13 sencillas acciones para mantenerse positivo en situaciones negativas

¿Y si digo que no hay situaciones negativas o positivas? Según la psicología, es tu reacción a cualquier situación lo que la convierte en negativa o positiva.

 

Traducido y adaptado del original «13 Simple Exercises To Stay Positive In Negative Situations«, por Fahim & Saloni en el blog de Don´t worry be happy.

 

Mantente positivo y feliz. Trabaja duro y no pierdas la esperanza. Estate abierto a la crítica y sigue aprendiendo. Rodéate de gente feliz, cálida y genuina.Tena Desae

 

Es simplemente la creencia y la fe que hemos cultivado durante años o heredado de nuestros mayores.

Quiero pasar directamente a hacerte ciertas preguntas.

¿Temes todo el tiempo perder a tus seres queridos?

¿Tienes problemas de confianza con la gente que te rodea?

¿Sientes que estás renunciando a casi todo porque crees que algo no está bien?

¡Vaya! Tantas dudas. ¿De dónde vienen?

¿Todas estas conversaciones negativas y dudando de ti mismo todo el tiempo?

¿Te amas a ti mismo?

¿Pides una buena vida para ti cada mañana que te levantas?

Si lo haces, entonces estás haciendo un gran trabajo para ti mismo. ¡Felicidades!

Y los que no lo hacen, aquí tenemos algo que hacer .

Hablemos de ello.

Estoy siendo amable contigo, así que no tienes que saltar sobre nada todavía.

 

UNA SITUACIÓN CON MÚLTIPLES RESPUESTAS

Mira a tu alrededor. Verás que tus amigos tienen una respuesta diferente ante una situación concreta.

Por ejemplo; piensa por un momento que estás de viaje con ellos. El neumático del coche se pincha. Ahora cada amigo tendrá una respuesta diferente.

-Respuesta 1: ¡Oh Dios! ¿Qué demonios es esto? Te dije que no tomaras este camino. Ahora fíjate que estamos atascados.

-Respuesta 2: Oh no. Llegaremos tarde, mi mamá me va a matar. Por eso no voy con vosotros.

-Respuesta 3: Sólo tenemos que cambiar el neumático, chicos. Hagámoslo, no llevará mucho tiempo.

¿Qué encontraste diferente en las tres situaciones?

La primera persona respondió negativamente. La segunda también negativa y la tercera fue positiva.

De una forma u otra todos respondieron de manera similar a lo que han visto hacer a sus padres.

 

LO QUE SEA QUE PASE, PASA POR UNA BUENA RAZÓN

Créelo y tu vida estará resuelta. Al menos el 70%. ¿Por qué digo eso? Mira el video primero. Aunque parezca infantil. Pero abrirá las puertas de tu mente. Porque lo visual explica más que las palabras.

Para esto, piensa por qué todo sucedió y por qué esa pérdida fue buena para ti. Como Akbar se dio cuenta después de volver de la caza. Así que ahora vamos a relacionar esto con nuestra vida.

Entraste a trabajar en una empresa. Te esforzaste al máximo durante el periodo de prueba para que te contrataran indefinidamente. Y a pesar de tus esfuerzos, la empresa te despidió. Esto me ha pasado a mí.

Ahora, como ser humano tu reacción será; ¿por qué yo? Lo hice todo bien, pero aún así pasó lo que pasó, no soy digno de ello o no soy capaz de trabajar en una empresa tan grande y bla bla…

Te fuiste de ese sitio y empezaste a buscar otro trabajo. Encontraste un trabajo mejor o, mejor dicho, el trabajo de tus sueños, el que has anhelado toda tu vida.

Piensa, ¿estarías en este trabajo mejor o en el trabajo de tus sueños si no te hubieran echado del trabajo anterior?

Dios siempre es un buen Dios. Créelo y empieza a disfrutar de la vida como nunca antes.

El pensamiento «Todo sucede para bien» primero encenderá la esperanza en ti y te permitirá avanzar con positividad.

Creo que después de leer y ver esto estarás mucho más en paz.

Ahora, ya empezando, sentirás que es un poco difícil de hacer. No importa que lo intentes, pero en esa situación concreta, todo lo que puedes hacer es culparte a ti mismo o a la otra persona en la foto.

 

CONVERTIR LO NEGATIVO EN POSITIVO

Tienes que dejar de preocuparte por la situación porque a veces no eres tú quien lo hace todo a propósito, ¿verdad?

Hay 7.000 millones de personas en el mundo. Y todas ellas tienen una mentalidad diferente para reaccionar ante todo.

No puedes cambiar la situación, pero siempre tienes el control de cómo reaccionas ante ella.

Sólo relájate. Algunas partes de nuestra vida toman otro camino para llevarnos cerca de nuestro destino. No importa cuál sea el camino. Estás llegando a donde quieres ir.

En cada momento de decepción que tengas, vuelve tu mente a esta idea: está sucediendo por una buena razón.

Haz un hábito de ello. Recuerda esto cada vez y repítelo sin importar que el problema sea demasiado pequeño o grande.

Pronto encontrarás tus razones. Pronto recibirás un buen regalo. Dios es bueno con todos por igual.

Aparte de esto, pasemos a algunos ejercicios saludables que te harán afrontar el mayor problema de tu vida con una actitud positiva.

Mantente positivo en situaciones negativas

Mantente positivo. Todas las demás opciones son castigos sin sentido para tu mente.Joe Peterson

 

EJERCICIOS PARA CULTIVAR UNA MENTALIDAD POSITIVA

Aquí hay 13 ejercicios que te ayudan a mantenerte positivo en situaciones negativas. Lo mejor de estos ejercicios es que te encantará hacerlos.

1. Mantente acompañado de gente positiva

¿Te pasa alguna vez que cuando conoces a una persona te sientes bien? Como si fuera tu medicina cuando estás demasiado flojo.

Mi abuela siempre solía decir sobre esto: «Si eres amigo de un comerciante de carbón, tus manos no se ensuciarán pero tu ropa tendrá un mal olor».

Del mismo modo, cuando eres amigo de un vendedor de perfumes, puede que no te regale perfume pero te beneficiarás del buen olor cada vez que lo veas.

Lo mismo ocurre con las personas positivas y negativas. Tienes que hacer tu elección.

Estar en una buena compañía te hace bueno. Te hace pensar bien y te hace crecer interiormente.

Estar con gente positiva puede darle la vuelta a tu forma de pensar sin que te des cuenta de que tú mismo has cambiado.

En tu mente habrá ahora una pregunta obvia: ¿dónde encontrar a estas personas positivas?

Búscalas en tus amigos y familiares. Aquellos que son buenos siempre serán visibles como estrellas en una noche. Su energía te llevará a ellos.

Algunas personas son tímidas y no les gusta implicarse en tales acciones. Pero aún así, necesitan tener una compañía positiva. ¿Y ahora qué?

La solución es muy simple, empieza a leer un libro de autoayuda. Los libros son tus mejores amigos.

 

2. Concéntrate en las soluciones y no en los problemas

Siempre que surge un problema, tendemos a centrarnos en el problema más que en la solución. Esto se debe a que se nos ha educado de esa manera. Es una tendencia humana general.

No es que yo diga y tú lo hagas. No es así. El primer paso para centrarse en las soluciones es analizar tu problema.

Cuando conoces tu problema adecuadamente puedes encontrar soluciones fácilmente. Buscar soluciones es un signo de esperanza y positividad.

Las soluciones siempre están ahí. ¿No crees que a menudo no las buscamos? Tendemos a dedicar más tiempo a una puerta que está cerrada que a las 10 que ya están abiertas.

La vida no es maravillosa cuando no tienes problemas. Confía en mí.

Empecé uno de mis negocios y fracasé miserablemente. Y aprendí muchas cosas de él. Tantas maneras fallidas de resolver el problema. Ahora sé lo que tengo que hacer para tener éxito.

Cuando te concentras más en el problema, tu mente empieza a derivar hacia el pensamiento de algo malo. Siempre estás culpando a la gente o a la situación. En vez de eso, piensa en algo bueno.

Concéntrate en resolverlo. Cada problema es una oportunidad para hacer más y tener éxito. Lo que deseas puedes lograrlo desviando tu mente hacia las soluciones.

No importa cuán grande o pequeño sea tu problema, la solución está ahí si te calmas y piensas lo suficiente.

Siempre digo una cosa sobre esto: tendemos a ver lo que queremos ver. Si tendemos a ver los problemas, entonces se presentan y si tendemos a buscar soluciones, también se presentan.

Tú decides lo que quieres hacer con ello.

 

3. Controla tu respuesta a los problemas

Esto tiene mucho que ver con tu positividad. Ser positivo en la vida tiene un aspecto muy importante. Lo que dices tiene también mucho poder.

Puede que estés trabajando o estudiando. Puede que hayas visto estudiantes y colegas que no son lo suficientemente puntuales o estudiosos pero que aún así son los favoritos de los profesores o jefes. ¿Por qué?

Son capaces de reaccionar adecuadamente a las situaciones que se les presentan.

No te confundas. Yo trabajaba en una compañía aérea en el 2011. Tenía un colega: era muy puntual, terminando el trabajo asignado y todo perfecto.

Mientras que yo tenía un enfoque diferente de mi trabajo. No era tan puntual con el tiempo como él.

Solíamos revisar nuestros diarios cada fin de mes. Así que cada vez que había un error, él solía entrar en pánico e incluso a veces perdía el control. Mi reacción a esto fue completamente diferente.

Cuando surgía un problema así, siempre solía empezar desde la base y mirar el problema desde el principio. Me ayudó a entender el patrón y a resolverlo en menos tiempo que el que solía necesitar mi colega.

A veces ocurría que ni siquiera era capaz de resolverlo debido a su frustración y a su reacción negativa a la situación.

Por lo tanto, estate muy seguro de qué reacción te provoca cada problema que encuentres en tu vida.

 

4. Agradece lo que tienes.

Lo digo por experiencia. Dios ama a los que aman lo que Dios les ha dado. Nunca te quejes de lo que tienes y por qué lo tienes.

Nunca podrás cambiar eso. Dios te ha dado todo porque piensa que es lo mejor para ti. Dios ama a todo el mundo y debemos estar agradecidos por lo que tenemos. Sigue agradeciéndole todos los días.

Agradécele por darte un buen día, por darte una buena familia y por que todos tus deseos se hagan realidad sin importar lo pequeño o grande que sea.

Sé agradecido y muestra gratitud hacia Dios. Verás un cambio positivo en tu vida justo después de que empieces a creer que lo que tienes es mejor porque te mereces lo mejor.

Somos una nueva generación y no creemos mucho en estas cosas. Pero empezarás a estar agradecido si lees los siguientes párrafos porque todos estos beneficios están científicamente probados.

La gratitud te ayuda a ser más feliz, reduce el estrés, aumenta la positividad, te hace sentir mejor contigo mismo y esto finalmente mejora tu vida emocional.

Ayuda a dormir mejor, a mejorar el metabolismo y el sistema inmunológico. Además, tu vida social también mejora debido a tu vida satisfactoria y tu naturaleza agradecida.

También ayuda a aumentar tu productividad y te hace más creativo. Y da igual que trabajes para alguien o para ti mismo.

 

5. Levanta a los demás para levantarte a ti mismo

La alegría de levantar a alguien es tan grande que te sientes feliz de nuevo. Somos humanos poderosos. Lo creas o no, pero podemos hacer crecer un árbol en cualquier tierra seca.

El poder de la positividad comienza en tu vida cuando te das el gusto de ayudar a los demás. Siéntete feliz por ellos y deséales lo mejor.

Llama al universo y dile que cumplan sus deseos. Trata de hacer todo lo posible para ayudarles a alcanzar su objetivo.

Sé una guía para la gente. Cuando apoyas a otro ser humano, obtienes el inmenso poder del universo para elevarte. Tu poder se duplica para cumplir tus sueños y deseos.

Levantar a los demás es amabilidad y la amabilidad es contagiosa.

¿Quieres probar esto? Vale. Mantén los ojos abiertos. Encontrarás esta bondad volviendo a ti al final de cada día. Créeme.

Durante la próxima semana , cada mañana haz un acto para ayudar/levantar a los demás. Aunque sea tu colega, amigo, pariente o incluso un vendedor de té que te sirva cerca de tu oficina.

Escuchar a alguien también le ayuda a expresarse mejor y le ayuda a crecer. Mostrar el camino si lo sabes, hacer algo por alguien cuando no puede hacerlo son todos actos de levantar a los demás.

La percepción de la gente sobre ti cambiará. Serás adorado y respetado.

 

6. No saques conclusiones demasiado rápido

Saltar a la conclusión es como invitar a la negatividad. Yo lo llamo saltar sobre el cuchillo.

Para ti mismo o incluso relacionado con otras personas. No tienes que juzgar cada cosa de la vida con dureza y rapidez.

Déjame contarte un incidente de mi vida real. Tengo una colega. Una buen empleada y quería escribir artículos para un nicho diferente. Lo intentó lo mejor que pudo pero fracasó y fue rechazada.

