Cómo acoger la transformación durante la crisis

La pandemia de coronavirus presenta un momento especial en la humanidad. Es un momento único en el que experimentamos incertidumbre colectiva, dolor y toda una gama de emociones tanto positivas como negativas.

 

Traducido y adaptado del original «How to welcome transformation during crisis«, por Ale Duarte en el blog de THNK.

 

Como educador somático – con más de 15 años de formación de profesionales en los campos de la psicología, la educación y la terapia corporal, y trabajando directamente con las víctimas, los supervivientes y los trabajadores de primera línea en las secuelas de los desastres naturales y los conflictos – hay tres puntos importantes que hay que tener en cuenta como líder que navega por las crisis y la incertidumbre:

1. NO TAPES TUS EMOCIONES

Las emociones son tu brújula interior; te enraízan a la realidad y te ayudan a empatizar con los demás.

En esta crisis, muchas cosas te van a activar. Ahora es el momento de ser activado. Creo que tenemos que aprovechar este momento de ser desafiados emocionalmente. Necesitamos expandir nuestra resistencia  colectiva aumentando nuestro nivel de tolerancia. ¿Cómo podríamos no sólo manejar nuestra energía, sino también permanecer en este nivel de intolerancia e inquietud? Tal vez experimentando este malestar elevará nuestras «barras emocionales», permitiéndonos resistir más porque no sabemos si esto es el principio, el medio o el final.

Esta crisis también va a sacar a relucir nuestro pasado – y si no tuviste la resistencia para hacer frente a lo que pasó entonces, vas a ser desencadenado de nuevo y tomar un montón de decisiones basadas en el miedo y tu pasado inexplorado.

La pandemia está trayendo a colación una historia particular de mi pasado: En 2005, viajé a Asia después del tsunami para prestar apoyo. Cuando llegué, no sabía qué hacer. Estaba trabajando en una isla de la India, con padres y familias que habían perdido a sus hijos. En un esfuerzo por sacar a sus hijos de la isla, ataron una cuerda de la isla al continente y pusieron a sus hijos en un barco. Mientras los niños tiraban de la cuerda para llegar al otro lado, una enorme ola llegó y los aniquiló. Todos murieron.

Era mi trabajo apoyar a las madres de todos estos niños; nunca he experimentado una pena tan pura. Muchas de estas madres habían perdido tres, cinco, tal vez siete, niños a la vez. No estaba preparado para esta cantidad de dolor y conmoción. A pesar de que estaba en un modo de miedo, tenía que ir más allá de ese miedo y empezar a trabajar con todo el mundo. Lo que estoy viendo durante esta pandemia es que la gente entra en este mismo modo de miedo y de dolor.

Si podemos aumentar nuestra tolerancia a estar al límite de nuestras emociones, entonces podremos actuar en un modo de colaboración en lugar de volvernos y luchar unos contra otros.

Ahora es el momento de ser activado. Necesitamos aprovechar este momento de ser desafiados emocionalmente.

 

2. TRAE A TODO EL MUNDO PARA CREAR CAPACIDAD DE COLABORACIÓN

Una cosa es ser amenazado por algo en tu casa o en tu trabajo – este tipo de amenazas desencadenan el miedo individual. Pero cuando se habla de una pandemia, se trata de un miedo colectivo. Esta amenaza apaga un poco el teléfono de todo el mundo, por lo que todo el mundo está en alerta máxima y es incapaz de responder de forma razonable.

Por lo tanto, es importante que los líderes sean capaces de empatizar a mayor escala e incluir a todos en este duro viaje emocional. Veo muchos líderes que están en negación, que piensan que tienen algún tipo de omnipotencia. Este tipo de líderes tienden a pasar por alto a su gente – especialmente a los que son más vulnerables – y lo que sucede es que puede avanzar, pero los otros van a quedar atrás. Si un líder no empatiza con los demás, y en su lugar sigue su sentido de omnipotencia, va a tener un punto de vista muy estrecho.

Es por eso que debemos desafiarnos emocionalmente, como mencioné anteriormente. Tan pronto como empezamos a pasar nuestro umbral, empezamos a sentir incomodidad. A medida que estos niveles suben, también lo hace la tendencia a volverse contra el otro porque queremos salvar nuestro propio pellejo.

Pero, esta es la parte en la que necesitamos crear colaboración cultivando la curiosidad y la apertura con los demás. Este no es el momento de ser el llamado «líder carismático». En cambio, es importante que los líderes sean abiertos, reales y auténticos desde el principio, para que en cuanto necesite ayuda, su gente esté lista para ayudarla. Si nunca muestra vulnerabilidad como líder, le será muy difícil conseguir colaboración en estas situaciones.

La palabra importante aquí es inclusión. Tan pronto como sientsa que estás excluyendo a alguien, necesitas trabajar en tu empatía.

Ahora es el momento en que necesitamos crear colaboración cultivando la curiosidad y la apertura con los demás.

 

3.  JUEGA EN LA CAJA DE ARENA

Me especializo en el tratamiento de los traumas infantiles y en la capacidad inherente del cuerpo de un niño para recuperarse del impacto del trauma. En mi trabajo he podido observar las increíbles habilidades de los niños para jugar, perdonar y vivir el momento.

Lo primero que los adultos pueden aprender de los niños es que el impulso interior para jugar – y para hacer que los asuntos serios sean lúdicos. Siempre traen las cosas de vuelta a la caja de arena donde juegan. Volver al arenero es un signo de resistencia porque estás comenzando un nuevo ciclo. Quita el ego y permite que las cosas surjan en el entorno lúdico que has creado.

El perdón es otra habilidad que podemos aprender de los niños. Cuando los niños experimentan un conflicto, declaran firmemente que no se hablarán nunca más. Sin embargo, míralos sólo 10 minutos más tarde, y están jugando entre ellos otra vez. Han puesto condiciones: «Puedes jugar aquí si haces X». Los niños tienen una maravillosa capacidad de fluir a través de la emoción y la renovación. Así que, la próxima vez que te encuentres en conflicto con alguien más, toma una página del libro de juegos de tus hijos: practicar el perdón y hacer concesiones sin sacar a relucir tu ego.

* * *
Hace unos meses, mi pareja y yo dimos la bienvenida a nuestro primer hijo en el mundo. Tener un hijo en medio de una pandemia me ha ayudado a centrarme en el presente. Me pregunto: ¿Cómo puedo estar en la urgencia de este momento y al mismo tiempo mirar al futuro a medio y largo plazo? Un buen líder puede vivir el momento o puede centrarse en el futuro. Un gran líder puede estar presente en el momento urgente, y permanecer reflexivo y con visión de futuro – porque ahí es donde viene la nuevo.

 

AUTOR

Ale Duarte, quien dice de sí mismo que «Soy un educador somático que viaja por todo el mundo ofreciendo formación a profesionales que trabajan en los campos de la psicología, la educación y la terapia corporal. He proporcionado apoyo logístico a profesionales en áreas de desastres naturales y conflictos en muchos países, donde trabajo directamente con víctimas y sobrevivientes y ofrezco capacitación y apoyo logístico a equipos de crisis«.

IMAGEN: la del artículo original, por Danielle MacInnes en Unsplash

 

— ¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Cómo buscar oportunidades en los problemas

Ser capaz de ver lo que pueda haber de positivo en esta terrible situación de aislamiento y cierre es fundamental para nuestro mañana. Porque un día la pandemia cesará, podremos volver a salir a la calle y, poco a poco y con importantes cambios, la vida continuará.

Pero no lo hará para quienes hayan fallecido, ni para las empresas incapaces de retomar su actividad. Su desaparición debería motivarnos para reflexionar sobre cosas importantes. Estos días de confinamiento se presentan como la mejor ocasión para reevaluar lo que hacemos, repensar nuestros objetivos, replantear nuestros esquemas económicos, y comprometernos a materializar esas mejoras lo antes posible.

Los problemas son parte de la vida. Aceptémoslo y dotémonos de recursos mentales para enfrentarnos a ellos.

Así que empecemos trabajando nuestra actitud.

 

EL PUNTO DE PARTIDA

Tengamos claro que no podemos controlar todo lo que pasa a nuestro alrededor. Las decisiones que toman otras personas -gobernantes, jefes, clientes, proveedores, conocidos, compañeros, familiares- son exactamente eso: decisiones de otros. No tuyas, por mucho que te afecten.

Lo que sí podemos controlar es nuestra reacción a esas decisiones y las situaciones que provocan en nuestra vida. Sin agobios ni reproches sino con sentido práctico y constructivo.

 

ANALIZANDO LA SITUACIÓN

Es importante pensar en cómo hemos llegado a la situación en la que estamos o a la que previsiblemente nos dirigimos. Identifica claramente el problema. Preguntémonos qué podríamos haber hecho de otra forma, o hecho, o no hecho, que hubiera podido cambiar el desarrollo de las cosas. A lo mejor era casi imposible de evitar.

