Organizaciones ágiles: ¿son un modelo para el futuro?

 

A medida que más organizaciones se liberan de la jerarquía corporativa y pasan a formar parte de redes adaptables con un equipo central, observamos los beneficios de pasar a un modelo de organización ágil.

 

Traducido y adaptado del original “Agile Organisations: Are Agile Organization Models the Future?“, de Norbert Erts en el blog de Cake HR

 

El modelo de organización ágil ofrece una metodología de gestión de personas y operaciones diferente a la que estamos acostumbrados a ver.

Con nombres tan conocidos como Apple, Philips e ING Bank operando con éxito y utilizando técnicas ágiles, otras empresas están buscando adoptar el enfoque ágil que les suponga alejarse de la jerarquía corporativa (en la que las decisiones se toman de arriba hacia abajo) y no adherirse más a procesos estrictamente estructurados.

Hace unos años la palabra “Agile” era un neologismo completo en la terminología de la gestión de proyectos.

Con grandes cambios que afectan tanto a las áreas internas como externas de una organización, ser ágil requiere que crezca con el cambio y se haga más fuerte como resultado, dando a su negocio una ventaja competitiva.

 

¿QUÉ ASPECTO TIENE EL MODELO DE UNA ORGANIZACIÓN ÁGIL?

Estructura organizativa: Se pasará de las estructuras de gestión jerárquica a las redes y equipos que trabajan más cerca de la base de clientes, teniendo más control sobre la toma de decisiones.

Equipos y Proyectos: Desde equipos fijos que trabajan juntos habitualmente, hasta redes o “escuadrones” que se crean rápidamente en base a conjuntos de habilidades y se deshacen rápidamente una vez que los proyectos están terminados.

Roles de trabajo: Los empleados que normalmente trabajan sujetos a los detalles de una descripción de puesto pasarán a trabajar en proyectos que hacen uso de sus habilidades, permitiendo al personal trabajar en múltiples proyectos en diferentes áreas dentro del negocio, ofreciéndoles diversas oportunidades.

Gestión: Ya no se centrará sólo en supervisar a las personas y “apropiarse” de su desarrollo, sino que dirigirá los proyectos y patrocinará a los empleados adecuados para cumplir con los requisitos del proyecto.

Recompensas y promociones: En lugar de recompensar a los empleados en función de su nivel de trabajo, antigüedad o experiencia, las recompensas se basarán en los resultados de las tareas, la reputación y el apoyo de los colegas o líderes.

Cultura: posiblemente el elemento más importante para asegurar que la agilidad de una organización sea un éxito, la cultura ágil de la compañía tendrá influencia en cada área y en todas las funciones dentro del negocio.

De las implementaciones ágiles fallidas, el 63% de los encuestados en un estudio achacó el fracaso al choque entre la cultura de su empresa y la filosofía empresarial propia de una organización ágil.Rachel Burger, Capterra

 

¿QUÉ BENEFICIOS TIENE UNA ORGANIZACIÓN ÁGIL?

La organización ágil responde rápidamente a los cambios en el mercado creando ciclos de decisión rápidos, enfrentándose eficientemente a las nuevas amenazas de factores internos/externos y manteniéndose al tanto de los rápidos avances de la tecnología, lo que permite que las operaciones prosperen en un entorno turbulento de cambio constante.

Si miramos al banco ING como ejemplo, la agilidad ha proporcionado los siguientes beneficios a su organización en un periodo de 15 meses:

  • Mejora del tiempo de lanzamiento al mercado de nuevos productos y servicios
  • Impulso al compromiso de los empleados con la empresa
  • Reducción de problemas  y su peloteo entre departamentos
  • Mejora de la experiencia del cliente
  • Aumento de la productividad

 

ALGUNOS CONSEJOS PARA TENER ÉXITO

Se dice que aquellos modelos de organizaciones ágiles que tienen éxito destacan por estos 5 elementos distintivos:

  • Propósito y visión compartida para ayudar a las personas a sentirse personal y emocionalmente involucradas.
  • Red de equipos capacitados (equipos multifuncionales, equipos de autogestión y grupos de flujo de trabajo) a los que se les da la clara responsabilidad de encontrar sus propias soluciones y ofrecer “resultados excepcionales”.
  • Ciclos rápidos de toma de decisiones y aprendizaje para abarcar la incertidumbre en entornos en evolución.
  • Modelo de personas dinámicas que enciende la pasión, promoviendo una cultura de empresa que pone a su gente en el centro, comprometiendo a la fuerza laboral y creando valor.
  • Tecnología de última generación, integrada sin fisuras en todos los aspectos de la organización, que apoya la velocidad y la flexibilidad con reacciones rápidas a las necesidades de los grupos de interés y de la empresa.

las organizaciones ágiles como modelo para el futuro

 

La Tribu: es un grupo de escuadrones con misiones interconectadas.

  • incluye una media de 150 personas
  • se anima al líder de la tribu a establecer prioridades, definir presupuestos y coordinarse con otras tribus para asegurarse de que el conocimiento se comparte
  • su líder es un “Coach de lo Ágil”: apoya a los individuos y escuadrones a crear equipos de alto rendimiento

El Escuadrón: es la base de la nueva organización ágil

  • se compone de no más de 9 personas: es autónomo y autogestionado
  • incluye a representantes de las distintas funciones que trabajan en la misma ubicación
  • tiene la responsabilidad completa de alcanzar el objetivo relacionado con el cliente
  • puede cambiar su composición funcional a medida que evoluciona el proyecto
  • se deshace en cuanto se haya conseguido su misión

La Sección (Chapter): se encarga de desarrollar experiencia y conocimiento transversalmente entre los escuadrones.

  • su líder es responsable de una sola sección
  • representa la jerarquía entre los distintos miembros de un escuadrón en asuntos concretos como el desarrollo personal, coaching, selección de personas o gestión de su rendimiento, por ejemplo.
Los proyectos ágiles tiene un 28% más de éxito que los tradicionalesPWC

 

LA CAPACIDAD NECESITA ESTABILIDAD

Aunque la agilidad promueve la comunicación abierta y los métodos más flexibles, ser ágil no debe confundirse con inestable. Además de ser capaces de adaptarse y mostrar resiliencia, para que un modelo de organización ágil sea un éxito, “las empresas deben diseñar estructuras, acuerdos de gestión y procesos con un conjunto relativamente inalterable de elementos básicos: una columna vertebral fija” -“Agility:  It Rhymes with Stability“, por Wouter Aghina, Kirsten Weerda y Aaron De Smet, McKinsey & Company.

 

TECNOLOGÍA

Para apoyar una organización ágil, la tecnología necesita apoyar las necesidades de una mayor productividad y flexibilidad en todo el negocio, operando de las siguientes maneras:

  • Gestión del rendimiento basada en equipos
  • Compartir metas y objetivos
  • Comentarios (“feedback”) del equipo/red
  • Asignación, gestión y supervisión de proyectos
  • Servicio de mensajería instantánea
  • Opción de crear y desmantelar equipos para colaboraciones con facilidad
  • Datos transferibles

 

¿QUÉ IMPACTO TIENE LA AGILIDAD EN LOS DEPARTAMENTOS DE RECURSOS HUMANOS?

RRHH tiene una función crucial de apoyo. Mejorar el marketing, el desarrollo continuo, la capacidad de respuesta al cambio y las colaboraciones pueden ser esfuerzos inútiles si hay una falta de agilidad en RRHH para respaldarlos.

El papel de RRHH no es simplemente ejecutar y desplegar controles y estándares ágiles, sino más bien facilitar y mejorar la agilidad en toda la organización al responder al cambio, la dotación de personal y la planificación general. Esto tendrá un impacto en la forma en que se diseñan los puestos de trabajo, se lleva a cabo la contratación, se gestionan los objetivos y el rendimiento, y en la forma en que las personas se desarrollan dentro del negocio y la cultura de la empresa.

¿Cómo de preparado estás para atraer, administrar y hacer crecer a las personas en una red, en lugar de una jerarquía? ¿Están listos tus modelos de carrera profesional, las prácticas de gestión del rendimiento, los modelos de liderazgo y los sistemas de compensación y retribución? Es muy posible que no, pero 2018 es el momento de empezar a repensarloJosh Bersin, en Deloitte

RR.HH. trabaja habitualmente en un ciclo anual o trimestral, que debería cambiarse a un periodo más corto como el quincenal, para optimizar los procesos y ver los resultados al final de un ciclo.