Inicialmente, empezó a sacar conclusiones sobre lo equivocado respecto del rechazo. Pero cuando estuvo sola y revisó su trabajo una vez más con una perspectiva diferente, se dio cuenta de que era lo correcto.

En lugar de juzgar, monitoriza todo tu viaje. Contempla tu vida, tus situaciones y tu naturaleza. Porque todo esto está interconectado.

Toma el ejemplo de la lucha con un íntimo amigo. No quieres pelear con una persona que amas, juzgando sin saber sus intenciones , ya que teminarás haciéndole daño.

Esto es aplicable a todas las partes de la vida; a tus padres, a tus amigos, colegas e incluso conocidos.

Porque no contemplaste toda la situación. No pensaste en por qué esa persona hizo algo. Puedes ignorar muchas cosas negativas tan sólo con usar tu mente lógica para contemplarlas. Esto te ayudará a mantenerte positivo.

 

7. Di tus pensamientos negativos.

Hablar con el corazón es el mejor ejercicio para mantenerse alejado de la negatividad. Tener pensamientos en mente te hará repensarlo una y otra vez. Esto resultará en más negatividad.

Todos tenemos algunos amigos muy cercanos que siempre están ahí para escuchar. Ellos nos escucharán, nos consolarán y nos darán esperanza o incluso una solución a nuestro problema.

Si no tienes a nadie así o no te gusta compartir tus cosas con los demás, está bien. Empieza a evaluarte a ti mismo. Y no te escuches sólo a ti mismo.

Haz preguntas, ponte en el lugar de los demás, pregunta por qué sucede eso, etc. Seguramente encontrarás las respuestas.

Siempre le digo a mi gente: «Convertíos en espectadores cuando os enfrentéis a un problema».

¿Cómo es posible? Cuando tengas cualquier situación o problema negativo, intenta ver la situación como si le hubiera pasado a otros.

Siempre somos buenos para aconsejar a los demás. Conviértete en ese otro para ti mismo.

Las charlas con uno mismo son necesarias todos los días de nuestra vida. Cuando estés solo o vayas a la cama, tómate 5 minutos y confiésate lo que quieras.

Si sientes odio hacia una persona en tu vida, dilo y pregúntate por qué. Resolverás los pequeños y grandes rompecabezas de tu vida en sólo unos minutos.

Puedes alejarte de muchos malos sentimientos dentro de ti. Todos necesitamos hablar con nosotros mismos. Porque eso te traerá todas tus respuestas.

 

8. No dejes que las malas situaciones te quiten lo bueno de ti.

Nunca permitirás que nadie camine sobre tu alma con sus sucios pies. Prométete esto hoy. Siempre protegerás tu personalidad única y tus buenos pensamientos.

Proteger tu propio ser es muy importante. Algunas personas dicen que después de que algo malo les pasó, ahora se han convertido en algo distinto. ¿Por qué?

Cambiar tu buena actitud hacia una mala no va a cambiar ni una fracción de tu vida.

Confía en Dios y en sus deseos para ti. Porque él ama a todos por igual. Es tu responsabilidad respecto de tu actitud, tu comportamiento, decisiones, y tu proceso de pensamiento cómo llegues a ellos.

 

9. Construye tu fe

Tu fe lo es todo. Te da el poder de levantarte cada vez que caes. Normalmente, tendemos a rendirnos en los momentos en que estamos cerca del éxito. Esto es una falta de fe.

Vemos a muchos a nuestro alrededor intentando hacer algo sin conseguirlo, o puede que sea nuestro propio caso. Confía durante el proceso, ten fe y nunca te rindsa.

Durante mis primeros días de carrera, hice lo mismo. Arranqué muchas empresas. Fallé muchas veces.

Fue entonces cuando aprendí que no trabajé bien en mi fe. Siempre me di por vencido en los momentos en que estaba cerca del éxito.

Puedes hacer un pequeño ejercicio cada mañana. Las mañanas son puras. Cuando te duermes, dejas a un lado el hoy que se acaba y esperas un nuevo comienzo el día siguiente.

Es sólo este día el que quieres aprovechar al máximo. Cuando te despiertes, ofrece tus primeros 5 minutos al Universo. Dale al Universo una nota de gratitud por darte otro día para vivir.

Envía buenos deseos a tus seres queridos, y sé consciente de tu respiración al aspirar y al espirar. Recuerda tus obligaciones. Te sentirás poderoso.

 

10. Vivir en el presente

¿Ha observado a los niños pequeños? ¿Cuán felices y enérgicos son? ¿Sabes cuál es la razón que hay detrás?

Siempre viven en el presente. El presente no significa hoy. Significa ese mismo momento. Nunca recuerdan el ayer ni piensan en el mañana. Sólo viven en el presente.

Nunca sientas la presión del mañana o el dolor del ayer. Tu vida no ha terminado. Tu vida tiene muchas sorpresas para ti.

Vivir en el presente te da una sensación de felicidad. Te ríes más. No hay preocupaciones por el futuro.

¿Y qué pasa si…? ¿Cómo? ¿Por qué? ¿Por qué no? Todas estas pompas de preguntas se pincharán con tu presencia. Tu mente estará en el día de hoy. Esa es la clave del éxito y la positividad en la vida.

 

11. Mímate a menudo

Durante tus días de lucha, a menudo estamos atascados en la negatividad. Terminamos yendo a casa/oficina de mal humor arruinando nuestro día. Tú no eres todo pero eres algo.

Esto es muy útil. Te ayuda a ganar confianza y te llena de positividad. Solía hacerlo a menudo durante mis épocas difíciles.

Puede ser cualquier cosa: el mojito que te gusta, ese chocolate que amas… ve y tómalo. Date un buen regalo para la cena.

Date importancia a ti mismo. Tú eres algo. Eres un ser supremo de buena energía a tu alrededor. Lo que haces es único y se te ha dado a ti.

Ilumina tu estado de ánimo. Si tienes amigos para hacerlo contigo, entonces es como el cielo. Pero si estás solo, entonces no es menos que el cielo.

No devuelvas el regalo de Dios y date todas las oportunidades de la vida.

 

12. Acepta tu error y rectifícalo.

Si quieres vivir una vida muy fácil sin sal ni pimienta extra, empieza aceptando tu error. Cuando cometes un error, antes que nada, recuérdate que eres un humano. Y es tu derecho cometer errores.

No te irrites con la gente por señalar tus errores. Porque tú haces lo mismo con los demás. Acéptalo con calma.

No hay nada malo en aceptarlo. No te van a matar. No te preocupes.

Los errores no son el final de todo. Admite que sí lo hiciste y sigue adelante. Pasa a tu siguiente movimiento.

La vida es así de simple. Y por favor, no discutas con los demás por qué hiciste eso y no aquello.

Sólo hazte un favor a ti mismo y afirma que tus errores no son más grandes que tú. Tú eres más grande que tus errores.

Puedes hacer las cosas bien en cualquier momento de tu vida. Nunca es demasiado tarde para hacer las cosas bien.

La aceptación te ayudará a desarrollar una actitud positiva en la peor de tus situaciones.

 

13. Tomar la crítica positivamente

La crítica es la clave del éxito. Cuando alguien te critica, te haces más fuerte. Refuerza tu voluntad para que ninguna otra persona o cosa negativas puedan dañarte.

Hay millones de mentes en todas partes diciéndote diferentes opiniones. Y eso está bien. Tómate la crítica como un consejo y sé positivo.

Nunca debes sentir que no eres bueno; eres increíble. Eres la próxima estrella. Cree en ti.

Recuerdo unas líneas increíbles de una canción en hindi: «Kuch Toh Log Kahenge, logo ka to kaam hai Kehna, chodo bekar ki battion mein bit na Jaye Raina».

Traducción – La gente dirá una cosa o la otra: es su trabajo hablar. Olvida todas estas cosas inútiles o nuestra noche terminará a su alrededor.

Así que no te preocupes, sé feliz. Abrazate a ti mismo hacia la felicidad. Vive, ríe y sigue haciendo lo que te gusta.

Si quisieras hablar con nosotros o que te guiemos en cualquier asunto, estaremos encantados de ayudarte. No olvides contarnos qué tal te pareció nuestro artículo.

 

AUTORES

Fahim Lashkaria es fundador, Friend-tor (juego de palabras con Men-tor, N. del T.) , Analista del Comportamiento y Empresario. Tras haber aprendido por experiencia muchas cosas sobre la vida, las personas, lo que uno desea y los precios que se pagan por conseguirlo, ha decidido compartirlo para que otras personas no tengan que enfrentarse a lo mismo.

Saloni Desai es cofundador, Friend-tor y autor «millenial». Antes no creía en estas cosas de las leyes del Universo pero ahora ve cómo de verdad pueden ayudar a las personas. Quiere animarte a mejorar tu mentalidad para que avances en tu vida, y para que ayudes a los demás a hacerlo.

IMAGEN: la del artículo original

 

— ¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Cómo teletrabajar cuando no lo has probado antes

Tanto hablar y hablar de las ventajas del teletrabajo, su creciente futuro, sus proyecciones, y tiene que venir un virus para lanzarnos a teletrabajar en serio. Y a experimentar, por falta de experiencia, formas de sacarle el máximo partido.

Venga. Admite que no eres de esas personas que se sienten a gusto -y hasta ilusionadas- ante la perspectiva de tener que trabajar a distancia. Aunque fuera un par de días a la semana. Que estás en el grupo amante de su espacio en la oficina, de la charla ante la máquina de café, de esas reuniones informales y no tan informales. Y que cuando la empresa dejaba caer que se estaban preparando programas, pensabas que no iba contigo.

Pues ha llegado el COVID-19 para ponerte las pilas con el teletrabajo, si es que tu actividad es susceptible de aprovecharlo.

 

LAS CIFRAS DEL TELETRABAJO  -no es una cosa de frikis, y cada vez menos

En realidad, hay bastante gente que teletrabaja. Según estadísticas de 2018, en España hay 1,43 millones de personas  que no trabajan en una oficina. Suponen el 4,3% de nuestra fuerza laboral muy por debajo del 14% de los Países Bajos (los líderes) y cerca de Reino Unido o Alemania.

En el cuarto trimestre de 2019, un 7,9% del total de ocupados ha teletrabajado alguna vez, cuatro décimas más que hace un año. Una cifra que equivale a poco más de 1,5 millones de personas y que supone un nuevo máximo histórico.

La revista FastCompany, en su artículo “Why remote work isn’t going away anytime soon” (“Por qué el trabajo a distancia no se va a ir pronto”), llega a estas conclusiones:

  • Los empleados a distancia, los teletrabajadores, son sencillamente más productivos: las últimas investigaciones demuestran que “los empleados que pasan la mayor parte de sus horas de trabajo fuera de la oficina son mucho más felices y productivos”.
  • El Internet de las Cosas está fusionando los espacios de vida y de trabajo: la tecnología está creando hogares inteligentes, capaces de ayudar a sus habitantes en muchos más ámbitos de su vida. Incluido el laboral.
  • La era de los servicios a conveniencia ha llegado: como siempre habrá profesionales online, en cualquier momento se podrán requerir servicios de cualquier tipo.

Así que preparémonos.

 

LA MENTALIZACIÓN DEL TELETRABAJO

El teletrabajo es, antes que nada, trabajo. Lo que cambia es el entorno, tanto físico como humano. El resto, en la medida en la que la actividad lo permita, debería ser casi igual: horario, pausas, rendimiento, concentración, consultas con colegas, comunicaciones con clientes, plazos de entrega, calidad del trabajo o percepción desde fuera de que estás en tu puesto.

Evidentemente no es lo mismo trabajar desde casa que desde un coworking o cualquier otro espacio compartido. Como lo más frecuente será trabajar desde casa nos centraremos en ese escenario a la hora de dar unas recomendaciones.

Como estas.