Y ahora toca lo importante: pensar menos en el problema y más en las posibles soluciones y oportunidades que pudiera haber. Porque seguramente las habrá. Esto se hace con un espíritu positivo, con una mente abierta y con sincero ánimo de criticar menos y de ocuparse más de actuar.

 

TÉCNICAS PARA BUSCAR OPORTUNIDADES EN LOS PROBLEMAS

Que no te bloquee la primera impresión. Es el sesgo cognitivo llamado “Efecto Marco”: las preferencias de una persona ante un problema de decisión dependen de cómo se les presente. Sé consciente de cómo procesas la información que te llega, y en qué medida ese cómo afecta tu capacidad de análisis. ¿Realmente es tan grave el problema?

Distánciate del problema. Míralo con cierta perspectiva. Aléjate mentalmente para salirte del entorno emocional que supone y que condiciona tu pensamiento. Al distanciarte puedes percibir mejor el contexto en el que todo ocurre, y probablemente verás detalles que te puedan inspirar ideas.

Cambia la perspectiva desde la que ves el problema. Imagina que eso le está pasando a otra persona, y que tú estás viendo tu situación como si fueras un espectador. ¿Cómo definirías el problema que tiene esa persona? ¿Qué le aconsejarías?

¿A quién beneficia este problema? Como dice la frase, “cuando unos lloran otros venden pañuelos.” En tu caso, ¿a qué se dedicaría el equivalente al vendedor de pañuelos? ¿Podrías hacerlo tú? ¿Qué tipo de pañuelos venderías? ¿Quién te los podría comprar? ¿Cómo anunciarías tu nuevo producto/servicio?

Sigue moviéndote. No te pares. No te dejes bloquear. Respira. Más que de seguir adelante se trata de seguir. Sí, detente un momento para pensar, pero no te quedes inmovilizado.

Divide el problemón en problemitas. Con frecuencia el problemón “no tengo ingresos pero sí gastos, y me estoy quedando sin dinero” es inabordable. Pero si lo troceamos en problemitas ahora sí que podemos atacar cada uno tras identificarlo con precisión. Para eso se inventaron las escaleras, para subir paso a paso.

Establece unas prioridades. No te puedes ocupar de todo al mismo tiempo. Piensa por dónde empezar a trabajar en esos desafíos. Apúntalo en una lista y date el gusto de ir tachando lo que vas terminando. Te dará una sensación de control sobre la situación que reforzará tu ánimo para seguir trabajando en el siguiente punto de la lista.

Asegúrate de estar actuando sobre las causas del problema y no solamente sobre sus síntomas. En frase conocida, no cojas el rábano por las hojas. Al toro se lo coge por los cuernos: directamente, corriendo riesgos pero fijándonos en el origen del peligro para afrontarlo eficazmente.

No te cortes. Piensa a lo grande. Atrévete a imaginar acciones que inicialmente uno creería que solamente corresponde a las personas o entidades con muchos más recursos. ¿Ves algo que te inspire en ese megaplan? ¿Se te ocurre una versión light más asequible?

Permite que la locura se apodere de ti. Contempla posibles soluciones como si las leyes de todo tipo no existieran: reglamentaciones, limitaciones económicas, logísticas, … cualquiera. La idea es buscar inspiración a través del pensamiento absolutamente libre.

Mejor en compañía. Rodéate de personas positivas y convertíos todos en cómplices para resolver vuestros problemas. Ya sabes que en compañía se llega más lejos, y que el viaje es más grato cuando los viajeros están bien compenetrados. Está bien confiar en tus habilidades: lo que te propongo es que las complementes con las de otras personas.

 

Con problemas o sin problemas, acostúmbrate a estar siempre atento para ver e identificar oportunidades. Para ti o para otras personas. Que sea un hábito: de la misma forma que un periodista ve el mundo con mente inquisitiva, practica el estar siempre pendiente de qué podría significar una mejora en tu vida personal o profesional.

 

TOMANDO DECISIONES PARA ACTUAR SOBRE LOS PROBLEMAS

El riesgo de una decisión incorrecta es preferible al error de la indecisión -Maimónides
Ya has pensado qué vas a hacer. Tienes varias opciones que te permitirán salir del problema, o de mitigar sus consecuencias, o de aprovechar esa oportunidad que has detectado. O quizá sea el momento de reinventarte., de desaferrarte y de dejar ir al pasado. En todo caso, te toca pasar de las ideas a las realidades

 

Para ello:

  • Sé tan ambicioso como realista en las metas que te hayas puesto
  • Elabora un plan de acción usando verbos activos: llamar, negociar, determinar, publicar, comprar, vender, acordar, …
  • Ponte plazos para cada una de las partes de tu plan de acción… y cúmplelos. Trabajamos mucho más rápida y eficientemente bajo la presión de un límite temporal.
  • Apóyate en la gente en la que confías. Pide su opinión, háblales de tus progresos y de las dificultades que te vas encontrando, cómo piensas superarlas, …
  • Celebra los pequeños éxitos. Recompénsate cada vez que hayas logrado un avance.
  • Sigue practicando esa actitud de búsqueda constante de oportunidades. Pon a punto y actualiza tu radar.

 

EN CONCLUSIÓN

En el Tenorio de Zorrilla podemos leer al final una de sus más famosas frases. Don Juan, instado por Doña Inés, decide arrepentirse y exclama:

… un punto de contrición da a un alma la salvación, …

Parafraseándola y con todo el respeto a Don José, podríamos pensar que

Un punto de disrupción da al problema una solución.

Una actitud positiva, acompañada de la capacidad de pensar de otra forma, jugando con elementos distintos a los habituales, y viendo la situación desde nuevas perspectivas, seguramente nos acercará al momento en el que veamos que hay luz tras la oscuridad del problema.

Porque la hay.

De verdad.

 

AUTOR
Alberto Losada Gamst. Consultor de empresas especializado en la inteligencia colaborativa y la gestión de las ideas. Escritor de artículos sobre innovación, comunicación en las empresas y repensamiento de nuestras actividades.

Como formador especializado en habilidades de comunicación, he impartido talleres en más de 30 empresas (muchas de las cuales han repetido con nuevos grupos) y más de 1.100 participantes. Y en todas las ocasiones he aprendido mucho de todos. ¡Gracias por ello!

IMAGEN: montaje propio. La foto es de Nik Shuliahin y la ilustración de Talhakhalil007, ambos en Pixabay

 

— ¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

13 sencillas acciones para mantenerse positivo en situaciones negativas

¿Y si digo que no hay situaciones negativas o positivas? Según la psicología, es tu reacción a cualquier situación lo que la convierte en negativa o positiva.

 

Traducido y adaptado del original «13 Simple Exercises To Stay Positive In Negative Situations«, por Fahim & Saloni en el blog de Don´t worry be happy.

 

Mantente positivo y feliz. Trabaja duro y no pierdas la esperanza. Estate abierto a la crítica y sigue aprendiendo. Rodéate de gente feliz, cálida y genuina.Tena Desae

 

Es simplemente la creencia y la fe que hemos cultivado durante años o heredado de nuestros mayores.

Quiero pasar directamente a hacerte ciertas preguntas.

¿Temes todo el tiempo perder a tus seres queridos?

¿Tienes problemas de confianza con la gente que te rodea?

¿Sientes que estás renunciando a casi todo porque crees que algo no está bien?

¡Vaya! Tantas dudas. ¿De dónde vienen?

¿Todas estas conversaciones negativas y dudando de ti mismo todo el tiempo?

¿Te amas a ti mismo?

¿Pides una buena vida para ti cada mañana que te levantas?

Si lo haces, entonces estás haciendo un gran trabajo para ti mismo. ¡Felicidades!

Y los que no lo hacen, aquí tenemos algo que hacer .

Hablemos de ello.

Estoy siendo amable contigo, así que no tienes que saltar sobre nada todavía.

 

UNA SITUACIÓN CON MÚLTIPLES RESPUESTAS

Mira a tu alrededor. Verás que tus amigos tienen una respuesta diferente ante una situación concreta.

Por ejemplo; piensa por un momento que estás de viaje con ellos. El neumático del coche se pincha. Ahora cada amigo tendrá una respuesta diferente.

-Respuesta 1: ¡Oh Dios! ¿Qué demonios es esto? Te dije que no tomaras este camino. Ahora fíjate que estamos atascados.

-Respuesta 2: Oh no. Llegaremos tarde, mi mamá me va a matar. Por eso no voy con vosotros.

-Respuesta 3: Sólo tenemos que cambiar el neumático, chicos. Hagámoslo, no llevará mucho tiempo.

¿Qué encontraste diferente en las tres situaciones?

La primera persona respondió negativamente. La segunda también negativa y la tercera fue positiva.

De una forma u otra todos respondieron de manera similar a lo que han visto hacer a sus padres.

 

LO QUE SEA QUE PASE, PASA POR UNA BUENA RAZÓN

Créelo y tu vida estará resuelta. Al menos el 70%. ¿Por qué digo eso? Mira el video primero. Aunque parezca infantil. Pero abrirá las puertas de tu mente. Porque lo visual explica más que las palabras.

