Featured Image

Cómo influir en los resultados de tu suerte

La suerte no es suerte, ni estamos simplemente a merced del universo.

 

Traducido y adaptado del original «How You Can Influence Your Return On Luck«, por Roshan Thiran en el blog de Leaderonomics. Leaderonomics es una empresa social malaya dedicada a transformar las naciones en desarrollo a través del desarrollo del liderazgo.

 

 

UN PAQUETE ROJO LLENO DE BUENA SUERTE

Estas últimas semanas, con las celebraciones del Año Nuevo Chino en pleno apogeo, muchos amigos me desearon «suerte» muchas veces. Después de los numerosos desafíos del año pasado, todos esperaban un gran año con mucha «suerte». La mayoría de nosotros cree que la suerte se produce por casualidad. Creemos que la suerte es algo que no se puede planificar ni obtener por diseño. La suerte está predestinada, o escrita en las estrellas.

¿O no es así?

Recuerdo una conversación que mantuve con Dato Seri Idris Jala, antiguo director general de Malaysia Airlines, hace muchos años, cuando me explicó el secreto de su éxito como líder. Tenía seis puntos clave para el éxito del liderazgo y su último punto era tener buena suerte. No lo llamó «suerte», sino «intervención divina».

Creía que se podía controlar alrededor del 40% de las cosas en las que se trabajaba. El 60% restante eran cosas que escapaban a tu control y en las que tenías poca influencia. Sin embargo, Idris creía que si uno era un buen ser humano, que actuaba con ética y pasaba tiempo en soledad y reflexión, podía «influir» en lo divino para que estuviera de su lado y le diera «buena suerte».

Mientras reflexionaba sobre la conversación con Idris, empezaron a surgir una serie de preguntas. Entre ellas: ¿por qué algunas personas tienen siempre toda la suerte mientras que otras están plagadas de mala fortuna?

Puedes ver el vídeo de mi conversación completa con Idris (en inglés):

Si la suerte fuera un hecho totalmente aleatorio, seguramente se igualaría y en algún momento la suerte se acabaría para alguien. Pero no es así. ¿Podría ser la suerte algo más que un suceso aleatorio, algo en lo que se puede influir?

 

¿TUVE SUERTE?

Siempre he pensado que tuve mucha suerte al conseguir un trabajo en General Electric (GE). Mis prácticas en la empresa fueron un golpe de suerte, ya que mi currículum estaba en la mesa del jefe de contratación recién contratado en su primer día de trabajo y necesitaba cubrir una plaza de becario. Pero me sentí aún más afortunado al ser seleccionado para una entrevista al final de mis prácticas para el programa de entrada más prestigioso de GE.

Sólo un puñado de los 45 becarios entrevistados serían elegidos y los entrevistadores eran extremadamente duros. Me di cuenta de que muchos candidatos salían de estas salas de entrevistas entre lágrimas y algunos lloraban abiertamente, especialmente los que salían de la sala del entrevistador jefe. Entré en su sala esperando lo peor.

Para mi sorpresa, la primera pregunta que me hizo fue «entonces, ¿juegas al fútbol en tu universidad?» con una sonrisa en la cara.

Asentí con la cabeza y rápidamente continué la conversación sobre fútbol. Entonces le conté cómo había pasado parte del verano yendo a ver el Mundial en directo (era 1994 y el Mundial era en Estados Unidos ese año)  y él también compartió sus experiencias. La hora pasó muy rápido y salí sonriendo después de una agradable conversación sobre la situación del fútbol en Estados Unidos.

Fui uno de los tres únicos becarios que recibieron la oferta. Estaba en el programa más prestigioso de GE.

Siempre he pensado que tuve mucha suerte al captar la emoción de mi entrevistador por su nueva pasión (por cierto, él no era aficionado al fútbol, pero estaba cautivado por la Copa del Mundo y el revuelo que creó en Estados Unidos). Pero en conversaciones recientes con varios expertos en «suerte», afirmaron que quizá no sólo tuve suerte. Casi seguro que no era sólo suerte a secas.

 

TIPOS DE SUERTE

De pequeño, leía con frecuencia biografías de personajes famosos. Me convertí en un gran admirador de Benjamín Franklin y del presidente estadounidense Thomas Jefferson. Jefferson declaró: «Soy un gran creyente en la suerte, y veo que cuanto más trabajo, más tengo de ella«. Franklin también compartía la creencia de Jefferson en la suerte, que tenía que ver con el esfuerzo.

Sin embargo, mucha gente trabaja duro y sigue sin tener suerte toda su vida. Sin duda, tiene que haber algo más que el mero esfuerzo que determina la suerte.

Los investigadores Tjan, Harrington y Hsieh postulan que hay dos tipos de suerte: la que no se puede influir (como quiénes fueron tus padres y tu tipo de sangre, etc.) y la que sí se puede influir (como el éxito en los negocios o el progreso de tu carrera). De hecho, creen que se puede influir en la mayor parte de la «suerte en los negocios» y que en realidad se trata de entender cómo. Su conclusión: la suerte tiene que ver tanto con la actitud como con la probabilidad.

Nuestra respuesta a un suceso desastroso es a menudo más importante que el incidente en sí mismo.

Descubrieron que las personas que se autocalifican como afortunadas tienden a serlo por su actitud correcta. Llegaron a la conclusión de que la actitud correcta comprendía tres rasgos: humildad, curiosidad intelectual y optimismo.

Dale Carnegie dijo: «La felicidad no depende de ninguna condición externa: se rige por tu actitud mental«. Dale tiene razón. Como señaló con precisión Idris Jala, si aprendemos a controlar las cosas que podemos, incluida nuestra reacción al mundo que nos rodea, podemos hacer oscilar el péndulo de la suerte. Nuestra respuesta a un suceso desastroso suele ser más importante que el incidente en sí mismo.

Los autores Krumboltz y Levin afirman que la suerte no existe. Describen la suerte como una «casualidad planificada«. Creen que la casualidad planificada no es algo que nos afecte al azar, sino algo que creamos a partir de las circunstancias y encuentros fortuitos que se producen en nuestras vidas.

Una ocurrencia fortuita, un encuentro imprevisto o una cita perdida pueden llevar nuestra vida a direcciones inesperadas y alterar nuestra carrera y nuestra vida. Estas «casualidades» pueden ocurrirle a todo el mundo con frecuencia. La diferencia clave entre los afortunados y los «desafortunados» es la capacidad de reconocer estas oportunidades y aprovecharlas.

(IMAGEN PUZZLE)

Bette Nesmith Graham era una mujer pobre de Dallas que mantenía a su hijo pequeño como madre soltera. Consiguió un trabajo como secretaria y aprendió taquigrafía y mecanografía para asegurarse de mantener su empleo. Sin embargo, cometía constantemente errores de mecanografía. Como era artista, recordaba cómo se pintarían sus errores en un lienzo. Decidió poner un poco de pintura al agua tipo témpera en un frasco y se llevó el pincel de acuarela a la oficina para corregir sus errores de mecanografía. En poco tiempo, su invento, al que llamó «papel líquido», se convirtió en un éxito mundial y lo convirtió en una empresa multimillonaria. ¿Tuvo suerte? ¿O se trataba de la capacidad de reconocer oportunidades incluso en los errores?

Hubo miles de secretarias que probablemente pasaron por la angustia de los errores de mecanografía como lo hizo Bette, pero nadie lo vio como una oportunidad para crear una solución a su pesadilla de mecanografía. Nadie puede controlar todos los resultados, pero al igual que Bette, si aprovechamos nuestros golpes de suerte y actuamos podemos aumentar la probabilidad de nuestro éxito.

 

EL RETORNO DE LA SUERTE (RDS)

Jim Collins y Morten Hansen realizaron un estudio de nueve años de duración sobre algunos de los éxitos empresariales más extremos de los tiempos modernos en el que investigaron el papel de la «suerte» en estas historias de éxito. Su conclusión: descubrieron que tanto las empresas exitosas como las ineficaces tenían suerte, tanto buena como mala, en cantidades comparables. En resumen, que la suerte no es la causa del éxito extremo.

Tanto las empresas exitosas como las ineficaces tuvieron suerte, tanto buena como mala, en cantidades comparables.

En su estudio encontraron algo aún más interesante. Las empresas que tuvieron éxito no tuvieron suerte. Más bien, tenían un alto rendimiento de la suerte (RDS). La clave está en lo que hicieron las personas de éxito cuando les tocó una circunstancia o situación afortunada. Tomaron esa suerte y crearon un enorme retorno sobre su suerte inicial. Esa era la diferencia clave.

La buena y la mala suerte le ocurren a todo el mundo. Las personas constantemente «afortunadas» reconocen esa suerte, la aprovechan y le sacan el máximo partido. ¿Cuál es tu RDS?

 

10 FORMAS DE AUMENTAR TU SUERTE

Así que, ¿cómo convertimos la «mala suerte» en «oportunidad» y cómo reconocemos y aprovechamos la «buena suerte» cuando ocurre? He aquí mis diez mejores maneras de aumentar tu suerte:

  • Sé un creyente (ten fe) – Hay un montón de oportunidades en la vida. Tenemos que ser pensadores de la abundancia que siempre creen que hay oportunidades increíbles que aprovechar. Una persona negativa suele ser un pensador de la escasez, que cree que todas las mejores oportunidades del mundo han sido aprovechadas. La teoría denominada «Efecto Pigmalión» afirma que se obtiene lo que se espera. La mayoría de las personas «afortunadas» esperan lo mejor, confiando en que su futuro va a ser estupendo. De alguna manera, estas expectativas se convierten en profecías autocumplidas. Pregunta a tu alrededor y descubrirás que las personas «afortunadas» y «desafortunadas» tienen expectativas asombrosamente diferentes.
  • Oriéntate a la acción – La inacción es el camino más seguro hacia el fracaso. Si sigues intentándolo, al final lo conseguirás y la suerte estará de tu lado. No procrastines. No tengas miedo a fracasar.
  • Aprovecha los imprevistos – Lo inesperado nos bombardea constantemente. Aprende a amar la espontaneidad y a disfrutarla. Pueden surgir nuevas oportunidades cuando menos lo esperamos.
  • Sé consciente – Haz siempre preguntas y explora tu entorno. Las personas afortunadas son conscientes de lo que ocurre a su alrededor y están continuamente buscando oportunidades.
  • No tengas miedo de decir «sí» – En la película «Yes Man», Jim Carrey estaba obligado a decir «sí» a todo. Acabó teniendo «suerte» al descubrir nuevas oportunidades e incluso conoció a la mujer de sus sueños. Por tanto, di «sí» más veces que «no».
  • Nunca comas solo – Construir y mantener una sólida red social, que incluya buenas relaciones con otras personas, es fundamental para el éxito. Si te gusta la gente y te gusta estar con ella, siempre aparecerán nuevas oportunidades. Las personas te proporcionan apoyo en momentos de dificultad, actúan como recursos cuando necesitas información y, lo que es más importante, pueden darte «suerte» por sus valiosas conexiones con las redes sociales. Por eso, asegúrate de limitar tus comidas en solitario a una al día. Al fin y al cabo, en Asia, los lugares de comida son donde se establecen la mayoría de las relaciones.
  • Supera el autosabotaje – Nuestro mayor enemigo somos nosotros mismos. No te machaques con la negatividad y la autoconversión destructiva. Deja de usar palabras como «no puedo» antes de intentarlo.
  • Sé curioso y no tengas miedo de preguntar – Arriesga y pregunta. La curiosidad no mata al gato. Abre nuevas oportunidades. Viaja, prueba cosas nuevas y no te quedes en tu zona de confort. Tu RDS se amplía cuando identificas estos golpes de suerte y los aprovechas.
  • Ayuda a los demás y pide ayuda – He aprendido que cuanto más me doy a los demás, más suerte tengo. Cuanto más doy, más bendiciones recibo. Pero no tengas miedo de pedir ayuda también. La gente afortunada pide ayuda y corresponde cuando otros necesitan ayuda.
  • Reza a menudo y haz el bien siempre – Muchas personas recurren a un poder mayor para que les ayude a aumentar su suerte. Algunos rezan una oración antes de empezar el día para obtener la fuerza y la actitud positiva que necesitan para no rendirse. Y hacer el bien siempre. Como me repitió Idris Jala, cuando haces el bien a menudo, el bien te llegará. El karma tiene una forma de recompensar a los que hacen el bien.

