y haz lo que puedas.

Puedes usar esto también en tu vida personal para ser más eficiente y crear más tiempo para las cosas que importan. ¿Puedes cambiar tu rutina matutina o de fin de semana? ¿Se puede contratar a una niñera periódicamente? Incluso podrías hacer algo tan simple como configurar el pago de facturas del coche si no lo has hecho. Los pequeños pasos se suman para hacer un gran cambio.

Si te sientes abrumado por tener que hacer más y más con menos y menos, responde a esos nuevos elementos replanteándote cómo estás haciendo ahora todo.

¡Me encantaría saber de ti!

Si tienes una historia o experiencia de responder repensando de una manera que te ayudó a hacer más con menos, ¡me encantaría oír hablar de ello! Publica en los comentarios de abajo, o, si lo prefieres, ¡envíame un correo electrónico! Me encantaría compilar las respuestas en un post de seguimiento con ejemplos de los que todos podamos aprender. (N. del T. : las experiencias que se manden a este blog las reenviaré traducidas al inglés a Avis Parashar).

 

AUTOR
Avis Parashar es un presentador humorístico y conferenciante sobre el cambio en las organizaciones

IMAGEN: se corresponde con la del artículo original, y es de Alan Cleaver

 

— ¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Por qué no se te permite trabajar desde casa

 

La mayoría de los estudios sobre el trabajo, que datan de la década de 1980, predijeron que los empleados de oficina ya estarían trabajando desde casa. La predicción no se ha hecho realidad. ¿Por qué? Bueno, hay toneladas de razones por las que los programas de trabajo en casa son un reto para empleados de todas partes. De hecho, según la Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU., sólo alrededor del 24% de las personas empleadas trabajaban desde su casa en 2015. Estas estadísticas son un tanto sorprendentes. La tecnología ha avanzado mucho para facilitar un trabajo remoto más rápido. La tecnología incluso reduce el coste del trabajo a distancia y aumenta su eficiencia.

 

Traducido y adaptado del original “Why You Are Not Allowed to Work from Home“, de Alyssa Johnson,en el blog de Cake HR.

 

Entonces, ¿por qué los empleadores, incluyendo gigantes como Yahoo!, se están trayendo a sus teletrabajadores de vuelta a la oficina ?

 

Aquí están las verdaderas razones por las que no se te permite trabajar desde casa.

 

#1. FALTA DE CONTROL

Esta es otra forma de decir que los jefes no confían en los empleados. La mayor razón por la que no se te permite trabajar en casa en pijama es exactamente lo que piensas: no creen que vayas a cumplir con tu trabajo. Quieren que estés en la oficina donde puedan vigilarte y asegurarse de que cumplas con tus metas laborales.

El nivel justo de miedo en los jefes, cuando se trata de sus empleados que trabajan desde casa, gira en torno a su zona de confort. El gestor ideal tiene que confiar en sus compañeros de equipo. Si el líder, por diversas razones, no confía en que los empleados hagan las cosas, el miedo se manifiesta en las políticas de la empresa. El jefe temeroso hará que los empleados se presenten en la oficina todos los días de la semana a las 8:00 y se asegurará de que salgan a las 17:00. Este régimen, según él, ayuda a mejorar la productividad de los empleados.

Por el contrario, los empleados que trabajan en casa no pasan sus días en zapatillas viendo programas como “Keeping up with the Kardashians Reruns” (una serie sobre la familia de las célebres Kardashinas, N. del T.). Los estudios muestran que un abrumador 60% de los directores informarion de un aumento en la productividad cuando los empleados trabajaban desde casa. El aumento de la productividad es fácil de explicar. Verás, cuando trabajas desde casa, puedes trabajar muchas horas en comparación con los empleados que están encerrados en una oficina todo el día. No tienes adónde ir, así que tiendes a concentrarte en tu trabajo durante tiempos más largos. Los empleados de oficina no tienen la misma ventaja. Es más probable que respondan a los correos electrónicos y revisen sus redes sociales durante sus horas libres. El empleado que trabaja en casa siempre está en el trabajo, ya que su casa es siempre la oficina.

Entonces, ¿por qué los directores no confían en que sus empleados trabajen desde casa, incluso si van a obtener más de ellos? Bueno, todo se reduce al hecho de que los líderes no confían lo suficiente en sí mismos como para contratar empleados en los que puedan confiar. Luego tienen que recurrir a mecanismos de control que les permitan vigilar a los empleados. Por esa única razón, te ves obligado a conducir o coger un transporte al trabajo todos los días y mantener así a raya el miedo de tu jefe.