Para esto, piensa por qué todo sucedió y por qué esa pérdida fue buena para ti. Como Akbar se dio cuenta después de volver de la caza. Así que ahora vamos a relacionar esto con nuestra vida.

Entraste a trabajar en una empresa. Te esforzaste al máximo durante el periodo de prueba para que te contrataran indefinidamente. Y a pesar de tus esfuerzos, la empresa te despidió. Esto me ha pasado a mí.

Ahora, como ser humano tu reacción será; ¿por qué yo? Lo hice todo bien, pero aún así pasó lo que pasó, no soy digno de ello o no soy capaz de trabajar en una empresa tan grande y bla bla…

Te fuiste de ese sitio y empezaste a buscar otro trabajo. Encontraste un trabajo mejor o, mejor dicho, el trabajo de tus sueños, el que has anhelado toda tu vida.

Piensa, ¿estarías en este trabajo mejor o en el trabajo de tus sueños si no te hubieran echado del trabajo anterior?

Dios siempre es un buen Dios. Créelo y empieza a disfrutar de la vida como nunca antes.

El pensamiento «Todo sucede para bien» primero encenderá la esperanza en ti y te permitirá avanzar con positividad.

Creo que después de leer y ver esto estarás mucho más en paz.

Ahora, ya empezando, sentirás que es un poco difícil de hacer. No importa que lo intentes, pero en esa situación concreta, todo lo que puedes hacer es culparte a ti mismo o a la otra persona en la foto.

 

CONVERTIR LO NEGATIVO EN POSITIVO

Tienes que dejar de preocuparte por la situación porque a veces no eres tú quien lo hace todo a propósito, ¿verdad?

Hay 7.000 millones de personas en el mundo. Y todas ellas tienen una mentalidad diferente para reaccionar ante todo.

No puedes cambiar la situación, pero siempre tienes el control de cómo reaccionas ante ella.

Sólo relájate. Algunas partes de nuestra vida toman otro camino para llevarnos cerca de nuestro destino. No importa cuál sea el camino. Estás llegando a donde quieres ir.

En cada momento de decepción que tengas, vuelve tu mente a esta idea: está sucediendo por una buena razón.

Haz un hábito de ello. Recuerda esto cada vez y repítelo sin importar que el problema sea demasiado pequeño o grande.

Pronto encontrarás tus razones. Pronto recibirás un buen regalo. Dios es bueno con todos por igual.

Aparte de esto, pasemos a algunos ejercicios saludables que te harán afrontar el mayor problema de tu vida con una actitud positiva.

Mantente positivo en situaciones negativas

Mantente positivo. Todas las demás opciones son castigos sin sentido para tu mente.Joe Peterson

 

EJERCICIOS PARA CULTIVAR UNA MENTALIDAD POSITIVA

Aquí hay 13 ejercicios que te ayudan a mantenerte positivo en situaciones negativas. Lo mejor de estos ejercicios es que te encantará hacerlos.

1. Mantente acompañado de gente positiva

¿Te pasa alguna vez que cuando conoces a una persona te sientes bien? Como si fuera tu medicina cuando estás demasiado flojo.

Mi abuela siempre solía decir sobre esto: «Si eres amigo de un comerciante de carbón, tus manos no se ensuciarán pero tu ropa tendrá un mal olor».

Del mismo modo, cuando eres amigo de un vendedor de perfumes, puede que no te regale perfume pero te beneficiarás del buen olor cada vez que lo veas.

Lo mismo ocurre con las personas positivas y negativas. Tienes que hacer tu elección.

Estar en una buena compañía te hace bueno. Te hace pensar bien y te hace crecer interiormente.

Estar con gente positiva puede darle la vuelta a tu forma de pensar sin que te des cuenta de que tú mismo has cambiado.

En tu mente habrá ahora una pregunta obvia: ¿dónde encontrar a estas personas positivas?

Búscalas en tus amigos y familiares. Aquellos que son buenos siempre serán visibles como estrellas en una noche. Su energía te llevará a ellos.

Algunas personas son tímidas y no les gusta implicarse en tales acciones. Pero aún así, necesitan tener una compañía positiva. ¿Y ahora qué?

La solución es muy simple, empieza a leer un libro de autoayuda. Los libros son tus mejores amigos.

 

2. Concéntrate en las soluciones y no en los problemas

Siempre que surge un problema, tendemos a centrarnos en el problema más que en la solución. Esto se debe a que se nos ha educado de esa manera. Es una tendencia humana general.

No es que yo diga y tú lo hagas. No es así. El primer paso para centrarse en las soluciones es analizar tu problema.

Cuando conoces tu problema adecuadamente puedes encontrar soluciones fácilmente. Buscar soluciones es un signo de esperanza y positividad.

Las soluciones siempre están ahí. ¿No crees que a menudo no las buscamos? Tendemos a dedicar más tiempo a una puerta que está cerrada que a las 10 que ya están abiertas.

La vida no es maravillosa cuando no tienes problemas. Confía en mí.

Empecé uno de mis negocios y fracasé miserablemente. Y aprendí muchas cosas de él. Tantas maneras fallidas de resolver el problema. Ahora sé lo que tengo que hacer para tener éxito.

Cuando te concentras más en el problema, tu mente empieza a derivar hacia el pensamiento de algo malo. Siempre estás culpando a la gente o a la situación. En vez de eso, piensa en algo bueno.

Concéntrate en resolverlo. Cada problema es una oportunidad para hacer más y tener éxito. Lo que deseas puedes lograrlo desviando tu mente hacia las soluciones.

No importa cuán grande o pequeño sea tu problema, la solución está ahí si te calmas y piensas lo suficiente.

Siempre digo una cosa sobre esto: tendemos a ver lo que queremos ver. Si tendemos a ver los problemas, entonces se presentan y si tendemos a buscar soluciones, también se presentan.

Tú decides lo que quieres hacer con ello.

 

3. Controla tu respuesta a los problemas

Esto tiene mucho que ver con tu positividad. Ser positivo en la vida tiene un aspecto muy importante. Lo que dices tiene también mucho poder.

Puede que estés trabajando o estudiando. Puede que hayas visto estudiantes y colegas que no son lo suficientemente puntuales o estudiosos pero que aún así son los favoritos de los profesores o jefes. ¿Por qué?

Son capaces de reaccionar adecuadamente a las situaciones que se les presentan.

No te confundas. Yo trabajaba en una compañía aérea en el 2011. Tenía un colega: era muy puntual, terminando el trabajo asignado y todo perfecto.

Mientras que yo tenía un enfoque diferente de mi trabajo. No era tan puntual con el tiempo como él.

Solíamos revisar nuestros diarios cada fin de mes. Así que cada vez que había un error, él solía entrar en pánico e incluso a veces perdía el control. Mi reacción a esto fue completamente diferente.

Cuando surgía un problema así, siempre solía empezar desde la base y mirar el problema desde el principio. Me ayudó a entender el patrón y a resolverlo en menos tiempo que el que solía necesitar mi colega.

A veces ocurría que ni siquiera era capaz de resolverlo debido a su frustración y a su reacción negativa a la situación.

Por lo tanto, estate muy seguro de qué reacción te provoca cada problema que encuentres en tu vida.

 

4. Agradece lo que tienes.

Lo digo por experiencia. Dios ama a los que aman lo que Dios les ha dado. Nunca te quejes de lo que tienes y por qué lo tienes.

Nunca podrás cambiar eso. Dios te ha dado todo porque piensa que es lo mejor para ti. Dios ama a todo el mundo y debemos estar agradecidos por lo que tenemos. Sigue agradeciéndole todos los días.

Agradécele por darte un buen día, por darte una buena familia y por que todos tus deseos se hagan realidad sin importar lo pequeño o grande que sea.

Sé agradecido y muestra gratitud hacia Dios. Verás un cambio positivo en tu vida justo después de que empieces a creer que lo que tienes es mejor porque te mereces lo mejor.

Somos una nueva generación y no creemos mucho en estas cosas. Pero empezarás a estar agradecido si lees los siguientes párrafos porque todos estos beneficios están científicamente probados.

La gratitud te ayuda a ser más feliz, reduce el estrés, aumenta la positividad, te hace sentir mejor contigo mismo y esto finalmente mejora tu vida emocional.

Ayuda a dormir mejor, a mejorar el metabolismo y el sistema inmunológico. Además, tu vida social también mejora debido a tu vida satisfactoria y tu naturaleza agradecida.

También ayuda a aumentar tu productividad y te hace más creativo. Y da igual que trabajes para alguien o para ti mismo.

 

5. Levanta a los demás para levantarte a ti mismo

La alegría de levantar a alguien es tan grande que te sientes feliz de nuevo. Somos humanos poderosos. Lo creas o no, pero podemos hacer crecer un árbol en cualquier tierra seca.

El poder de la positividad comienza en tu vida cuando te das el gusto de ayudar a los demás. Siéntete feliz por ellos y deséales lo mejor.