 

GUÍA PARA TELETRABAJAR SI NO LO HAS HECHO ANTES

  • Mentalízate: estás en el trabajo. Imagina que han redecorado la oficina y que se parece muchísimo a tu casa: a una habitación que puedas usar de despacho, al salón o a la cocina.
  • Crea tu espacio de trabajo. Aunque sea un rincón. Nada de estar tirado en el sofá o en la butaca. Ambienta ese espacio con los útiles de oficina que suelas usar.
  • Tus responsabilidades siguen vigentes. Tus clientes, compañeros y jefes cuentan con tu actividad como si estuvieras en la oficina. Visualízate dentro de tu rutina laboral de siempre, con las mismas interrelaciones humanas. O casi.
  • Márcate un horario. Tampoco hay que ser muy creativo: que sea el mismo que en circunstancias normales. Mantener una rutina es esencial en tu nueva situación.
  • Planifica tu jornada. Recuerda que lo que ha cambiado es el escenario y algunas herramientas, no tu trabajo.
  • Respeta tus pausas. Si sueles hacer una paradita a las 11.15, continúa haciéndola. Lo mismo te digo del tiempo de comida de 14.00 a 15.00.
  • Lo que no hagas en la oficina, tampoco lo hagas en tu casa. Esto vale para las visitas a la nevera, encender la televisión o cualquier otra distracción casera.
  • Deja claro al resto de la familia, mascotas incluidas, que no estás en casa. Que esa persona que tanto se te parece es un extraño que se ha venido a trabajar.
  • De la misma forma que dices no estar en casa con la familia, la familia tampoco está en casa contigo. También son unos extraños que se han colado en tu nueva oficina.
  • Vístete como para salir a la calle en plan casual.  El pijama es para dormir o para los fines de semana. ¿Vas a la oficina en chándal o pantalón corto, en kimono o en bata? ¿No? Pues tampoco vistas así mientras teletrabajas.
  • Piensa en términos de productividad, de cumplimiento de plazos y de todo lo habitual en tu trabajo. Si tienes un buen nivel de concentración en tu puesto de trabajo no deberías perderlo pasados unos pocos días en tu nueva situación.
  • Ha llegado el momento de la tecnología. Familiarízate con las herramientas y plataformas que la empresa decida utilizar para mantener la colaboración y comunicación entre sus empleados. Es una magnífica ocasión para conocer las maravillas de Slack, Evernote, Asana, Hive, Trello, ClickUp, Zoom, Skype, Google Docs, ProofHub, GoToMeeting, Whereby, Monday.com, Miro o Zoho, entre muchísimas otras.
  • Seguirás reuniéndote con las mismas personas… pero por Internet. Tienes la ocasión de pulir tus habilidades para mantener reuniones virtuales como un experto. Continúa haciendo las llamadas telefónicas que normalmente harías, y enviando los correos electrónicos habituales.
  • Para mantener arriba el ánimo y con las personas con las que tengas confianza suficiente, no tengas problema en contar qué tal te va en tu nueva oficina. No es un drama sino una pequeña aventura en la que podrás demostrar tu adaptabilidad.
  • Cuando acabe tu jornada laboral, sal a darte una vuelta. Airéate, física y mentalmente. Cuídate. Si solías hacer ejercicio al final del día, o a la hora de comer, sigue con ello.

Ánimo. El telepresente te espera, y el telefuturo está a la vuelta. Aprovecha esta ocasión para ponerte al día en habilidades que van más allá de la transformación digital. Es tu capacidad de adaptarte a las nuevas necesidades, a escenarios distintos, de evolucionar como profesional capaz de aprovechar los retos de hoy para ser mejor mañana.

 

ENTREVISTA: en el Podcast Turismo Pro, con Alejandro Barredo.

 > El Teletrabajo, ¿realidad o ficción? <

 

 

AUTOR
Alberto Losada Gamst. Consultor de empresas especializado en la inteligencia colaborativa y la gestión de las ideas. Escritor de artículos sobre innovación, comunicación en las empresas y repensamiento de nuestras actividades.

Como formador especializado en habilidades de comunicación, he impartido talleres en más de 30 empresas (muchas de las cuales han repetido con nuevos grupos) y más de 1.100 participantes. Y en todas las ocasiones he aprendido mucho de todos. ¡Gracias por ello!

IMAGEN: Free-Photos en Pixabay

 

— ¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

El factor humano de la Transformación Digital

Los que hemos nacido en la década de los 60 estamos siendo testigos de excepción de la irrupción de la tecnología en la sociedad. Vemos cómo ha ido transformando y sustituyendo hábitos, cambiado muchas dinámicas interpersonales y modificado sustancialmente el mundo económico.

Hoy estamos en la famosa Transformación Digital. ¿Y qué es eso? Pues básicamente la integración de esas nuevas tecnologías al funcionamiento de las organizaciones y empresas, aplicándolas a sus distintos procesos, y que cambia su forma de trabajar. La Wikipedia va más allá: dice que

La transformación digital es el cambio asociado con la aplicación de tecnologías digitales en todos los aspectos de la sociedad humana.

 

LOS PROTAGONISTAS DE LA TRANSFORMACIÓN DIGITAL

¿Quién debe cambiar su forma de trabajar? Pues las personas. Y en su compromiso y motivación están el éxito o el fracaso de estos necesarios procesos de cambio.

Un ejemplo claro de transformación digital está en nuestros mayores. Cuando desde la Fundación Cibervoluntarios  imparto un taller para ayudarles a manejar mejor su teléfono móvil (“ExpertClick” ), lo primero de lo que hablamos es sobre ese aparato al que llamamos teléfono móvil pero que en realidad es una caja de herramientas o un asistente personal. Los que vienen muestran su entusiasmo por las posibilidades que ofrece ese invento, y quieren saber más. Ven con claridad en qué medida les puede ayudar en su día a día, y preguntan cómo personalizar sus funciones.

Hace algunos años un abogado amigo me preguntó cómo adjuntar archivos a un correo electrónico. Hoy se maneja perfectamente con las firmas electrónicas y la plataforma Lexnet para presentar escritos a los juzgados.

Tanto los abuelos que querían saber usar bien sus móviles como el profesional que se ve obligado a actualizarse en el uso de la tecnología ya han hecho su propia transición digital.

 

En el mundo de la empresa, la transformación digital es algo que hay que hacer. Quien no aproveche las nuevas tecnologías aplicándolas a la mejora de sus procesos quedará atrás. La competencia, que siempre es dura, exige dar este paso adelante.

Estando todos de acuerdo en la necesidad de incorporar herramientas tecnológicas al negocio, la tasa de fracaso en los proyectos de transformación digital está entre el 60% y el 80%. Un porcentaje altísimo. En el que el factor humano tiene mucho que ver.

 

LAS CAUSAS HUMANAS DEL FRACASO DE UNA TRANSFORMACIÓN DIGITAL

Dicho en una frase, el motivo general es porque las personas no ven ni la utilidad del cambio (para sí mismas, para la empresa y para los clientes), ni el compromiso real y ejemplo en la Dirección.

Las dudas e incertidumbres juegan un papel decisivo en el fracaso de estos procesos de cambio. Si las personas no tienen motivos ni ilusión por hacer algo, no lo harán o lo harán a medias.

Veamos algunas de esas dudas y resistencias de las personas frente a un proceso de cambio digital:

  • No sé de qué va realmente esto. Una buena campaña de información que deje poco sitio a las dudas y rumores podrá atenuar notablemente este factor.
  • No entiendo en qué medida esto va a mejorar el servicio que damos a nuestros clientes. Claro: es lo que pasa si nadie se ha molestado en explicar cómo la adopción de tecnologías mejorará nuestra relación con quienes compran nuestro producto.
  • ¡Qué difícil es manejar la nueva herramienta! Yo recuerdo que un día me dijo un jefe: “Alberto, necesito una hoja comparativa de ofertas en Excel”. Y en mi vida había usado ese programa, ni me habían enseñado a hacerlo. Yo venía de usar un poco Quattro Pro… Así que vayamos pensando en organizar unos buenos talleres formativos, que aprovecharemos para vender el cambio a sus participantes.
  • ¿Cuál será la próxima ocurrencia de los mandamases? Típica consecuencia de un historial de experimentos fracasados. Si otras veces las novedades no han salido bien, ¿por qué esforzarse? Pensemos una información seria, con proyección a futuro, para contestar esta legítima pregunta.
  • Tengo amigos en empresas que han intentado esa transformación digital y han fracasado. Tanto trabajo para luego nada. En este caso, el fracaso está en la experiencia de gente próxima. Tendremos que saber explicar a nuestra gente por qué estamos convencidos de que nuestra estrategia es la adecuada.
  • Me da que esto solamente valdrá para reducir la plantilla y bajar costes. Como hoy se habla mucho de automatización de procesos, de robots y de inteligencia artificial, pues es una inquietud lógica. ¿Sabemos contestar estos temores?
  • ¿Cómo que tengo que cambiar mi rutina? ¿Quién me paga este esfuerzo? En otras palabras, que el proceso de transformación digital se percibe como un incordio que nos quitará tiempo y nos obligará a introducir cambios. Es evidente que no se ha hecho suficiente esfuerzo en comunicar las bondades y ventajas del cambio a lo digital. Con todo, siempre habrá personas que se resistan pasiva o activamente a la incorporación de la tecnología al día a día de la empresa.
  • Esto de lo digital es para jóvenes y yo ya tengo una experiencia y unos años que compensa mi déficit tecnológico. Un frecuente error de actitud: el que no existieran los móviles ni el correo electrónico cuando uno se incorporó al mundo laboral no justifica que se jubile sin saber usarlos. Esos talleres de formación para la Transformación Digital que necesariamente hay que organizar deben contemplar la gestión discreta de esta forma de pensar.

Al final, muchas causas de fracasos vienen de una mala información: insuficiente, imprecisa, genérica con algunos tópicos, aburrida y poco ilusionante. Lo primero que hay que abordar es el abanico de inseguridades ante el cambio: la mejor forma, una clara y honrada campaña de comunicación interna. Las preguntas sin respuesta se convierten en rumores, y los rumores rara vez son útiles para cimentar un proceso de cambio. Más bien al contrario.

 

LAS PRIORIDADES EN UNA TRANSFORMACIÓN DIGITAL

En un mundo tan volátil como el que estamos viviendo, toda empresa u organización que desee mantenerse competitiva tiene que conseguir 3 objetivos: ser más eficiente (=producir más empleando menos recursos), ser más ágil (=más rápida en su funcionamiento y en su adaptación al entorno VUCA), y ser más cercana a su cliente (=lo que exige saber cómo evoluciona para ofrecerle lo que está dispuesto a comprar). Si los empleados ya están convencidos de ello, y la cultura corporativa apoya estos objetivos de innovación, podremos hablar de las tecnologías en las que nos apoyaremos.

Porque la elección de las herramientas tecnológicas a incorporar en ese proceso de transformación digital no es lo importante. Lo que realmente determinará el éxito o fracaso es la adecuada adaptación de la mentalidad de las personas y de la cultura de la empresa. Si introducimos a palo seco nuevas tecnologías, sin preparaciones ni entrenamientos, sin vender sus ventajas a las personas, lo único que conseguiremos es amplificar los desalineamientos entre individuos y empresa. Con la sensación de fracaso que trae, además del gasto en tiempo y dinero. Una organización emocionalmente inteligente sabrá bien qué es lo que primero debe gestionar: el ánimo de sus personas.

 

Abordado el aspecto humano, ya podemos ocuparnos del tecnológico.

 

 

AUTOR
Alberto Losada Gamst. Consultor de empresas especializado en la inteligencia colaborativa y la gestión de las ideas. Escritor de artículos sobre innovación, comunicación en las empresas y repensamiento de nuestras actividades.

Como formador especializado en habilidades de comunicación, he impartido talleres en más de 30 empresas (muchas de las cuales han repetido con nuevos grupos) y más de 1.100 participantes. Y en todas las ocasiones he aprendido mucho de todos. ¡Gracias por ello!

IMAGEN: Rawpixel

 

— ¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Lidiar con la incertidumbre acerca de qué camino tomar

Cuando empezamos etapas nuevas o proyectos nuevos es porque hemos tomado una decisión. No estamos seguros de si será buena o mala, de si nos traerá lo que esperamos o no. Lo único cierto que tenemos al tomar esa decisión es la incertidumbre. Y a muchas personas se le hace una situación difícil de llevar. Así que buscando inspiración recurrimos a uno de nuestros pensadores de cabecera especialista en cambios e incertidumbres.

 

Traducido y adaptado del original «A Guide to Dealing with Uncertainty About What Path to Take«, por Leo Babauta en su blog Zen Habits.

 

La cantidad de tiempo que pasamos preocupados por el camino a seguir, cuando nos sentimos inseguros, puede ser a veces asombrosa.

Estamos entrando en territorio desconocido, y no sabemos cómo proceder. Para muchos de nosotros sucede todo el rato: empezamos un nuevo trabajo, lanzamos una nueva empresa, cambiamos de carrera, tenemos que enfrentarnos a cambios increíbles, decidimos escribir un libro o crear algo en línea, nos ponemos en una nueva situación social.

Algunas de las cosas que hacemos en respuesta a esta incertidumbre son:

  • Realizar una extensa investigación, a menudo hasta límites poco eficaces, a veces al punto de ser abrumados por la cantidad de información que hemos encontrado.
  • Comprar libros, cursos, programas, otros materiales que pensamos que nos guiarán – esto no es necesariamente una mala idea, pero en realidad, nada de esto nos dará certeza.
  • Intentar encontrar maestros u otras personas que nos guíen, que hayan estado allí antes – de nuevo, esperando que nos den certeza, pero a menudo esto tampoco es una píldora mágica.
  • Retrasar la toma de una decisión, posponiéndola una y otra vez porque es demasiado difícil de decidir. Esta podría ser la opción más frecuente, en realidad.
  • Rendirse porque no sabes si puedes hacerlo, no sabes qué hacer, no sabes qué demonios estás haciendo. Esto también es bastante común – de hecho, la mayoría de las personas se rinden antes de empezar.