 

#2.  GASTOS EXTRA SIN BENEFICIOS

Otra razón por la que puede ser que no quieras trabajar desde tu casa es el dinero. Si  quieres comenzar un negocio en casa, es tentador pensar que no necesitarás todo ese dinero para poner las cosas en marcha. Si eso es lo que piensas, te vas a llevar una gran sorpresa.

Verás, empezar un negocio en casa supone ya una gran cantidad de dinero. (N. del T. -En Estados Unidos la Sanidad es fundamentalmente privada, y quienes no estén contratados por una empresa que incluya seguro médico tendrán que hacer frente a los gastos derivados de la atención y tratamientos médicos). Los empleadores ya están sintiendo el gasto de tener empleados. Tienen que pagar su seguro de salud, entre otros beneficios. Por lo tanto, si estás dándole vueltas a si “¿debería trabajar desde casa?, tendrás que incluir el coste de un seguro médico, dental, pensión para la jubilación, y otros gastos. Lo que es aún más preocupante es el hecho de que la mayoría de las pólizas privadas de salud no ofrecen cobertura por maternidad. Así que si eres una madre decidida a hacer que el trabajo en casa funcione, recuerda que tendrás que pagar en efectivo si planearas tener hijos. Estos y otros gastos se suman al coste de iniciar un negocio en casa. Unos meses más tarde, puedes empezar a lamentar la decisión de trabajar en casa e incluso aventurarte a buscar un contrato de trabajo. Pero hay un lado positivo. Puedes reclamar primas de seguros privados como deducibles de los impuestos de tu negocio.

¿Qué puedes hacer para que los gastos extra y la falta de beneficios sean un poco más fáciles de manejar cuando quieras trabajar desde casa? Bueno, para empezar, necesitarás suficiente capital para tu negocio en casa. Tu presupuesto estimado para iniciar el negocio siempre será mayor cuando tengas los pies en el suelo. Por lo tanto, cuando estés consiguiendo préstamos de amigos u otros prestamistas para poner en marcha tu negocio en casa, asegúrate de obtener más que suficiente para cubrir tu presupuesto estimado. Esto te da cierto margen de maniobra y seguridad antes de que el negocio arranque y comience a pagar los gastos.

 

#3, NUNCA ESCAPARÁS DE LA OFICINA

La mayoría de las veces, las personas que buscan formas de empezar a trabajar en casa buscan escapar de las jornadas laborales de 9 a 5. De lo que no se dan cuenta es de que trabajar desde casa es pasarse las 24 horas en la oficina, y aquí está el por qué. Trabajar en las oficinas de la empresa te lleva a un ambiente organizado donde el tiempo está predeterminado y es predecible. Es cierto que puedes estar encerrado en un cubículo durante siete horas cada día de la semana, pero al menos sabes cuándo empieza y cuándo termina una jornada laboral. Cuando  trabajas desde tu casa, ya no tienes acceso a esas horas de trabajo predeterminadas. Entras en un mundo en el que la gestión del tiempo es mucho más complicada. El trabajo puede llegar a cualquier hora cuando tienes una oficina en casa. A las 11 de la noche puedes estar sentado en el escritorio de casa ocupándote de asuntos de trabajo y permanecer allí hasta las primeras horas de la mañana.

Nadie paga por este tiempo extra, y al día siguiente se espera que empieces otro día de trabajo. El ritmo frenético de trabajar desde casa consume el tiempo de la familia y el tiempo personal. Rápidamente te das cuenta de que ya no tienes tiempo para hacer las cosas que amas y disfrutas porque siempre estás en la oficina. Trabajar desde casa difumina la línea entre las horas de trabajo y las horas de descanso. Con eso, el equilibrio entre el trabajo y la vida personal se va por la ventana, y lucharás para mantenerte cuerdo.

Ser empleado en las oficinas de alguien te hace responsable de una o varias áreas. Esto hace que sea fácil cumplir con tus deberes y tener una vida separada fuera del trabajo. Trabajar desde casa significa que eres responsable de todo. Eres el contable, el jefe,  el comercial y el director ejecutivo de tu empresa. Hacer todos estos papeles todos los días será agotador. Hacer malabarismos con todas esas responsabilidades te agotará, y te negará tiempo para ti mismo. Piensa en las responsabilidades extra y evalúa honestamente si puedes manejarlas antes de subirte al carro del trabajo en casa.