Llama al universo y dile que cumplan sus deseos. Trata de hacer todo lo posible para ayudarles a alcanzar su objetivo.

Sé una guía para la gente. Cuando apoyas a otro ser humano, obtienes el inmenso poder del universo para elevarte. Tu poder se duplica para cumplir tus sueños y deseos.

Levantar a los demás es amabilidad y la amabilidad es contagiosa.

¿Quieres probar esto? Vale. Mantén los ojos abiertos. Encontrarás esta bondad volviendo a ti al final de cada día. Créeme.

Durante la próxima semana , cada mañana haz un acto para ayudar/levantar a los demás. Aunque sea tu colega, amigo, pariente o incluso un vendedor de té que te sirva cerca de tu oficina.

Escuchar a alguien también le ayuda a expresarse mejor y le ayuda a crecer. Mostrar el camino si lo sabes, hacer algo por alguien cuando no puede hacerlo son todos actos de levantar a los demás.

La percepción de la gente sobre ti cambiará. Serás adorado y respetado.

 

6. No saques conclusiones demasiado rápido

Saltar a la conclusión es como invitar a la negatividad. Yo lo llamo saltar sobre el cuchillo.

Para ti mismo o incluso relacionado con otras personas. No tienes que juzgar cada cosa de la vida con dureza y rapidez.

Déjame contarte un incidente de mi vida real. Tengo una colega. Una buen empleada y quería escribir artículos para un nicho diferente. Lo intentó lo mejor que pudo pero fracasó y fue rechazada.

Inicialmente, empezó a sacar conclusiones sobre lo equivocado respecto del rechazo. Pero cuando estuvo sola y revisó su trabajo una vez más con una perspectiva diferente, se dio cuenta de que era lo correcto.

En lugar de juzgar, monitoriza todo tu viaje. Contempla tu vida, tus situaciones y tu naturaleza. Porque todo esto está interconectado.

Toma el ejemplo de la lucha con un íntimo amigo. No quieres pelear con una persona que amas, juzgando sin saber sus intenciones , ya que teminarás haciéndole daño.

Esto es aplicable a todas las partes de la vida; a tus padres, a tus amigos, colegas e incluso conocidos.

Porque no contemplaste toda la situación. No pensaste en por qué esa persona hizo algo. Puedes ignorar muchas cosas negativas tan sólo con usar tu mente lógica para contemplarlas. Esto te ayudará a mantenerte positivo.

 

7. Di tus pensamientos negativos.

Hablar con el corazón es el mejor ejercicio para mantenerse alejado de la negatividad. Tener pensamientos en mente te hará repensarlo una y otra vez. Esto resultará en más negatividad.

Todos tenemos algunos amigos muy cercanos que siempre están ahí para escuchar. Ellos nos escucharán, nos consolarán y nos darán esperanza o incluso una solución a nuestro problema.

Si no tienes a nadie así o no te gusta compartir tus cosas con los demás, está bien. Empieza a evaluarte a ti mismo. Y no te escuches sólo a ti mismo.

Haz preguntas, ponte en el lugar de los demás, pregunta por qué sucede eso, etc. Seguramente encontrarás las respuestas.

Siempre le digo a mi gente: «Convertíos en espectadores cuando os enfrentéis a un problema».

¿Cómo es posible? Cuando tengas cualquier situación o problema negativo, intenta ver la situación como si le hubiera pasado a otros.

Siempre somos buenos para aconsejar a los demás. Conviértete en ese otro para ti mismo.

Las charlas con uno mismo son necesarias todos los días de nuestra vida. Cuando estés solo o vayas a la cama, tómate 5 minutos y confiésate lo que quieras.

Si sientes odio hacia una persona en tu vida, dilo y pregúntate por qué. Resolverás los pequeños y grandes rompecabezas de tu vida en sólo unos minutos.

Puedes alejarte de muchos malos sentimientos dentro de ti. Todos necesitamos hablar con nosotros mismos. Porque eso te traerá todas tus respuestas.

 

8. No dejes que las malas situaciones te quiten lo bueno de ti.

Nunca permitirás que nadie camine sobre tu alma con sus sucios pies. Prométete esto hoy. Siempre protegerás tu personalidad única y tus buenos pensamientos.

Proteger tu propio ser es muy importante. Algunas personas dicen que después de que algo malo les pasó, ahora se han convertido en algo distinto. ¿Por qué?

Cambiar tu buena actitud hacia una mala no va a cambiar ni una fracción de tu vida.

Confía en Dios y en sus deseos para ti. Porque él ama a todos por igual. Es tu responsabilidad respecto de tu actitud, tu comportamiento, decisiones, y tu proceso de pensamiento cómo llegues a ellos.

 

9. Construye tu fe

Tu fe lo es todo. Te da el poder de levantarte cada vez que caes. Normalmente, tendemos a rendirnos en los momentos en que estamos cerca del éxito. Esto es una falta de fe.

Vemos a muchos a nuestro alrededor intentando hacer algo sin conseguirlo, o puede que sea nuestro propio caso. Confía durante el proceso, ten fe y nunca te rindsa.

Durante mis primeros días de carrera, hice lo mismo. Arranqué muchas empresas. Fallé muchas veces.

Fue entonces cuando aprendí que no trabajé bien en mi fe. Siempre me di por vencido en los momentos en que estaba cerca del éxito.

Puedes hacer un pequeño ejercicio cada mañana. Las mañanas son puras. Cuando te duermes, dejas a un lado el hoy que se acaba y esperas un nuevo comienzo el día siguiente.

Es sólo este día el que quieres aprovechar al máximo. Cuando te despiertes, ofrece tus primeros 5 minutos al Universo. Dale al Universo una nota de gratitud por darte otro día para vivir.

Envía buenos deseos a tus seres queridos, y sé consciente de tu respiración al aspirar y al espirar. Recuerda tus obligaciones. Te sentirás poderoso.

 

10. Vivir en el presente

¿Ha observado a los niños pequeños? ¿Cuán felices y enérgicos son? ¿Sabes cuál es la razón que hay detrás?

Siempre viven en el presente. El presente no significa hoy. Significa ese mismo momento. Nunca recuerdan el ayer ni piensan en el mañana. Sólo viven en el presente.

Nunca sientas la presión del mañana o el dolor del ayer. Tu vida no ha terminado. Tu vida tiene muchas sorpresas para ti.

Vivir en el presente te da una sensación de felicidad. Te ríes más. No hay preocupaciones por el futuro.

¿Y qué pasa si…? ¿Cómo? ¿Por qué? ¿Por qué no? Todas estas pompas de preguntas se pincharán con tu presencia. Tu mente estará en el día de hoy. Esa es la clave del éxito y la positividad en la vida.

 

11. Mímate a menudo

Durante tus días de lucha, a menudo estamos atascados en la negatividad. Terminamos yendo a casa/oficina de mal humor arruinando nuestro día. Tú no eres todo pero eres algo.

Esto es muy útil. Te ayuda a ganar confianza y te llena de positividad. Solía hacerlo a menudo durante mis épocas difíciles.

Puede ser cualquier cosa: el mojito que te gusta, ese chocolate que amas… ve y tómalo. Date un buen regalo para la cena.

Date importancia a ti mismo. Tú eres algo. Eres un ser supremo de buena energía a tu alrededor. Lo que haces es único y se te ha dado a ti.

Ilumina tu estado de ánimo. Si tienes amigos para hacerlo contigo, entonces es como el cielo. Pero si estás solo, entonces no es menos que el cielo.

No devuelvas el regalo de Dios y date todas las oportunidades de la vida.

 

12. Acepta tu error y rectifícalo.

Si quieres vivir una vida muy fácil sin sal ni pimienta extra, empieza aceptando tu error. Cuando cometes un error, antes que nada, recuérdate que eres un humano. Y es tu derecho cometer errores.

No te irrites con la gente por señalar tus errores. Porque tú haces lo mismo con los demás. Acéptalo con calma.

No hay nada malo en aceptarlo. No te van a matar. No te preocupes.

Los errores no son el final de todo. Admite que sí lo hiciste y sigue adelante. Pasa a tu siguiente movimiento.

La vida es así de simple. Y por favor, no discutas con los demás por qué hiciste eso y no aquello.

Sólo hazte un favor a ti mismo y afirma que tus errores no son más grandes que tú. Tú eres más grande que tus errores.

Puedes hacer las cosas bien en cualquier momento de tu vida. Nunca es demasiado tarde para hacer las cosas bien.

La aceptación te ayudará a desarrollar una actitud positiva en la peor de tus situaciones.

 

13. Tomar la crítica positivamente

La crítica es la clave del éxito. Cuando alguien te critica, te haces más fuerte. Refuerza tu voluntad para que ninguna otra persona o cosa negativas puedan dañarte.

Hay millones de mentes en todas partes diciéndote diferentes opiniones. Y eso está bien. Tómate la crítica como un consejo y sé positivo.