Estas son reacciones muy comunes al entrar en la incertidumbre, pero normalmente no son muy útiles. Se interponen en el camino de hacer el trabajo y vivir la vida que nos gustaría.

Entonces, ¿cómo lidiamos con el camino incierto en el que nos gustaría embarcarnos?

No siempre es fácil, pero he descubierto que hay un conjunto de prácticas que pueden ayudar enormemente.

 

EL CAMBIO DE MENTALIDAD

El primer cambio de mentalidad que hay que considerar es que la incertidumbre no es algo malo, o algo que hay que evitar. Es una parte natural de hacer algo significativo. De hecho, sentir la incertidumbre es una gran señal de que estás haciendo algo desafiante y significativo.

La incertidumbre puede ser abrazada, algo a lo que nos abrimos, e incluso amada. Podemos aprender a apreciar la incertidumbre en nuestras vidas, si cambiamos nuestra forma de pensar y practicamos con ella.

El segundo cambio de mentalidad es ver un camino incierto como una oportunidad de práctica. No es algo de lo que huir, sino un lugar donde quedarse, para que podamos crecer, aprender y crear.

Cada vez que sentimos incertidumbre, puede ser visto como una llamada a abrirnos y practicar. Para darnos la vuelta y probar una nueva forma de hacer las cosas, en lugar de complacernos en viejos patrones poco útiles.

 

LAS PRÁCTICAS DE INCERTIDUMBRE

Digamos que estás a punto de emprender un camino incierto: comenzar un nuevo trabajo, entrar en una nueva fase de tu vida, escribir un libro, lanzar un negocio o un producto…

¿Cómo te abres a la incertidumbre y empiezas a practicar con ella?

Esto es lo que he encontrado útil, en la escritura de libros y en el lanzamiento de programas, junto con el hecho de tratar personalmente con grandes cambios en la vida:

  • Permanece en la incertidumbre como una práctica, y con devoción. Te quedas en este espacio de incertidumbre para practicar con ella, pero también para ayudar a aquellos que te importan profundamente. Ellos valen la pena. Acuérdate de ellos, y que hacer esto por ellos es más importante que tu incomodidad con la incertidumbre. Puedes lidiar con la incertidumbre. Permítete sentir la incertidumbre en tu cuerpo, quedándote con las sensaciones del momento – y aprende que no es gran cosa sentir esa incertidumbre. Con la práctica, esto se hace cada vez más fácil.
  • Sigue el instinto (o el corazón). Si no estás seguro de qué camino tomar (necesitas tomar algunas decisiones), es fácil quedarse congelado en la indecisión, porque no hay una respuesta clara. Puedes preguntarle a cien personas, y no obtener una manera clara de tomar una decisión. Puedes leer un millón de artículos y libros, hablar con expertos, pero no hay una respuesta correcta. Y por lo tanto, tienes que aprender a confiar en tu instinto. O en tu corazón. Cuando estoy en una encrucijada, lo que intento hacer es sentarme un rato, contemplando la pregunta. Lo siento en mi corazón, y decido qué es lo que hace sentirme bien. No tengo ninguna certeza, porque no hay una respuesta correcta. En cambio, tengo que confiar en mi instinto o en mi corazón, y seguirle la corriente… La verdadera confianza es que aunque sea la respuesta incorrecta, estaré perfectamente bien.
  • Acepta el no saber. Así que has usado tu corazón para hacer una elección incierta… pero no sabes exactamente cómo será. Está bien. De hecho, puedes aceptar el no saber… es como leer un libro o ver una película sin saber cómo se desarrollarán las cosas. ¡Eso es parte de la diversión! El no saber es algo hermoso, aunque la mayoría de las veces queremos saber. ¿Puedes dar el siguiente paso sin saber, estando completamente abierto a cómo podrían resultar las cosas? ¿Ser curioso para saber más, sin tener una idea fija de cómo debería ser? ¿Dejar que las cosas sean fluidas y frescas? ¡Pruébalo y verás!
  • Deja que las cosas se desarrollen mientras caminas por el sendero. A medida que avanzas por este incierto camino, mira cómo van resultando las cosas. Observa lo que puedes notar, aprende de esta nueva información. Por ejemplo, si voy a lanzar un nuevo producto, no sé cómo responderá la gente. Puedo lanzarlo sin saberlo y ver cómo responden, escuchar sus reacciones, hablar con ellos y averiguar más. Si estoy tratando un problema de salud, puedo probar diferentes soluciones, notando los efectos que tienen. No sé cómo se desarrollarán las cosas, pero puedo recorrer el camino y averiguarlo.
  • Obtén información, ajusta el camino. A medida que dejes que las cosas se desarrollen, estarás recogiendo nueva información. Aprenderás si las cosas resultaron como esperabas o no. Estarás abierto a todo esto, pero podría resultar que necesitas hacer ajustes. Por ejemplo, cuando lancé mi Programa de Entrenamiento sin Miedo, no sabía exactamente qué necesitarían las personas en el programa, o cómo responderían al entrenamiento. Escucharlos me ha ayudado a entender mejor, y he ajustado mucho el programa en los últimos 18 meses. Una y otra vez, escucho, aprendo y me adapto. Es bueno incorporar revisiones regulares para que pueda hacer ajustes a medida que camina por el camino incierto – las revisiones semanales son excelentes.
  • Aprende a confiar en que estarás bien. Puede que te caigas de bruces, pero ¿cuál es el peor de los casos (de todos los resultados probables)? Probablemente nada demasiado malo. No morirás, en la mayoría de los casos. Lo que he aprendido es a confiar en que las cosas saldrán bien. No como espero, pero bien. Puedo fallar, pero aprendo a lidiar con el fracaso. Un fracaso es sólo una forma de crecer, aprender, mejorar. No es el fin del mundo. Caminando por el incierto camino, déjate desarrollar la confianza en ti mismo para responder con firmeza a lo que suceda. Con esta confianza, aprenderás que no necesitas evitar la incertidumbre.
  • Crea rituales para apoyar la incertidumbre. Todo esto es genial en un mundo ideal – pero en realidad, es probable que vayamos a nuestros viejos hábitos. La forma de trabajar con esto es a través de rituales diseñados para apoyar estas prácticas. Por ejemplo, puedes empezar tu día con una meditación, permitiéndote sentir la incertidumbre en tu cuerpo. Puedes establecer una sesión de enfoque como primera actividad en tu día de trabajo, en la que te permites  darte un empujoncito a la incertidumbre, al menos una vez al día, todos los días. Podrías establecer una revisión semanal, donde haces ajustes basados en cómo se desarrollan las cosas. En esa revisión, usted podrías notar cómo las cosas están yendo bien, y dejar que eso cultive la confianza en el proceso y en ti mismo para gestionar las cosas. Puedes conseguir un grupo de asesores y consultar con ellos una vez al mes, hablando con ellos sobre tu incertidumbre. Averigua qué rituales necesitas para apoyar tu práctica con la incertidumbre, y establécelos.

Este camino de incertidumbre no es algo que no puedas manejar. Muchas personas han caminado por senderos inciertos similares en el pasado, y lo están haciendo ahora. Tú puedes hacerlo tan bien como cualquiera.

Nuestros caminos deben contener incertidumbre, porque nadie sabe qué diablos está haciendo. Lo estamos inventando sobre la marcha, aprendiendo sobre la marcha, y si somos conscientes de ello, podemos bailar con la incertidumbre con una sonrisa en la cara.

 

AUTOR
Leo Babauta es un blogger y autor sobre simplicidad. Creó Zen Habits, un blog del Top 25 mundial con dos millones de lectores. También es un autor de best-sellers, esposo, padre de seis hijos y vegano. En 2010 se trasladó de Guam a San Francisco, donde lleva una vida sencilla.
Comenzó su blog Zen Habits para hacer una crónica y compartir lo que ha aprendido mientras cambiaba muchos de sus anteriores hábitos.

IMAGEN: Santiago Lacarta en Pixabay

 

— ¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Habilidades Humanas: Adaptarse al Cambio

Por Alberto Losada Gamst

 

Me he mirado en el espejo todas las mañanas y me he preguntado: «Si hoy fuera el último día de mi vida, ¿me gustaría hacer lo que estoy a punto de hacer hoy?» Y siempre que la respuesta ha sido «No» durante demasiados días seguidos, he sabido que necesito cambiar algo.Steve Jobs

Si en el fondo bien que lo sabes: la vida es cambio. Desde que naces hasta que te mueres. ¿O querrías vivir en pañales, con chupete y metido en una cuna? Pues no. Adaptarse al cambio natural sería… lo más natural.

Heráclito  (540-480 a. de C.) lo decía con claridad: “no hay nada permanente salvo el cambio”. ¿Y qué hago entonces? Tienes una pista en el principio filosófico del taoísmo llamado Wu Wei, y que Bruce Lee expresó con el famoso “Be water, my friend”.

 

CAMBIAR Y ADAPTARSE AL CAMBIO PARA EVOLUCIONAR Y SOBREVIVIR

Una de las razones por las que el ser humano está donde está como especie terrestre es su capacidad de adaptarse a las circunstancias. De adoptar nuevas estrategias y conductas que le permitan responder a un cambio en su entorno.

Una curva en la carretera no es el final del camino… a menos que no sepas hacer bien el giro. – Helen Keller

La constante sucesión de cambios que llamamos vida -personal y profesional- nos hace cambiar hábitos, preferencias, rutinas, interacciones con los demás, profesión, enfoque vital, …

El naturalista Charles Darwin, en su obra “El origen de las especies”, dejó claro el mecanismo que hace que unas especies desaparezcan y otras se mantengan sobre la Tierra: “No son las especies más fuertes las que sobreviven, ni las más inteligentes, sino las que más se adaptan al cambio.” Una explicación que se aplica a cualquier ser vivo, incluyendo las organizaciones. Tirando del refranero, se atribuye a Miguel de Unamuno la frase “progreso consiste en renovarse”, que dio pie al “renovarse o morir.”

Pero …

 

¿QUÉ ES ESTO TAN FAMOSO DEL CAMBIO?

Una realidad de la vida.

Lo que quizá ocurra es que antes no se hablara tanto de ello, ni existía una herramienta como Internet que promoviera tanto la globalización del conocimiento y, por tanto, la posibilidad de hacer comparaciones y saber de nuevos desarrollos técnicos, estratégicos, económicos o sociales.

Ahora bien, es importante separar lo accesorio de lo principal en este fenómeno. Hay valores como la honradez, la diligencia, la lealtad o la creatividad que siempre han existido, y que seguirán existiendo. En cambio, hay instrumentos o técnicas que sí que cambian: formas de comunicarse, de trabajar, de organizarse en la vida. Los descubrimientos que llevan a la evolución de la tecnología van sustituyendo esas herramientas de las que nos valemos en nuestro día a día.

El cambio es ley de vida. Y aquellos que sólo miran al pasado o al presente, seguramente se perderán el futuro. -John F. Kennedy

El cambio en sí no es bueno ni malo. Ello dependerá de a qué nueva situación nos lleve; ese destino es lo que luego podremos calificar. Respirar no es bueno ni malo, es algo natural: lo bueno o malo será lo que inhalemos o dejemos de inhalar -aire puro o contaminado.

 

EL CAMBIO EN LA PERSONA: TÚ ANTE EL CAMBIO

Tanto se habla de eso del cambio que olvidamos que, seamos o no conscientes de ello, las cosas cambian a nuestro alrededor casi a diario. Cambia el tiempo meteorológico, crecen nuestros hijos, cambia nuestro aspecto físico y el de amigos y colegas, se suceden los Gobiernos, aparecen nuevas crisis, el clima ya no es como era, nuestra actividad profesional es otra, … ¿Seguimos?

Para Albert Einstein, “la medida de la inteligencia es la habilidad para cambiar.” Si algo importante en tu entorno cambia, lo más probable es que te convenga hacer también algún cambio.

 

Las dos grandes razones por las que las personas nos resistimos a cambiar algo en nuestra vida son la pereza y la incertidumbre. De cada uno depende el orden de importancia.

-La Pereza: es ese factor que crea resistencia a la acción, igual que hace el aire con lo que vuela. Lo frena, así que hay que oponerle otra fuerza superior que matemáticamente se expresa así: FS=M+FV. Para los de Letras: Fuerza Superior=Motivación (¡Cómo me apetece!) + Fuerza de Voluntad (algo que se puede ejercitar y que nos permite ir de una situación a otra).

-La Incertidumbre: es la sensación que nos embarga cuando no sabemos con precisión qué habrá al otro lado. ¿Aparecerán monstruos que me devorarán? ¿Dejarán de quererme? ¿Me rechazarán? ¿Fracasaré? ¿Me moriré de hambre? A diferencia del riesgo, que es algo medible por históricos y estadísticas, la incertidumbre solamente se puede estimar. En ella trabajamos con posibilidades y escenarios alternativos, siendo nuestra intuición y experiencia la mejor herramienta de visualización del futuro.