 

PENSAMIENTOS FINALES

Hay un dicho popular que dice: «La suerte la creas tú«. Cuando vemos la suerte como algo que está fuera de nuestro alcance o algo que no podemos crear, nos convertimos en víctimas y nos quejamos de los demás y del mundo. Reencuadrar la suerte como algo en lo que podemos influir (independientemente de lo limitada que sea nuestra influencia) es una forma poderosa de pasar de ser un rehén a ser un líder. Kyle Chandler concluye que «la oportunidad no llama a la puerta, sino que se presenta cuando la derribas«.

El diccionario Webster define la suerte como «una fuerza que trae buena fortuna o adversidad; una fuerza (o Chi, como dicen los chinos) que opera a favor o en contra de un individuo». Así que, si la suerte es una fuerza, deberías poder aprovecharla… ¡en cualquier momento!

¡Que la Fuerza te acompañe! ¡Feliz Año Nuevo «Chi»-no!

 

Puedes ver este corto vídeo relacionado con el artículo:

 

AUTOR

Roshan Thiran es el fundador y CEO del Grupo Leaderonomics. Cree que todos pueden ser líderes y hacer mella en el universo, a su manera. Conéctate con Roshan en Facebook, LinkedIn o Twitter para obtener más información sobre negocios, desarrollo personal y liderazgo. También puedes enviarle un correo electrónico a roshan.thiran@leaderonomics.com.

 

IMAGEN: Miguel Á. Padriñán en Pexels

 

¿Te gusta lo que estás leyendo?

¡Apúntate al boletín de Avantideas!

Te puedes dar de baja del boletín semanal cuando quieras. Lee más en nuestra política de privacidad

 

Featured Image

Cambiar tu comportamiento requiere más que cambiar de opinión

Es esa época del año otra vez… estamos a punto de transmitir nuestras aspiraciones de hace tiempo en deslumbrantes resoluciones de Año Nuevo.

Impulsados por las inspiradoras intenciones de nuestros familiares, amigos y colegas, apuntamos alto… como el año pasado y el anterior. En febrero nos daremos cuenta una vez más que el optimismo, la determinación y unos pocos primeros intentos bien intencionados no hacen que el cambio se produzca. ¿Qué hace que el cambio personal sea tan difícil?

 

Traducido y adaptado del original «Changing your behavior takes more than changing your mind«, por Natasha Bonnevalle en el blog de THNK.

 

Imagínate hace veinte años y compara esto con la sabiduría y la competencia que tienes hoy. Lo más probable es que hayas recorrido un largo camino en tu desarrollo. En un nivel profundo, la vida es un cambio. Son las estaciones que van y vienen. Es nacer, crecer y envejecer. Son los eventos distintos, hermosos y tristes, los que ponen fin a la vida tal como la conocíamos. Y son miles de pequeños y lentos cambios en la mente, las emociones y el comportamiento que preparan el camino para un movimiento de toda la vida hacia una mayor libertad, plenitud y funcionamiento en todos los aspectos de nuestras vidas.

Y aún así, ciertos hábitos poco útiles, limitantes y dolorosos permanecen.

Son miles de pequeños y lentos cambios de mente, emoción y comportamiento los que preparan el camino para un movimiento de toda la vida hacia una mayor libertad, plenitud y funcionamiento en cada aspecto de nuestras vidas.

 

El psicólogo del desarrollo Robert Kegan y la experta en educación Lisa Laskow Lahey han hecho algunos de los trabajos más perspicaces sobre por qué esto es así. Argumentan que, además de nuestra enorme capacidad para desarrollarnos y cambiar, cada uno de nosotros tiene dentro de sí un poderoso conjunto de suposiciones sobre el mundo que nos mantienen encerrados en ciertos comportamientos; estos comportamientos están destinados a mantenernos a salvo de la vergüenza y el bochorno. Es fácil ver cómo un intento de cambiar esos comportamientos -poniendo así en riesgo nuestras grandes suposiciones- se encuentra con una resistencia inconsciente, miedo y ansiedad. Y así es que seguimos prefiriendo un infierno conocido a un cielo desconocido.

Hasta que no reflexionemos sobre nuestros patrones de comportamiento y hasta que no desarrollemos la voluntad de llegar a lo más profundo de nuestra autoimagen e identidad, el cambio sigue siendo difícil – incluso el cambio que se desea profundamente.

 

Es fácil engañarse a sí mismo para creer que basta con inventar quién serás para realmente serlo. Muchos de nosotros hemos vuelto de alguna conferencia llena de ideas y planes, o hemos leído un libro que nos ha dado nuevos conocimientos – y creemos que esas ideas, planes y conocimientos son el cambio.

La imaginación es algo hermoso, pero no es un sustituto de la práctica. Para cualquiera que haya tratado de dominar un deporte o aprendido a tocar un instrumento, sabe que se necesita tiempo, dedicación y trabajo duro. Ninguna cantidad de pensamiento y ninguna medida de esfuerzo emocional hará el trabajo.

La imaginación es una cosa hermosa, pero no es un sustituto de la práctica.

Por eso debemos establecer pequeños experimentos y generar experiencias que nos permitan practicar los nuevos comportamientos:

-Contente antes de coger tu teléfono móvil cuando te aburras
-Fíjate en lo difícil que es resistirse a esa taza de café extra cuando te sientes cansado.
-Respira un poco más profundo cuando escuches que algo ha salido mal, antes de dirigirte al portador de las malas noticias
-Haz una pausa más larga para escuchar al miembro de tu equipo que tiene problemas para comunicarse de forma concisa.

Incluso cuando las cosas no funcionen como esperábamos (y lo harán), e incluso cuando ocasionalmente volvamos a nuestros viejos comportamientos (y lo haremos), gradualmente comenzaremos a hacer nuestros los nuevos comportamientos. Es en la práctica que lo que está esperando para nacer, nacerá.

 

A menudo, nos encontramos en entornos que pretenden mantenernos iguales. Nuestras familias quieren evitar sentimientos de confusión e incomodidad cuando actuamos de forma diferente a lo que esperan. Nuestras organizaciones exigen que sigamos hablando y actuando precisamente de la manera que la cultura de la empresa ha dictado durante años.

El cambio puede hacernos sentir completamente frustrados y solos. En esos momentos, puede ser útil mirarse desde la distancia: ¿en qué estás metido? ¿Cómo se vería desde el punto de vista de la luna o desde el punto de vista de alguien en una estrella distante? ¿Qué tal desde el punto de vista de dentro de veinte años? ¿O de cien? Estos cambios de perspectiva nos permiten trascender nuestras versiones restringidas de nosotros mismos, aprovechar algo más grande, y tal vez incluso dejar ir la narrativa prevaleciente de que el cambio es muy difícil.

Los líderes que visitan THNK se encuentran inmersos en contextos sociales, ecológicos y tecnológicos profundamente cambiantes. Para abrirse camino en este mundo complejo se requiere un alto nivel de habilidad, resistencia y adaptabilidad. En el Programa de Liderazgo Ejecutivo, los participantes se toman un tiempo fuera del trabajo y de la vida cotidiana. Entran en un espacio en el que pueden reflexionar sobre en quién se han convertido y establecer una dirección para lo que quieren ser. Están rodeados de compañeros que pasan por un proceso similar. Juntos, crean un espacio valiente para poner a prueba sus grandes supuestos y probar nuevos comportamientos. Con esta red de apoyo en su lugar, los THNKers experimentan sin miedo al fracaso, creando un cambio duradero para ellos mismos – y para el mundo.

Los líderes más exitosos son los que ven el cambio personal como una de las más profundas aventuras de la vida. Ellos ven el proceso de aprendizaje como la naturaleza inalterable de las cosas.

 

AUTORA

Natasha Bonnevalle. Dice de sí misma: «Mi pasión está en torno al desarrollo de individuos, equipos y organizaciones mientras trabajo en la interfaz de la estrategia empresarial y el liderazgo personal. Me especializo en el apoyo a los líderes durante los momentos de desafío y cambio, trabajando con los líderes de forma individual, en equipo y en iniciativas de desarrollo del liderazgo«.

IMAGEN: del artículo original

¿Te gusta lo que estás leyendo?

¡Apúntate al boletín de Avantideas!

Te puedes dar de baja del boletín semanal cuando quieras. Lee más en nuestra política de privacidad

 

Featured Image

El momento de la innovación forzada

Muchas de las grandes innovaciones se han hecho por necesidad. Por grandes crisis. Por guerras. Porque o piensas algo nuevo o te comen. O porque la competencia ya está dedicando tiempo y esfuerzos a evolucionar. O, simplemente, porque las condiciones en las que se desarrollaba tu actividad habitual han cambiado radicalmente.

La irrupción del coronavirus en el mundo ha supuesto un electroshock a las cosas de siempre. A las rutinas, a nuestro modo de trabajar, a cómo nos relacionamos, a nuestra movilidad, a la educación de nuestros hijos… a todo.

 

EN LO QUE ESTAMOS HOY

Sabemos lo que está pasando, pero no tenemos más que una idea genérica e imprecisa de lo que va a ocurrir. Que si una tercera o cuarta ola de la epidemia, que si nuevas restricciones, distintas condiciones económicas, cambios en los hábitos de consumo, o la aparición o popularización de nuevas profesiones y habilidades a la luz de nuevas dinámicas de mercado. Hay muchas cosas nuevas, que generalmente suponen la calificación de obsoletas de muchas otras.

Este es el momento. Veo que desde hace unos meses, ya recompuestos del susto del confinamiento y habiendo asumido que esto va para largo, la gente ha tirado de Creatividad y se ha puesto a innovar. ¿De qué otra forma puedo seguir vendiendo a unos clientes que ya no vienen a mi establecimiento? Con las instalaciones de las que dispongo, ¿qué otro producto o servicio nuevo puedo ofrecer para mantener la facturación? A lo mejor yo no soy una persona que destaca por la imaginación pero, ¿he preguntado a otros (colaboradores, clientes, proveedores) si tienen alguna sugerencia? El aprovechameinto de la inteligencia colaborativa se hace cada vez más evidente.

Siempre podemos sacar algo útil del fracaso (o de la cercanía al fracaso), algún conocimiento provechoso para el futuro. Pensemos en cómo aprovecharlo.

Dejar un mal hábito o cambiar una rueda pinchada pasan por el mismo momento inicial: asumir que hay un problema que exige gestionarlo. Ese instante es el que nos permitirá plantearnos en serio y de una forma metódica los próximos pasos a dar. Es cuando pensaremos en cómo buscar oportunidades en los problemas .