Nunca debes sentir que no eres bueno; eres increíble. Eres la próxima estrella. Cree en ti.

Recuerdo unas líneas increíbles de una canción en hindi: «Kuch Toh Log Kahenge, logo ka to kaam hai Kehna, chodo bekar ki battion mein bit na Jaye Raina».

Traducción – La gente dirá una cosa o la otra: es su trabajo hablar. Olvida todas estas cosas inútiles o nuestra noche terminará a su alrededor.

Así que no te preocupes, sé feliz. Abrazate a ti mismo hacia la felicidad. Vive, ríe y sigue haciendo lo que te gusta.

Si quisieras hablar con nosotros o que te guiemos en cualquier asunto, estaremos encantados de ayudarte. No olvides contarnos qué tal te pareció nuestro artículo.

 

AUTORES

Fahim Lashkaria es fundador, Friend-tor (juego de palabras con Men-tor, N. del T.) , Analista del Comportamiento y Empresario. Tras haber aprendido por experiencia muchas cosas sobre la vida, las personas, lo que uno desea y los precios que se pagan por conseguirlo, ha decidido compartirlo para que otras personas no tengan que enfrentarse a lo mismo.

Saloni Desai es cofundadora, Friend-tora y autora «millenial». Antes no creía en estas cosas de las leyes del Universo pero ahora ve cómo de verdad pueden ayudar a las personas. Quiere animarte a mejorar tu mentalidad para que avances en tu vida, y para que ayudes a los demás a hacerlo.

IMAGEN: la del artículo original

 

— ¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Habilidades Humanas: el Sentido de Pertenencia

Por Alberto Losada Gamst

 

¿Recuerdas aquellos momentos en los que te sentías solo, que la soledad era parte de tu vida, y que a quién le puede importar lo que te pase o deje de pasar? Todos hemos tenido esta experiencia. Es, sobre todo, triste.

No se puede construir una sociedad sólo por intereses, se necesita un sentido de pertenencia.Valéry Giscard d'Estaing

 

¿QUÉ ES EL SENTIDO DE PERTENENCIA A UN GRUPO?

Lo contrario de estar solo es estar acompañado. Lo contrario de la soledad es… sentirte parte de un grupo. De algo. Es pensar que no estoy solamente yo, es saber que hay más personas que van contigo en el viaje y que conocen y comparten experiencias e intereses.

Según el profesor M. Lambert en su artículo «Pertenecer es Importar: el sentido de la pertenencia mejora el significado de la vida«, una buena percepción del significado de nuestra vida puede afectar nuestro bienestar de muchas formas. Incluso hay estudios que demuestran que las personas que sienten que la vida es significativa tienen más probabilidades de tener una buena salud física y psicológica.

Cuando experimentamos un sentido de conexión mejora nuestra motivación, salud y felicidad. Conectarnos con otros también nos ayuda a entender que todos luchamos y tenemos tiempos difíciles.

Esto nos ayuda a sentirnos menos solos.

 

¿POR QUÉ EL SER HUMANO NECESITA SENTIRSE PARTE DE ALGO?

Desde una perspectiva psicológica, el sentido de pertenencia es una necesidad humana básica, y muchos psicólogos discuten esta necesidad como si estuviera al nivel de la importancia de la alimentación, el agua y el refugio. De hecho, en la jerarquía de las necesidades de Maslow está justo a continuación de las básicas de supervivencia física.

Los seres humanos tenemos un deseo inherente de un sentido de pertenencia. La conexión nos hace sentir felices y seguros mientras que el sentirnos rechazados causa infelicidad y dolor. Conectarnos con otros también nos ayuda a entender que todos luchamos y tenemos tiempos difíciles.

 

Ahora bien, no es lo mismo sentirse parte de algo que encajar en ese algo. Según Brené Brown, en sus investigaciones sobre la vulnerabilidad:

Pertenecer es estar en un lugar en el que quieres estar y ellos te quieren a ti. Encajar es estar en un lugar en el que realmente quieres estar y a ellos no les importa de una forma u otra.

Pertenecer es ser aceptado tal como eres. Encajar es ser aceptado por ser como los demás.

Puedo ser yo mismo si pertenezco. Tengo que ser como tú para encajar.

La clave de ese sentimiento de pertenencia está en la aceptación de uno, tal como es y en su plenitud, como miembro de un grupo. Sin disfraces ni ocultamientos. Lo que ves es todo lo que hay (WYSIATI, “What You See Is All There Is”)

Debido a que la verdadera pertenencia sólo ocurre cuando presentamos al mundo nuestro ser auténtico e imperfecto, nuestro sentido de pertenencia nunca puede ser mayor que nuestro nivel de autoaceptación». Brené Brown

 

LAS ORGANIZACIONES Y EL SENTIDO DE LA PERTENENCIA

El sentido de pertenencia puede ser una increíble fuerza en una organización. Crea espíritu de comunidad –nosotros– y fomenta una mejor colaboración entre las personas. También es un gran impulsor de la retención de empleados, aumenta la productividad y produce grandes resultados empresariales. Por eso, no es de extrañar que fomentar la pertenencia a la empresa sea una de las acciones estratégicamente más acertadas que se pueden poner en marcha.

Respecto de una reunión en enero de 2019 de máximos ejecutivos organizada por Citigroup, la Universidad de Wharton comparte una reflexión de Rebekah Bastian, vicepresidenta de cultura y comunidad de Zillow Group: dijo que los resultados empresariales superiores que a menudo se asocian con la diversidad de equipos no se pueden lograr sin un sentido de pertenencia. No basta con incluir simplemente a la gente en la mesa, dijo, sino que hay que «amplificar las voces de todos, poner barreras claras…. y apreciarse mutuamente por nuestros orígenes únicos». Tanto ella como Sam Lalanne, vicepresidente senior de Diversidad Global y Gestión del Talento, dijeron que un sentido de pertenencia significa que la gente puede ponerse a trabajar en plenitud, y no sentirse como una persona diferente allí a la que hay en casa.

 

En una encuesta realizada por la empresa Culture Amp hecha a 7.000 personas de 35 organizaciones distintas sobre Diversidad e Inclusión, se vio que la sensación de pertenencia tiene una fuerte correlación con el compromiso y la motivación en el trabajo, lo que se traduce directamente en la retención de empleados, el orgullo y la motivación.

Es más, afirma que “Descubrimos que muchas de las pruebas anecdóticas y las narrativas que rodean la diversidad y la inclusión son ciertas; a saber, que personas de diferentes grupos demográficos experimentan el lugar de trabajo de una forma distinta. Pero, además, encontramos una sola métrica que estaba vinculada de manera consistente y universal con el compromiso, la motivación, el orgullo y la recomendación de una persona en el trabajo: un sentido de pertenencia.”

 

¿Qué pueden hacer las organizaciones para amplificar y reforzar entre sus colaboradores esa sensación de pertenencia?

  • Desarrollar -y practicar- una visión ilusionadora que transmita la sensación de estar trabajando por un objetivo superior, más allá del trabajo, y una misión que permita visualizar cómo llegar allá en la que cada uno tiene su sitio.
  • Favorecer las interacciones personales para promover la camaradería. Que haya un sentimiento de equipo entre las personas, algo que se consigue organizando el trabajo de forma que cada uno tenga su parte de responsabilidad en su buena ejecución. Una forma complementaria es diseñar en lo posible las instalaciones pensando en promover la socialización: zonas de descanso, cantinas, …
  • Crear un ambiente de confianza. Algo que se consigue dedicando tiempo e interés real por las personas que te rodean, y contándoles cosas de ti mismo. Decía Tito Livio que “Generalmente ganamos la confianza de aquellos en quienes ponemos la nuestra.”
  • Desde el convencimiento sincero, utilizar un lenguaje que incluya a todos los individuos: ¿cómo podríamos hacer esto mejor? ¿Alguien tiene una idea que nos ayude a aprovechar esta oportunidad?
  • Organizar programas de mentorazgo. Es una fantástica forma de no solamente mover el conocimiento entre distintos departamentos y niveles de la empresa, sino de acercar a los individuos que participan.
  • Que el reconocimiento de los méritos y éxitos de cada uno sea algo habitual en la empresa. Que se note el impacto del trabajo bien hecho, y todos lo perciban.
  • Dar ejemplo. Lo que se haga desde la cúpula de la empresa será lo que vea y sienta el resto de sus personas.
La integración comienza con la satisfacción de las necesidades psicológicas más básicas de Maslow: la pertenencia. Los nuevos empleados no deben llegar a un espacio vacío y ser forzados a buscar en los pasillos en busca de un ordenador y de las necesidades básicas de la vida en la oficina. Un nuevo empleado no es un visitante sorpresa llegado de fuera de la ciudad. Planifique su llegada. Jay Samit

 

CÓMO MEJORAR MI SENTIDO DE PERTENENCIA A UN GRUPO

Esto no depende exclusivamente de uno mismo. Depende del impacto que nuestra actitud y comportamiento tienen en los que nos rodean, quienes a su vez actuarán influidos por la percepción que cada uno tenga de los demás y del entorno. Así que, siguiendo la técnica de la mancha de aceite, empecemos por el factor que más podemos regular: nosotros mismos.