 

Hay otra razón relacionada con la dificultad de muchas personas de adaptarse al cambio: cambiar de idea. Es mucho más fácil cambiar de opinión cuando se es joven que más adelante en la vida. ¿Por qué? La Psicología apunta diversas razones: una de las primeras es la edad cerebral. Si se considera que la mente es una manifestación del cerebro, cuando cambiamos de idea algo habrá cambiado en nuestro cerebro. Y ese cambio es más sencillo cuando el cerebro es físicamente joven.

Otras razones por las que es más sencillo para los más jóvenes cambiar de idea y de hábitos está relacionada con la mochila vital que vamos llenando con los años. Estamos menos influidos por los tópicos y las convenciones sociales, por lo que hace falta menos energía para variar nuestro rumbo.

Aquí viene la buena noticia para los veteranos: nuestra experiencia y sentido común nos permiten entender argumentos que, quizá, nos lleven a la decisión de que hay que cambiar algo en nuestra vida: poco, bastante o mucho. O reinventarnos totalmente.

Hagamos lo que hagamos, que sea siempre a la luz de lo que contestemos a la pregunta “¿qué quiero yo para mi vida?»

 

LA GESTIÓN DEL CAMBIO EN LAS ORGANIZACIONES

Una de las conversaciones en estrategia empresarial más de moda en los últimos años es la necesidad de gestión del cambio a la que nos obliga el entorno VUCA que nos ha tocado vivir. ¿Y qué significa esto en cristiano? Pues que las nuevas dinámicas del mundo de los negocios han convertido su ambiente en algo caracterizado por la

Volatilidad:

  • Situación: los cambios se suceden cada vez más rápidamente, exigiéndonos estar mucho más atentos a su evolución para tomar las decisiones más oportunas.
  • Remedio: tener una visión de futuro clara que nos guíe a través del paisaje cambiante. Una idea-faro que nos recuerde hacia dónde vamos aunque no estemos muy seguros de cada detalle del camino.

Incertidumbre:

  • Situación: el futuro es menos claro y los cambios más difíciles de pronosticar.
  • Remedio: manejar de una forma fluida la información que llega de los colaboradores, clientes, proveedores y del mercado en general, para poder ir ajustando la acción.

Complejidad:

  • Situación: aumenta el número de factores a tener en cuenta, variables posibles, interacciones y opciones entre las que elegir. Y nos vemos cada vez más frente a situaciones que, por su novedad, no tienen precedentes. La conocida relación causa-efecto ya no es de aplicación universalmente sencilla.
  • Remedio:la capacidad de separar el grano de la paja, de saber resumir y clarificar los conceptos que barajamos. Es el momento del Pensamiento Crítico.

Ambigüedad:

  • Situación: el blanco y el negro forman parte del pasado -bienvenidos al mundo de las escalas de grises y de la rueda del color. Todo tiene matices, interpretaciones, valoraciones. No hay respuestas correctas sino posibles respuestas alternativas, y cada una implicará unas consecuencias que hoy por hoy no se pueden anticipar con precisión.
  • Remedio: se impone el modelo ágil. Rapidez en la toma de decisiones, en su ejecución, en la comunicación, en las dinámicas de adaptación a las nuevas situaciones.

 

SALIR DE LA ZONA DE CONFORT

qué es la zona de confort y cómo salir de ella -adapatación al cambio

 Nuestra naturaleza perezosilla nos anima constantemente a no probar demasiadas cosas nuevas, quedándonos en el ambiente al que estamos acostumbrados. Ese ambiente tan familiar es lo que se llama la “zona de confort.”

 

Cuando salimos un poquito -y durante poco tiempo- de ahí entramos en una zona nueva de exploración y aprendizaje. Es echar un vistazo desde nuestro jardín a lo que hay al otro lado del seto y, quizá, pisar brevemente esa otra parcela. Sabemos más o menos lo que hay, por lo que tampoco necesitamos hacer un gran acopio de valor.

Más allá de la zona de aprendizaje está la de las los miedos y pesadillas. No sabemos qué habrá en ella porque no la vemos; solamente podemos intuir lo que nos encontraremos y, normalmente, esas intuiciones no serán excesivamente optimistas ni motivadoras.

Y reservado para los más intrépidos y lanzados, aquellos que han sabido cruzar la zona de los miedos, están los oasis y los tesoros. Es donde pasan cosas que no imaginábamos que podían ser posibles, y en la que encontraremos formas de avanzar en nuestra vida más allá de los caminos trillados. Si has llegado ahí, ¡enhorabuena!

Lo interesante es entender que la zona de confort también está en movimiento. A medida que vivimos vamos haciendo incursiones a otras zonas y notaremos que parte de esas zonas nuevas se van incorporando a nuestra zona inicial, y que las demás zonas también se van desplazando hacia nuevos horizontes.

Oye, y… ¿por qué me interesaría salir de mi zona de confort?

  • Es una forma de ir practicando una constante en la vida: EL CAMBIO
  • Te descubrirás una faceta de innovación que quizá no tomabas en serio.
  • Aumentará tu flexibilidad personal y profesional.
  • Incrementarás cualitativamente tu desarrollo profesional
  • Te irás convirtiendo en un profesional más competitivo… y atractivo.
  • Te convertirás en una persona mucho más interesante y polifacética.
  • Te encontrarás con sorpresas en un viaje que suele ser fascinante. Déjate sorprender por ti mismo.

 

¿CÓMO PUEDO ADAPTARME MEJOR AL CAMBIO?

A las personas no les molesta el cambio como tal: lo que perturba y despierta resistencia es ser obligado a cambiar sin tener claras las contraprestaciones de ese esfuerzo por adaptarse a las nuevas circunstancias.

Son tres las posibles actuaciones ante un cambio en nuestras circunstancias:

  • Ignorarlo: imposible a medio plazo, y quien lo hace termina dejándose llevar por la corriente general.
  • Resistirlo: la peor decisión si ese cambio viene impuesto por fuerzas externas y supone que tengamos que aprender a hacer nuevas cosas, o a hacerlas de otra manera.
  • Aprovecharlo: la más inteligente de las decisiones. Normalmente nos permitirá mejorar nuestra situación ante la competencia, y nos llevará a unos terrenos inexplorados en el que nos podremos encontrar más de una oportunidad que de otra forma no habríamos visto.

La idea clave es sencilla:  conviene entender y aprovechar el cambio en vez de combatirlo y sufrirlo.

 

Sugerencias de mejora…

…para las personas:

  • cambia detalles de tus rutinas a menudo.
  •  introduce esos cambios poco a poco
  • convéncete de que puedes hacerlo
  • mézclate con gente nueva
  • haz algo que te imponga
  • no te tomes demasiado en serio -échale humor

… para las organizaciones:

  • Esto va de arriba abajo. Toca a las jerarquías superiores dar ejemplo de apertura al cambio y no solamente de pregonarla
  • Una buena comunicación es esencial: que todo el mundo se sienta invitado e implicado y corresponsable del éxito.
  • Revisa la cultura de la empresa. Que incorpore esta dinámica de innovación, adaptación y evolución.
  • Que no haya miedo a los errores entre quienes experimentan nuevas opciones. Anima a la gente a probar formas distintas de hacer las cosas.
  • Premia públicamente los éxitos, por pequeños y modestos que sean, en la incorporación de cambios a la rutina de la organización.
IDEA CLAVE
«Si quieres cambiar actitudes, empieza por cambiar comportamientos. En otras palabras, actúa como lo haría esa persona que preferirías ser, la persona en la que más quieres convertirte. Poco a poco, la persona antigua y temerosa que eres se irá desvaneciendo. » -William Glasser

RECURSOS PARA SABER MÁS DEL SENTIDO DE PERTENENCIA A UN GRUPO

¿Quién se ha llevado mi queso?, de Spencer Johnson

«How to change your mind«, episodio 379 del Podcast de Freakonomics

«HBR’s 10 Must Reads on Change Management «, del Harvard Business Review

«Managing in a Time of Great Change«, de Peter Drucker

«Al frente del cambio«, de John P. Kotter

 

Artículos relacionados

Por qué nos peleamos con el cambio, de Leo Babauta

10 Razones por las que aprender durante toda la vida es la única opción, de Caroline Vander Ark & Mary Ryerse

Organizaciones ágiles: ¿son un modelo para el futuro?, de Norbert Erts

Cómo gestionar la incertidumbre, de Jonathan Bales

 

 

AUTOR
Alberto Losada Gamst. Consultor de empresas especializado en la inteligencia colaborativa y la gestión de las ideas. Escritor de artículos sobre innovación, comunicación en las empresas y repensamiento de nuestras actividades.

Como formador especializado en habilidades de comunicación, he impartido talleres en más de 30 empresas (muchas de las cuales han repetido con nuevos grupos) y más de 1.100 participantes. Y en todas las ocasiones he aprendido mucho de todos. ¡Gracias por ello!

IMAGEN: Gerd Altmann en Pixabay

 

— Para no perderte ningún artículo sobre Habilidades Humanas… ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Los 5 principales arrepentimientos de profesionales de mediana edad

He pasado 11 años enfocada en el coaching profesional, la enseñanza y la formación, ayudando a los profesionales a mitad de carrera a «profundizar, descubrir su trabajo correcto e iluminar el mundo con él«. He visto surgir varios temas centrales en torno a lo que hace que los profesionales a mitad de carrera (y las personas de mediana edad en general) se sientan profundamente arrepentidos.

 

Traducido y adaptado del original «The Top 5 Regrets of Midlife Professionals«, de Kathy Caprino.

 

A continuación veremos los cinco principales arrepentimientos que he escuchado a profesionales a mitad de su carrera en todo el mundo:

1. «Desearía no haber escuchado a otras personas acerca de lo que debería estudiar y perseguir».

Mucha gente cree que cuando llegues a los 40 años, sin duda alguna estarás viviendo tu propia vida y tomando tus propias y auténticas decisiones. Lamentablemente, he descubierto que esto no es necesariamente cierto. Miles de personas en todo el mundo sienten un profundo pesar y dolor porque en realidad están viviendo la vida de otra persona, no la suya propia. Lo más típico es que vivan una vida que sus padres les dijeron que vivieran, y que participar en carreras que aquellas personas con autoridad sobre ellas les exigían o les animaban fuertemente a seguir.

He escuchado de tantas personas de entre 40 y 55 años que ahora se dan cuenta de que están en una carrera completamente equivocada, persiguiendo los objetivos equivocados, porque estudiaron en la universidad lo que sus padres y otros referentes les dijeron que era lo correcto por seguridad, estabilidad y estatus. También admiten que había un cierto mandato cultural inconsciente o «oculto» que sintieron de alguna manera: el de convertirse en médico, abogado, ingeniero, arquitecto, etc., por el reconocimiento y el estatus que sus padres pensaban que se lograría en estos campos. La realidad es que estos profesionales no se atrevieron a cambiar de dirección, o a decir «¡No, no quiero esto!» Y ahora han pasado muchos años y todavía no están viviendo la vida como ellos quieren.

Para vivir una vida feliz y gratificante en tus propios términos, es crítico empezar a decir «sí» a tus creencias y valores auténticos, y dejar de vivir la vida de otra persona que se siente tan mal, incluso si es la que tus amados padres querían para ti.

 

2. «Ojalá no hubiera trabajado tan duro y me haya perdido tantas cosas.«

Son tantos los hombres y mujeres de mediana edad que comparten arrepentimientos de lo que se han perdido en la vida, trabajando tan duro. Echaban de menos estar en la vida de sus hijos. O perdieron la oportunidad de tener hijos. Perdieron la ocasión de construir una verdadera intimidad y cercanía con sus cónyuges, familiares y amigos. Echaban de menos la aventura, los viajes, el disfrute, la vitalidad, el aprendizaje, el crecimiento espiritual – no tener la oportunidad de detenerse y disfrutar de la vida, la naturaleza, la buena salud, la paz o la relajación. Se perdieron tanto y sacrificaron tanto para perseguir metas laborales que ahora se sienten vacías y sin sentido.

También he visto que cuando la gente llega al final de sus vidas -en sus 80 y 90 años- no están pensando en absoluto en las metas laborales que tanto se esforzaron por alcanzar. Están pensando en el amor y la familia, en las personas que les importan profundamente, y en cómo influyeron decisivamente en estas personas. Y se arrepienten profundamente de lo que no hicieron con y para estos seres queridos.

 

3. «Ojalá no hubiera dejado que mis miedos me impidieran hacer cambios«.

Tenemos muchos miedos diferentes que nos impiden actuar, pero los más grandes de ellos son los relacionados con el fracaso, la pérdida y el dolor. Los profesionales a mitad de carrera me cuentan que tienenmucho miedo y resistencia a hacer cambios, especialmente si eso significa que tienen que salir de su zona de comodidad, hablar y defenderse por sí mismos. Temen fracasar, arruinarse, no poder cuidar de sus familias económicamente. Temen abandonar su «zona de confort», pero ven que perpetuar el statu quo es insoportable y perjudicial.