 

#4. TODO TRATARÁ DE DISTRAERTE

¿Recuerdas cuando en la escuela primaria la profesora amenazó con cancelar el recreo si la clase no se mantenía en silencio? La amenaza era suficiente para poner orden en la clase, pero siempre había un chico que perjudicaba a todos montando un escándalo. Eso es lo que le pasa a algunas personas que trabajan desde casa. Mientras que la mayoría de la gente terminará todo su trabajo en casa y mantendrá una disciplina estricta, hay algunos a los que le costará mucho conseguirlo. Sin supervisión y estructura, estas personas apenas consiguen hacer nada. Su falta de productividad asusta a los empleadores lo suficiente como para negarles el privilegio de trabajar desde casa. Sería ideal eliminar a aquellos que requieren supervisión constante y negarles ese privilegio mientras dejan que los demás tengan más libertad sobre su trabajo, pero el mundo tristemente no funciona así. Sería demasiado molesto para un empleador identificar a las personas menos aptas para trabajar desde casa. También llevaría a que el empleador incurriera en más gastos. Así que prefieren que todos trabajen en la oficina.

Incluso para el trabajador más disciplinado, las tentaciones están en todas partes cuando se trabaja desde casa. Es fácil quedarse atrapado en la nueva libertad y seguir posponiendo las cosas con la falsa creencia de que tienes suficiente tiempo para hacer las cosas más tarde. El hecho es que si decides pasar las mañanas con tu familia, nadie te despertará a las 4 a.m. para que hagas algo de trabajo antes de que la familia se despierte a las 7 a.m. También están esos molestos programas de televisión, películas, pasatiempos y cosas divertidas que nunca has tenido tiempo de disfrutar. Trabajar desde casa puede brindarte la oportunidad de acceder a la mayoría de estas actividades de ocio, pero eso puede ser una gran desventaja. Puedes terminar perdiendo días de valioso trabajo al tiempo que pierdes un cliente. Cuando decidas trabajar desde casa, asegúrate de que tus habilidades de gestión del tiempo y autodisciplina sean lo suficientemente fuertes como para hacer frente a las muchas tentaciones. Una forma de hacerlo es instalar un software de gestión del tiempo en el teléfono y en el portátil que garantice que las cosas se hagan en el momento adecuado. También puedes querer tener una oficina aislada lejos de la sala de estar para evitar la tentación de sentarte en el sofá y ver algunos episodios de tu programa favorito de televisión.

 

#5. FALTA DE INTERACCIÓN CON LOS COMPAÑEROS DE EQUIPO

Cuando sólo hablas con tus compañeros de equipo o clientes a través del chat y los ves en videollamadas una vez a la semana, es difícil desarrollar una relación sólida. Las relaciones bien cutivadas en el trabajo son esenciales para formar un gran equipo, y ahí es donde el trabajo de oficina es mejor que el trabajo en casa. No hay interacción cara a cara cuando se trabaja desde casa. Las videoconferencias semanales no son un sustituto, especialmente cuando estás involucrado en una situación que necesita de colaboración. Necesitarás saber cómo son tus colegas y eso significa aprender un poco sobre sus respuestas emocionales a situaciones particulares. Eso sólo se obtiene de la interacción constante con ellos, que solamente es posible en el modelo de oficina. Como consecuencia, los trabajadores a distancia nunca llegan a formar parte del equipo. Son un brazo laboral virtual que a veces funciona mal porque nunca aprenden realmente la cultura de la empresa.

La mayoría de los empleadores dudan en contratar a trabajadores remotos porque nunca están realmente seguros de que aceptarán esa cultura de empresa. No estar en la oficina por un período de tiempo prolongado significa que el empleado no aprende lo que hace funcionar a la empresa. No aprenden los valores de la organización y, por lo tanto, nunca son capaces de abrazar realmente su ética de trabajo. Esto puede ser un desafío de enormes proporciones para las organizaciones que se basan en valores intangibles. Imagínate que trabajas para una empresa de tecnología y no tienes ni la más mínima idea de lo que la empresa realmente representa. Aunque es posible completar tus tareas asignadas remotamente, en realidad nunca serás parte de la compañía. Es sólo otra corporación sin rostro que envía un cheque al final de cada mes.

Para los empleados, la falta de interacción también tiene consecuencias negativas. Trabajar desde casa significa que nunca podrás interactuar con otras personas fuera de tu familia y amigos. Te pierdes la oportunidad de aprender sobre otras culturas, lo que te hace menos tolerante a ideas fuera de tu entorno habitual. Lo que puede ser paralizante, especialmente en un mundo cada vez más pequeño. Esto es bastante evidente en la vida de un proveedor. No tienen ni idea de la cultura de su cliente, lo que significa que es posible que nunca sean capaces de abordar completamente una tarea determinada a satisfacción del cliente. Hay que aprender a trabajar con los demás y eso implica aprender sobre las diferentes culturas. Trabajar desde casa te niega este privilegio.