Sugerencias de mejora

  • Reúnete frecuentemente contigo mismo, conócete y acéptate como eres.
  • No busques la aprobación de los demás: la opinión que realmente te debería importar es la tuya propia.
  • Sé consciente de las cosas que más te gustan y procura que estén presentes en tu vida, como trabajo o como afición.
    Sé tu mismo: todos los demás personajes ya están cogidos. – Oscar Wilde
  • Procura juntarte con personas de gustos y valores similares, aunque tengan por lo demás opiniones distintas. Lo que no debes hacer es comportarte como lo hacen esas otras personas si tú no eres así.
  • Permite que te conozcan y procura conocer a quienes te rodean: nombres, roles, gustos personales, preferencias, principales habilidades, objetivos, aficiones, … Es una de las mejores formas de desarrollar la confianza entre las personas.
  • ¿Cómo estás de empatía? Practícala: los demás te lo agradecerán y tú sentirás sus efectos.
  • Sé generoso. Ofrece sin esperar contrapartida. Sonríe a los demás. La bondad y el ánimo positivo son contagiosos: lo que des te volverá con creces.
IDEA CLAVE
Sentirse parte de algo es tan importante para ti como para quienes te rodean. Nos permite a todos percibir que estamos integrados tal y como somos en un nosotros que nos protege y acompaña. De todos depende conseguirlo.

 

 

RECURSOS PARA SABER MÁS DEL SENTIDO DE PERTENENCIA A UN GRUPO

«The social brain and its superpowers», de Matthew Lieberman, Ph.D. en TEDxStLouis

«El poder de la vulnerabilidad«, charla TED de Brené Brown

«El poder de ser vulnerable«, por Brené Brown

 

 

Artículos relacionados

«A sense of Belonging«, estudio de la UNESCO

Los 5 beneficios de un entorno colaborativo

¿Trabajas para una organización guiada por un propósito?

Seis pasos para reinventarte a ti mismo y para mejorar tu vida

Cómo conocer mis habilidades

 

AUTOR
Alberto Losada Gamst. Consultor de empresas especializado en la inteligencia colaborativa y la gestión de las ideas. Escritor de artículos sobre innovación, comunicación en las empresas y repensamiento de nuestras actividades.

Como formador especializado en habilidades de comunicación, he impartido talleres en más de 30 empresas (muchas de las cuales han repetido con nuevos grupos) y más de 1.100 participantes. Y en todas las ocasiones he aprendido mucho de todos. ¡Gracias por ello!

IMAGEN: Priscilla Du Preez

 

— Para no perderte ningún artículo sobre Habilidades Humanas… ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Habilidades humanas: el Pensamiento Crítico

Por Alberto Losada Gamst

 

No creerse todo lo que uno ve y oye es el pilar de una mente independiente. Es el rol de esa habilidad humana llamada Pensamiento Crítico.

A diferencia de quienes no dedican un solo segundo a cuestionar la veracidad e integridad de la información que reciben y se limitan a pasarla o a actuar en base a ella, las personas que saben ponderar críticamente su interacción con el mundo verán lo que los demás no ven.

Si hubiera una sola habilidad vital que todo el mundo en el planeta necesitara, ésa sería la de poder pensar con objetividad crítica. Josh Lanyon, escritor

La avalancha de informaciones que hoy recibimos no tiene comparación en nuestra Historia. Se estima que en las grandes ciudades sus habitantes reciben cada día unos 5.000 mensajes de todo tipo. Es tan grande que nuestras mentes no pueden procesarla y, si lo intentaran, enloquecerían: es lo que hoy se llama «Infoxicación» o sobrecarga informativa. De modo que, para defenderse, levantan una barrera que evita que veamos todo lo que vemos, y que escuchemos todo lo que oímos.

Vamos entonces por la vida con cierta rapidez y, cada día más, con una superficialidad intelectual que preocupa no solamente a educadores o a pensadores, sino también a los líderes del mundo de los negocios y la economía. Es por eso que el Foro Económico Mundial, en su informe “El futuro del Trabajo” de 2018, sitúa la habilidad de razonar y pensar críticamente tanto hoy como para 2022. En concreto, la capacidad de razonar encabeza la lista de esas competencias.

 

MANIPULANDO CON FAKE NEWS Y VERDADES ALTERNATIVAS

Conocedores de esa situación de poca reflexión de las personas ante la avalancha informativa, los grupos de interés de todo tipo -y también los graciosillos- elaboran y difunden “noticias” pensadas para influir en la opinión pública.

Como no nos paramos mucho a analizar esa sabrosa información que nos acaba de reenviar un conocido por WhatsApp, o que vemos cuando curioseamos desde nuestra cuenta de Twitter o Facebook, nos creemos y reenviamos las noticias manipuladas. Ya somos víctimas de las “fake news” y de los “hechos alternativos” (sinónimo de “mentiras”). Como están redactadas a partir de algo que parece verosímil, al principio nos suenan creíbles. Y como no verificamos ese escandaloso dato, colaboramos activamente con los manipuladores.

¿El único remedio para que no nos manipulen? El Pensamiento Crítico. Sin él, nos quitarían nuestra libertad de sentir y actuar.

 

EL PENSAMIENTO CRÍTICO

El pensamiento crítico es la capacidad de pensar con claridad y racionalidad, entendiendo la conexión lógica entre las ideas, y que nos lleva a una conclusión sólida y racional.

En lugar de aceptar simplemente ideas y suposiciones, los pensadores críticos cuestionan rigurosamente una hipótesis, buscando determinar si el resultado representa un hecho o una opinión.

Según la Fundación para el Pensamiento Crítico , éste es “el arte de evaluar y analizar el pensamiento con vistas a mejorarlo

 

Linda Elder y Richard Paul, los directores de esa Fundación, proponen que nos hagamos estas preguntas a la hora de reflexionar sobre una información:

  • Todo razonamiento tiene un PROPÓSITO. Identifícalo
  • Todo razonamiento es un intento de solucionar un problema, resolver una pregunta o explicar algo. ¿Sabrías decir con precisión cuál?
  • Todo razonamiento se fundamenta en SUPUESTOS. ¿Son fiables e imparciales?
  • Todo razonamiento se hace desde una PERSPECTIVA. ¿Desde qué posición nos llega?
  • Todo razonamiento se fundamenta en DATOS, información y evidencias. ¿Son sólidos y comprobables?
  • Todo razonamiento se expresa mediante CONCEPTOS E IDEAS que, simultáneamente, le dan forma. ¿Sabrías identificar y explicar los conceptos clave?
  • Todo razonamiento contiene INFERENCIAS O INTERPRETACIONES por las cuales se llega a conclusiones y que dan significado a los datos. ¿Son todos consistentes y coherentes entre sí?
  • Todo razonamiento tiene o fin o tiene IMPLICACIONES y CONSECUENCIAS. ¿Sabes decir cuáles son positivas y cuáles negativas? ¿Son todas las posibles, o faltan algunas?

 

En su ensayo referido al mundo educativo “Critical Thinking: what can it be?, Matthew Lipman hace distinciones claras entre el pensamiento común y el pensamiento crítico. Explica que el pensamiento común es un pensamiento simplista porque no se basa en el uso de normas o criterios. Ejemplos de pensamiento ordinario son adivinar, creer y suponer. Lipman describe el pensamiento crítico como un proceso complejo basado en estándares de objetividad, utilidad o consistencia en el cual las personas pueden reflexionar sobre la certeza de su pensamiento porque el pensamiento crítico es autocorrectivo.

 

 

POR QUÉ ES IMPORTANTE

Las ovejas no piensan críticamente: se limitan a seguir al rebaño. No se plantean si van rápido o despacio, o si encontrarían mejores pastos si fueran por otro camino. Son followers y solamente eso.

Aquellas personas que, al contrario que las ovejas, se plantean sistemáticamente si lo que están viendo o haciendo es lo mejor para ellas, si podría haber otras formas de hacerlo, o que se preocupan de averiguar a dónde van realmente, son las que mejoran el mundo.

 

Pensar críticamente es importante porque quien lo hace:

  • Es menos manipulable y, por tanto, más independiente
  • Toma mejores decisiones porque están mejor informadas
  • Es más fiable en sus juicios y opiniones
  • Es capaz de anticipar problemas con más frecuencia
  • Es más creativo
  • Profesionalmente es muy valorado
  • Es más feliz, ya que se conoce mejor a sí mismo.

¿Te interesa?

 

CÓMO MEJORAR MI PENSAMIENTO CRÍTICO

Pensar críticamente no es solamente ser escéptico y buscar los defectos en las argumentaciones que nos plantean. Es también ser flexible y creativo. Es saber reunir los datos que tenemos, buscar pruebas de ellos, pensar en alternativas y finalmente llegar a nuestras propias conclusiones.