 

EMPEZANDO A ANDAR EL MAÑANA

Porque sí, mañana amanecerá de nuevo. Al invierno le sucederá la primavera como el día a la noche. Seguimos vivos, y estamos ante una posibilidad histórica de revisar lo que hacíamos para hacerlo mejor o distinto. Cierto que cada 31 de diciembre todos nos prometemos cerrar unos proyectos y empezar otros, y este año no será distinto. Lo que creo es que a la motivación de hacer nuevas cosas se une la necesidad de ponerlas en marcha, de verdad, porque no hay la opción de aparcarlas de nuevo.

Todas las empresas están pensando en cómo repensar el negocio. Autónomos, comerciantes, hosteleros, asesores, educadores, todos estamos buscando cómo salir de los problemas que nos ha traído la pandemia para poder seguir adelante. O para cambiar de rumbo, o buscarnos otro barco, seguir a otro capitán. Lo que fuere, pero algo hay que cambiar.

Es ahora cuando empezamos a hablar en serio de Innovación, de Creatividad, de nuevos modelos de negocio, de Internet y sus casi infinitas posibilidades. En este momento hasta los más conservadores se han visto forzados a definir y adoptar cambios en sus rutinas de siempre.

 

¿Y CÓMO PUEDO REPENSAR MI NEGOCIO O EMPRESA?

Nadie mejor que uno mismo conoce sus capacidades, sus habilidades, sus competencias y sus recursos. Pero sí que me atrevo a dar unas ideas respecto de cómo sería el repensamiento de nuestro negocio:

  • Mejor en compañía que solo. En un mundo cada vez más complejo, tener el apoyo de otras personas con puntos de vista distintos y complementarios al tuyo es una fortaleza.
  • Cuanto mayor el tamaño, más fuerza y resistencia tendrás. 99% de las 68.000 empresas destruidas en España por la pandemia tiene menos de 50 trabajadores.
  • Ten un propósito. Que tu actividad vaya más allá de lo visible, que trascienda, que aporte a las personas y a la sociedad. Esfuérzate por conseguir que quienes trabajen contigo sientan que contribuyen a algo más que al negocio.
  • Internet es tu aliado, no tu enemigo. Aprovecha ese mundo virtual tan real para sacar adelante tus planes. Además, ya hemos visto que cuando nos limitan la movilidad física el negocio puede seguir atendiendo a tus clientes si dispones de los medios informáticos necesarios.
  • Piensa en el cliente. Gracias a él vives tanto tú como tus colaboradores y proveedores. ¿Qué necesita? Si no se lo das tú lo harán otros. ¿Puedes llegar a alianzas con otras empresas y profesionales para mejorar entre todos vuestra relación con el cliente?
  • No hay otro planeta. El hecho de que tu empresa contribuya a proteger el medioambiente (y que tus clientes lo sepan, claro) es un factor diferencial que cada vez pesa más en la decisión de compra. Además, recuerda que tú también vives en él y respiras el aire que todos respiramos.
  • Sé humano y amable. No como argumento de marketing sino como una convicción que marca la cultura de tu negocio y de tu actividad profesional. No eres un robot: eres tan persona como los que te rodean, estés o no de acuerdo con sus opiniones y perspectivas.
  • La vida es corta. No la desperdicies en actividades que te amarguen. Piensa bien en qué es lo que te gusta, lo que no te importa dedicarle más horas y esfuerzo, e incorpóralo a tu vida. No es necesario que te haga feliz; basta con que vayas con ilusión a trabajar la mayor parte de los días.

 

EN RESUMEN

La vida sigue. Para quien quiera buscarlas, hay oportunidades para casi todos. Normalmente bastará con abrir la mente, fijarnos bien en lo que pasa en el mundo y a nuestro alrededor, comprobar nuestro inventario de experiencia y conocimiento, remangarnos y ponernos a hacer.

Os deseo un 2021 lleno de ilusión, buenos amigos, una actividad profesional satisfactoria y la posibilidad de decir al final del día ¡voy por el buen camino!

A por ello.

 

AUTOR
Alberto Losada Gamst. Consultor de empresas especializado en la inteligencia colaborativa y la gestión de las ideas. Escritor de artículos sobre innovación, comunicación en las empresas y repensamiento de nuestras actividades.

Como formador especializado en habilidades de comunicación e innovación en las organizaciones, he impartido talleres en más de 30 empresas (muchas de las cuales han repetido con nuevos grupos) y más de 1.200 participantes, tanto presencialmente como online. Y en todas las ocasiones he aprendido mucho de todos. ¡Gracias por ello!

IMAGEN:  Saydung89  en Pixabay

¿Te gusta lo que estás leyendo?

¡Apúntate al boletín de Avantideas!

Te puedes dar de baja del boletín semanal cuando quieras. Lee más en nuestra política de privacidad

 

Featured Image

La paradoja del fracaso

 

Literalmente, calculé mal

Sonó la campana de la escuela. Esperábamos a la Sra. Jacob para el próximo período. Esperamos impacientes. Ella entró en el aula. Nos levantamos y la saludamos al unísono, «Buenos días Sra. Jacob». Nos pidió que nos sentáramos. Con un tono tranquilo, dijo, «Este es vuestro primer examen mensual. No os preocupéis: mejoraréis en esto».

 

Traducido y adaptado del original «The Paradox of Failure«, por Bernard Lee en el blog de Leaderonomics. Leaderonomics es una empresa social malaya dedicada a transformar las naciones en desarrollo a través del desarrollo del liderazgo.

 

Era nuestro primer examen mensual matemáticas extra (Suma de matemáticas). En nuestra clase de 28, sólo 5 personas aprobaron. Yo no era uno de ellos. Era una sensación surrealista. Fruncí el ceño por fuera. Pero por dentro, estaba llorando y en algún lugar intermedio, tratando de averiguar cómo explicárselo a mis padres cuando llegue a casa.

La sensación de fracaso. Todos hemos pasado por eso.

Fracaso. No me gusta. No puedo vivir sin él. Qué paradoja.

He tenido mi cuota de fracasos. Desde mi clase con la Sra. Jacob hasta los últimos días, he aquí algunas cosas que he descubierto.

 

1- EL FRACASO PUEDE  QUEBRARTE PERO TAMBIÉN PUEDE HACERTE -tu actitud es importante

Muchas de nuestras «necesidades» diarias de hoy en día se debieron al fracaso. Alguien descubrió que algo no funcionaba, e intentó otra cosa, haciendo así un nuevo descubrimiento. Desde la industria farmacéutica hasta la aviación, la lista es interminable. ¿Cuál es la diferencia? Su actitud.

Cuando llegue el momento del fallo, ¿qué harás? ¿Te sumergirás en una amarga decepción o te levantarás y lo intentarás de nuevo? Los optimistas dirán que han descubierto algo nuevo. Intentémoslo de nuevo. El pesimista dirá: «¿Qué sentido tiene volver a intentarlo? Puede decir: «Me estoy acercando o no hay esperanza en esto». ¿Cuál es la diferencia? Tu actitud importa.

Muy al comienzo de mi carrera, me pidieron (más o menos) que dejara un equipo de proyecto debido a diferencias personales con el director del proyecto. No estaba de acuerdo con su forma de trabajar, y elegí irme. Como resultado de esa experiencia, me dejaron a la caza de proyectos para asegurar una sana carga de trabajo como consultor. Eso me llevó a cerrar mi primer compromiso con un cliente con un GLC líder – también fue el primer proyecto en el que vendí y ejecuté un proyecto entero yo mismo. La guinda del pastel fue unos meses más tarde cuando el Director Gerente me invitó a su oficina para mostrarme el Premio Malcolm-Baldrige (excelencia de calidad) que recibieron como resultado del esfuerzo del equipo. Fue uno de mis momentos de mayor orgullo en la consultoría.

Puedes elegir entre revolcarte en la autocompasión del fracaso o elegir ser un vencedor sobre el complejo de inferioridad. Tu actitud determina tu altitud (Maxwell).

 

2- EL FRACASO PUEDE TRAERTE DOLOR Y TAMBIÉN PUEDE TRAERTE PLACER -tu perspectiva es importante

Todos hemos experimentado el dolor que trae el fracaso. Ya sea un proyecto o una organización, la crianza de los hijos o los deportes de competición, el fracaso crea una sensación de pérdida que corta profundamente nuestros corazones. La alegría es reemplazada por la pena, el luto en lugar de la alegría.

El fracaso también puede darnos placer. El placer de saber que hicimos lo mejor que pudimos y lo dimos todo. La satisfacción de que estamos más cerca de los resultados deseados. Un paso más cerca del destino del éxito. Significa movimiento y un intento de progresar. Es un verbo activo.

Puedes elegir entre revolcarte en la autocompasión del fracaso o elegir ser un vencedor sobre el complejo de inferioridad. Tu actitud determina tu altitud

Cuando estaba con una organización sin fines de lucro, exploramos la idea poco convencional de llevar nuestros servicios a donde la gente vivía/trabajaba en lugar de que la gente viniera a nuestras instalaciones. Sé que no suena inusual en la actualidad, pero cuando introdujimos la idea hace unos 8 años, todavía no era la norma. Experimentamos «dolor» desde la configuración de los sistemas físicos y de infraestructura, hasta los cambios de cultura y de mentalidad.

Tener el equipo fue sólo el primer paso; convencer a la gente de que hiciera el cambio fue otra gran tarea para el equipo. Lenta pero seguramente, a través del feedback y los ajustes constantes, cada resistencia fue una oportunidad para nosotros de hacer algo para ganarnos a la gente. Hoy en día, es como un pez nadando en el agua. Si no hubiéramos hecho la transición entonces, habría colocado a la organización en una posición muy difícil durante la reciente pandemia.

Disfrutar en medio del fracaso es tener la perspectiva correcta. La forma en que veas las cosas determinará la forma en que las manejes.

 

3- EL FRACASO PUEDE DETENERTE Y TAMBIÉN PUEDE PONERTE EN MARCHA -tu propósito es importante

El fracaso puede descarrilar y disuadir a uno de lograr lo que se había propuesto. Ya se trate de un programa de pérdida de peso o de la simple lectura de un libro, la incapacidad de completar la misión/tarea crea una sensación de incertidumbre y por lo tanto se considera un fracaso. La sensación de logro se diluye en lo que podría haber sido o podría haber sido.

El fracaso también puede ponerte en marcha. Un propósito claro puede ayudarte a centrarte en superar tus fracasos. Si tu propósito es convincente, te motivará a «intentarlo de nuevo». Mira a los atletas y su determinación para competir y completar la carrera/juego. La rigurosa disciplina de entrenamiento con el propósito de ganar la carrera/competencia.

El fracaso es una experiencia de humildad. La sensación de derrota nos recuerda que, después de todo, no somos invencibles.

Hace unos dos años, empecé Invigorate Consulting. Fue (re)nacida de una temporada desafiante en mi vida. En retrospectiva, mi viaje se topó con un bache y no con un callejón sin salida. Requería que redujera la velocidad, que pusiera otra vez la marcha antes de acelerar. El dolor del fracaso me permitió revisar y evaluar mi vida antes de empezar de nuevo. Me dio una mayor determinación para agudizar mi propósito y alimentó mi deseo de vivir mi propósito: «Marcar la diferencia en la vida de las personas y las organizaciones a través del impacto y la influencia del liderazgo».

Tu claro y convincente propósito te da la razón de tu existencia. Puede espabilar y ponerte en camino para lograr un mayor éxito y significado.

El fracaso es una experiencia de humildad. La sensación de derrota nos recuerda que no somos invencibles después de todo. Cuando fallamos, debemos tener la actitud, perspectiva y propósito correctos para poder volver a ponernos de pie.

El fracaso es un obstáculo, no un callejón sin salida.