Los principales objetivos serán buscar formas de atraer, retener y hacer crecer a los empleados en una red flexible en lugar de jerarquizarlos, y promover una cultura ágil en todos los ámbitos.

 

EN RESUMEN

Cualquier organización puede volverse ágil, pero antes que nada debe tener claro por qué quiere dar el paso al formato ágil para que se puedan establecer las bases necesarias. Una vez que se tenga la respuesta, las organizaciones pueden pasar a averiguar el cómo y el cuándo.

Rediseñar la estructura de tu organización para que esté más centrada en equipos y redes que sean receptivos y utilicen las habilidades de todas las funciones, creando al tiempo nuevas funciones como Líder, Patrocinador y Asesor, tendrá en última instancia un impacto positivo en la transformación de su negocio.

Por lo que podemos ver, el diseño ágil se está convirtiendo en el futuro modelo de forma organizativa, con el 71% de las organizaciones que ya dijeron estar utilizando algún tipo de enfoque ágil. Por lo tanto, si estás buscando mantenerte por delante de la competencia, ahora es el momento de comenzar a desarrollar e implementar estas prácticas ágiles.

 

EL AUTOR
Norbert Erts es cofundador de CakeHR. Vigila de cerca las noticias internacionales, la política, los negocios, las finanzas, la ciencia, la tecnología y las conexiones entre ellas.

IMAGEN: Rawpixel en Pixabay

 

 

— ¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Cómo gestionar la incertidumbre

 

Hay docenas de estudios que muestran hasta dónde están dispuestos a ir los humanos para evitar la incertidumbre, renunciando a mayores beneficios potenciales a cambio de saber que lo que están recibiendo en este momento está bien. ¿Es verdad que hay docenas de esos estudios? No tengo ni idea. Pero hay al menos uno, lo que significa que es innegablemente cierto y que nunca debe ser cuestionado. En realidad, sin embargo, la mayoría de la gente preferirá 20 dólares en vez de un 50% de probabilidades de ganar 70 dólares -aunque este último “valga” 35 dólares- debido al riesgo que implica. ¿Es eso cierto? De nuevo, no tengo ni idea. Tú ya me entiendes.

 

Traducido y adaptado del original “How to Deal with Uncertainty” de Jonathan Bales en el blog de su web Jonathanbales.com

 

En mis libros he hablado mucho sobre los beneficios de (a veces) asumir riesgos y, más específicamente, de la incertidumbre. Hay riesgos que se conocen y cuyo valor esperado exacto se puede calcular -como el giro de una rueda de ruleta o el ejemplo de arriba de los 20 dólares- y luego están aquellos cuyo valor de empresa no se puede determinar con exactitud. Hay una pequeña ventaja en el uso de las matemáticas básicas para asumir el primer tipo de riesgo cuando se es inteligente, pero estoy más interesado en encontrar situaciones en las que es astuto correr riesgos con resultados potenciales de alta incertidumbre y rendimientos inexactos.

Creo que aceptar y apostar por la incertidumbre es una de las mayores ventajas de los negocios porque mucha gente le tiene miedo por naturaleza. Hemos evolucionado hasta llegar a tales extremos para evitar la incertidumbre y sentimos más dolor por los resultados negativos que placer por los positivos. Son tan pocas las personas que se encuentran en situaciones que les permiten aprender a lidiar con la incertidumbre que es muy fácil encontrar en ella esas oportunidades de inversión; identificar y explotar lugares en los que otros están haciendo malas apuestas porque tienen miedo de lo desconocido.

Un ejemplo de esto en los negocios podría ser hacer algo que no puede ser probado inmediatamente (creo que probar con precisión la mayoría de las cosas de una manera práctica que pueda ayudar a la toma de decisiones en el futuro es bastante raro, pero eso es para otro post). ¿Funcionará esta idea específica? “Bueno, no tengo ni idea y no hay forma de conseguir buenas pruebas, pero sé que ese hecho ha asustado a otros y que el beneficio es evidentemente alto, así que asumiré la incertidumbre.”

Por supuesto, hay factores limitantes para aceptar la incertidumbre, como no estar en una situación en la vida para hacer que esto ocurra realmente, o quizás estar verdaderamente ansioso ante la incertidumbre de tal manera que el estrés no vale la pena. Creo que este último tema es un auténtico problema para muchas personas, en todo tipo de estilos y formas de vida -evitan constantemente la incertidumbre por todo el estrés que provoca- y por eso enumero a continuación algunas formas en las que he mejorado de verdad mi capacidad no sólo para aceptar y abrazar la incertidumbre, sino también para sentirme cómodo buscándola intencionadamente.

 

PIENSA EN TÉRMINOS DE PROBABILIDADES

Este es probablemente el componente más importante para manejarse con el riesgo y la incertidumbre, y algo que es muy difícil para muchos. Incluso con algo que es claramente probabilístico, como las probabilidades de que llueva mañana, la gente es realmente mala en su conjunto en lo que se refiere a entender y aceptar el azar.

Pero es muy importante. En lugar de decir “esto no debería haber pasado, no puedo más con esta mierda”, deberías estar diciendo “esto tenía un 10% de posibilidades de pasar (o al menos estaba dentro del abanico conocido de resultados) y debería prepararme mejor para ello en el futuro”.

Para ayudar, juega a juegos en los que el azar intervenga como el póquer, blackjack, Yahtzee, etc. Son profesores de probabilidad increíblemente útiles y sirven como una ayuda para que entiendas que puedes hacer lo correcto y aún así experimentar resultados negativos (y viceversa).

 

ACEPTA EL PEOR DE LOS RESULTADOS POSIBLES

Típicamente, la gente parece tener más miedo a cómo la incertidumbre les hace sentir que a la incertidumbre misma. He sido la víctima de esto. Todavía me asusto un poco cuando vuelo. No tiene sentido. Sé que es irracional. Y sin embargo, cuando ese avión da la gira en la pista y acelera los motores para despegar, como un reloj, siento que tengo que comerme una mierda del tamaño de un balón de fútbol. Eso suele ser porque acabo de comer Burrito Elito (comida mexicana) y he vuelto a comer el doble de carne: “hoy es el día en que no te vas a poner enfermo”, te dijiste a tí mismo 30 minutos antes de otro episodio de diarrea explosiva reforzada con guacamole, pero aún así.

Antes de cualquier situación de alta incertidumbre, trata de considerar cuál podría ser el peor resultado posible. Visualízalo ocurriendo. Piensa realmente en cómo afectaría tu vida y acéptalo como si fuera verdad.

Entonces cámbiate la ropa interior.

 

BAJA TUS EXPECTATIVAS

Hoy temprano estaba hablando con un amigo acerca de por qué la gente siente presión en su trabajo, y creo que realmente se reduce a las expectativas. El estrés es típicamente el resultado de sobrevalorar lo externo -como las opiniones de los demás o lo que “debería” hacerte feliz- y por lo tanto puede al menos reducirse si encuentras una manera de rebajar las expectativas.

Practica el mindfulness o consigue coaching mental para vivir mejor el momento y liberarte de la ilusión de lo que “debería haber sido”. Headspace y Primed Mind son dos aplicaciones para móvil que me gustan.

 

EXPONTE MÁS A LAS INCERTIDUMBRES

Hay dos razones por las que creo que deberías aumentar tu exposición a la incertidumbre, además de ser simplemente lo que más valor empresarial te puede dar. La primera es que, de la misma manera que te pones cada vez menos nervioso cuando te ves obligado a hablar en público, es lógico pensar que solamente mejorarás tu eficacia para enfrentarte a la incertidumbre cuando la practiques.

El segundo es el tamaño de la muestra (estadística). Si tiras una moneda una vez, el resultado es completamente incierto. Si tiras una moneda 1.000 veces, no lo es; estará muy cerca del 50% de cara y el 50% de cruz. La aleatoriedad puede ser semiparadójicamente extremadamente predecible -la cosa más predecible de todas, ya que sabemos exactamente dónde se moverá hacia la media- y, por lo tanto, maximizar el número de situaciones inciertas puede aliviar el estrés, ya que su rango de resultados puede llegar a ser más consistente.

Prueba cosas que otros no hacen. Comercializa tu producto de una manera totalmente nueva, ve a una cita inusual o crea una propuesta única para tu jefe mientras aceptas el miedo a lo desconocido de lo que podría suceder. Hazlo una y otra vez hasta que estés arruinado, soltero, y tengas una debilitante baja autoestima… pero seas realmente bueno para lidiar con la incertidumbre.