Los temores de los profesionales a mitad de carrera, en particular de las mujeres, a menudo surgen de la falta de límites saludables, de un comportamiento intenso que agrada a la gente y de un afán por un «funcionamiento excesivo perfeccionista», haciendo más de lo que es necesario, saludable o apropiado. Hasta que no podamos meternos en una jaula con nuestros miedos y enfrentarnos a ellos de frente, el miedo nos mantendrá atascados en una silenciosa desesperación.

 

4. «Ojalá hubiera aprendido a manejar las situaciones tóxicas y a las personas«.

Cuando escribí el post «6 Comportamientos Tóxicos que Alejan a la Gente«, escuché a miles de personas (y sigo haciéndolo) que compartieron lo tóxicas que se han vuelto sus vidas y relaciones. Y me contaron que no tienen ni idea de qué hacer al respecto. La toxicidad está muy extendida hoy en día, y gran parte de ella proviene del estrés y de las formas negativas y dañinas en que fuimos criados y educados, y de lo que se nos enseñó (o no) sobre el comportamiento aceptable e inaceptable. También surge de personas cuya autoestima ha sido gravemente dañada: a través del dolor de la infancia, traumas en la vida adulta, y machacantes experiencias en el trabajo que los destrozan.

La toxicidad – en el trabajo, en las relaciones y en nuestros propios pensamientos – nos duele terriblemente, pero a menudo no lo vemos con suficiente claridad hasta que nuestros cuerpos enferman, o que otras crisis nos golpean y nos empujan a tomar nuevas y valientes acciones para aprender a amarnos, protegernos y sanarnos a nosotros mismos.

 

5. «Ojalá no me hubiera dejado atrapar tanto por el dinero«.

Finalmente, el tema del dinero: esto aparece en casi todas las conversaciones que tengo con profesionales a mitad de carrera. Sus temores en torno al dinero, o su esclavitud a él, generan un profundo arrepentimiento. Las personas dicen que saben que no están viviendo la vida que anhelan, y que están enfermos y deprimidos por ello, pero sencillamente no pueden ver una salida porque están atrapados por el dinero.

O bien sienten que necesitan seguir ganando exactamente la misma cantidad que hoy, para no cambiar de dirección o dejar sus trabajos o carreras tóxicas, o están desesperados porque no están ganando lo suficiente, por lo que quieren buscar algo «seguro» que saben que al final los convertirá en unos pobres miserables.

He aprendido que nuestra relación con el dinero es muy profunda, y que proviene directamente de nuestra programación de la riqueza y de lo que aprendimos de ella desde la infancia. Las historias negativas, basadas en el miedo, que nos contamos a nosotros mismos sobre el dinero, siguen apareciendo en nuestras vidas, a pesar de todos nuestros esfuerzos. Si no llegamos al fondo de nuestra propia historia de dinero y la curamos, quedaremos atrapados en situaciones infelices y desesperadas durante toda nuestra vida.

 

Si eres como yo, el llegar a los 50 supuso un gran despertar. Me sentí como si de repente estuviera en un nuevo «club» y ese club me permitió ser más fuerte, más valiente y más audaz, y dejar de perder el tiempo. De repente, ver que el número de años que tienes por delante en la vida es menor que el que hay detrás de ti, es una experiencia muy motivadora. Para muchos, resulta urgente abordar lo que está mal en nuestras vidas: lo que nos enferma, nos entristece, nos deprime y nos enfada. Nos empuja para reunir el valor, la fortaleza y el compromiso para finalmente hacer lo necesario para empezar a vivir las vidas que anhelamos. Y para eso tenemos que ser valientes.

Para ser valiente y construir una vida más feliz, visita mi Proyecto de Carrera Increíble, y echa un vistazo a mi video en Facebook y la charla de TEDx «Time to Brave Up«.

 

AUTORA
Kathy Caprino, en su propia web dice de sí misma que «Ahora, como coach de éxito profesional, experta y escritora en Forbes, Huffington Post y LinkedIn y otras plataformas, me concentro intensamente en ayudar a las mujeres profesionales a «profundizar, descubrir su trabajo correcto e iluminar el mundo con él». Me encanta mi trabajo, y estoy supremamente satisfecha con él y estoy apasionadamente comprometida todos los días a ayudar a otras mujeres a lograr un gran avance en su vida (¡mi palabra favorita en inglés!) hasta sus más altas cimas – en su trabajo, negocios, relaciones y en sus vidas.

Además de mi trabajo profesional, soy una activa cantante y actriz, y he cantado en numerosas grabaciones y en apariciones corales en el Carnegie Hall, las Naciones Unidas, los Estudios de Grabación SONY y otros lugares de relieve».

IMAGEN: la del artículo original

 

— ¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Organizaciones ágiles: ¿son un modelo para el futuro?

 

A medida que más organizaciones se liberan de la jerarquía corporativa y pasan a formar parte de redes adaptables con un equipo central, observamos los beneficios de pasar a un modelo de organización ágil.

 

Traducido y adaptado del original «Agile Organisations: Are Agile Organization Models the Future?«, de Norbert Erts en el blog de Cake HR

 

El modelo de organización ágil ofrece una metodología de gestión de personas y operaciones diferente a la que estamos acostumbrados a ver.

Con nombres tan conocidos como Apple, Philips e ING Bank operando con éxito y utilizando técnicas ágiles, otras empresas están buscando adoptar el enfoque ágil que les suponga alejarse de la jerarquía corporativa (en la que las decisiones se toman de arriba hacia abajo) y no adherirse más a procesos estrictamente estructurados.

Hace unos años la palabra «Agile» era un neologismo completo en la terminología de la gestión de proyectos.

Con grandes cambios que afectan tanto a las áreas internas como externas de una organización, ser ágil requiere que crezca con el cambio y se haga más fuerte como resultado, dando a su negocio una ventaja competitiva.

 

¿QUÉ ASPECTO TIENE EL MODELO DE UNA ORGANIZACIÓN ÁGIL?

Estructura organizativa: Se pasará de las estructuras de gestión jerárquica a las redes y equipos que trabajan más cerca de la base de clientes, teniendo más control sobre la toma de decisiones.

Equipos y Proyectos: Desde equipos fijos que trabajan juntos habitualmente, hasta redes o «escuadrones» que se crean rápidamente en base a conjuntos de habilidades y se deshacen rápidamente una vez que los proyectos están terminados.

Roles de trabajo: Los empleados que normalmente trabajan sujetos a los detalles de una descripción de puesto pasarán a trabajar en proyectos que hacen uso de sus habilidades, permitiendo al personal trabajar en múltiples proyectos en diferentes áreas dentro del negocio, ofreciéndoles diversas oportunidades.

Gestión: Ya no se centrará sólo en supervisar a las personas y «apropiarse» de su desarrollo, sino que dirigirá los proyectos y patrocinará a los empleados adecuados para cumplir con los requisitos del proyecto.

Recompensas y promociones: En lugar de recompensar a los empleados en función de su nivel de trabajo, antigüedad o experiencia, las recompensas se basarán en los resultados de las tareas, la reputación y el apoyo de los colegas o líderes.

Cultura: posiblemente el elemento más importante para asegurar que la agilidad de una organización sea un éxito, la cultura ágil de la compañía tendrá influencia en cada área y en todas las funciones dentro del negocio.

De las implementaciones ágiles fallidas, el 63% de los encuestados en un estudio achacó el fracaso al choque entre la cultura de su empresa y la filosofía empresarial propia de una organización ágil.Rachel Burger, Capterra

 

¿QUÉ BENEFICIOS TIENE UNA ORGANIZACIÓN ÁGIL?

La organización ágil responde rápidamente a los cambios en el mercado creando ciclos de decisión rápidos, enfrentándose eficientemente a las nuevas amenazas de factores internos/externos y manteniéndose al tanto de los rápidos avances de la tecnología, lo que permite que las operaciones prosperen en un entorno turbulento de cambio constante.

Si miramos al banco ING como ejemplo, la agilidad ha proporcionado los siguientes beneficios a su organización en un periodo de 15 meses:

  • Mejora del tiempo de lanzamiento al mercado de nuevos productos y servicios
  • Impulso al compromiso de los empleados con la empresa
  • Reducción de problemas  y su peloteo entre departamentos
  • Mejora de la experiencia del cliente
  • Aumento de la productividad

 

ALGUNOS CONSEJOS PARA TENER ÉXITO

Se dice que aquellos modelos de organizaciones ágiles que tienen éxito destacan por estos 5 elementos distintivos:

  • Propósito y visión compartida para ayudar a las personas a sentirse personal y emocionalmente involucradas.
  • Red de equipos capacitados (equipos multifuncionales, equipos de autogestión y grupos de flujo de trabajo) a los que se les da la clara responsabilidad de encontrar sus propias soluciones y ofrecer «resultados excepcionales».
  • Ciclos rápidos de toma de decisiones y aprendizaje para abarcar la incertidumbre en entornos en evolución.
  • Modelo de personas dinámicas que enciende la pasión, promoviendo una cultura de empresa que pone a su gente en el centro, comprometiendo a la fuerza laboral y creando valor.
  • Tecnología de última generación, integrada sin fisuras en todos los aspectos de la organización, que apoya la velocidad y la flexibilidad con reacciones rápidas a las necesidades de los grupos de interés y de la empresa.

las organizaciones ágiles como modelo para el futuro

 

La Tribu: es un grupo de escuadrones con misiones interconectadas.

  • incluye una media de 150 personas
  • se anima al líder de la tribu a establecer prioridades, definir presupuestos y coordinarse con otras tribus para asegurarse de que el conocimiento se comparte
  • su líder es un «Coach de lo Ágil»: apoya a los individuos y escuadrones a crear equipos de alto rendimiento

El Escuadrón: es la base de la nueva organización ágil

  • se compone de no más de 9 personas: es autónomo y autogestionado
  • incluye a representantes de las distintas funciones que trabajan en la misma ubicación
  • tiene la responsabilidad completa de alcanzar el objetivo relacionado con el cliente
  • puede cambiar su composición funcional a medida que evoluciona el proyecto
  • se deshace en cuanto se haya conseguido su misión

La Sección (Chapter): se encarga de desarrollar experiencia y conocimiento transversalmente entre los escuadrones.

  • su líder es responsable de una sola sección
  • representa la jerarquía entre los distintos miembros de un escuadrón en asuntos concretos como el desarrollo personal, coaching, selección de personas o gestión de su rendimiento, por ejemplo.
Los proyectos ágiles tiene un 28% más de éxito que los tradicionalesPWC

 

LA CAPACIDAD NECESITA ESTABILIDAD

Aunque la agilidad promueve la comunicación abierta y los métodos más flexibles, ser ágil no debe confundirse con inestable. Además de ser capaces de adaptarse y mostrar resiliencia, para que un modelo de organización ágil sea un éxito, «las empresas deben diseñar estructuras, acuerdos de gestión y procesos con un conjunto relativamente inalterable de elementos básicos: una columna vertebral fija» -«Agility:  It Rhymes with Stability«, por Wouter Aghina, Kirsten Weerda y Aaron De Smet, McKinsey & Company.

 

TECNOLOGÍA

Para apoyar una organización ágil, la tecnología necesita apoyar las necesidades de una mayor productividad y flexibilidad en todo el negocio, operando de las siguientes maneras:

  • Gestión del rendimiento basada en equipos
  • Compartir metas y objetivos
  • Comentarios («feedback») del equipo/red
  • Asignación, gestión y supervisión de proyectos
  • Servicio de mensajería instantánea
  • Opción de crear y desmantelar equipos para colaboraciones con facilidad
  • Datos transferibles

 

¿QUÉ IMPACTO TIENE LA AGILIDAD EN LOS DEPARTAMENTOS DE RECURSOS HUMANOS?

RRHH tiene una función crucial de apoyo. Mejorar el marketing, el desarrollo continuo, la capacidad de respuesta al cambio y las colaboraciones pueden ser esfuerzos inútiles si hay una falta de agilidad en RRHH para respaldarlos.

El papel de RRHH no es simplemente ejecutar y desplegar controles y estándares ágiles, sino más bien facilitar y mejorar la agilidad en toda la organización al responder al cambio, la dotación de personal y la planificación general. Esto tendrá un impacto en la forma en que se diseñan los puestos de trabajo, se lleva a cabo la contratación, se gestionan los objetivos y el rendimiento, y en la forma en que las personas se desarrollan dentro del negocio y la cultura de la empresa.

¿Cómo de preparado estás para atraer, administrar y hacer crecer a las personas en una red, en lugar de una jerarquía? ¿Están listos tus modelos de carrera profesional, las prácticas de gestión del rendimiento, los modelos de liderazgo y los sistemas de compensación y retribución? Es muy posible que no, pero 2018 es el momento de empezar a repensarloJosh Bersin, en Deloitte

RR.HH. trabaja habitualmente en un ciclo anual o trimestral, que debería cambiarse a un periodo más corto como el quincenal, para optimizar los procesos y ver los resultados al final de un ciclo.

Los principales objetivos serán buscar formas de atraer, retener y hacer crecer a los empleados en una red flexible en lugar de jerarquizarlos, y promover una cultura ágil en todos los ámbitos.