 

AUTOR

Bernard Lee es el fundador de Invigorate Consulting, una empresa que busca conectar a las personas y organizaciones con su propósito. Tiene más de 20 años de experiencia en consultoría de gestión y corporativa con organizaciones globales. También es un formador experimentado. Le gusta viajar y está entusiasmado con la segunda mitad de la vida.

 

IMAGEN: la del artículo original, de Chuttersnap en Unsplash

 

¿Te gusta lo que estás leyendo?

¡Apúntate al boletín de Avantideas!

Te puedes dar de baja del boletín semanal cuando quieras. Lee más en nuestra política de privacidad

 

Featured Image

Cómo acoger la transformación durante la crisis

La pandemia de coronavirus presenta un momento especial en la humanidad. Es un momento único en el que experimentamos incertidumbre colectiva, dolor y toda una gama de emociones tanto positivas como negativas.

 

Traducido y adaptado del original «How to welcome transformation during crisis«, por Ale Duarte en el blog de THNK.

 

Como educador somático – con más de 15 años de formación de profesionales en los campos de la psicología, la educación y la terapia corporal, y trabajando directamente con las víctimas, los supervivientes y los trabajadores de primera línea en las secuelas de los desastres naturales y los conflictos – hay tres puntos importantes que hay que tener en cuenta como líder que navega por las crisis y la incertidumbre:

1. NO TAPES TUS EMOCIONES

Las emociones son tu brújula interior; te enraízan a la realidad y te ayudan a empatizar con los demás.

En esta crisis, muchas cosas te van a activar. Ahora es el momento de ser activado. Creo que tenemos que aprovechar este momento de ser desafiados emocionalmente. Necesitamos expandir nuestra resistencia  colectiva aumentando nuestro nivel de tolerancia. ¿Cómo podríamos no sólo manejar nuestra energía, sino también permanecer en este nivel de intolerancia e inquietud? Tal vez experimentando este malestar elevará nuestras «barras emocionales», permitiéndonos resistir más porque no sabemos si esto es el principio, el medio o el final.

Esta crisis también va a sacar a relucir nuestro pasado – y si no tuviste la resistencia para hacer frente a lo que pasó entonces, vas a ser desencadenado de nuevo y tomar un montón de decisiones basadas en el miedo y tu pasado inexplorado.

La pandemia está trayendo a colación una historia particular de mi pasado: En 2005, viajé a Asia después del tsunami para prestar apoyo. Cuando llegué, no sabía qué hacer. Estaba trabajando en una isla de la India, con padres y familias que habían perdido a sus hijos. En un esfuerzo por sacar a sus hijos de la isla, ataron una cuerda de la isla al continente y pusieron a sus hijos en un barco. Mientras los niños tiraban de la cuerda para llegar al otro lado, una enorme ola llegó y los aniquiló. Todos murieron.

Era mi trabajo apoyar a las madres de todos estos niños; nunca he experimentado una pena tan pura. Muchas de estas madres habían perdido tres, cinco, tal vez siete, niños a la vez. No estaba preparado para esta cantidad de dolor y conmoción. A pesar de que estaba en un modo de miedo, tenía que ir más allá de ese miedo y empezar a trabajar con todo el mundo. Lo que estoy viendo durante esta pandemia es que la gente entra en este mismo modo de miedo y de dolor.

Si podemos aumentar nuestra tolerancia a estar al límite de nuestras emociones, entonces podremos actuar en un modo de colaboración en lugar de volvernos y luchar unos contra otros.

Ahora es el momento de ser activado. Necesitamos aprovechar este momento de ser desafiados emocionalmente.

 

2. TRAE A TODO EL MUNDO PARA CREAR CAPACIDAD DE COLABORACIÓN

Una cosa es ser amenazado por algo en tu casa o en tu trabajo – este tipo de amenazas desencadenan el miedo individual. Pero cuando se habla de una pandemia, se trata de un miedo colectivo. Esta amenaza apaga un poco el teléfono de todo el mundo, por lo que todo el mundo está en alerta máxima y es incapaz de responder de forma razonable.

Por lo tanto, es importante que los líderes sean capaces de empatizar a mayor escala e incluir a todos en este duro viaje emocional. Veo muchos líderes que están en negación, que piensan que tienen algún tipo de omnipotencia. Este tipo de líderes tienden a pasar por alto a su gente – especialmente a los que son más vulnerables – y lo que sucede es que puede avanzar, pero los otros van a quedar atrás. Si un líder no empatiza con los demás, y en su lugar sigue su sentido de omnipotencia, va a tener un punto de vista muy estrecho.

Es por eso que debemos desafiarnos emocionalmente, como mencioné anteriormente. Tan pronto como empezamos a pasar nuestro umbral, empezamos a sentir incomodidad. A medida que estos niveles suben, también lo hace la tendencia a volverse contra el otro porque queremos salvar nuestro propio pellejo.

Pero, esta es la parte en la que necesitamos crear colaboración cultivando la curiosidad y la apertura con los demás. Este no es el momento de ser el llamado «líder carismático». En cambio, es importante que los líderes sean abiertos, reales y auténticos desde el principio, para que en cuanto necesite ayuda, su gente esté lista para ayudarla. Si nunca muestra vulnerabilidad como líder, le será muy difícil conseguir colaboración en estas situaciones.

La palabra importante aquí es inclusión. Tan pronto como sientsa que estás excluyendo a alguien, necesitas trabajar en tu empatía.

Ahora es el momento en que necesitamos crear colaboración cultivando la curiosidad y la apertura con los demás.

 

3.  JUEGA EN LA CAJA DE ARENA

Me especializo en el tratamiento de los traumas infantiles y en la capacidad inherente del cuerpo de un niño para recuperarse del impacto del trauma. En mi trabajo he podido observar las increíbles habilidades de los niños para jugar, perdonar y vivir el momento.

Lo primero que los adultos pueden aprender de los niños es que el impulso interior para jugar – y para hacer que los asuntos serios sean lúdicos. Siempre traen las cosas de vuelta a la caja de arena donde juegan. Volver al arenero es un signo de resistencia porque estás comenzando un nuevo ciclo. Quita el ego y permite que las cosas surjan en el entorno lúdico que has creado.

El perdón es otra habilidad que podemos aprender de los niños. Cuando los niños experimentan un conflicto, declaran firmemente que no se hablarán nunca más. Sin embargo, míralos sólo 10 minutos más tarde, y están jugando entre ellos otra vez. Han puesto condiciones: «Puedes jugar aquí si haces X». Los niños tienen una maravillosa capacidad de fluir a través de la emoción y la renovación. Así que, la próxima vez que te encuentres en conflicto con alguien más, toma una página del libro de juegos de tus hijos: practicar el perdón y hacer concesiones sin sacar a relucir tu ego.

* * *
Hace unos meses, mi pareja y yo dimos la bienvenida a nuestro primer hijo en el mundo. Tener un hijo en medio de una pandemia me ha ayudado a centrarme en el presente. Me pregunto: ¿Cómo puedo estar en la urgencia de este momento y al mismo tiempo mirar al futuro a medio y largo plazo? Un buen líder puede vivir el momento o puede centrarse en el futuro. Un gran líder puede estar presente en el momento urgente, y permanecer reflexivo y con visión de futuro – porque ahí es donde viene la nuevo.

 

AUTOR

Ale Duarte, quien dice de sí mismo que «Soy un educador somático que viaja por todo el mundo ofreciendo formación a profesionales que trabajan en los campos de la psicología, la educación y la terapia corporal. He proporcionado apoyo logístico a profesionales en áreas de desastres naturales y conflictos en muchos países, donde trabajo directamente con víctimas y sobrevivientes y ofrezco capacitación y apoyo logístico a equipos de crisis«.

IMAGEN: la del artículo original, por Danielle MacInnes en Unsplash

 

¿Te gusta lo que estás leyendo?

¡Apúntate al boletín de Avantideas!

Te puedes dar de baja del boletín semanal cuando quieras. Lee más en nuestra política de privacidad

 

Featured Image

Incertidumbre, planificación e improvisación

 

Por Alberto Losada Gamst

Los que hoy vivimos nunca hemos pasado por una etapa de tanta incertidumbre.

La irrupción del COVID-19 ha destrozado los planes, las rutinas y las planificaciones de casi todas las personas y organizaciones. Además, sin libro de instrucciones ni tutoriales medio serios en Internet que nos expliquen qué demonios hacer.

 

Si prefieres oír en vez de leer…

 

Ya llevábamos unos años hablando del entorno VUCA. Para quien no lo conozca conceptualmente -porque en la práctica nos hemos hecho maestros a la fuerza en su gestión-, VUCA es un acrónimo de las palabras inglesas

-Volatilidad: la estabilidad pasa a ser sustituida por la liquidez. La evolución es constante y los cambios son lo único que sabemos con certeza que ocurrirá.

-Incertidumbre (Uncertainty): consecuencia de la volatilidad, ahora es mucho más difícil hacer pronósticos porque el futuro es aún más imprevisible que antes. Ahora más que nunca se aplica aquello de que “los resultados del pasado no garantizan los del futuro”.

– Complejidad: ahora todo es difícil y tiene un montón de variantes y derivadas. Los colores blanco y negro han desaparecido y en la paleta tenemos una infinita gama de grises. Ahora hay que tener en cuenta muchas más posibilidades a la hora de analizar procesos o proyectar resultados de una decisión. Pocas veces se ha necesitado tanto de un liderazgo sólido que nos guíe.

-Ambigüedad: miremos donde miremos, hay una bruma que nos impide ver a cierta distancia. Consecuencia de los otros tres factores, nos pone ante una situación de la que apenas sabemos y cuyo futuro es muy difícil de pronosticar.

¿Te suenan estas situaciones? Apuesto que sí.

 

INCERTIDUMBRE

La consecuencia de todo esto es la Incertidumbre. El diccionario Collins la define como “un estado de duda sobre el futuro y sobre lo que hay que hacer.” La Incertidumbre lleva con frecuencia a la parálisis y siempre al freno en la actividad: recordemos el ejemplo de la bruma en la ambigüedad. Todos reducimos la velocidad o incluso paramos el coche si no vemos más allá del parachoques.

PLANIFICANDO… ¿QUÉ Y CÓMO?

¿Cómo planifico yo con tanto desconocimiento respecto al futuro? Pues con imaginación, pragmatismo y sentido común. Añádele una buena pizca de suerte y puede que tengas una buena receta para preparar tu futuro con arreglo a algo parecido a un plan.

Como todos sabemos, para planificar hace falta un mínimo de información sobre la que tomar decisiones. Pero, ¿qué información? ¿La del año pasado? No nos vale porque el entorno ha cambiado completamente. ¿La de otros sectores o mercados? Pues le pasa lo mismo.

Entonces, ¿cómo me organizo? Pues como están haciendo la mayor parte de las empresas y Gobiernos: a corto plazo y, con más frecuencia de la deseable, improvisando sobre la marcha. Incluso escuché a un amigo decir, medio en serio y medio en broma, que quizá sería una buena idea incorporar a una echadora de cartas a algunos Consejos de Administración para que aporte sus talentos adivinadores al proceso de toma de decisiones.

 

¿Y QUÉ HAGO AHORA?

Ha llegado el momento del pensamiento ágil lateral, flexible, y de la toma de decisiones basadas casi tanto en intuiciones como en informaciones. Es el momento de los líderes de verdad: no de los que tienen las respuestas sino de quienes saben animar a las personas a buscarlas. Las empresas emocionalmente inteligentes tomarán la delantera a las que no lo sean por tener entre sus filas al mejor talento.