 

PREPARA PLANES ALTERNATIVOS

En el póquer hay un dicho que dice que los mejores jugadores siguen siendo los más afortunados. Es cierto, se exponen a tantas situaciones como pueden para tener “suerte”, y están preparados para lidiar con la incertidumbre cuando ésta surge.

No planifiques demasiado, pero acostúmbrate a jugar con los escenarios en tu cabeza y a considerar cómo beneficiarte más cuando lo que “debería” ocurrir no ocurre.

 

EVITA SOBREANALIZAR LAS PEQUEÑAS VARIACIONES EN EL CORTO Y MEDIO PLAZO

Si tienes confianza en tu enfoque a largo plazo de los negocios, la familia, la amistad o lo que sea, no te preocupes por las fluctuaciones a corto plazo. No analices en exceso el precio de tus criptodivisas o de tus acciones, ni malinterpretes el “significado” de los juegos deportivos individuales.

 

ACEPTA TU RESPONSABILIDAD

Preocuparse por el “qué pasaría si” es útil para escenarios futuros, pero no para el pasado. Sólo ayuda a distraer de lo que debería ser una búsqueda constante de mejora. Si algún burro te gana en un deporte online (“Deportes de Fantasía”)  por menos de un punto o alguien te da un baño al póquer, o un inútil consigue ese ascenso en el trabajo en tu lugar, deberías pensar: “Bueno, ¿cómo puedo trabajar para conseguir más puntos en mis juegos online, conseguir mejores resultados al póquer, o añadir más valor en el trabajo?”

Las luchas a corto plazo pueden ser principalmente el resultado de la mala suerte, pero creo que te beneficiarás más si asumes la responsabilidad y trabajas para asegurarte de que tengas el menor número posible de variaciones negativas en el futuro.

 

HAZ EJERCICIO

Mueve ya ese maldito culo de una vez.

 

ACEPTA QUE LA VIDA NO TIENE SENTIDO Y QUE TE MORIRÁS PRONTO

Quiero decir, ¿a quién le importa realmente? Si consideras lo irrelevante que eres dentro de este multiverso, universo, galaxia, sistema solar, planeta, país, ciudad, vecindario e incluso grupo de amigos, es bastante fácil dejar de preocuparte de por qué Tina (una amiga que consideras especial y que te encanta y de la que seguramente estás colgado, N del T.) no te devolvió la llamada después de lo que, según todos los indicios, fue un momento maravilloso para ambos, especialmente después de que conseguiste uni (erizo de mar en japonés), wagyu (raza bovina japonesa) , Y Toro Sashimi (ventresca de atún)  aunque no eran parte del omakase (encargo, pedido) y parecía que le gustaban, pero que incluso ella sabe que es evidentemente buena fingiendo teniendo en cuenta cómo se está comportando ahora, pero en realidad no importa, es sólo una niña y no has estado pensando en ella en absoluto, tal vez una o dos veces desde la fecha ¡¡¡¡ TINA LLÁMAME DE NUEVO, POR FAVOR !!!!

 

EL AUTOR

Emprendedor, autor y amante del sofá.

En el apartado de su web en el que habla de su persona, Jonathan Bales explica así cómo ve su futuro: “No tengo ni idea de lo que voy a hacer ni de dónde estaré dentro de cinco años; mi vida y mi “trabajo” han cambiado prácticamente cada pocos meses desde hace ya varios años. Las únicas cosas que sé con seguridad son 1) estaré haciendo algo que me gusta – una (o más) de mis pasiones – y 2) mis éxitos y fracasos estarán ligados a cuánto valor le doy a otras personas. Quiero ser recompensado (y pagado consecuentemente) cuando hago un buen trabajo, pero también quiero las consecuencias personales si lo que hago no gusta. En resumen, necesito exponerme y arriesgarme para sentir que lo que estoy haciendo vale la pena.”

IMAGEN: la del artículo original.

 

— ¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Cómo desaferrarse y dejar ir a personas y cosas

 

Traducido y adaptado del original “The Practice of Letting Go“, de Leo Babauta en su blog Zen Habits

 

Hay muchas veces en las que nuestra mente se aferra a algo con fuerza, y eso rara vez es útil:

  • Yo tengo razón, es la otra persona quien está equivocada
  • Esa persona está viviendo su vida de una forma equivocada, debe cambiar.
  • Mi opción es la mejor manera, las demás están equivocadas
  • Esto es lo que quiero, no quiero nada más.
  • Realmente eso no me gusta, apesta.
  • Debería tener a esa persona en mi vida, amándome.
  • No debería estar solo, no debería tener sobrepeso, no debería ser como soy, no debería tener esta vida.

En todos estos casos, y aun en más, nuestras mentes están fijas en un punto de vista concreto, y a menudo juzgamos a los demás. Nos quejamos. Estamos apegados a lo que queremos y a lo que no queremos.

Esto lleva al estrés. A la infelicidad. A la ira. Al deseo de justicia. A ser crítico. A distinguirnos de los demás. Al aislamiento.

Y lleva a cerrarse a la belleza de este momento, tal como es, lleno de opciones y posibilidades.

Si quieres trabajar en el “dejar ir”, en desapegarte de cosas y personas, me gustaría ofrecerte una técnica sencilla.

 

PONIENDO EN PRÁCTICA ESE “DEJAR IR”

En realidad puedes estar practicando esto todo el día porque, aunque no nos demos cuenta, estamos constantemente aferrándonos constantemente a ciertos puntos de vista.

Así es como se practica mi técnica para desaferrarse:

Empieza por darte cuenta de lo rígido que estás. Nota que estás estresado, molesto con alguien, sintiéndote como si tuvieras razón, quejándote de alguien o de una situación, no abierto a otros puntos de vista, posponiendo algo, evitando, tensando. Estas son buenas señales de que estás inmovilizado, endurecido en tu punto de vista, fijo, apegado, aferrado. Aprende a ser bueno en darte cuenta de esta situación.

Fíjate en la tensión de tu cuerpo. Es un estiramiento que ocurre desde los músculos del estómago, a través del pecho, hasta la garganta y la frente. Piensa en esto como tu columna vertebral, y se estrecha cuando piensas que tienes razón, o que alguien más está equivocado, o que realmente quieres algo o no quieres algo.

Empieza a relajar esos músculos que tienes tan tensos. Esta es la clave para dejar de estar aferrado y empezar a dejarse llevar. Lo que sea que esté tenso en tu columna vertebral, relájalo. Inténtalo ahora mismo. ¿Qué es lo que está tan tenso? Relájalo. Suavízalo.

Abre tu conciencia más allá de ti mismo. Una vez hecho esto (y puede que tengas que repetir el paso anterior de relajación varias veces), puedes abrir tu conciencia desde tu propio cuerpo y tu propia preocupación, hasta el mundo que te rodea. Toma conciencia del espacio que te rodea, las personas y los objetos, la luz y el sonido. Abre tu conciencia a todo aquello que hay a tu alrededor.

Sé consciente de lo abierto que estás y de las posibilidades que ello conlleva. Con tu mente ya más abierta, puedes empezar a sentirte más abierto. Tu mente ya no está cerrada, sino que ha hecho hueco para nuevas posibilidades. No estás obsesionado con un solo camino, sino que estás abierto a todos. Esta es la belleza del no saber.

Ábrete a la belleza que está ante ti. Ahora que no estás obsesionado con lo correcto o con tu manera o la manera en la que las cosas deben o no deben ser… puedes aprovechar este momento real que tienes ante ti. Has vaciado tu copa, y has hecho hueco para ver las cosas como realmente son, y apreciar la belleza del presente, la belleza de otras personas, y la de ti mismo.

Da un paso adelante con una apertura hacia lo desconocido. Desde este estado de relajación de la fijeza de tu mente, de apertura…. da el siguiente paso con una actitud abierta hacia el no saber con certeza lo que habrá. No sabes cómo deberían ser las cosas: ¡averigüémoslo! No sabes si tienes razón o no: ¡vamos a explorar! No sabes las respuestas, sólo tienes las preguntas en tu corazón, y te mueves hacia posibilidades abiertas.

 

Es así de simple. Y por supuesto, se necesita mucha práctica. Puedes hacer esto en cualquier momento, pero es útil tener un momento del día para establecer un recordatorio y luego tomarte unos minutos para sentarte quieto y practicar con lo que sea a lo que te hayas estado aferrando hoy.

Cuando practicamos de esta manera, estamos cambiando de nuestros patrones habituales de preocupación por nosotros mismos y cerrando todas las posibilidades, a la apertura y el no saber, a las posibilidades ilimitadas y a ver la belleza impresionante del mundo que tenemos frente a nosotros.