 

EN RESUMEN

Cualquier organización puede volverse ágil, pero antes que nada debe tener claro por qué quiere dar el paso al formato ágil para que se puedan establecer las bases necesarias. Una vez que se tenga la respuesta, las organizaciones pueden pasar a averiguar el cómo y el cuándo.

Rediseñar la estructura de tu organización para que esté más centrada en equipos y redes que sean receptivos y utilicen las habilidades de todas las funciones, creando al tiempo nuevas funciones como Líder, Patrocinador y Asesor, tendrá en última instancia un impacto positivo en la transformación de su negocio.

Por lo que podemos ver, el diseño ágil se está convirtiendo en el futuro modelo de forma organizativa, con el 71% de las organizaciones que ya dijeron estar utilizando algún tipo de enfoque ágil. Por lo tanto, si estás buscando mantenerte por delante de la competencia, ahora es el momento de comenzar a desarrollar e implementar estas prácticas ágiles.

 

EL AUTOR
Norbert Erts es cofundador de CakeHR. Vigila de cerca las noticias internacionales, la política, los negocios, las finanzas, la ciencia, la tecnología y las conexiones entre ellas.

IMAGEN: Rawpixel en Pixabay

 

 

— ¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Cómo gestionar la incertidumbre

 

Hay docenas de estudios que muestran hasta dónde están dispuestos a ir los humanos para evitar la incertidumbre, renunciando a mayores beneficios potenciales a cambio de saber que lo que están recibiendo en este momento está bien. ¿Es verdad que hay docenas de esos estudios? No tengo ni idea. Pero hay al menos uno, lo que significa que es innegablemente cierto y que nunca debe ser cuestionado. En realidad, sin embargo, la mayoría de la gente preferirá 20 dólares en vez de un 50% de probabilidades de ganar 70 dólares -aunque este último «valga» 35 dólares- debido al riesgo que implica. ¿Es eso cierto? De nuevo, no tengo ni idea. Tú ya me entiendes.

 

Traducido y adaptado del original «How to Deal with Uncertainty» de Jonathan Bales en el blog de su web Jonathanbales.com

 

En mis libros he hablado mucho sobre los beneficios de (a veces) asumir riesgos y, más específicamente, de la incertidumbre. Hay riesgos que se conocen y cuyo valor esperado exacto se puede calcular -como el giro de una rueda de ruleta o el ejemplo de arriba de los 20 dólares- y luego están aquellos cuyo valor de empresa no se puede determinar con exactitud. Hay una pequeña ventaja en el uso de las matemáticas básicas para asumir el primer tipo de riesgo cuando se es inteligente, pero estoy más interesado en encontrar situaciones en las que es astuto correr riesgos con resultados potenciales de alta incertidumbre y rendimientos inexactos.

Creo que aceptar y apostar por la incertidumbre es una de las mayores ventajas de los negocios porque mucha gente le tiene miedo por naturaleza. Hemos evolucionado hasta llegar a tales extremos para evitar la incertidumbre y sentimos más dolor por los resultados negativos que placer por los positivos. Son tan pocas las personas que se encuentran en situaciones que les permiten aprender a lidiar con la incertidumbre que es muy fácil encontrar en ella esas oportunidades de inversión; identificar y explotar lugares en los que otros están haciendo malas apuestas porque tienen miedo de lo desconocido.

Un ejemplo de esto en los negocios podría ser hacer algo que no puede ser probado inmediatamente (creo que probar con precisión la mayoría de las cosas de una manera práctica que pueda ayudar a la toma de decisiones en el futuro es bastante raro, pero eso es para otro post). ¿Funcionará esta idea específica? «Bueno, no tengo ni idea y no hay forma de conseguir buenas pruebas, pero sé que ese hecho ha asustado a otros y que el beneficio es evidentemente alto, así que asumiré la incertidumbre

Por supuesto, hay factores limitantes para aceptar la incertidumbre, como no estar en una situación en la vida para hacer que esto ocurra realmente, o quizás estar verdaderamente ansioso ante la incertidumbre de tal manera que el estrés no vale la pena. Creo que este último tema es un auténtico problema para muchas personas, en todo tipo de estilos y formas de vida -evitan constantemente la incertidumbre por todo el estrés que provoca- y por eso enumero a continuación algunas formas en las que he mejorado de verdad mi capacidad no sólo para aceptar y abrazar la incertidumbre, sino también para sentirme cómodo buscándola intencionadamente.

 

PIENSA EN TÉRMINOS DE PROBABILIDADES

Este es probablemente el componente más importante para manejarse con el riesgo y la incertidumbre, y algo que es muy difícil para muchos. Incluso con algo que es claramente probabilístico, como las probabilidades de que llueva mañana, la gente es realmente mala en su conjunto en lo que se refiere a entender y aceptar el azar.

Pero es muy importante. En lugar de decir «esto no debería haber pasado, no puedo más con esta mierda», deberías estar diciendo «esto tenía un 10% de posibilidades de pasar (o al menos estaba dentro del abanico conocido de resultados) y debería prepararme mejor para ello en el futuro».

Para ayudar, juega a juegos en los que el azar intervenga como el póquer, blackjack, Yahtzee, etc. Son profesores de probabilidad increíblemente útiles y sirven como una ayuda para que entiendas que puedes hacer lo correcto y aún así experimentar resultados negativos (y viceversa).

 

ACEPTA EL PEOR DE LOS RESULTADOS POSIBLES

Típicamente, la gente parece tener más miedo a cómo la incertidumbre les hace sentir que a la incertidumbre misma. He sido la víctima de esto. Todavía me asusto un poco cuando vuelo. No tiene sentido. Sé que es irracional. Y sin embargo, cuando ese avión gira en la pista y acelera los motores para despegar, como un reloj, siento que tengo que comerme una mierda del tamaño de un balón de fútbol. Eso suele ser porque acabo de comer Burrito Elito (comida mexicana) y he vuelto a comer el doble de carne: «hoy es el día en que no te vas a poner enfermo», te dijiste a tí mismo 30 minutos antes de otro episodio de diarrea explosiva reforzada con guacamole, pero aún así.

Antes de cualquier situación de alta incertidumbre, trata de considerar cuál podría ser el peor resultado posible. Visualízalo ocurriendo. Piensa realmente en cómo afectaría tu vida y acéptalo como si fuera verdad.

Entonces cámbiate la ropa interior.

 

BAJA TUS EXPECTATIVAS

Hoy temprano estaba hablando con un amigo acerca de por qué la gente siente presión en su trabajo, y creo que realmente se reduce a las expectativas. El estrés es típicamente el resultado de sobrevalorar lo externo -como las opiniones de los demás o lo que «debería» hacerte feliz- y por lo tanto puede al menos reducirse si encuentras una manera de rebajar las expectativas.

Practica el mindfulness o consigue coaching mental para vivir mejor el momento y liberarte de la ilusión de lo que «debería haber sido». Headspace y Primed Mind son dos aplicaciones para móvil que me gustan.

 

EXPONTE MÁS A LAS INCERTIDUMBRES

Hay dos razones por las que creo que deberías aumentar tu exposición a la incertidumbre, además de ser simplemente lo que más valor empresarial te puede dar. La primera es que, de la misma manera que te pones cada vez menos nervioso cuando te ves obligado a hablar en público, es lógico pensar que solamente mejorarás tu eficacia para enfrentarte a la incertidumbre cuando la practiques.

El segundo es el tamaño de la muestra (estadística). Si tiras una moneda una vez, el resultado es completamente incierto. Si tiras una moneda 1.000 veces, no lo es; estará muy cerca del 50% de cara y el 50% de cruz. La aleatoriedad puede ser semiparadójicamente extremadamente predecible -la cosa más predecible de todas, ya que sabemos exactamente dónde se moverá hacia la media- y, por lo tanto, maximizar el número de situaciones inciertas puede aliviar el estrés, ya que su rango de resultados puede llegar a ser más consistente.

Prueba cosas que otros no hacen. Comercializa tu producto de una manera totalmente nueva, ve a una cita inusual o crea una propuesta única para tu jefe mientras aceptas el miedo a lo desconocido de lo que podría suceder. Hazlo una y otra vez hasta que estés arruinado, soltero, y tengas una debilitante baja autoestima… pero seas realmente bueno para lidiar con la incertidumbre.

 

PREPARA PLANES ALTERNATIVOS

En el póquer hay un dicho que dice que los mejores jugadores siguen siendo los más afortunados. Es cierto, se exponen a tantas situaciones como pueden para tener «suerte», y están preparados para lidiar con la incertidumbre cuando ésta surge.

No planifiques demasiado, pero acostúmbrate a jugar con los escenarios en tu cabeza y a considerar cómo beneficiarte más cuando lo que «debería» ocurrir no ocurre.

 

EVITA SOBREANALIZAR LAS PEQUEÑAS VARIACIONES EN EL CORTO Y MEDIO PLAZO

Si tienes confianza en tu enfoque a largo plazo de los negocios, la familia, la amistad o lo que sea, no te preocupes por las fluctuaciones a corto plazo. No analices en exceso el precio de tus criptodivisas o de tus acciones, ni malinterpretes el «significado» de los juegos deportivos individuales.

 

ACEPTA TU RESPONSABILIDAD

Preocuparse por el «qué pasaría si» es útil para escenarios futuros, pero no para el pasado. Sólo ayuda a distraer de lo que debería ser una búsqueda constante de mejora. Si algún burro te gana en un deporte online («Deportes de Fantasía»)  por menos de un punto o alguien te da un baño al póquer, o un inútil consigue ese ascenso en el trabajo en tu lugar, deberías pensar: «Bueno, ¿cómo puedo trabajar para conseguir más puntos en mis juegos online, conseguir mejores resultados al póquer, o añadir más valor en el trabajo?»

Las luchas a corto plazo pueden ser principalmente el resultado de la mala suerte, pero creo que te beneficiarás más si asumes la responsabilidad y trabajas para asegurarte de que tengas el menor número posible de variaciones negativas en el futuro.

 

HAZ EJERCICIO

Mueve ya ese maldito culo de una vez.

 

ACEPTA QUE LA VIDA NO TIENE SENTIDO Y QUE TE MORIRÁS PRONTO

Quiero decir, ¿a quién le importa realmente? Si consideras lo irrelevante que eres dentro de este multiverso, universo, galaxia, sistema solar, planeta, país, ciudad, vecindario e incluso grupo de amigos, es bastante fácil dejar de preocuparte de por qué Tina (una amiga que consideras especial y que te encanta y de la que seguramente estás colgado, N del T.) no te devolvió la llamada después de lo que, según todos los indicios, fue un momento maravilloso para ambos, especialmente después de que conseguiste uni (erizo de mar en japonés), wagyu (raza bovina japonesa) , Y Toro Sashimi (ventresca de atún)  aunque no eran parte del omakase (encargo, pedido) y parecía que le gustaban, pero que incluso ella sabe que es evidentemente buena fingiendo teniendo en cuenta cómo se está comportando ahora, pero en realidad no importa, es sólo una niña y no has estado pensando en ella en absoluto, tal vez una o dos veces desde la fecha ¡¡¡¡ TINA LLÁMAME DE NUEVO, POR FAVOR !!!!

 

EL AUTOR

Emprendedor, autor y amante del sofá.

En el apartado de su web en el que habla de su persona, Jonathan Bales explica así cómo ve su futuro: «No tengo ni idea de lo que voy a hacer ni de dónde estaré dentro de cinco años; mi vida y mi «trabajo» han cambiado prácticamente cada pocos meses desde hace ya varios años. Las únicas cosas que sé con seguridad son 1) estaré haciendo algo que me gusta – una (o más) de mis pasiones – y 2) mis éxitos y fracasos estarán ligados a cuánto valor le doy a otras personas. Quiero ser recompensado (y pagado consecuentemente) cuando hago un buen trabajo, pero también quiero las consecuencias personales si lo que hago no gusta. En resumen, necesito exponerme y arriesgarme para sentir que lo que estoy haciendo vale la pena.»

IMAGEN: la del artículo original.

 

— ¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Cómo desaferrarse y dejar ir a personas y cosas

 

Traducido y adaptado del original «The Practice of Letting Go«, de Leo Babauta en su blog Zen Habits

 

Hay muchas veces en las que nuestra mente se aferra a algo con fuerza, y eso rara vez es útil:

  • Yo tengo razón, es la otra persona quien está equivocada
  • Esa persona está viviendo su vida de una forma equivocada, debe cambiar.
  • Mi opción es la mejor manera, las demás están equivocadas
  • Esto es lo que quiero, no quiero nada más.
  • Realmente eso no me gusta, apesta.
  • Debería tener a esa persona en mi vida, amándome.
  • No debería estar solo, no debería tener sobrepeso, no debería ser como soy, no debería tener esta vida.

En todos estos casos, y aun en más, nuestras mentes están fijas en un punto de vista concreto, y a menudo juzgamos a los demás. Nos quejamos. Estamos apegados a lo que queremos y a lo que no queremos.