Y se ha terminado el aguantar a los quejosos: mejor deshacernos de ellos porque son un lastre para sus empresas y organizaciones. Sustituyamos de una vez la cultura de la queja -por otro lado tan hispana- por la de la propuesta. Por la del pensamiento crítico, proactivo, y buscador de soluciones y oportunidades. Apostemos por la curiosidad y la creatividad como rasgos imprescindibles. Ahora es cuando la inteligencia colaborativa y la gestión interna de las ideas tienen que ser incorporadas como protagonistas a la cultura empresarial.

 

Porque el futuro está dentro de la bruma, y entre todos podremos viajar mejor porque veremos más.

 

AUTOR
Alberto Losada Gamst. Consultor de empresas especializado en la inteligencia colaborativa y la gestión de las ideas, gracias a una mejor comunicación interpersonal. Escritor de artículos sobre innovación, comunicación en las empresas y repensamiento de nuestras actividades.

Como formador especializado en habilidades de comunicación e innovación en las organizaciones, he impartido talleres en más de 30 empresas (muchas de las cuales han repetido con nuevos grupos) y más de 1.100 participantes. Y en todas las ocasiones he aprendido mucho de todos. ¡Gracias por ello!

IMAGEN: Pixabay en Pexels

 

¿Te gusta lo que estás leyendo?

¡Apúntate al boletín de Avantideas!

Te puedes dar de baja del boletín semanal cuando quieras. Lee más en nuestra política de privacidad

 

Featured Image

Las 6 caras de la famosa caja de pensar

 

A menos que hayas estado en coma durante los últimos 20 años, estoy seguro de que conoces la frase «sal de la caja». Está en todas partes. Industrias enteras han surgido a su alrededor, incluyendo la mía.

 

Traducido y adaptado del original «The Six Sides of the So-Called Box«, por Mitch Ditkoff en el blog The Heart of Innovation, de Idea Champions

 

Nadie puede negar que salir de la caja es algo bueno. Parece algo obvio, ¿no? Es como ayudar a las viejecitas a cruzar la calle. O derribar el Muro de Berlín. Pero antes de que empieces a planear tu heroico escape, respóndeme a esto: ¿Qué diablos es la caja, de todos modos? ¿Qué es esa cosa que nos mantiene tan contenidos, confinados, enjaulados, atrapados, claustrofóbicos, y de otra manera incapaces de crear?

Empecemos con lo básico. Una caja tiene seis lados, incluyendo la parte superior e inferior.

Si podemos entender cuáles son estos seis lados, sabremos a qué nos enfrentamos… y este conocimiento mejorará nuestras posibilidades de salir. O, como Fritz Perls dijo una vez, «La conciencia cura». Procedamos…

 

1. MIEDO
Si quieres aumentar las probabilidades de quedar atrapado en una caja para el resto de tu vida, todo lo que necesitas hacer es aumentar la cantidad de miedo que sientes. El miedo inhibe. El miedo paraliza. El miedo subvierte la acción. De hecho, cuando el miedo domina el día, incluso reaccionar es difícil. El miedo no sólo nos mete en la caja, sino que hace casi imposible salir de ella.

¿Miedo a qué? Miedo al juicio. Miedo al fracaso. Miedo al cambio. Miedo a lo desconocido. Miedo de ser revelado como un impostor. Miedo a esto. Miedo a eso. Y miedo a lo otro, también.

¿Crees que es un accidente que Peter Drucker dedicara toda su vida a sacar el miedo del lugar de trabajo? O por supuesto que no.

El miedo apesta. Y precisamente lo que apesta es la vida que te quita. No hay caja sin miedo. Deshazte del miedo y deshazte de la caja.

 

2. IMPOTENCIA
La impotencia es el estado mental en el que la gente cree que no tiene opción… que es víctima de las circunstancias, que el hecho de intentar algo nuevo es inútil. Es por eso que Dilbert se ha convertido en el santo patrón de la mayoría de los habitantes de los cubículos.

Algunas personas de la caja han vivido en un estado de impotencia durante toda su vida, remontándose a la infancia, dominados (o desempoderados) por los padres, las escuelas y quién sabe qué más.

Si trabajas en una corporación, has visto este paradigma de impotencia en grandes cantidades – ya que los «poderosos» no siempre se toman en serio las ideas, los aportes y las quejas de las «bases». Si te sientes impotente, no sólo estás en la caja, sino que es muy poco probable que seas capaz de reunir la energía, la intención o la urgencia para salir de ella.

 

3. AISLAMIENTO
Las cajas suelen ser pequeñas y confinadas. Rara vez hay espacio para más de una persona. El aislamiento es el resultado. No hay nadie con quien hablar, nadie con quien rebotar ideas, nadie con quien colaborar.

Curiosamente, el confinamiento solitario es el mayor castigo que nuestra sociedad reparte, después de la sentencia de muerte. Estar aislado de la tribu ha sido una técnica muy efectiva de «modificación del comportamiento» durante siglos. Cuando estás en la caja, eso es exactamente lo que sucede.

Y mientras que tu aislamiento puede darte una sensación momentánea de la tan necesaria privacidad, seguridad y alivio del juicio de los demás, en realidad es un autoengaño. Sentarse en la oscuridad, estar completamente solo, la visión oscurecida… todo reduce las posibilidades de salir.

 

4.  PRESUNCIONES
Las suposiciones y presunciones son las conjeturas que hacemos basadas en nuestra interpretación subjetiva de la realidad. Son atajos. Líneas dibujadas en la arena. Terminamos dando las cosas por sentado porque somos demasiado perezosos para llegar a la raíz de las cosas o estamos demasiado fascinados por nuestras propias creencias para considerar una alternativa.

En última instancia, son nuestras suposiciones las que dan forma a nuestro mundo. El mundo es la pantalla y nosotros somos el proyector, viendo sólo lo que proyectamos… lo cual es, con demasiada frecuencia, una mera función de las suposiciones que hemos hecho. Como un sabio experto dijo una vez, «cuando un carterista se encuentra con un santo, todo lo que ve es sus bolsillos».

En resumen, vemos lo que estamos preparados para ver. Cambia tus supuestos y cambiará el mundo… empezando por el tuyo propio.

 

5. DESORDEN MENTAL
Si te encuentras en la caja, sería justo decir que la caja te contiene. ¿Pero qué contiene?

Si eres como la mayoría de la gente en el mundo actual, con exceso de cafeína, twitter, comida rápida, información sobrecargada, la respuesta es: demasiado. Con la cantidad de información que se duplica cada pocos años, la mayoría de nosotros tenemos demasiada en nuestras mentes. Demasiado que hacer y no suficiente tiempo. No tenemos tiempo para reflexionar. No hay tiempo para ponderar. No hay tiempo para dar vueltas a las cosas. No hay tiempo para contemplar, incubar o hacer nuevas conexiones… conductas que son esenciales para un verdadero pensamiento fuera de lo común.

¿El resultado? No es uno bueno. Nos vanagloriamos de la primera «idea correcta» que se nos presenta… o intentamos desesperadamente desordenar nuestras mentes con una serie interminable de distracciones sin sentido que sólo aumentan la cantidad de desorden que necesitamos procesar. Ouch.

 

6. VISIÓN DE TÚNEL
Cuando estás en una caja, es difícil de ver. Las líneas de visión son limitadas. La visión está oscurecida. Nos volvemos miopes. Nuestra visión se ajusta a lo que la limita. Nos convertimos, muy pronto, en mentes estrechas. Estoy seguro de que conoces a algunas personas así. Su capacidad de ver más allá de su entorno inmediato se ha vuelto incapacitada.

Cuando este tipo de fenómeno se institucionaliza, terminamos con un mal caso de «síndrome del próximo trimestre» – especialmente en organizaciones regidas por la necesidad de complacer constantemente a los accionistas que buscan beneficios. Pocas personas están pensando en seis meses. Pocos piensan en 12 meses. Y casi nadie está pensando en cinco años. Todos están atrapados por el corto plazo.

Lo que llamamos «enfoque» se convierte en un eufemismo para la visión de túnel – sólo otra forma de estrechez de miras que hace que salir de la caja sea tan probable como que mi compañía de tarjetas de crédito rescinda sus usureras tarifas por atrasos en el pago.

¿Cuáles son las tres formas en que puedes salir de la caja en el trabajo?

 

AUTOR

Mitch Ditkoff es cofundador y presidente de Idea Champions y autor de los libros «Storytelling for the Revolution» y «Storytelling at Work» , así como del popular blog Heart of Innovation. Dice de sí mismo, «Mi trabajo consiste en ayudar a las organizaciones que piensan en el futuro a salir de la caja y elevar el listón de la innovación. He estado haciendo esto desde 1987 y continuaré haciéndolo el mayor tiempo humanamente posible. Mi premisa es muy simple: «Las organizaciones no innovan. La gente innova».

IMAGEN: Ante Hamersmit

 

¿Te gusta lo que estás leyendo?

¡Apúntate al boletín de Avantideas!

Te puedes dar de baja del boletín semanal cuando quieras. Lee más en nuestra política de privacidad

 

Featured Image

Cómo crear tu ventaja diferenciadora: desarrolla tu «pila de talentos»

 

La «Pila de Talentos» («Talent Stack«) es un concepto acuñado por Scott Adams, creador del comic de Dilbert. Es la idea de que puedes combinar habilidades normales hasta que tengas las adecuadas para ser extraordinario.

 

Traducido y adaptado del original «How to Build an Edge: Develop Your Talent Stack«, por Celestine Chua en el blog de Personal Excellence.

 

Un ejemplo es el propio Scott. No es el mejor artista, hay mejores artistas que él. No es un gran experto en negocios, hay más expertos más inteligentes. Nunca ha tomado una clase de escritura a nivel universitario. Sin embargo, creó Dilbert, una famosa tira cómica que aparece en 65 países.[1] Se dice que Scott tiene un valor neto de 75 millones de dólares, la mayoría de los cuales proviene de Dilbert.[2]

Como él dice, «Cuando se agregan mis habilidades comerciales ordinarias, mi fuerte ética de trabajo, mi tolerancia al riesgo y mi razonablemente buen sentido del humor, soy bastante único. Y en este caso esa singularidad tiene un valor comercial».

Entender cómo funciona una pila de talentos es importante. Normalmente, la gente piensa que el éxito viene de desarrollar el talento en una habilidad. Esto funciona bien en algunos campos. En medicina, la progresión natural es elegir una especialidad. En los deportes, se entrena para ser el mejor en su campo, como Tiger Woods (golf) y Michael Jordan (baloncesto). En actuación, desarrollas las mejores habilidades de actuación, como Robert De Niro y Morgan Freeman.

Pero además de ser de clase mundial en una habilidad, el talento puede provenir de tener una pila única de habilidades que nadie más tiene. Puedes utilizar diferentes habilidades para crear valor de una manera que nadie más puede, convirtiéndote así en único en tu propia liga.

 

MÁS EJEMPLOS DE PILAS DE TALENTOS

Lisa Elfridge es una maquilladora de celebridades en YouTube. Ya era conocida antes de empezar su página web y su canal de YouTube. Pero después de que comenzó su canal enfocado en la belleza y consejos de maquillaje, su autoridad y éxito subió a un nivel completamente nuevo.[3]

¿Razón? Ella es única en su campo.

  •  Los maquilladores de famosos trabajan con sus clientes en sesiones de fotos, apariciones. No publican su trabajo en Internet. La mayor parte de su auto-marketing ocurre fuera de Internet, a través de redes, contactos, etc.
  • Por otro lado, los gurús online del maquillaje generalmente muestran cómo hacen su propio maquillaje. Pero no están entrenados profesionalmente. No pueden dar consejos profesionales sobre cuál es el mejor maquillaje para los diferentes tonos de piel, o para la piel que no es como la suya.