 

AUTOR
Leo Babauta es un blogger y autor sobre simplicidad. Creó Zen Habits, un blog del Top 25 mundial con dos millones de lectores. También es un autor de best-sellers, esposo, padre de seis hijos y vegano. En 2010 se trasladó de Guam a San Francisco, donde lleva una vida sencilla.
Comenzó su blog  Zen Habits para hacer una crónica y compartir lo que ha aprendido mientras cambiaba muchos de sus anteriores hábitos.

IMAGEN: pixel2013 en Pixabay

 

— ¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

¿Piensan tus colaboradores disruptivamente?

 

Ser disruptivo es una nueva habilidad. Estoy segura de ello y veo reflejos de esta nueva necesidad en todo lo que está sucediendo en el mercado. Sin embargo, para muchos de nosotros, es un verdadero desafío desarrollar un pensamiento disruptivo y cultivarlo en equipos y organizaciones.

 

Traducido y adaptado del original “Are your employees thinking disruptively?“, de Eva Pisotska en ThoughtScription.

 

De hecho, no hay muchos que entiendan el significado de la disrupción. Hay muchos comentarios en casi todos los artículos que describen la disrupción. El término proviene de la Teoría de las innovaciones disruptivas desarrollada por Clayton Christensen, profesor de Administración de Empresas de la Harvard Business School de la Universidad de Harvard. Pero, hoy, no estoy escribiendo sobre su investigación – la disrupción de la que estoy hablando no está relacionada con sus resultados científicos.

 

¿QUÉ ES EL PENSAMIENTO DISRUPTIVO?

El desorden como una habilidad es un nuevo tipo de pensamiento. Es una habilidad para ver más que una tarea dada. Se trata de no tener miedo a tomar decisiones grandes y pequeñas y, lo que es aún más importante, se trata de la capacidad de darse cuenta y aceptar los errores, incluso si esto significa empezar de cero.

Hoy en día, con la situación del mercado cambiando cada día, tu ytus empleados debéis ser capaces de reaccionar lo más rápido posible. Y tú también debes ser proactivo.

 

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE PENSAR DE UNA FORMA DISRUPTIVA?

El pensamiento disruptivo es necesario para descubrir las brechas estratégicas en las etapas iniciales y para crear una estructura organizacional completamente ágil bien comunicada, con una comunicación que funcione vertical y horizontalmente y en ambas direcciones. Este tipo de pensamiento es una habilidad que permite a la gente ver globalmente. Pueden ver los cambios inesperados de la empresa no como una situación negativa de la empresa, sino como un paso necesario en su desarrollo positivo. Normalmente, todos los que tienen esta habilidad son también pensadores con mentalidad de crecimiento.

Ser capaz de darse cuenta de los errores y ser lo suficientemente fuerte para comunicarlos a su equipo, jefe y colegas es crucial. Esto sólo puede hacerse cambiando la cultura interna de tu organización junto con el enfoque de su gestión. Ya no gestionamos los recursos humanos. Hoy estamos hablando de “Gestión Humana”. Ver a tus empleados de esta manera les permitirá luchar contra obstáculos que impiden el pensamiento disruptivo…

 

CINCO OBSTÁCULOS QUE NECESITAMOS SUPERAR PARA DESARROLLAR UN PENSAMIENTO DISRUPTIVO:

1. La famosa regla del caballo muerto.

Los indios Dakota dicen: «cuando descubras que estás cabalgando un caballo muerto, la mejor estrategia es desmontar» (N. del T.)

No tiene sentido azotar a un caballo muerto para que ande, pero aún así lo hacemos. Siempre es más fácil permanecer en la zona de confort y continuar “progresando” y mejorando las cosas viejas. Esto puede incluso mejorar temporalmente los resultados, pero es muy importante recordar que tus competidores en ese mismo momento ya han cambiado el caballo, o el jinete, o la carretera, o han comprado un coche, y están demasiado lejos para ser alcanzados.

¿Qué puede hacer el líder? Motiva a tu equipo para que comparta activamente su opinión sobre las cosas/proyectos/actividades en las que no creen. Muéstrales que confías en su opinión y averigua cuánto tiempo lleva muerto el caballo, o si está a punto de morir. Tal vez haya otros animales que te han pasado inadvertidos.

 

2. El problema del tesoro.

Todo lo que creamos, todo en lo que invertimos, tiene un valor especial para nosotros. Cuidamos nuestros resultados como una madre que cuida a su bebé. No queremos ver las lagunas o estamos dispuestos a “mejorar” los procesos de trabajo ineficientes indefinidamente en lugar de sustituirlos por completo.

¿Qué puede hacer el líder? 1) Enseña a tu equipo a ser entusiasta con los resultados, no con el proceso. Establece metas orientadas a los resultados y piense en los puntos de motivación. 2) Organiza varios eventos sencillos de formación de equipos que se adapten a tu sector económico y practica a partir de cero.

Ejemplo: Los monjes tibetanos practican la paciencia y la humildad. Invierten muchos esfuerzos físicos y espirituales para crear sus increíbles mandalas a partir de arena de mármol. Grano a grano a grano de arena, se están creando obras maestras. Pero entonces el largo proceso de creación termina con la destrucción del mandala -en un momento. Todos los esfuerzos se han ido para siempre y los monjes comienzan un nuevo mandala.

Encuentra otras ideas: castillos de arena, senderos de dominó de piedra, rompecabezas, etc. Si tienes otras ideas o experiencias, por favor compártelas en la parte de comentarios de este artículo.

 

3. El sesgo cognitivo de arrastre.

Este conocido sesgo de la teoría de cómo el cliente se comporta y toma sus decisiones funciona aquí perfectamente. Estamos seguros de las cosas que la multitud está haciendo/usando/queriendo. Pensamos: “Lo usé con éxito en mi último proyecto; mi equipo lo ha estado haciendo de esta manera desde siempre; todos nuestros socios lo están haciendo; leí la opinión de un experto de que finalmente funcionará; ¡las autoridades y millones de individuos no pueden estar equivocados! ¿De verdad lo crees?

¿Qué puede hacer el líder? Trata de evangelizar el individualismo en tu equipo. Cada opinión, idea y pensamiento importa. El individualismo dentro de un equipo no lo divide en actores independientes separados. Todo lo contrario: hace crecer el espíritu de equipo a través del respeto y la capacidad de escuchar y compartir.

 

4. Tragarte las palabras.

Este es un procedimiento muy desagradable. ¿Estás listo para decirle a tus colegas, a tu equipo y a tu jefe que empezar de cero será una mejor solución que seguir mejorando algo viejo que nunca funcionará? A pesar de que odiamos admitir la derrota y que algunos de nosotros no tenemos esta habilidad, debemos empezar a hacerlo.

¿Qué puede hacer el líder? Comunica tus propios errores dentro del equipo, comparte lo que aprendes de ellos. Estate abierto a tus empleados y permíteles hacer lo mismo. Esto se puede lograr mostrando reacciones positivas, ejecutando análisis de situación, y demostrando un impacto positivo al encontrar errores en las etapas iniciales.

 

5. Pensando en pequeño.

Estamos acostumbrados a ciertas fronteras en todo lo que hacemos y simplemente no vemos las posibilidades a nuestro alrededor. Estamos acostumbrados a tener restricciones de diferentes tipos porque nos manejan líderes que piensan en pequeño. Ni siquiera asumimos la existencia de otras opciones. Muy a menudo, estamos tan centrados en las tareas y problemas actuales que olvidamos cómo va el panorama general.

¿Qué puede hacer el líder? Es hora de que todos en tu organización vean y comprendan más acerca de tu empresa. Cambia la estructura de comunicación. Haz que los equipos y los departamentos interactúen teniendo objetivos comunes.

Comunica la estrategia de la compañía a todos para que comprendan que cada rol es importante e impacta el resultado final. No importa si se trata de un asistente, desarrollador, ingeniero o gerente: todos tienen que darse cuenta de que se trata de la empresa en su conjunto.

Cambia la visión de quienes piensan en pequeño. No ayudarán a que tu empresa crezca.

Creo que, tomando las medidas necesarias, es posible desarrollar un pensamiento disruptivo en los equipos y en toda la organización. Esto debe formar parte de la cultura de la empresa. Una empresa está formada por personas que trabajan juntas bajo tu nombre. Si son disruptores, la compañía será capaz de afrontar cualquier desafío del mercado.