Esto lleva al estrés. A la infelicidad. A la ira. Al deseo de justicia. A ser crítico. A distinguirnos de los demás. Al aislamiento.

Y lleva a cerrarse a la belleza de este momento, tal como es, lleno de opciones y posibilidades.

Si quieres trabajar en el «dejar ir», en desapegarte de cosas y personas, me gustaría ofrecerte una técnica sencilla.

 

PONIENDO EN PRÁCTICA ESE «DEJAR IR»

En realidad puedes estar practicando esto todo el día porque, aunque no nos demos cuenta, estamos constantemente aferrándonos constantemente a ciertos puntos de vista.

Así es como se practica mi técnica para desaferrarse:

Empieza por darte cuenta de lo rígido que estás. Nota que estás estresado, molesto con alguien, sintiéndote como si tuvieras razón, quejándote de alguien o de una situación, no abierto a otros puntos de vista, posponiendo algo, evitando, tensando. Estas son buenas señales de que estás inmovilizado, endurecido en tu punto de vista, fijo, apegado, aferrado. Aprende a ser bueno en darte cuenta de esta situación.

Fíjate en la tensión de tu cuerpo. Es un estiramiento que ocurre desde los músculos del estómago, a través del pecho, hasta la garganta y la frente. Piensa en esto como tu columna vertebral, y se estrecha cuando piensas que tienes razón, o que alguien más está equivocado, o que realmente quieres algo o no quieres algo.

Empieza a relajar esos músculos que tienes tan tensos. Esta es la clave para dejar de estar aferrado y empezar a dejarse llevar. Lo que sea que esté tenso en tu columna vertebral, relájalo. Inténtalo ahora mismo. ¿Qué es lo que está tan tenso? Relájalo. Suavízalo.

Abre tu conciencia más allá de ti mismo. Una vez hecho esto (y puede que tengas que repetir el paso anterior de relajación varias veces), puedes abrir tu conciencia desde tu propio cuerpo y tu propia preocupación, hasta el mundo que te rodea. Toma conciencia del espacio que te rodea, las personas y los objetos, la luz y el sonido. Abre tu conciencia a todo aquello que hay a tu alrededor.

Sé consciente de lo abierto que estás y de las posibilidades que ello conlleva. Con tu mente ya más abierta, puedes empezar a sentirte más abierto. Tu mente ya no está cerrada, sino que ha hecho hueco para nuevas posibilidades. No estás obsesionado con un solo camino, sino que estás abierto a todos. Esta es la belleza del no saber.

Ábrete a la belleza que está ante ti. Ahora que no estás obsesionado con lo correcto o con tu manera o la manera en la que las cosas deben o no deben ser… puedes aprovechar este momento real que tienes ante ti. Has vaciado tu copa, y has hecho hueco para ver las cosas como realmente son, y apreciar la belleza del presente, la belleza de otras personas, y la de ti mismo.

Da un paso adelante con una apertura hacia lo desconocido. Desde este estado de relajación de la fijeza de tu mente, de apertura…. da el siguiente paso con una actitud abierta hacia el no saber con certeza lo que habrá. No sabes cómo deberían ser las cosas: ¡averigüémoslo! No sabes si tienes razón o no: ¡vamos a explorar! No sabes las respuestas, sólo tienes las preguntas en tu corazón, y te mueves hacia posibilidades abiertas.

 

Es así de simple. Y por supuesto, se necesita mucha práctica. Puedes hacer esto en cualquier momento, pero es útil tener un momento del día para establecer un recordatorio y luego tomarte unos minutos para sentarte quieto y practicar con lo que sea a lo que te hayas estado aferrando hoy.

Cuando practicamos de esta manera, estamos cambiando de nuestros patrones habituales de preocupación por nosotros mismos y cerrando todas las posibilidades, a la apertura y el no saber, a las posibilidades ilimitadas y a ver la belleza impresionante del mundo que tenemos frente a nosotros.

 

AUTOR
Leo Babauta es un blogger y autor sobre simplicidad. Creó Zen Habits, un blog del Top 25 mundial con dos millones de lectores. También es un autor de best-sellers, esposo, padre de seis hijos y vegano. En 2010 se trasladó de Guam a San Francisco, donde lleva una vida sencilla.
Comenzó su blog  Zen Habits para hacer una crónica y compartir lo que ha aprendido mientras cambiaba muchos de sus anteriores hábitos.

IMAGEN: pixel2013 en Pixabay

 

— ¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

¿Piensan tus colaboradores disruptivamente?

 

Ser disruptivo es una nueva habilidad. Estoy segura de ello y veo reflejos de esta nueva necesidad en todo lo que está sucediendo en el mercado. Sin embargo, para muchos de nosotros, es un verdadero desafío desarrollar un pensamiento disruptivo y cultivarlo en equipos y organizaciones.

 

Traducido y adaptado del original «Are your employees thinking disruptively?«, de Eva Pisotska en ThoughtScription.

 

De hecho, no hay muchos que entiendan el significado de la disrupción. Hay muchos comentarios en casi todos los artículos que describen la disrupción. El término proviene de la Teoría de las innovaciones disruptivas desarrollada por Clayton Christensen, profesor de Administración de Empresas de la Harvard Business School de la Universidad de Harvard. Pero, hoy, no estoy escribiendo sobre su investigación – la disrupción de la que estoy hablando no está relacionada con sus resultados científicos.

 

¿QUÉ ES EL PENSAMIENTO DISRUPTIVO?

El desorden como una habilidad es un nuevo tipo de pensamiento. Es una habilidad para ver más que una tarea dada. Se trata de no tener miedo a tomar decisiones grandes y pequeñas y, lo que es aún más importante, se trata de la capacidad de darse cuenta y aceptar los errores, incluso si esto significa empezar de cero.

Hoy en día, con la situación del mercado cambiando cada día, tu ytus empleados debéis ser capaces de reaccionar lo más rápido posible. Y tú también debes ser proactivo.

 

¿POR QUÉ ES IMPORTANTE PENSAR DE UNA FORMA DISRUPTIVA?

El pensamiento disruptivo es necesario para descubrir las brechas estratégicas en las etapas iniciales y para crear una estructura organizacional completamente ágil bien comunicada, con una comunicación que funcione vertical y horizontalmente y en ambas direcciones. Este tipo de pensamiento es una habilidad que permite a la gente ver globalmente. Pueden ver los cambios inesperados de la empresa no como una situación negativa de la empresa, sino como un paso necesario en su desarrollo positivo. Normalmente, todos los que tienen esta habilidad son también pensadores con mentalidad de crecimiento.

Ser capaz de darse cuenta de los errores y ser lo suficientemente fuerte para comunicarlos a su equipo, jefe y colegas es crucial. Esto sólo puede hacerse cambiando la cultura interna de tu organización junto con el enfoque de su gestión. Ya no gestionamos los recursos humanos. Hoy estamos hablando de «Gestión Humana». Ver a tus empleados de esta manera les permitirá luchar contra obstáculos que impiden el pensamiento disruptivo…

 

CINCO OBSTÁCULOS QUE NECESITAMOS SUPERAR PARA DESARROLLAR UN PENSAMIENTO DISRUPTIVO:

1. La famosa regla del caballo muerto.

Los indios Dakota dicen: «cuando descubras que estás cabalgando un caballo muerto, la mejor estrategia es desmontar» (N. del T.)

No tiene sentido azotar a un caballo muerto para que ande, pero aún así lo hacemos. Siempre es más fácil permanecer en la zona de confort y continuar «progresando» y mejorando las cosas viejas. Esto puede incluso mejorar temporalmente los resultados, pero es muy importante recordar que tus competidores en ese mismo momento ya han cambiado el caballo, o el jinete, o la carretera, o han comprado un coche, y están demasiado lejos para ser alcanzados.

¿Qué puede hacer el líder? Motiva a tu equipo para que comparta activamente su opinión sobre las cosas/proyectos/actividades en las que no creen. Muéstrales que confías en su opinión y averigua cuánto tiempo lleva muerto el caballo, o si está a punto de morir. Tal vez haya otros animales que te han pasado inadvertidos.

 

2. El problema del tesoro.

Todo lo que creamos, todo en lo que invertimos, tiene un valor especial para nosotros. Cuidamos nuestros resultados como una madre que cuida a su bebé. No queremos ver las lagunas o estamos dispuestos a «mejorar» los procesos de trabajo ineficientes indefinidamente en lugar de sustituirlos por completo.

¿Qué puede hacer el líder? 1) Enseña a tu equipo a ser entusiasta con los resultados, no con el proceso. Establece metas orientadas a los resultados y piense en los puntos de motivación. 2) Organiza varios eventos sencillos de formación de equipos que se adapten a tu sector económico y practica a partir de cero.

Ejemplo: Los monjes tibetanos practican la paciencia y la humildad. Invierten muchos esfuerzos físicos y espirituales para crear sus increíbles mandalas a partir de arena de mármol. Grano a grano a grano de arena, se están creando obras maestras. Pero entonces el largo proceso de creación termina con la destrucción del mandala -en un momento. Todos los esfuerzos se han ido para siempre y los monjes comienzan un nuevo mandala.

Encuentra otras ideas: castillos de arena, senderos de dominó de piedra, rompecabezas, etc. Si tienes otras ideas o experiencias, por favor compártelas en la parte de comentarios de este artículo.

 

3. El sesgo cognitivo de arrastre.

Este conocido sesgo de la teoría de cómo el cliente se comporta y toma sus decisiones funciona aquí perfectamente. Estamos seguros de las cosas que la multitud está haciendo/usando/queriendo. Pensamos: «Lo usé con éxito en mi último proyecto; mi equipo lo ha estado haciendo de esta manera desde siempre; todos nuestros socios lo están haciendo; leí la opinión de un experto de que finalmente funcionará; ¡las autoridades y millones de individuos no pueden estar equivocados! ¿De verdad lo crees?

¿Qué puede hacer el líder? Trata de evangelizar el individualismo en tu equipo. Cada opinión, idea y pensamiento importa. El individualismo dentro de un equipo no lo divide en actores independientes separados. Todo lo contrario: hace crecer el espíritu de equipo a través del respeto y la capacidad de escuchar y compartir.

 

4. Tragarte las palabras.

Este es un procedimiento muy desagradable. ¿Estás listo para decirle a tus colegas, a tu equipo y a tu jefe que empezar de cero será una mejor solución que seguir mejorando algo viejo que nunca funcionará? A pesar de que odiamos admitir la derrota y que algunos de nosotros no tenemos esta habilidad, debemos empezar a hacerlo.

¿Qué puede hacer el líder? Comunica tus propios errores dentro del equipo, comparte lo que aprendes de ellos. Estate abierto a tus empleados y permíteles hacer lo mismo. Esto se puede lograr mostrando reacciones positivas, ejecutando análisis de situación, y demostrando un impacto positivo al encontrar errores en las etapas iniciales.

 

5. Pensando en pequeño.

Estamos acostumbrados a ciertas fronteras en todo lo que hacemos y simplemente no vemos las posibilidades a nuestro alrededor. Estamos acostumbrados a tener restricciones de diferentes tipos porque nos manejan líderes que piensan en pequeño. Ni siquiera asumimos la existencia de otras opciones. Muy a menudo, estamos tan centrados en las tareas y problemas actuales que olvidamos cómo va el panorama general.

¿Qué puede hacer el líder? Es hora de que todos en tu organización vean y comprendan más acerca de tu empresa. Cambia la estructura de comunicación. Haz que los equipos y los departamentos interactúen teniendo objetivos comunes.

Comunica la estrategia de la compañía a todos para que comprendan que cada rol es importante e impacta el resultado final. No importa si se trata de un asistente, desarrollador, ingeniero o gerente: todos tienen que darse cuenta de que se trata de la empresa en su conjunto.

Cambia la visión de quienes piensan en pequeño. No ayudarán a que tu empresa crezca.

Creo que, tomando las medidas necesarias, es posible desarrollar un pensamiento disruptivo en los equipos y en toda la organización. Esto debe formar parte de la cultura de la empresa. Una empresa está formada por personas que trabajan juntas bajo tu nombre. Si son disruptores, la compañía será capaz de afrontar cualquier desafío del mercado.

 

¿Alguna idea al respecto? Compártelas en los comentarios.

 

AUTORA
Eva Pisotska es Evangelista de la Transformación Digital. Líder en el desarrollo de canales de negocio y socios con experiencia en la dirección de equipos internacionales multilingües distribuidos de alto rendimiento en empresas dinámicas y en crecimiento, así como en empresas de nueva creación.

IMAGEN: Jeremy Lanfranchi en Unsplash

 

— ¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Suscríbete a nuestro Boletín

Al hacerlo, aceptas la Política de Privacidad.

Suscríbete a nuestro Boletín

Al hacerlo, aceptas la Política de Privacidad.
¿Quieres recibir cada semana la última publicación del blog de Avantideas?
como gestionar ideas en la empresa y tener sistemas de inteligencia colaborativa
Te mandaremos ideas y reflexiones de expertos de todo el mundo que sin duda te serán útiles.
Holler Box