Lisa tiene un talento único para moverse por el mundillo de la belleza ultracompetitiva:

  •  Habilidades de maquillaje. Tiene habilidades profesionales de maquillaje.
  • Conocimiento del sector. Tiene experiencia real trabajando con celebridades.
  • Habilidades de presentación. Ella comunica sus consejos de maquillaje de una manera fácil de entender. Fondo blanco, sin adornos ni trucos de producción. Sin música. Sólo ella y sus consejos de belleza.
  • Habilidades de creación de video. Sabe cómo crear vídeos de aspecto profesional, o al menos contrata a gente con las habilidades adecuadas.

La gente del mundo del maquillaje de las celebridades tiene las dos primeras habilidades. Los gurús online del maquillaje tienen las dos últimas habilidades. Pero Lisa es capaz de aprovechar las cuatro habilidades, convirtiéndose así en extraordinaria en su campo. Esa es su pila de talentos.

 

EJEMPLO: BLOGGING

Cuando empecé mi blog, no era muy buena escritora. Nunca he tomado una clase de escritura profesional. Tengo habilidades promedio de diseño web. Tengo buenas habilidades de marketing y estrategia de negocios. Tengo muy buenas habilidades analíticas. Y tengo una fuerte pasión por el crecimiento.

Junté todo esto y pude crear un negocio de coaching que prospera a pesar de la dura competencia. Mi mezcla de habilidades es lo suficientemente fuerte como para destacar en el mercado:

  • Marketing y estrategia de negocios. La mayoría de los propietarios de negocios en Internet no tienen conocimientos profesionales de marketing. Lo que era sentido común para mí, en la comercialización de mi negocio, era ajeno a todos los demás. Después de entrar en el sector, me di cuenta de que nadie sabía realmente lo que estaba haciendo en términos de estrategia de negocios y gestión. Muchos blogueros estaban blogueando al azar pero nadie pensaba en su blog como una plataforma estratégica para su negocio, no hasta la década de 2010 cuando el potencial comercial para el blog se hizo evidente.
  • Diseño y codificación. Muchos propietarios de negocios web no tienen conocimientos de diseño o codificación. Al final, se quedan atascados con problemas técnicos ya que manejar un negocio web se ha vuelto súper complicado hoy en día. Puedes contratar a un diseñador pero te quedas atascado en el ir y venir y tratar de transmitirle tus ideas. Incluso cuando se pagan altas tarifas por buenos diseñadores, todavía hay una brecha entre la intención y la ejecución. Y eso no es ni siquiera hablar del mantenimiento continuo que es parte de cualquier página web hoy en día.
  • Coaching. Mi coaching tiene una ventaja única porque puedo analizar y desglosar problemas intrincados, con un enfoque en la resolución de problemas abordando su causa principal. Por otra parte, la mayoría de los coachs proporcionan soluciones superficiales y alguna forma de apoyo emocional, pero sus clientes siguen tratando los mismos problemas porque el problema de raíz nunca se aborda.
  • Escribir. Soy una escritora promedio, pero al menos mi escritura es pasable y lo suficientemente buena para artículos de blog. También estoy trabajando constantemente en mis habilidades de escritura.
  • Habilidades analíticas. Para todo lo demás, mi capacidad de aprender y analizar cosas me ayuda a llenar el hueco.

Desde que empecé mi blog, he desarrollado nuevas habilidades para destacarme más de la competencia: hablar en público, hacer podcasts, editar vídeos y establecer contactos. Con una mezcla diversa de habilidades, soy capaz de mantenerme a la cabeza a pesar de los constantes cambios del mercado.

 

CÓMO FUNCIONA LA PILA DE TALENTOS

Una pila de talentos funciona de esta manera:

  • Se aprovechan las habilidades que se tienen para crear una ventaja. Marketing, redes, técnica, diseño, etc.
  • Incluso si no tienes una habilidad, puedes aprenderla para diferenciarte de los demás.
  • Mezclas habilidades aparentemente normales y te vuelves extraordinario por derecho propio.

Ejemplo: Reclutamiento

Digamos que eres un ingeniero de software. Eres genial en tu campo. Diseñas y desarrollas software con facilidad. Sin embargo, estás atrapado en un trabajo que te paga casi la misma cantidad cada año.

Muchos ingenieros de software son técnicamente competentes pero carecen de la habilidad para comercializarse a sí mismos. Simplemente no se les enseña a comercializarse en las clases de ingeniería y computación. Una posible pila de talento aquí puede ser:

  • Técnica. Ya tienes esta habilidad si eres un desarrollador de software.
  •  Redes de contactos. Formas relaciones positivas con personas de toda la organización. Tienes una alta visibilidad entre la dirección. Formas relaciones con reclutadores, cazatalentos y compañeros de diferentes sectores para ampliar tus opciones de trabajo. Sabes cómo utilizar Linkedin para conectar con colegas del sector y obtener posibles ofertas de trabajo.
  • Presentaciones y hablar en público. Puedes presentar bien tanto a ti mismo como a tus ideas.
  • Marketing. Sabes cómo comercializarte y vender tus fortalezas. Tu currículum está lleno de logros pero no de responsabilidades. Sabes cómo presentar tus habilidades y tu historial profesional de la mejor manera.

No necesitas ser el mejor en redes/presentaciones/marketing. Sólo saber algunas habilidades de redes, presentación y marketing te pone en una deseable posición, por delante de los demás. Porque todos los demás (en tu campo) carecen de estas habilidades.

Uno de mis clientes recientes es un desarrollador técnico. El año pasado aprendió diferentes habilidades técnicas (que están surgiendo en el mercado ahora) para ampliar su conjunto de habilidades. Haciendo esto aumentó su atractivo como candidato a un trabajo. Al mismo tiempo, trabajamos en sus habilidades de auto-promoción – dando a su currículum una revisión, centrándose en los logros en lugar de las responsabilidades, aprendiendo a posicionar sus habilidades y capacidades. También comenzó a establecer contactos con reclutadores, cazatalentos, compañeros del sector, para salir adelante.

Al final, recibió una oferta de trabajo que le pagaba un 60% más que su trabajo anterior.

Si no se mejoraba, las posibilidades de un cambio de trabajo tan atractivo son prácticamente nulas. Estaría encerrado en su actual empresa, sujeto a la oferta presentada por su empresa. De hecho, esto fue lo que pasó en sus trabajos anteriores. Pero debido a sus habilidades, puede moverse fácilmente por su sector y obtener la mejor oferta. No es el mejor vendedor. No es el mejor relaciones públicas. Pero tener habilidades decentes en esto es suficiente para ponerlo a la cabeza.

El objetivo de una pila de talentos es apilar diferentes habilidades para crear un punto de ventaja. Una ventaja que aumente dramáticamente tu valor en un campo competitivo. Esto se aplica tanto si eres un blogger, un empleado asalariado, un dueño de negocio, un panadero, un desarrollador de software, un coach, o lo que fuere.

 

3 PREGUNTAS PARA TI

Son:

  • ¿En qué sector estás? ¿Blogging? ¿Salud y bienestar físico? ¿IT? ¿Coaching? ¿Negocios en Internet? ¿Youtube? ¿Otros?
  •  En tu sector, ¿con qué habilidades compite la gente?
  • Dado que todo el mundo tiene estas habilidades del punto anterior, ¿qué nuevas habilidades puedes aprender para multiplicar por 10 tu valor de mercado?

 

OTRO EJEMPLO: LA MÚSICA

La música electrónica tiende a ser música muy fuerte que se utiliza para raves, clubes nocturnos y festivales. Kitarō es diferente. Utiliza instrumentos electrónicos y de otro tipo para crear música instrumental, de Asia oriental, que es relajante y agradable al oído. En la industria musical americana, su música es un cambio refrescante.

No es el mejor con los sintetizadores musicales. No es el mejor flautista o batería. Pero su habilidad para integrar el estilo occidental de música con elementos orientales lo convierte en uno de los actos musicales más prominentes de la música de la Nueva Era, con más de 100 millones de copias de sus 50 álbumes vendidos en todo el mundo.[4] La pila de talento de Kitarō radica en sus habilidades como sintetizador, su conocimiento general de la música (autodidacta), su familiaridad con la cultura oriental (nació en una familia de granjeros sintobudistas), y su conexión con la naturaleza (vive en las montañas para inspirarse en su música).[5][6][7]

 

RESUMIENDO

¿Qué nuevas habilidades puedes aprender? Si no tienes ni idea de qué aprender, algunas habilidades de verdad que son geniales para apilar son:

  • Hablar en público
  • Marketing
  • Codificación (porque el mundo de hoy está tan digitalizado)
  • Marketing de medios sociales
  • Gestión de negocios
  • Lo que sea que te apasione

De nuevo, no necesitas ser el mejor en cada habilidad. El simple hecho de aprender una nueva habilidad abre muchas opciones. Para algunos, aprender y combinar diferentes habilidades puede ser la respuesta para descubrir su pasión y talento – en lugar de algo que se descubre sentado y esperando que suceda.

Lee:

AUTORA

Celestine Chua. Es la escritora y fundadora de PersonalExcellence.co. Dice de sí misma: «Mi mayor pasión es ayudarte a alcanzar tu mayor potencial y vivir tu mejor vida. El propósito por el que vivo cada día, y por consiguiente mi declaración de misión para la Excelencia Personal, es: «Para alcanzar mi máximo potencial y vivir mi mejor vida. Ayudar a otros a alcanzar su máximo potencial y unir al mundo como uno solo».

IMAGEN: Free-Photos de Pixabay

 

¿Te gusta lo que estás leyendo?

¡Apúntate al boletín de Avantideas!

Te puedes dar de baja del boletín semanal cuando quieras. Lee más en nuestra política de privacidad

Featured Image

Seis maneras en las que las empresas seguirán cambiadas una vez que COVID-19 pase

 

La pandemia COVID-19 ha cambiado nuestro mundo con una velocidad devastadora. Las nuevas formas de trabajo que estaban esperando a un lado, de repente se han generalizado.

 

Traducido y adaptado del original «Six ways business will stay changed once COVID-19 passes«, por Phil Wainewright en el blog de Diginomica.

 

La mayoría de las veces, el futuro llega suavemente. A pesar de la alta velocidad del cambio tecnológico, absorbemos sus efectos en nuestra vida diaria mucho más lentamente, especialmente en el trabajo. Frente a la opción de retirar las viejas formas de trabajo habituales en favor de alternativas más racionalizadas y emergentes, la respuesta suele ser: «Si no está roto, no lo arregles». El cambio se aplaza – hasta que un día sucede algo y de repente todo lo que era tan familiar se rompe. De un golpe, todos esos arreglos que han estado esperando al margen, se convierten rápidamente en la corriente principal. Estamos en uno de esos momentos excepcionales.

Por supuesto, todavía esperamos que todo vuelva a la normalidad lo antes posible. Especialmente queremos dejar atrás toda la ansiedad, el miedo, el sufrimiento y la tragedia de la pandemia COVID-19. Ese día llegará, pero el mundo después no será el mismo que antes. Al adaptarnos a las nuevas realidades estamos aprendiendo nuevos hábitos y habilidades que no querremos desaprender.

Esas nuevas formas de comportamiento ya son conocidas por nosotros. Algunos de los primeros en adoptarlas han estado perfeccionando la tecnología subyacente y desarrollando las habilidades para hacer el mejor uso de ella. Muchos de nosotros hemos visto lo que han estado haciendo y pensamos que tal vez, un día, tenga sentido cambiar. Entonces, de repente, todo cambia y el momento de hacer el cambio es ahora.