 

¿Alguna idea al respecto? Compártelas en los comentarios.

 

AUTORA
Eva Pisotska es Evangelista de la Transformación Digital. Líder en el desarrollo de canales de negocio y socios con experiencia en la dirección de equipos internacionales multilingües distribuidos de alto rendimiento en empresas dinámicas y en crecimiento, así como en empresas de nueva creación.

IMAGEN: Jeremy Lanfranchi en Unsplash

 

— ¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Seis pasos para reinventarte a ti mismo y para mejorar tu vida

 

¿ES YA HORA DE UNA REINVENCIÓN TOTAL DE TU VIDA?

¿Alguna vez te has sentido atascado?

 

Traducido y adaptado del original “Six steps to reinventing yourself and for upgrading your life“, de Adam Sicinski en el blog de IQ Matrix

 

Puedes, por supuesto, sentirte físicamente atascado, pero el tipo de “atasco” al que me refiero es el estancamiento emocional y mental que se acumula con el tiempo debido a los resultados por debajo de la media que traen muy poca satisfacción.

No me malinterpretes, tu vida probablemente esté bien. Quiero decir, es habitable, ¿verdad? Puedes soportarlo, y eso normalmente estaría bien, pero lo que te está comiendo es que parece que estás progresando muy poco.

Por supuesto, no eres una persona perezosa. Trabajas consistentemente hacia tus metas, parece que te mantienes ocupado, pero por una razón u otra las cosas no están avanzando como te habías imaginado.

Te sientes un poco insatisfecho, no completamente presente, y estás constantemente cuestionando tus elecciones, decisiones, comportamiento, hábitos y acciones. En resumen, la vida te presenta más preguntas que respuestas, y esto se percibe como un poco perturbador.

Sientes como si tuvieras todo este potencial sin explotar encerrado dentro de ti mismo, pero parece que no puedes sacarlo. Y ese es tu mayor problema.

Internamente, tienes este intenso deseo de cambiar, pero externamente, las cosas no están saliendo como esperabas. Lo que estás haciendo, simplemente no está funcionando para ti. De hecho, podría estar lastimándote, y a lo grande. Sólo, tal vez, es hora de hacer algunos cambios drásticos. Sólo, quizás, es hora de una reinvención total de la vida.

 

LO QUE SIGNIFICA REINVENTARSE A SÍ MISMO

Reinventarte a ti mismo significa dejar ir las cosas que actualmente te están reteniendo. Significa dejar atrás hábitos, rutinas, roles y responsabilidades obsoletos que te impiden vivir la vida al máximo.

Reinventarte significa cambiar la dirección de tu vida. Significa tomar un nuevo conjunto de decisiones y forjar un nuevo camino que amplíe las oportunidades, las opciones y las posibilidades. Sin embargo, para cambiar tu vida, primero debes comenzar por cambiarte a ti mismo. Y para cambiarte a ti mismo es necesario pasar por un proceso de autodescubrimiento.

Un proceso de autodescubrimiento puede implicar encontrar nuevas formas de pensar o de hacer las cosas. Podría incluir establecer nuevos hábitos y rutinas que amplíen sus opciones o le ayuden a adaptarse a la adversidad y a los reveses de manera más óptima.

Reinventarte a ti mismo también puede significar establecer un nuevo conjunto de metas y objetivos, y luego trazar un plan para alcanzarlos. Esto, por supuesto, requerirá la construcción de un nuevo conjunto de patrones y comportamientos que estén alineados con las metas que deseas alcanzar. Pero más sobre eso un poco más adelante.

Reinventarte a ti mismo requiere, sin embargo, algún sacrificio. Quizá necesites renunciar a cosas a las que te has estado aferrando durante muchos años. De la misma manera, es posible que necesites reunir el valor para hacer cosas que normalmente no te sientes cómodo de perseguir. Esto también requerirá una gran cantidad de energía mental, planificación y enfoque.

Para reinventarse a sí mismo es probable que tengas que desafiarte continuamente a ti mismo y a tu perspectiva de la realidad. Necesitarás estirar activamente tu zona de confort y empujarte proactivamente en una nueva dirección.

Cuando te reinventas a ti mismo estás construyendo una mejor versión de ti mismo. Esto, por lo tanto, requiere un compromiso con el crecimiento y el desarrollo. Requiere un compromiso de hacer las cosas de manera diferente y empujar los límites de lo que antes se pensaba que era posible.

Dado todo esto, este viaje de reinvención probablemente no será fácil. Por lo tanto, es posible que necesites mucho apoyo de tu familia y amigos para superar este período de cambio y transformación. Sin embargo, la reinvención siempre comienza contigo. Comienza cuando te comprometes a cambiar tu forma de trabajar, vivir e interactuar con el mundo que te rodea.

 

UN PROCESO DE SEIS PASOS PARA LA REINVENCIÓN TOTAL DE LA VIDA

Lo que sigue es un proceso de seis pasos que te ayudará a comenzar el proceso de reinvención total de la vida.

A medida que avances en este proceso de pasos te encontrarás con una serie de preguntas. Tómate tu tiempo para responder estas preguntas a fondo. Te ayudarán a comprenderte mejor a ti mismo, así como los compromisos que tendrás que asumir a medida que te adentras en este nuevo y apasionante camino.

Ten en cuenta que es posible que estos pasos no te proporcionen todas las respuestas que estás buscando. Pero ciertamente pondrán las cosas en marcha y te ayudarán a establecer el ímpetu necesario para comenzar el proceso de transformación.

 

Paso 1: Acepta toda la responsabilidad

Tu vida y circunstancias actuales son un resultado directo de las decisiones que has tomado. En otras palabras, todas las decisiones que has tomado te han llevado a este punto de tu vida.

Toda la alegría y felicidad que experimentas actualmente se debe a ti. De la misma manera, todos los problemas y cuestiones a los que te enfrentas ahora son el resultado directo de una culminación de las decisiones que has tomado.

Dado todo esto, la única persona responsable de tu vida es sólo tú. Sí, otras personas podrían o no haber jugado un papel importante. De alguna manera lo han hecho. Pero en última instancia tú elegiste avanzar por este camino, y por lo tanto todo lo que tienes o no tienes en tu vida en este momento es de tu propia creación. Y debido a que es de tu propia creación, debes comprometerte a asumir la responsabilidad.

Sí, tu vida puede estar lejos de ser perfecta pero jugar la carta de víctima, o evitar la responsabilidad, sólo agotará tu poder personal. Y con un poder personal limitado a tu disposición, es poco probable que encuentres la fuerza y la motivación necesarias para instigar un cambio positivo.

La clave, por supuesto, es tomar plena responsabilidad por tu vida y sus circunstancias. Asume toda la responsabilidad por lo bueno, lo malo y lo feo. Y, por supuesto, ese es el primer paso para reinventarse a uno mismo.

Asumir la responsabilidad requiere que valores el momento presente. Valora lo que tienes, lo que no tienes y las posibilidades que tienes por delante.

Ahora, tómate un momento para reconocerlo abiertamente:

  • Acepto cómo es mi vida y cómo soy en este momento.
  • Acepto las decisiones que me han llevado a este momento.
  • Hay un valor real en este momento, sólo necesito encontrarlo.
  • Aprecio todo lo que tengo y todo lo que soy en este preciso momento.
  • Soy totalmente responsable de la vida que he creado.
  • Estoy listo para dejar atrás el pasado y avanzar hacia un futuro más grande, más brillante y más emocionante.

El cambio sólo es posible si estás abierto y dispuesto a hacer que el cambio suceda. Y asumir responsabilidades es una gran parte de ese proceso. Ayudará a poner las cosas en marcha.

 

Paso 2: Realiza una autoevaluación

Para reinventarte y transformar tu vida necesitas hacerte algunas preguntas difíciles. Hacer estas preguntas puede no ser fácil. La autoevaluación y la introspección rara vez son fáciles. De hecho, todo el proceso puede ser bastante desalentador. Sin embargo, es una parte necesaria de la transformación y un requisito esencial para la reinvención total de la vida.

Para empezar, considera por qué exactamente quieres emprender este proceso de reinvención. Pregúntate a ti mismo:

  • ¿Por qué quiero reinventarme?
  • ¿Por qué es importante para mí reinventarme? ¿Por qué ahora?
  • ¿Qué es lo que honestamente quiero obtener de este proceso?
  • ¿Son estas razones suficientemente buenas para querer esto?
  • ¿Reinventarme a mí mismo está dentro de mi control personal?