 

En resumen, trabajar desde casa no es para todos. Hay personas que tienen la actitud necesaria para que funcione, pero hay un gran número de nosotros que simplemente no podemos prescindir de la supervisión. Por esas precisas razones, los empleadores se han encontrado que cada vez es más difícil que sus empleados trabajen a distancia. De hecho, la mayoría de los empleadores están llamando a los empleados remotos de vuelta a la oficina. Aunque parte del problema es el miedo de los empleadores, gran parte del problema es que la los trabajadores no ha madurado lo suficiente como para que el trabajo desde casa sea factible. Hay toneladas de innovaciones tecnológicas que hacen que trabajar desde casa sea más barato y eficaz. Si bien la fuerza laboral no puede aprovechar estas innovaciones, trabajar desde casa sigue siendo una quimera para la mayoría de los sectores.

 

AUTORA

Alyssa Johnson es una compañera freelance que entiende los dolores de trabajar desde casa. Ha sido una trabajadora independiente desde que terminó la universidad y durante los últimos cuatro años, se ha enfrentado todos los desafíos inherentes a esa actividad. Ella escribe sobre los retos de trabajar en casa para ayudar a otros a evitar estas trampas y prepararse para la vida fuera de la oficina.

IMAGEN: hamonazaryan1 en Pixabay

 

 

Los 5 beneficios de un entorno colaborativo

 

Si todos avanzan juntos, entonces el éxito se las arregla solo.Henry Ford

Cuando imaginamos el típico lugar de trabajo, pensamos en una oficina con paredes blancas lisas, un montón de notas post-it y muchos  cubículos a modo de división de espacios. Los empleados a menudo sienten la presión de los plazos y la necesidad de competir con sus compañeros de trabajo. En este tipo de entorno, no hay posibilidad para trabajar juntos y crear un equipo eficiente y funcional.

 

Traducido y adaptado del original “5 Benefits of a Collaborative Environment“,de Kelly Konya en el blog de Coworker

 

Pero esta es la antigua estructura del lugar de trabajo. Hoy en día, las empresas se dan cuenta de los beneficios del equilibrio interpersonal, un resultado de ambientes de trabajo que promueven tanto la colaboración entre los compañeros de trabajo como la oportunidad de disponer de tiempo individual para completar las tareas personales. Con la capacidad de compartir información rápidamente, los individuos que participan en la colaboración tienen más probabilidades de éxito. Un estudio de la compañía de liderazgo Fierce, Inc. citó que el 86% de los empleados afirman que hay una falta de preparación para los fracasos en el trabajo. No es ningún secreto que el trabajo en equipo impacta directamente y mejora el rendimiento.

Pero, ¿qué pasa con aquellos de nosotros que trabajamos desde casa o que estamos lejos? Independientemente del trabajo, los trabajadores nómadas, como los autónomos o los miembros de nuevas empresas, darán fe del poder de la conexión. Encontrar una red de personas con ideas afines en un espacio de trabajo colaborativo puede conducir a un trabajo significativo y a una serie de beneficios dinámicos.

 

Beneficio #1 : INSPIRA CREATIVIDAD

Quienes usan las fórmula del teletrabajo a menudo tienen que ser creativos para tener sus proyectos bajo control. La mayoría de las veces, la creatividad es el único factor que conduce a algunos de los mejores y más innovadores resultados. Y aunque muchos tipos creativos pueden aprovechar su innovador estado de ánimo cuando lo necesitan, organizarse una tormenta de ideas en solitario no siempre es lo ideal.

Reunirse en un espacio de trabajo colaborativo es una mejor manera de fomentar la creatividad y el aprendizaje. Cuando las personas se conectan en un ambiente compartido, prosperan las tormentas colectivas de ideas. Incluso si estamos acostumbrados a trabajar por nuestra cuenta, tener a otras personas en la sala puede ayudarnos a buscar nuevas perspectivas. Si estamos atascados o no sabemos adónde ir con un proyecto, no lo suframos solos. En su lugar, haz preguntas y obtén información de otras personas. Escuchar otras opiniones puede estimular el entusiasmo por nuestras propias ideas, lo que a su vez permite que la creatividad alcance nuevos límites.

 

Beneficio #2 : FOMENTA LAS METAS INDIVIDUALES

Establecer metas personales es extremadamente importante para el éxito como trabajador a distancia. Trabajar para cumplir con los plazos y encontrar la motivación para manejar cada detalle puede ser todo un reto. Pero en un ambiente de colaboración, hay mucho espacio para el empoderamiento individual.