Hemos visto este juego en shocks anteriores, más recientemente en la crisis bancaria de 2007/08, que aceleró la adopción de la computación en la nube, como me señaló el CEO de Unit4, Mike Ettling, a principios de esta semana (y el móvil fuera de la nube, añadiría). Hace un par de semanas, el CEO de Zuora, Tien Tzuo, hizo un comentario similar, citando también el auge del Software como Servicio (SaaS) tras la caída de las puntocom en 2000/01.

En cierto modo, el choque de COVID-19 introduce la siguiente ola de esas mismas tendencias, ya que el trabajo distribuido lleva la computación móvil y en la nube a un nivel completamente nuevo. Pero hay mucho más que va a cambiar – o ya está cambiando – en el próximo año. Aquí están seis de los grandes cambios que se avecinan en el negocio a medida que la pandemia se extiende con nuevas formas de trabajo digitalmente conectado que ya sabíamos que tenían sentido, pero que ahora no tenemos otra opción que adoptar.

 

1. EL TRABAJO EN EQUIPO DIGITAL A DISTANCIA SE CONVIERTE EN LA NORMA

La gente ha estado trabajando a distancia – o como lo llamamos ahora, trabajando desde casa – durante muchos años ya. Las conferencias web comenzaron antes del cambio de siglo. El correo electrónico y el acceso remoto a través de VPN se remontan a tiempos aún más lejanos. En las últimas dos décadas, la infraestructura de banda ancha ha progresado enormemente, mientras que las herramientas se han vuelto mucho más sofisticadas. Justo cuando lo necesitamos, tenemos los recursos a nuestra disposición para tejer un lienzo de colaboración para conectar el trabajo en equipo digital en toda la empresa, incluso cuando muchos participantes están físicamente aislados.

Sin embargo, el trabajo a distancia siempre ha parecido ser la segunda mejor opción en las organizaciones en las que la mayor parte del trabajo se centra en la oficina, mientras que el trabajo desde casa se considera a menudo como «holgazanear». Sólo ahora que casi todo el mundo se ve obligado a trabajar desde casa es cuando las cosas han cambiado. De repente, el trabajo desde casa es la opción principal y todos estamos aprendiendo la etiqueta de las videollamadas, cómo mantener nuestro trabajo en sincronía con otros miembros de un equipo distribuido y cómo equilibrar los plazos de trabajo con las demandas domésticas.

Cuando el Primer Ministro de Gran Bretaña, que estuvo auto-aislado con COVID-19, dice que puede mantener su trabajo desde casa «gracias a la magia de la tecnología moderna», sabes que esto se ha convertido en algo normal. Los millones de usuarios más que se unen a los equipos de Microsoft, intercambian mensajes en Slack o se unen a las llamadas de conferencia web en Zoom o Google Hangouts están formando hábitos que durarán toda la vida.

 

2. LAS CONFERENCIAS SON VIRTUALES

La gente ha tratado de hacer conferencias virtuales desde mediados de los años 2000, pero nunca se ha puesto de moda. Nunca hubo un gran incentivo para invertir en una alternativa virtual cuando todo el mundo estaba dispuesto a soportar el enorme costo y la interrupción de los viajes de la tradicional feria comercial o conferencia de proveedores. De repente los eventos virtuales están de moda porque los viajes y las grandes reuniones han sido vetados abruptamente. Todos los eventos planeados desde principios de marzo han sido pospuestos o cambiados a online – con diferentes grados de éxito.

Pero este es el tema. Ahora que todo el mundo tiene un incentivo para hacer un éxito de los eventos virtuales – porque no hay alternativa – grandes cantidades de talento, creatividad y financiación se están dedicando de repente a averiguar qué es lo que mejor funciona. El sector por fin está recibiendo la atención y los recursos de los que ha sido privado, y a medida que la gente aprenda de las experiencias de los demás, la calidad de los eventos online evolucionará rápidamente.

Esto es algo diferente del cambio hacia el trabajo a distancia, en el que las herramientas y las técnicas ya están maduras porque ha habido muchos pioneros, incluidas algunas empresas muy grandes y bien dotadas de recursos. Los eventos virtuales están en una etapa mucho más temprana, pero eso no significa que no puedan hacer grandes progresos en los próximos meses.

Una vez que haya habido varios éxitos significativos que muestren cómo replicar gran parte de la experiencia de un evento físico sin una gran parte del costo y las molestias, ¿qué apetito habrá para un retorno al por mayor al viejo modelo? Eso es incluso asumiendo que las restricciones de viaje – especialmente las internacionales – van a ser levantadas lo suficientemente pronto como para permitirlo. No, el mundo de los negocios va a descubrir eventos virtuales en los próximos meses y se convertirán en un formidable rival para las ferias y conferencias de la vieja escuela.

 

3. LA EDUCACIÓN SE HACE A LA CARTA

Así como el paso al trabajo a distancia se vio frenado por las estructuras y hábitos existentes que se han abandonado de forma repentina y forzosa, también con la transformación del sector de la educación. A pesar del aumento de los proveedores de cursos online masivos y abiertos (MOOC) como Coursera, la Academia Khan y Udacity, el creciente número de cursos en línea ofrecidos por las instituciones académicas y el crecimiento de las plataformas de formación en línea específicas del sector, como Salesforce Trailhead, la mayor parte de la educación sigue estando obstinadamente basada en el aula. ¿Por qué?

El viejo modelo de que los jóvenes pasen tres o cuatro años en la universidad acumulando conocimientos que les permitan desarrollar una carrera de por vida ya está roto. Pero las instituciones y las metodologías que ofrecían ese modelo siguen existiendo, y por lo tanto perpetúan un sistema educativo que ya no es adecuado para el propósito, sostenido por un modelo de financiación que impone cargas financieras a menudo insostenibles a los graduados.

Una vez que el trabajo desde casa se convierta en algo normal, ¿no será igual de natural estudiar desde casa? Aunque este es un cambio que probablemente llevará más tiempo que otros, creo que la demanda de cambio será abrumadora. Las escuelas y universidades que han cerrado por la pandemia ya están recurriendo a las clases online para poder seguir enseñando. Cuando finalmente reabran, pueden descubrir que la interacción online se ha vuelto fundamental para la continuidad de su existencia.

 

4. EL AUMENTO DE LA CONTRATACIÓN DE PROVEEDORES LOCALES Y LA IMPRESIÓN 3D

Otra innovación tecnológica que ha tardado en arraigarse ha sido la impresión en 3D. Durante la última década, hemos escuchado la promesa de imprimir componentes localmente, bajo demanda, sin tener que esperar a que se envíen desde alguna fábrica lejana. Pero la realidad de la impresión 3D ha sido más bien un asunto de nicho, creando diseños personalizados únicos como piezas de prototipos o implantes médicos personalizados.

En un mundo altamente predecible, homogeneizado y globalizado, no hemos necesitado la flexibilidad del abastecimiento local para satisfacer nuestras necesidades. Los planificadores de la demanda han podido afinar con precisión sus previsiones de demanda y coordinar la producción justo-a-tiempo (del inglés «just-in-time», N. del T.) de fábricas lejanas para entregar los componentes donde se necesitan, utilizando una red logística mundial fiable. Mantener fuentes de suministro alternativas y locales era un gasto innecesario.

Pero entonces llegó el pánico del Coronavirus y de repente la planificación de la demanda dejó de ser predecible, al mismo tiempo que la cadena de suministro se paralizó ya que muchos productores cerraron abruptamente. La fragilidad de la cadena de suministro justo a tiempo quedó al descubierto y el nuevo mantra, como dijo recientemente el analista de riesgos políticos Ian Bremmer, es justo a tiempo. Las cadenas de suministro deben incluir la redundancia y el abastecimiento alternativo como un amortiguador contra los eventos inesperados.

Esta nueva conciencia del riesgo de las cadenas de suministro llevará a las empresas a buscar formas de lograr un modelado mucho más ágil de la demanda y la oferta, de gestionar un aprovisionamiento más ágil y de aprovechar una producción más ágil, que es donde la impresión en 3D puede desempeñar un papel más importante. Esta historia de un ventilador con impresión en 3D diseñado en España en menos de una semana y ya en producción muestra el potencial.

Estos cambios no se producirán de la noche a la mañana – refactorizar una cadena de suministro no es una hazaña fácil, como todos hemos visto en nuestra muy cambiada experiencia de compras en el supermercado estas últimas semanas. Muchos querrán respirar un enorme suspiro de alivio una vez que el pánico haya pasado y volver a sus viejos hábitos. Pero ese persistente temor de ser atrapados de nuevo no va a desaparecer, y los gobiernos también verán el valor estratégico de garantizar las fuentes locales de suministro de artículos críticos. La planificación de una cadena de suministro ágil y consciente de los riesgos está aquí para quedarse.

 

5. LOS PROYECTOS TI SE HACEN ÁGILES

En tiempos de crisis, el horizonte de tiempo para la acción es corto. Nadie en este momento está pensando en proyectos de TI de varios meses, a menos que se trate de cómo ponerlos en espera. En su lugar, los líderes de las TI deben mirar a plazos mucho más cortos, dividiéndose en dos olas. La primera prioridad es redistribuir rápidamente los recursos para las necesidades inmediatas, ya sea que esto signifique poner herramientas para apoyar a las personas que trabajan desde casa, acelerar la recopilación y el análisis de información para hacer frente a las tensiones en el negocio, o cambiar a alternativas de menor coste.

Cualquier cosa de esta naturaleza sólo vale la pena si se puede poner en marcha en cuestión de días o de semanas como máximo. En términos tecnológicos, esto significa que hay que buscar aplicaciones SaaS que puedan desplegarse listas para funcionar, juegos de herramientas de desarrollo rápido de aplicaciones o herramientas low code/no code que puedan ofrecer soluciones de trabajo rápido, y metodologías de desarrollo ágiles para elaborar rápidamente nuevas aplicaciones para su despliegue en la nube pública o en la infraestructura sin servidores.

Sabemos que todo esto funciona porque es lo que las empresas digitales ya han estado haciendo para gestionar el cambio rápido – algunos de los más avanzados ya están utilizando la integración y entrega continua (CI/CD) para enviar cientos de cambios de código al día. Todos los demás han estado tratando de medir el mejor momento para dar el salto a este nuevo y más ágil mundo de SaaS, RAD y CI/CD. Ese tiempo está aquí, ahora.

Mientras que hay algunos cambios que se pueden introducir de la noche a la mañana, como el despliegue de Zoom, o pasando a utilizar plataformas como Teams o Hangout si ya usas Office 365 o G Suite, otros necesitan un poco más de tiempo para ponerlos en marcha. Aquí es donde la segunda ola de acción entra en juego.

Probablemente hay una ventana de 8 a 12 semanas por delante, a partir del pico de la crisis inicial de COVID-19, hasta que las restricciones empiecen a levantarse para que la mayoría de las empresas puedan empezar a reanudar sus operaciones de forma provisional. Hasta ese momento, muchos están efectivamente cesando por cierres forzosos de sus propias operaciones o las de sus clientes. Durante esta periodo de operaciones reducidas o paralizadas, considere qué proyectos pueden completarse que serán más útiles una vez que la actividad se reanude, recordando que cuando lo haga, la agilidad, la capacidad de respuesta y la información actualizada serán aún más valiosas que nunca.

Tal vez se trate de desplegar una o más aplicaciones SaaS, de poner en marcha una nueva herramienta RAD para acelerar algunos trabajos de desarrollo prioritarios, o de implementar una conectividad basada en API para sustituir algunos de los middleware más frágiles que han estado frenando los planes de transformación. Con los sistemas centrales funcionando al ralentí o incluso parados por completo, esta es una rara oportunidad para abordar algunos de esos molestos problemas que nunca fueron capaces de encajar en la rutina de los tiempos de inactividad planificada.