Tus razones para reinventarte a ti mismo deben ser lo suficientemente convincentes como para empujarte hacia adelante. Esa es la única manera en que comenzarás a hacer los cambios necesarios.

Un deseo de cambio a medias nunca funciona. Si eres poco entusiasta, simplemente no harás lo que sea necesario para que el cambio se mantenga. No funcionará, y permanecerás atascado indefinidamente donde ahora estás  hasta que finalmente decidas que el cambio es necesario.

Habiendo identificado suficientes razones convincentes para cambiar, es hora de identificar tus pasiones, tus valores y clarificar tu visión para el futuro. Estas son todas las cosas que te excitarán y te impulsarán a hacer los cambios necesarios en tu vida.

Con esto en mente, pregúntate:

  • ¿Qué encuentro personalmente satisfactorio?
  • ¿Cuáles son mis habilidades y talentos?
  • ¿Qué es lo que me apasiona intensamente?
  • ¿Qué cosas no me apasionan tanto?
  • ¿Qué es lo que más valoro en la vida?
  • ¿Qué es lo que realmente quiero?
  • ¿Qué es lo que quiero conseguir de la vida?
  • ¿Cómo veo mi vida en el futuro?
  • ¿Cómo me veo en el futuro?
  • ¿Cuál es mi visión para el futuro?
  • ¿Qué metas específicas conforman esa visión?
  • ¿Son estos objetivos congruentes con mis valores?
  • ¿Estos objetivos entran en conflicto con otras prioridades de la vida?
  • ¿Cuándo se lograrán específicamente estos objetivos?
  • ¿Qué tipo de persona quiero ser?
  • ¿Cómo sabré que estoy progresando?
  • ¿Qué se necesita para hacer estos cambios de manera realista?

Responder a estas preguntas te ayudará a tener muy claro qué es lo que más te apasiona, las cosas que quieres cambiar y los requisitos para hacer que esos cambios se mantengan. Sin embargo, el cambio sólo es posible si se toma la iniciativa para promoverlo. Y ahí es donde las oportunidades entran en escena. Vuelve a preguntarte:

  • ¿Qué oportunidades hay disponibles en este momento que puedan ayudarme a reinventarme de manera óptima?
  • ¿Cómo podría aprovechar estas oportunidades para crear un cambio positivo en mi vida?
  • ¿Qué oportunidades podría crearme a mí mismo que me ayudaran a instigar un cambio positivo?

Para hacer con éxito cambios en tu vida necesitas tomar conciencia de las oportunidades que podrían hacer posible ese cambio.

Las oportunidades son, por supuesto, abundantes. Están en todas partes. Sólo se necesita la mentalidad ideal para aprovechar al máximo las oportunidades que se te presentan. Utilízalas como plataforma para iniciar el proceso de cambio y reinvención.

 

Paso 3: ¡Suelta amarras!

¿Por qué tan a menudo la gente no consigue que el cambio se mantenga? Existe toda esta motivación y voluntad de hacer cambios transformadores en su vida, pero por una razón u otra simplemente no los siguen. ¿Por qué es eso?

La razón por la que la mayoría de la gente no hace cambios es que existen demasiados conflictos. Puedes, por ejemplo, querer alcanzar una meta en particular. Sin embargo, también tienes todas estas otras metas, prioridades, compromisos, obligaciones y responsabilidades que esencialmente asfixian tu meta antes de que se materialice.

Por ello necesitas estar dispuesto a dejar atrás todas las cosas que puedan impedirte seguir adelante. En otras palabras, abandona todas las cosas que no apoyan tu visión o la visión de la persona en la que quieres convertirte. Y sí, eso también significa dejar ir a las personas, lugares, situaciones, hábitos y, literalmente, cualquier cosa que no esté alineada con esa visión. Pregúntate a ti mismo:

  • ¿Qué cosas debo dejar para seguir adelante?
  • ¿Qué cosas me frenan o me mantienen atascado?
  • ¿Qué cosas no apoyan mi visión para mi vida y para la persona en la que deseo convertirme?
  • ¿Qué personas, lugares, situaciones, hábitos y creencias podrían impedirme hacer los cambios necesarios que deseo hacer?
  • ¿Cómo voy a empezar a dejar atrás todas estas cosas?
  • ¿Qué sacrificios a corto plazo tendré que hacer?

El cambio requiere cierto sacrificio. Necesitas estar dispuesto a sacrificarte y dejar atrás cosas que ya no sirven para nada.

Podrías, por ejemplo, tener este hermoso abrigo de invierno grueso y cálido que es la envidia de todos tus amigos. Sin embargo, ahora estás eligiendo mudarte permanentemente a un clima más cálido. El sentido común dice que, por supuesto, ya no necesitas ese abrigo. Usarlo no sólo te hará sentir incómodo, sino que también te retrasará en tu proceso. De hecho, usar el abrigo a lo largo de tu viaje te hará sentir un calor insoportable. Tan caliente, de hecho, que te obligará a abandonar tu objetivo y volver a la comodidad de un clima más fresco.

Sí, esta analogía puede parecer extraña, pero espero que se entienda que tenemos que dejar atrás algunas cosas o, de lo contrario, esas cosas nos llevarán de vuelta a donde empezamos.

No puedes convertirte en la persona que quieres ser aferrándote a la persona que eres hoy. Eso no es posible. Por lo tanto, déjala atrás y sigue adelante sin el equipaje de tu pasado.

 

Paso 4: Es hora de reinventarte

Habiendo completado todo el trabajo de los pasos anteriores, es hora de comenzar a reinventarte a ti mismo y a reinventar tu vida. Esto es esencialmente donde comienzas a actuar proactivamente sobre tu visión de una manera muy específica y directa.

Lo que esencialmente harás en este paso es transportarte hacia el futuro a través de la narración de historias. En otras palabras, te vas a contar a ti mismo una historia sobre tu yo futuro y sobre la vida que vives.

Imagina por un momento tu yo futuro en algún momento. Podrían ser 5 años, 10 años o incluso 25 años a partir de hoy. Visualiza ese yo. Y pregúntate:

  • ¿Dónde vivo exactamente?
  • ¿Dónde estoy trabajando específicamente?
  • ¿En qué objetivos estoy trabajando?
  • ¿Cómo paso mi tiempo libre?
  • ¿Con quién paso más tiempo?
  • ¿Qué es lo que más valoro en la vida?
  • ¿Qué habilidades y conocimientos tengo?
  • ¿Qué tipo de papeles interpreto?
  • ¿Soy padre, maestro, líder, empleador, socio?
  • ¿Cómo soy como persona en cada uno de estos roles?
  • ¿Cómo me hace sentir imaginar mi vida de esta manera?

Mientras imaginas esta vida futura, también imagina cómo te ves, la ropa que usas, tu peinado, cómo mueves tu cuerpo, tus gestos faciales, etc. ¿Sonríes a menudo? ¿Acaso frunces el ceño? ¿Te ríes? ¿Cómo es que estás exactamente en varias situaciones?

Considera también tus patrones de habla. ¿Hablas menos y escuchas más? ¿Hablas más rápido o más lento? ¿Hablas más alto o más suavemente? ¿Hablas de cosas diferentes de las que hablas hoy en día? ¿Qué cosas? ¿Qué nuevos intereses podrías tener? ¿Cómo hablas e interactúas con los demás?

Además, considera cómo se desaarrolla un día típico de esa nueva vida tuya. ¿A qué te dedicas? ¿Con quién pasas el tiempo? ¿Cuáles son los hábitos y rituales a los que te dedicas? ¿A dónde vas de vacaciones? Etc….

Visualizar tu vida de esta manera te ayuda a imaginar cómo podría ser tu vida futura. Sin embargo, para llegar a un punto en el que estás viviendo esa vida, necesitarás hacer algunos cambios sustanciales. Y esos cambios comienzan contigo. Comienzan con el compromiso de cambiarse a sí mismo y de alinear sus pensamientos, hábitos, elecciones y comportamientos con tu yo futuro.

Con esto en mente, hazte las siguientes preguntas:

  • Visto cómo he imaginado mi vida futura, ¿cómo debo empezar a cambiar como persona?
  • ¿Cómo debo cambiar la forma en que interactúo con otras personas?
  • ¿Qué convicciones sería útil adoptar?
  • ¿Qué habilidades necesitaría aprender y dominar?
  • ¿Qué atributos clave darán forma a mi personaje y me ayudarán a convertirme en esa persona?
  • ¿Qué valores fundamentales necesitaré para re-empezar a vivir?
  • ¿Qué esperaré y qué no esperaré de mí mismo?
  • ¿Qué normas mantendré y qué cosas no toleraré más?
  • ¿Qué excusas no volveré a poner?
  • ¿Cómo me haré responsable de convertirme en esta nueva versión de mí mismo?