La verdad es que completar las metas individuales es mejor cuando hay otras personas alrededor para participar en las consecuencias positivas de un trabajo bien hecho. Compartir nuestras metas con otras personas nos hará más propensos a cumplirlas. Identificar y discutir las metas de una manera veraz y efectiva nos ayudará a responsabilizarnos y a lograr cada paso. Además, podemos elogiar a nuestros compañeros de trabajo por sus éxitos, infundiendo energía positiva en la “oficina”.

 

Beneficio #3 : CREA UN AMBIENTE DE APOYO

Otro gran beneficio de la colaboración es la cantidad de apoyo y el sentido de comunidad que inculca en la comunidad de trabajadores. Si siempre trabajamos solos, somos nuestro único sistema de apoyo. Mientras se trabaja en desafíos más difíciles, es útil tener a alguien más alrededor para escuchar su opinión e incluso ofrecer orientación.

Un estudio publicado en Forbes.com indicó que los participantes que actuaron en colaboración en un ambiente de trabajo de apoyo fueron capaces de permanecer en sus tareas un 64% más tiempo que sus compañeros aislados. Los participantes también reportaron mejores niveles de compromiso, mayores tasas de éxito y menores niveles de fatiga. Colaborar está claramente relacionado con un mejor rendimiento, derivado del apoyo que se encuentra en un entorno conectado y social.

 

Beneficio #4 : COMBINA LAS FUERZAS COMPLEMENTARIAS

Todos sabemos que hay fuerza en el número, y aunque trabajar en solitario puede permitir el crecimiento personal, trabajar en colaboración proporciona la base para compartir nuestras habilidades. Poner dos (o tres o cuatro) cabezas juntas a menudo provocará una sinergia que no puede ser alcanzada por un solo trabajador. Además, trabajar en grupo permite que cada miembro ofrezca sus propias fortalezas: fortalezas que son exclusivamente únicas y que pueden utilizarse en beneficio de todos los presentes en la sala.

Algunos de los mejores rasgos de un empleado ideal incluyen características tales como autonomía, optimismo, orientación al detalle y confianza. Pero la realidad es que no todos estamos cortados por el mismo patrón. Es posible que necesitemos un pequeño impulso de otras personas que encarnan los rasgos que nos cuesta expresar. Un ambiente de trabajo colaborativo inspira la cantidad adecuada de dar y recibir: dar nuestras propias fuerzas a los demás y recibir un poco de ayuda en las áreas que queremos desarrollar.

 

Beneficio #5 : PROMUEVE EL INTERCAMBIO DE CONOCIMIENTO

Un beneficio final de trabajar en un ambiente colaborativo es la oportunidad y la voluntad de compartir conocimientos. Piensa en el conocimiento que obtienes al pasar un día entero de trabajo solo con tu ordenador: puedes aprender mucho de Internet, pero falta el elemento de la interacción humana. Es tanto lo que podemos enseñarnosunos a otros, ya que todos venimos de orígenes diversos con experiencias diferentes en el mundo laboral.

En una sala llena de personas que trabajan en diferentes proyectos, la intersección de conocimientos interdepartamentales puede ayudar a fomentar la libre circulación de ideas. Obtener conocimiento compartido a través de la colaboración abrirá la puerta a mejores proyectos, amplificará la innovación y hará crecer nuestras redes personales. Después de todo, el conocimiento es poder, y no hay razón para no compartir todo lo que hemos aprendido a cambio de nuevos puntos de vista.

En un ambiente de confianza y comunicación abierta, el trabajo en equipo y la productividad pueden alcanzar nuevas cotas. Trabajar en un ambiente de colaboración es el mejor camino hacia el éxito, dándonos la oportunidad de unir fuerzas, obtener apoyo y usar nuestras fortalezas para lograr nuestros objetivos personales.

 

LA AUTORA

Kelly Konya es una escritora nativa de Cleveland, Ohio (EEUU) con un gran amor por Irlanda y por el helado. Se puede ver el portfolio completo de su trabajo en su blog.

IMAGEN: la del artículo original

 

— ¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Suscríbete a nuestro Boletín

Al hacerlo, aceptas la Política de Privacidad.

Suscríbete a nuestro Boletín

Al hacerlo, aceptas la Política de Privacidad.

¿Quieres recibir cada semana la última publicación del blog de Avantideas?
como gestionar ideas en la empresa y tener sistemas de inteligencia colaborativa
Te mandaremos ideas y reflexiones de expertos de todo el mundo que sin duda te serán útiles.
Holler Box