Antes muerto que Presentando

Saber hablar en público es una ventaja profesional. Así, sin más. Y aunque no lo parezca tampoco es tan difícil hacerlo bien y sin sufrir. No es necesario tener el talento de la palabra para poder hacer una fantástica presentación. A menudo bastará con una correcta mentalización y una suficiente preparación del material del que vamos a hablar, junto con una serie de sencillas técnicas que lo harán todo más fácil... y quizá hasta divertido. Que uno se envicia luego.

Nuestro taller de cómo hablar en público "Antes muerto que presentando" está dirigido a: 1- todos aquellos profesionales que deseen mejorar su capacidad de comunicación a través de presentaciones; 2- empresas y organizaciones que quieran hacer más eficaz la presentación de información entre departamentos, sacando la máxima rentabilidad del tiempo invertido; y 3- Directivos que quieran reforzar su liderazgo a través de una comunicación más intensa en sus discursos y presentaciones.

"Normalmente me lleva más de tres semanas preparar un buen discurso improvisado. -Mark Twain

Hablaremos de ...

... que, a fecha de hoy, nadie se ha muerto por tener que hablar en público. No siendo una habilidad que se cultivara en los colegios españoles hasta hace muy pocos años, en otras culturas como la anglosajona o la nórdica es tan natural como respirar o tomarse un café. Tocaremos asuntos como:

  • las razones por las que a tante gente impone el ponerse delante de un grupo para hablar;
  • cuál es la correcta mentalización para rebajar los nervios y los miedos;
  • los formatos más habituales, desde una reunión de trabajo con el equipo hasta una conferencia con docenas o centenares de asistentes;
  • el papel del lenguaje no verbal en las exposiciones;
  • cómo hilar y estructurar el discurso;
  • cómo hacer atractivo ese PowerPoint, teniendo claro que quien presenta es la persona y no la pantalla;
  • un repaso a distintas situaciones más o menos complicadas, y cómo resolverlas.

Lo que nos llevaremos

Básicamente, una desmitificación de los miedos y temores que asaltan a quien no está acostumbrado a hablar en público.

Entre otras cosas, el participante se llevará:

  • un reenfoque de lo que realmente supone dirigirse a un público, rebajando así mucha presión en quien habla;
  • estrategias para aumentar drásticamente la eficacia de la exposición;
  • técnicas de visualización para estar más al control de la acción;
  • reglas y criterios para crear un apoyo visual y auditivo que refuerzan el discurso, sin sustituirlo ni sabotearlo;
  • una serie de pequeños trucos y enfoques que además de reducir mucho la tensión inicial permitirán que, con un poco de práctica, hasta se le coja el gustillo a eso de hablar en público.

¡Me interesa!

Querría saber algo más ...