Tu objetivo aquí es cerrar permanentemente la brecha que separa el lugar en el que te encuentras en tu vida en este momento y el lugar en el que te gustaría estar en el futuro. Sin embargo, cerrar esa brecha siempre comienza con el cambio y la transformación internos. En otras palabras, comienza contigo, y con todos los cambios que estás dispuesto a hacer para reinventarte a ti mismo.

 

Paso 5: Usa recordatorios visuales

Una vez esbozados los detalles de la reinvención total de tu vida, es hora de capturar la esencia de estos cambios de manera visual.

Uno de los mayores desafíos que tiene la gente cuando se trata de reinventarse a sí misma es que lucha por mantenerse con las cosas presentes demasiado tiempo. En otras palabras, dejan de fumar antes de tener la oportunidad de establecer nuevos hábitos, creencias y patrones de comportamiento que provoquen los cambios que desean hacer.

La solución a este dilema es crear recordatorios visuales y escritos que te ayudarán a mantenerte enfocado en el panorama general, es decir, en la persona en la que quieres convertirte.

Con esto en mente, tómate tu tiempo para crear un tablón de corcho con la imagen gráfica que destaque tus metas, tu visión, tu futuro y la reinvención total de la vida a la que estás comprometido a llegar. Incluye imágenes, palabras, fotos de revistas, fragmentos de artículos que te inspiren, etc. También puedes fijar con alfileres pequeños objetos físicos significativos a ese tablón para mayor inspiración.

Por supuesto, no siempre es posible fijar objetos físicos. En tales casos, haz garabatos con estos objetos en el corcho. Sí, en realidad, pasas el tiempo personalizando tu tablón con garabatos locos que representan todas las cosas en las que te gustaría convertirte a medida que te mueves a través de este proceso de reinvención de la vida. Y si lo que te pasas es que no sabes garabatear, entonces apúntate a un curso gratuito sobre cómo garabatear en 40 días .

Tú, por supuesto, no necesitas limitarte a garabatear. También puedes escribir en ese tablón de visión describiendo tus metas, creencias, estándares, valores y atributos clave que se requieren para esta reinvención de la vida.

Alternativamente, puedes usar notas adhesivas que repartirás por toda tu casa y oficina. Estas notas tipo post-it pueden proporcionar recordatorios visuales rápidos de la reinvención de vida que estás tratando de hacer.

Otra idea es transformar tu entorno físico. El “nuevo tú” en el que te estás transformando podría no ser congruente con el entorno en el que trabajas y vives actualmente. Posiblemente, este entorno necesita algunas actualizaciones o, tal vez, este entorno no sirva al “nuevo tú” y por lo tanto deberás reubicarte en otro lugar.

Posiblemente, reinventarte a ti mismo podría significar mudarte a otra ciudad o país (como pasa en la película “Bajo el sol de la Toscana“). O bien, podría significar simplemente reubicarse en una nueva zona o en una nueva casa. Otras veces, todo lo que puedes necesitar es un poco de tiempo y espacio para pensar y reflexionar sobre el viaje de su vida. En tales casos, unas vacaciones cortas podrían ser todo lo que necesites.

El propósito detrás de todo esto es mantenerte enfocado y motivado mientras trabajas en reinventarte. Sin embargo, la concentración y la motivación no son suficientes para garantizar el cambio. También necesitas un plan de ataque claro.

 

Paso 6: Prepara tu plan de acción

Si eres serio y estás comprometido a hacer que el cambio se mantenga, entonces necesitas un plan de ataque. En otras palabras, necesitas un plan de acción que te ayude a construir y reforzar tu determinación mientras trabajas hacia tu meta.

Tu plan de acción debe enumerar cómo iniciarás este proceso de cambio, en qué te centrarás y cómo exactamente progresarás en los próximos días, semanas y meses.

Para ayudarte a delinear este plan de acción hazte las siguientes preguntas:

  • ¿Qué debo hacer exactamente para cumplir con mi visión?
  • ¿Exactamente cómo voy a lograr mis metas?
  • ¿Cómo comenzaré el proceso de cambio, transformación y reinvención?
  • ¿Qué decisiones importantes tendré que tomar a lo largo de este viaje?
  • ¿Cómo tomaré esas decisiones? ¿Qué criterios utilizaré?
  • ¿Qué mini-hábitos debo desarrollar para que me ayuden a reinventarme?
  • ¿Qué hitos clave debo establecer para que me ayuden a mantenerme en el camino correcto?
  • ¿Qué tareas repetitivas diarias debo programar para que me mantengan en el objetivo?
  • ¿Cómo voy a llevar un registro del progreso que estoy haciendo? ¿Cómo sabré que estoy en el buen camino?
  • ¿Qué rutinas semanales debo establecer que apoyen mis metas?

Tener un plan de acción en marcha es, por supuesto, fantástico. Ciertamente te ayudará a comenzar tu viaje. Sin embargo, ningún viaje será tan tranquilo como lo imaginamos. Como tal, tu viaje de reinvención de vida probablemente estará plagado de una serie de desafíos y obstáculos que tendrás que enfrentar y superar.

Con esto en mente, tómate un momento para preguntarte:

  • ¿Qué podría retenerme en este viaje?
  • ¿Cómo podría retrasarme yo mismo?
  • ¿Cómo podría sabotear mi propio progreso?

Hay, por supuesto, numerosas formas de sabotear tu progreso. Por ejemplo, aferrarse a creencias limitantes, pensamientos inútiles, inventar excusas, trastornos emocionales y una falta de responsabilidad o rendición de cuentas podrían convertirse en tu perdición.

Además, sucumbir al miedo, a la incertidumbre, a la dilación, a la autocrítica o a quedar atrapado en la trampa de la gratificación instantánea saboteará muy rápidamente toda tu esperanza de cambio y transformación.

Para evitar caer en estas trampas, pregúntate:

  • ¿Cómo voy a lidiar con todos estos reveses y desafíos?
  • ¿Cómo me mantendré concentrado y motivado a largo plazo?
  • ¿Cómo voy a seguir avanzando incluso cuando me enfrente a una adversidad significativa?

La resistencia es una parte natural del cambio y la transformación. Tarde o temprano, te enfrentarás a ella. Y la forma en que la gestiones determinará si al final te reinventarás o no con éxito. Aquí es donde tener un plan de ataque claro es esencial para tu éxito.

Sin un plan de ataque, te enfrentarás a la incertidumbre. Y cuando surjan contratiempos inesperados, no sabrás qué hacer. Pero con un plan de acción en marcha tienes pasos concretos que puedes seguir y que te ayudarán a superar cualquier obstáculo o reto al que te enfrentes.

Todo lo que se necesita ahora es empezar. Da tu primer paso y comienza el proceso de cambio y transformación.

 

CUANDO TE ENFRENTAS A REVESES Y ADVERSIDADES

Incluso con un plan de acción en marcha, tu viaje hacia la reinvención total de la vida ciertamente no será fácil. Seguirás enfrentándose a desafíos que a veces harán descarrilar tus esfuerzos.

Tú, por supuesto, no puedes prepararte para todos los escenarios posibles. Sin embargo, puedes entrenarte a tí mismo para manejar desafíos inesperados de la manera más óptima.

Por ejemplo, adoptando una mentalidad orientada a la solución al hacer frente a un problema. En lugar de quejarse del problema, o darse un capricho de autocompasión, desafíate para encontrar una solución que te ayude a seguir adelante. Pregúntate a ti mismo:

  • ¿Qué se necesita para hacer esto?
  • ¿Cómo podría encontrar una forma de superar esto?

Por supuesto, cometerás errores a lo largo de este viaje. Las cosas sucederán, y se cometerán errores. En lugar de maldecirte por cometer estos errores, trata de aprender de ellos para ayudar a mejorar tus esfuerzos la próxima vez.

Una de las mejores maneras de enfrentar los desafíos es adoptar un enfoque experimental para la resolución de problemas. Esto significa esencialmente adoptar una mentalidad científica en la que todo lo que se hace se convierte en un experimento.

Algunos experimentos funcionarán, mientras que otros no. Estudia los datos y aprende de cada experimento, luego haz los ajustes necesarios para seguir adelante. Al menos así no te quedarás atascado permanentemente. Sí, es posible que te retrases en tus planes, pero eventualmente encontrarás tu camino a pesar de cualquier desafío.