Es una habilidad que, como todas, se puede practicar. ¿Cómo? Veamos.

Sugerencias de mejora

  • Define bien la situación o problema. ¿De qué estamos hablando en realidad?
  • Que no te impresione el escenario: rasca un poco para ver qué hay detrás. Aléjate un poco para verlo todo con perspectiva
  • Hazte las preguntas de la Policía y del Periodismo: quién, qué …
  • Ponte en el otro lado del dato y comprende de dónde viene
  • Mantén tu mente abierta a todas las opciones
  • Ten siempre en cuenta todo el contexto de la información o suceso
  • Cuando la información sea compleja, organízala en una estructura que simplifique su comprensión.
  • Piensa de una forma ordenada y lógica
  • Busca alternativas y opciones.
  • Sé consciente de tus propios sesgos cognitivos, de tus preferencias e inercias mentales.
  • Ten la humildad de aceptar que puedes estar equivocado en tus razonamientos.
IDEA CLAVE
Ser libre e independiente exige un esfuerzo: el de saber lo que quieres, reflexionar sobre lo que te dicen, y decidir en base a tus propias conclusiones.

 

RECURSOS PARA SABER MÁS DEL PENSAMIENTO CRÍTICO

Critical Thinking: The Beginners User Manual to Improve Your Communication and Self Confidence Skills Everyday, por Jocko Babin

Pero ¿qué me estás contando?: Tertulianos, políticos y pensamiento crítico, por Julio César Herrero

Master Critical Thinking: Think Intelligently, Improve Problem-Solving Skills, Make Better Decisions, and Upgrade Your Life, por Henrik Rodgers

Critical Thinking: Tools for Taking Charge of Your Professional and Personal Life, por Richard Paul y Linda Elder

Una vida sin principios, de Henri David Thoreau

Sin pensamiento critico no eres nadie, charla TEDx Youth @Valladolid de Pablo Perez-Paetow

Habilidades del siglo XXI – Pensamiento Crítico. Vídeo animado de EducarChile

 

Artículos relacionados

6 Beneficios del pensamiento crítico y por qué son importantes

«El pensamiento crítico es la cara oculta de la felicidad«: entrevista a José Carlos Ruiz , Doctor en Filosofía . Ver aquí su entrevista en RTVE

«Sin pensamiento crítico no hay democracia«: entrevista a Enrique Mesa

 

AUTOR
Alberto Losada Gamst. Consultor de empresas especializado en la inteligencia colaborativa y la gestión de las ideas. Escritor de artículos sobre innovación, comunicación en las empresas y repensamiento de nuestras actividades.

Como formador especializado en habilidades de comunicación, he impartido talleres en más de 30 empresas (muchas de las cuales han repetido con nuevos grupos) y más de 1.100 participantes. Y en todas las ocasiones he aprendido mucho de todos. ¡Gracias por ello!

IMAGEN: Gerd Altmann

 

— Para no perderte ningún artículo sobre Habilidades Humanas… ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Habilidades humanas: la Comunicación Emocional

Por Alberto Losada Gamst

 

La comunicación entre personas es mucho más que una transferencia de datos. Es una conexión entre seres vivos que experimentan emociones; es una forma de sintonizar la forma de pensar y sentir de los demás para poder entendernos mejor.

Las personas olvidarán lo que has dicho, olvidarán lo que has hecho, pero nunca olvidarán cómo las hiciste sentir. Maya Angelou, poetisa

Me decía hace años un alto directivo italiano que su empresa «es diferente” cuando hablábamos de asuntos de consultoría organizacional. Como yo representaba a una multinacional del sector él sabía que había visto muchas empresas y que, por tanto, era probable que aplicaría casi los mismos baremos a todas. Cada empresa en un mundillo, pero todas tenían problemas muy parecidos en el mismo campo: el de la comunicación entre personas y entre departamentos. Esa competencia parecía universalmente dejada de lado. ¿Por qué?

Las prisas, la familiaridad y la poca reflexión sobre el aspecto emocional de nuestra comunicación empobrecen nuestra relación con quienes nos rodean. Y como estamos vivos y nuestro estado de ánimo es cambiante, una comunicación emocionalmente competente asegura el éxito de la conexión y mejora drásticamente el ambiente en el que vivimos.

A todos nos gustan los buenos gestos, las palabras amables, el que nos pregunten qué tal vamos, que recuerden nuestro nombre y alguna circunstancia personal, que se dirijan a nosotros de una forma cordial. Uno dirá: “esto lleva mucho tiempo y tengo demasiado trabajo como para dedicarme a hablar bien a los demás”. Claro. Todos tenemos momentos de mucho agobio personal o profesional. Lo que pasa es que es precisamente en esos momentos cuando más agradeceremos que los demás nos muestren su aprecio y piensen en nustras emociones.

«La percepción de cada uno es su realidad.»

Pero, ¿qué son las emociones? Son experiencias subjetivas que nos mueven a actuar. Nacen fundamentalmente de nuestras percepciones ante el mundo exterior, más que de un razonamiento lógico. Lo que se percibe como beneficioso desata emociones de agrado, y lo que nos parece perjudicial nos provoca rechazo. Como les pasa a muchos niños ante un plato de verduras …

 

emociones en el whatsapp

El WhatsApp nos ayuda cada día a entender la diferencia entre una comunicación plana (solamente texto) y otra con complemento emocional (los emoticonos, que añaden ese elemento que da color y vibración). ¿A que esa vibración y color afectivo que aportan los emojis al texto completan el mensaje y hacen que se perciban mucho mejor las emociones que se quieren comunicar?

 

 

EL LENGUAJE NO VERBAL

Hay una cosa que se suele repetir en las sesiones de formación en habilidades humanas que imparto en empresas: la reacción de los participantes cuando empiezo exponiendo el tema. Suelen pasar del escepticismo inicial a una creciente aceptación de la importancia de este canal de comunicación de emociones y pensamientos. Ya no les parece un tema exclusivo de psicólogos y frikis.

Los medios de comunicación ayudan a divulgar el conocimiento del lenguaje no verbal: por ejemplo, en épocas de elecciones siempre se consulta a muchos expertos para que analicen el lenguaje no verbal de los candidatos. Hasta en las películas y series hay referencias a este asunto.

Porque es mucho lo que nos decimos sin palabras. ¿Tanto?

El psicólogo Albert Merhabian estableció que más del 90% de la información que recibimos y emitimos sobre emociones y sentimientos no tiene nada que ver con las palabras:

  • el 55% viene a través del lenguaje corporal: posturas, gestos, forma de mirar, olores, forma de vestir.
  • El 38% nos llega a través de la voz: tono, volumen, rapidez
  • El 7% restante está en las palabras que escogemos para hablar.

La mayor parte de estos canales de comunicación son bastante controlables. Basta con entender el funcionamiento de cada uno para ser consciente del mensaje que estamos proyectando o que otros nos están proyectando a nosotros. Esta comprensión es una gran ventaja en las relaciones humanas, ya que aporta una información extra que quienes ignoran los mensajes no verbales no tienen. Como siempre se dice, la información es poder.

 

La psicóloga Amy Cuddy estableció que a través del control consciente de nuestras posturas podemos influir no solamente en la percepción de los demás, sino también en el de nuestra autopercepción. Demuestra que hay una clara relación entre la postura corporal y la proyección de poder: cuando nos sentimos seguros y confiados nuestro cuerpo se expande, y se encoge cuando nos sentimos inferiores o atemorizados.

Si esto funciona de dentro a fuera (sentimiento—>postura), ¿funciona también de fuera a dentro (postura—>sentimiento)? Pues sí. Es lo que ella llama las “posturas de poder”. El solo hecho de adoptarlas voluntariamente durante dos minutos nos da un subidón de seguridad y autoestima que se proyecta hacia los demás. Esto ocurre porque provocan una alteración hormonal: sube un 20% el nivel de testosterona (asociada a la sensación de poder y confianza) y se reduce en un 25% el cortisol (hormona relacionada con el estrés). Es la ciencia explicando estos cambios psicológicos.

 

 

LA EMPATÍA

Es la capacidad de ponerse en el sitio de la otra persona para entender su mundo emocional. Da igual que estemos o no de acuerdo: lo importante es ver la situación desde su punto de vista.

De esta forma sabremos si nos habla desde la frustración, desde el miedo, desde la ilusión, desde la ira o desde cualquier otra emoción que condicione su conducta en ese momento. Una comunicación emocional requiere conocer -aunque sea aproximadamente- el mundo interior de la persona a la que hablamos. Solamente desde este conocimiento sabremos articular nuestro mensaje para conectar mejor con ella.

«Cuanto más abiertos estemos a nuestros propios sentimientos, mejor podremos leer los de los demás.»  -Daniel Goleman

Ejemplos de empatía es emocionarse leyendo un libro o viendo una película porque nos identificamos con uno de sus personajes, o tras saber de un hecho grave en la vida de alguien cercano vivirlo casi como propio, o sentir el sufrimiento de personas a las que aun sin conocerlas vemos por imágenes. La persona empática sabe sumergirse en el mundo emocional de los demás.