Tal vez sea el momento de que el equipo de desarrollo aprenda algunas nuevas habilidades, adopte algunas nuevas herramientas o se reorganice en una estructura de equipo más ágil que se adapte mejor a la necesidad de entregar funcionalidades nuevas o cambiadas en un entorno empresarial más impredecible. O aprovechar la oportunidad para arreglar algunos de esos desafíos de consolidación de datos que han estado obstaculizando la conexión de flujos de trabajo más ágiles o la construcción de informes y cuadros de mando más precisos, actualizados y flexibles.

A menudo estos proyectos habrán sido planteados muchas veces antes, pero siempre fueron dejados de lado por otras prioridades más generales que parecían más urgentes. De repente, las nuevas circunstancias los han hecho avanzar hasta la corriente dominante y los han impulsado a la máxima prioridad. Ahora están aquí para quedarse. No volverán a la estantería cuando esto termine.

 

6. DEBES CONECTAR CON EL ÉXITO DEL CLIENTE

La otra gran tendencia que creo que ahora se acelera como dominante es la que se basa en la infraestructura digital interconectada que ha salido de las primeras olas de SaaS y la adopción de la nube. Esta es una tendencia que he llamado el Efecto XaaS, porque toma las lecciones del SaaS y las aplica a todos los demás sectores, en otras palabras, todo como un servicio (XaaS). Lo que los proveedores de SaaS descubrieron muy pronto fue que su continua conexión digital con los clientes significaba que podían seguir comprometidos con ellos, supervisar cómo estaban usando los productos o servicios, y luego hacer mejoras iterativas para ofrecer mejores resultados. Nótese que esto va más allá de la satisfacción del cliente o la experiencia en el momento de la compra. A través de la conexión digital, el análisis en tiempo real y el trabajo en equipo dinámico, se centra en la comprensión de lo que el cliente quiere lograr:

  • Comprometerse – Conocer lo que significa el éxito para sus clientes.
  • Monitorizar – Medir si están experimentando el éxito.
  • Mejorar – Encuentre las formas en que su negocio, producto o servicio puede ayudarles a ser aún más exitosos.

Este es un gran cambio con respecto al viejo modelo desconectado de venta de productos, y uno en el que el servicio al cliente se convierte en una parte crucial para mantener y desarrollar la relación con el cliente. También requiere la colaboración conjunta de toda la organización, por lo que se vincula tanto al concepto de lienzo de colaboración que mencioné anteriormente como al marco general de la empresa sin fricciones, que rompe las antiguas barreras organizativas al trabajo en equipo multifuncional.

Entonces, ¿qué acaba de ocurrir con el inicio de la pandemia del Coronavirus? De repente, las necesidades de su cliente pueden no ser nada como lo eran hace unas semanas. En lugar de calcular la cantidad, el color o el tamaño que van a querer, se coordina con ellos para ayudarles a proteger a su personal, facilitar su flujo de caja o crear una línea de productos completamente nueva. Su capacidad para escuchar con precisión a los clientes, entender sus necesidades y luego adaptarse rápidamente a su oferta está siendo puesta a prueba con una intensidad sin precedentes. Y ahora que todo el mundo trabaja a distancia, su expectativa de que usted pueda cumplir con todo eso a través de la distancia y las zonas horarias acaba de subir varios niveles.

El cambio en las expectativas ha sido tan repentino como pulsar un interruptor de la luz. Y sin embargo, esos cambios se basan en la realidad. Estas tendencias pueden haberse convertido en la corriente principal de la noche a la mañana, pero siempre se mantuvieron al margen -escribí por primera vez sobre la empresa sin fricción en 2011 y ya en 1999 estaba avanzando la causa de la computación en nube y las arquitecturas sin servidores. Esto siempre iba a suceder, sólo que seguimos posponiéndolo.

Al principio, la tecnología carecía de madurez, luego, incluso cuando la tecnología mejoró, el momento nunca fue el adecuado, y cuando finalmente llegó el momento, el modelo de negocio nunca fue convincente.

Pero ahora el argumento comercial ha llegado, exigiendo una acción inmediata. El mundo ha cambiado en pocas semanas y, por mucho que anhelemos volver a lo que conocíamos como normalidad, todas estas formas marginales de trabajo -trabajo a distancia, reuniones virtuales, educación a la carta, abastecimiento just-in-time, TI ágil y compromiso con el éxito del cliente- se han convertido ahora en la nueva tendencia principal.

 

AUTOR

Phil Wainewright ha sido una autoridad reconocida en computación en nube como blogger, analista, conferencista y consultor desde 1998. Escribe sobre la transformación de los negocios del siglo XXI a través de la tecnología digital para crear empresas sin fricciones, y es autor del libro «The XaaS Effect«.

IMAGEN:  montaje propio con las imágenes de Sourabh Gijare , MiroslavaChrienova y de Alexas Fotos

 

¿Te gusta lo que estás leyendo?

¡Apúntate al boletín de Avantideas!

Te puedes dar de baja del boletín semanal cuando quieras. Lee más en nuestra política de privacidad

Featured Image

El poder de la resiliencia

 

A los trece años, Bethany Hamilton ya era considerada un prodigio destinado a una carrera como surfista profesional. Durante una excursión diaria al amanecer con su mejor amiga Alana Blanchard en un arrecife llamado Tunnels, un tiburón tigre de más de 4 metros la atacó. Inmediatamente perdió su brazo izquierdo por la mordedura, y para cuando los médicos detuvieron la hemorragia, había perdido el 60% de su sangre y entró en shock hipovolémico.

 

Traducido y adaptado del original «The Power of Resilience«, por talentsmarteq en el blog de Talent Smart.

 

Hamilton apenas sobrevivió al ataque, salvada por un torniquete con la correa de la tabla de surf diseñado por el padre de Alana Blanchard y un cirujano ortopédico que se dirigió al hospital desde un hotel cercano.

A pesar de sobrevivir al ataque, Hamilton se enfrentó a obstáculos de cuerpo y mente. Tuvo que empezar de nuevo y adaptarse a su nueva normalidad. Hace un par de días, había sido una atleta profesional en ciernes. Ahora, estaba tratando de «aprender a poner su pelo en alto con una sola mano».

Mientras que un ataque de tiburón como este marcaría el final de la carrera de la mayoría de los surfistas, Hamilton se propuso volver a aprender a surfear. Salió remando por primera vez menos de un mes después del ataque, una recuperación más rápida que un brazo roto. En dos años, ganó el campeonato de la Asociación Nacional de Surf Escolar. Desde entonces, ha surfeado en innumerables competiciones profesionales y ha viajado por el mundo surfeando olas famosas.

Es tentador pensar que la rápida recuperación de Hamilton es el resultado de una resiliencia innata única en ella. Pero, en sus entrevistas, no atribuye su resistencia a nada genético. En su lugar, habla de los hábitos diarios que la ayudaron, cosas que cualquiera de nosotros puede hacer mientras nos adaptamos a nuestra nueva normalidad:

 

Practicó la gratitud. «Cuando perdí mi brazo estaba agradecida de estar viva y eso me impulsó a tener una mentalidad más positiva«. Incluso en uno de sus momentos más bajos, Hamilton encontró algo por lo que estar agradecida. La gratitud se convirtió en una práctica  hacia la positividad diaria. «Mi mamá definitivamente me animó a encontrar cosas por las que estar agradecido en los días difíciles y buscar lo bueno en las situaciones difíciles«. Una parte sustancial de investigación conecta las prácticas de gratitud como la de Hamilton con una mentalidad de resistencia. Por ejemplo, un estudio de la Universidad George Mason encontró que la práctica diaria de la gratitud aumentaba la autoestima de las personas, la felicidad diaria y la motivación intrínseca. Comenzar a practicar la gratitud es tan simple como dedicar cinco minutos cada día a escribir una lista de las cosas por las que estás agradecido.

 

Revisó sus metas y valores. La capacidad de recuperación incluye trabajar en tareas desagradables y desafíos difíciles para superar la adversidad y, en última instancia, alcanzar un objetivo final. Para evitar sucumbir al estrés o al agotamiento mientras se esfuerza por superar los desafíos actuales, es importante revisar tus objetivos y valores. En el caso de Hamilton, tuvo que volver a aprender lo básico, cosas que ya había dominado durante cinco años. Además de esa frustración, estaba el miedo que viene con ser la primera persona en enfrentarse a algo así. Ningún otro surfista profesional tenía un solo brazo. Para Hamilton, sus valores estaban fuertemente ligados a su fe. «Tantas dudas, miedos e incógnitas inundaron mi mundo, pero la esperanza que encontré como cristiano me llevó a superarlas«. En cuanto a sus objetivos, decidió que su amor por el surf y su deseo de competir era mucho mayor que su miedo a volver al agua.

 

Se apoyó en una red de personas. «Creo que para todos nosotros hay momentos difíciles en la vida, y tal vez no los estamos enfrentando ahora, tal vez han pasado, o pasarán en nuestro futuro, y sólo pienso, ‘sabe que eres amado por la gente que te rodea.» Durante su recuperación, Hamilton recibió apoyo social desde todos los ángulos. Su madre la animó a estar agradecida. Sus compañeros de la parroquia vinieron al hospital para apoyarla. Sus hermanos y su amiga Alana Blanchard la animaron a seguir haciendo surf. Para animarla, Hamilton incluso se acercó a un surfista que no conocía y que había perdido su pierna y que ahora estaba haciendo surf con una prótesis. Su padre construyó un mango en su tabla de surf para que pudiera levantarse más fácilmente con un brazo cuando cogiera una ola. La lista podría continuar. La investigación muestra que el apoyo social no sólo sienta bien, sino que aumenta una proteína en el cerebro llamada BDNF, que los neurocientíficos describen como «fertilizante cerebral». Se ha descubierto que el BDNF aumenta la resiliencia y frena las tendencias depresivas. La próxima vez que sientas la necesidad de ser un «lobo solitario» en tu camino a través de los desafíos de hoy, sólo recuerda que los beneficios del apoyo trascienden el miedo inicial de tender la mano y pedir apoyo.

 

PONIENDO EN PRÁCTICA LAS IDEAS

Todos nos hemos encontrado enfrentándonos a nuevos desafíos como resultado de COVID-19. Mientras luchamos por el futuro, es posible tratar los desafíos de este período como una oportunidad para reflexionar y construir nuevos hábitos de resistencia para nuestro nuevo futuro. Sólo recuerda que adoptar los buenos hábitos de Hamilton no te «dará resiliencia» de la noche a la mañana. Son hábitos diarios probados que necesitan ser practicados a lo largo del tiempo para cosechar todos sus beneficios.

AUTORES: el equipo talentsmarteq

IMAGEN: Emiliano Arano en Pexels

 

¿Te gusta lo que estás leyendo?

¡Apúntate al boletín de Avantideas!

Te puedes dar de baja del boletín semanal cuando quieras. Lee más en nuestra política de privacidad

 

¡No te pierdas ningún artículo!

Cuando quieras te puedes dar de baja. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Buscar contenidos …

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Categorías de los artículos

Suscríbete a nuestro Boletín

¡No te pierdas ningún artículo!

Cuando quieras te puedes dar de baja. Lee nuestra política de privacidad para más información.

¿Quieres recibir cada semana la última publicación del blog de Avantideas?
como gestionar ideas en la empresa y tener sistemas de inteligencia colaborativa
Te mandaremos ideas y reflexiones de expertos de todo el mundo que sin duda te serán útiles.
Holler Box