Y si en algún momento te quedas atascado, entonces tómate tu tiempo para pedir ayuda. Acércate a otras personas que se han reinventado y transformado su vida con éxito. Acércate a personas que tengan metas, valores y pasiones similares y pide su ayuda, perspectiva u orientación. Incluso puedes explorar oportunidades de cooperación. Alternativamente, puedes encontrar un mentor que pueda ser tu guía a lo largo de tu viaje hacia la transformación.

Para reinventarte con éxito necesitarás una fuerte red de apoyo de personas que estarán ahí para ti durante los tiempos difíciles. Tómate tu tiempo para encontrar a estas personas y trabaja activamente en el fortalecimiento de los lazos que os unen.

 

REFLEXIONES FINALES

Reinventar tu vida ciertamente no será fácil. Ningún viaje de cambio y transformación es fácil. Está plagado de desafíos y dificultades que podrían hacer descarrilar abruptamente tus esfuerzos. Sin embargo, mientras persistas y perseveres, lo más probable es que llegarás allí.

Al final, independientemente de lo que pase, asegúrate de celebrar todos tus éxitos. Sí, todos queremos desesperadamente alcanzar esa meta final. Sin embargo, la verdadera alegría sólo puede encontrarse a lo largo del camino y en nuestro continuo crecimiento y desarrollo.

Considera por un momento que tu viaje de reinvención total de la vida no tiene fin. Mientras vivas, habrá nuevas montañas que escalar e hitos que alcanzar. Por lo tanto, este viaje de reinvención total de la vida es una evolución continua de cambio y transformación. Esto no termina. Simplemente evoluciona.

Dicho esto, un compromiso con la reinvención total de la vida debe ser un compromiso de por vida. Debemos estar siempre en continuo movimiento reinventándonos a nosotros mismos y en una multitud de formas cada día de nuestras vidas. Sólo así encontraremos la felicidad y la plenitud verdaderas y duraderas.

 

AUTOR
Adam Sicinski es un life coach cualificado que reside en Melbourne, Australia. Sin embargo, su trabajo de coaching de vida es poco ortodoxo. Es único y un poco diferente en la forma en que Adam usa los mapas mentales y los principios del pensamiento visual. Durante un período de 8 años, Adam ha desarrollado más de 300 mapas mentales de auto-crecimiento que él llama Matrices de CI. Estos mapas han sido utilizados por miles de personas en todo el mundo con fines de coaching y auto-coaching.

IMAGEN: Dan Gold en Unsplash

 

— ¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Por qué nos peleamos con el cambio

 

Pensamos que necesitamos mejorarnos a nosotros mismos y a nuestra situación actual porque estamos insatisfechos (al menos un poco) con cómo son las cosas. Tenemos ganas de mejorar, de mejorar.

 

Traducido y adaptado del original “Why We Struggle with Change” de Leo Babauta en su blog Zen Habits

 

Así que nos esforzamos por lograr el cambio – hacer más ejercicio, comer mejor, leer más, estar más atentos, hacer un trabajo más significativo, ser más disciplinados.

Y sin embargo, luchamos con el cambio. ¿Por qué es eso? ¿Qué está pasando?

El problema es que nos aferramos a la ilusión de solidez.

Permíteme que te explique. Resulta que todos queremos que las cosas sean sólidas en nuestras vidas: queremos un ingreso sólido, rutina laboral, rutina diaria. Queremos una versión sólida de nosotros mismos, que no se deje llevar por los vientos del capricho.

Queremos que todos los demás a nuestro alrededor sean sólidos, confiables, estables, de la manera que queremos que sean. Queremos que nuestras relaciones sean sólidas, confiables. Queremos que nuestra salud sea sólida, que no esté sujeta a lesiones, depresión y enfermedad. Queremos que todos los demás sean sólidos y no mueran o enfermen. Por supuesto, nuestras mentes racionales saben que esto siempre es posible, pero aún así, esto es lo que queremos. Solidez.

Desafortunadamente, estamos buscando algo sólido… en un río. No hay solidez, sólo fluidez.

Piensa en ti mismo por un segundo: ¿puedes mantener una rutina perfecta, sin cambios, durante todo un año? No, probablemente no – la mayoría de nosotros no podemos hacerlo ni durante un día. ¿Por qué es eso? ¿Por qué no podemos hacer un plan y seguirlo? Es porque nuestras mentes no son máquinas que siguen un programa fijo sino que son complejas, en constante cambio, reaccionando constantemente a cosas nuevas, haciendo constantemente nuevas conexiones, fluidas, dinámicas, siempre cambiantes. No podemos convertirnos en una forma sólida de nuestra elección más de lo que podemos tomar un puñado de agua y convertirla en una forma sólida.

Bueno, ¿y si congelamos el agua para hacerla sólida? Pensemos en tus pensamientos: toma un solo pensamiento, el siguiente que tengas, y congélalo. Haz que permanezca en tu mente, inmutable, sin ir a ninguna parte, sin saltar a otro pensamiento. No puedes hacerlo, ¿verdad? Seguro que no puedo. No controlamos nuestros pensamientos. No podemos hacer que se queden quietos. No podemos forzarlos a seguir un patrón. Es fluido. Es como intentar controlar el viento.

Somos fluidos, como el agua. No somos sólidos, como el viento.

Y sin embargo, queremos ser sólidos. Nos aferramos a esta solidez a pesar de nuestra fluidez. Luchamos con nuestras mejoras, porque aunque planifiquemos perfectamente nuestro progreso sólido, nunca seguiremos este plan perfectamente sólido. Goteamos a través de la forma que creamos para nosotros mismos, encontramos las grietas y salimos de ella.

Todo lo demás a nuestro alrededor tampoco es sólido. Todas las demás personas son tan fluidas como nosotros. Queremos que todo y todos sean sólidos, pero no lo son.

Así que luchamos con esto, porque nada es como queremos que sea. Nada es estable, nada sigue nuestros ideales, nadie es como esperamos que sea. Nos sentimos frustrados, ansiosos, preocupados, enojados, tristes, temerosos.

 

ABANDONA LA SOLIDEZ, ABRAZA LA FLUIDEZ

Entonces, ¿cuál es la solución? ¿Cómo podemos mejorarnos a nosotros mismos? ¿Cómo podemos dejar ir las frustraciones y los miedos en este mundo tan fluido?

Empieza por abrazar la fluidez. Mira tus pensamientos, tus miedos, tu dolor, y realmente indaga en ellos. Mira su naturaleza. Entiende que incluso si la dificultad a la que te enfrentas ahora mismo se siente sólida, en realidad es vapor, y se disipará en momentos.

Ninguno de los problemas que nos rodean es tan grave si nos damos cuenta de que sólo son nieblas pasajeras.

De esta manera podemos sentarnos en la niebla y sonreír. Aprecia este momento de desconfianza.

Cuando planificamos hacer un hábito todos los días y fracasamos …. date cuenta de que fracasamos debido a nuestra fluidez. Examina la fluidez de ti mismo. Sé curioso al respecto. Recuéstate en las suaves aguas fluidas de tu cuerpo y relájate. Está bien, este agua caliente que eres tú, tal como eres.

La fluidez de nosotros mismos sólo es “mala” si queremos solidez.

Siempre que estés luchando, nota cómo te aferras a la solidez. Fíjate que lo que esperas que sea sólido está hecho de vapor. Investígalo, con amabilidad y curiosidad.

Y luego sonríe, relájate y disfruta de la niebla.

 

AUTOR:
Leo Babauta es un blogger y autor sobre simplicidad. Creó Zen Habits, un blog del Top 25 mundial con dos millones de lectores. También es un autor de best-sellers, esposo, padre de seis hijos y vegano. En 2010 se trasladó de Guam a San Francisco, donde lleva una vida sencilla.
Comenzó su blog  Zen Habits para hacer una crónica y compartir lo que ha aprendido mientras cambiaba muchos de sus anteriores hábitos.

IMAGEN:
Foto de Felipe P. Lima Rizo en Unsplash

 

— ¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Suscríbete a nuestro Boletín

Al hacerlo, aceptas la Política de Privacidad.

Suscríbete a nuestro Boletín

Al hacerlo, aceptas la Política de Privacidad.

¿Quieres recibir cada semana la última publicación del blog de Avantideas?
blog de innovación en la empresa
Te mandaremos ideas y reflexiones de expertos de todo el mundo que sin duda te serán útiles.
Holler Box