 

La empatía tiene dos manifestaciones principales:

  • saber escuchar. Es salir de nuestro mundillo mental para entrar en el de nuestro interlocutor, apreciando los sentimientos y emociones en él presentes en ese momento;
  • saber mostrar comprensión. No es estar de acuerdo ni juzgar; es demostrar activamente que lo que nos dicen nos llega en todas sus dimensiones. Basta con decir sinceramente “entiendo”, “te comprendo”, “puedo imaginar”, o con tocar un brazo o un hombro mostrando nuestra cercanía para que la otra persona se sienta valorada y comprendida.

Aunque a veces se manejen como sinónimas, la empatía no es lo mismo que la asertividad. Una persona asertiva sabe defender su punto de vista sin herir ni despreciar los sentimientos de las otras personas.

Si quieres miel, no des patadas a la colmena. – Dale Carnegie

El individuo asertivo utiliza un lenguaje verbal y no verbal sincero a la vez que delicado que, precisamente porque demuestra que le preocupa el impacto emocional en los demás, suele conseguir mejor predisposición y comprensión hacia su postura.

 

CÓMO MEJORAR MI COMUNICACIÓN EMOCIONAL CON LOS DEMÁS

Si queremos trabajar en esa habilidad humana que es la comunicación emocional lo haremos en tres fases:

  1. Entendiendo de verdad la importancia de tener en cuenta las emociones con las que acompañamos nuestra información, y las que provocamos en nuestro interlocutor al comunicarla. —ESCÚCHATE-
  2. Revisando las formas de nuestra propia comunicación, y decidiendo el plan concreto de mejora —REVÍSATE
  3. Poniendo en marcha ese plan. Cada día. Con nuestra familia, con nuestros amigos, con los vecinos, con los compañeros de trabajo, con las personas que se cruzan en nuestra vida. Hoy. Ahora.  —MUÉVETE

 

Plan de acción:

  • Entiende que tras esa cara que tienes delante hay un mundo de emociones: tómate el trabajo de descubrirlas.
  • Escucha… y calla. Apaga tu mente y métete en la mente de la otra persona antes de decir nada.
  • Sé consciente de la imagen emocional que proyectas con tu cuerpo y con tu voz. Aprende a mejorarla.
  • Da acuse de recibo de la imagen emocional que proyecten sobre ti los demás. Así sentirán que realmente quieres entenderlas.
  • No te tomes personalmente mal las críticas o comentarios que te hagan. Procésalos y que se note que lo haces.
  • Ten siempre presente que dices muchísimo más con el tono de tu voz que con las palabras que pronuncias. Trabájalo.
  • Tu actitud importa, y mucho. Que sea positiva: atraerá el positivismo de los demás.
  • Procura que se te vea como una persona cercana y confiable. Tus palabras y actos lo harán posible.
  • Conócete mejor: solamente tú eres responsable de tus sentimientos y de tu conducta. No eches la culpa a los demás.
  • Practica las distintas vertientes de la Inteligencia Emocional. Verás cómo aumenta tu propia felicidad y éxito.
  • Cuídate: descansa bien, come bien, disfruta de los detalles y personas que te hacen feliz. El mundo te parecerá más prometedor y te animarás a mejorarlo.
IDEA CLAVE
Comunicarse con alguien exige conectarse antes con esa persona, y la calidad de esa conexión pasa por entender el fluir de las emociones de los participantes en la conversación.

 

 

RECURSOS PARA SABER MÁS DE LA COMUNICACIÓN EMOCIONAL

«Cómo ganar amigos e influir en las personas«, de Dale Carnegie

«El lenguaje del cuerpo«, de Allan y Bárbara Pease

«El arte de cautivar«, de Guy Kawasaki

«La Inteligencia Emocional: por qué es más importante que el Cociente Intelectual«, de Daniel Goleman

«Pensar rápido, pensar despacio«, de Daniel Kahnemann

«Inteligencia emocional 2.0: Estrategias para conocer y aumentar su coeficiente«, de Travis Bradberry y Jean Greaves

«El poder de la presencia«, de Amy Cuddy

«El lenguaje corporal moldea nuestra identidad«, charla TED de Amy Cuddy

 

Artículos relacionados

Las Habilidades Humanas o Soft Skills
¿Cuál es tu motivo para escuchar?
¿Hay que dejar las emociones fuera de la empresa?
Formas de hacer que la gente se sienta importante
Los hábitos de las personas excepcionalmente simpáticas

 

 

AUTOR
Alberto Losada Gamst. Consultor de empresas especializado en la inteligencia colaborativa y la gestión de las ideas. Escritor de artículos sobre innovación, comunicación en las empresas y repensamiento de nuestras actividades.

Como formador especializado en habilidades de comunicación, he impartido talleres en más de 30 empresas (muchas de las cuales han repetido con nuevos grupos) y más de 1.100 participantes. Y en todas las ocasiones he aprendido mucho de todos. ¡Gracias por ello!

IMAGEN: Gerd Altmann

 

— Para no perderte ningún artículo sobre Habilidades Humanas… ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Las Habilidades Humanas o Soft Skills

Presentación del ciclo de publicaciones sobre estas habilidades.

Por Alberto Losada Gamst

 

¿De verdad que falta poco para que un robot o un programa informático me dejen sin trabajo? ¿Qué puedo hacer para que esto no me afecte?

Estas preguntas y otras muy parecidas aparecen cada vez más en las conversaciones y en artículos y reportajes en los medios de comunicación. ¿Qué respuesta hay? Pues que tu exposición a esa realidad depende en buena parte de lo que tú hagas.

 

ERAS Y MODELOS ECONÓMICOS

En su libro “Una nueva mente”, («A Whole New Mind«) el autor, periodista y presentador de televisión estadounidense Dan Pink explica cómo la Humanidad ha pasado por varias eras en términos de modelo económico:

  • La Era de la Agricultura, en la que son los campesinos quienes crean la riqueza con su esfuerzo físico.
  • La Era Industrial, en la que las fábricas con sus máquinas son la nueva fuente de riqueza. Ya no cuenta tanto el esfuerzo físico sino que lo que se impone es el método y la técnica.
  • La Era del Conocimiento, en la que los ordenadores son una de las herramientas para gestionar ese conjunto de experiencia y saber hacer que los profesionales van acumulando en su mochila. El análisis lógico ya no es tan importante: el valor está en saber aprovechar esa información.
  • La Era Conceptual, en la que ya estamos: el diseño y la comunicación se convierten en las principales herramientas de competitividad.

El cerebro humano se divide en dos hemisferios: el izquierdo, que es el lógico-analítico-lineal, y el derecho, que es el creativo-emocional-empático. En las dos primeras eras -la Agrícola y la Industrial- se daba mucha más importancia al hemisferio izquierdo; en la del Conocimiento se empieza a llegar a un equilibrio. En la Conceptual se valoran más las prestaciones del hemisferio derecho, no siendo ya suficientes las del izquierdo.

 

LLEGA LA AUTOMATIZACIÓN

¿Qué quiere decir esto? Pues algo que ya sabemos: el mundo evoluciona, y con él la economía, la sociedad, la política y las tendencias de todo tipo. Por tanto, tendremos que hacer un esfuerzo por evolucionar también nosotros si queremos evitar quedarnos atrás.

La automatización comenzó por las tares repetitivas, sucias y peligrosas (“dull, dirty & dangerous”). La robotización de la producción es un hecho. Cuando llamamos a un servicio de atención al cliente solemos empezar la “charla” con un asistente virtual que clasifica y, cada vez más frecuentemente, soluciona la consulta. En las páginas web cada vez hay más chatbots que dialogan con nosotros. Las figuras de Siri y Alexa no son más que el comienzo visible de la aplicación al día a día de la Inteligencia Artificial.

 

ES EL MOMENTO DE LAS PERSONAS

Y entonces, ¿qué me queda a mí como humano? Pues una relación con los demás humanos de mucha mejor calidad. A día de hoy, el mundo emocional es cosa de las personas. Saber entender, empatizar, visualizar, liderar y comunicar la información de una forma emocionalmente competente es el camino no ya del futuro sino del presente.

Entran en juego las Habilidades Humanas, las llamadas Soft Skills. Aparece el concepto de Inteligencia Emocional Emotional Intelligence«)  (Daniel Goleman, 1995): empezamos a ver la importancia de habilidades como la empatía, el liderazgo, la comunicación, el aprendizaje continuo, la autogestión, el sentido del propósito, la gestión de conflictos, la creatividad, … Estas habilidades facilitan la conexión con los demás, la mejor comprensión de uno mismo en la vida, la consciencia de lo que ocurre en nuestro entorno. Mejoran nuestra vida y le dan más contenido, lo que incluso redunda en nuestra salud física y mental. Profesionalmente favorecen la carrera y la integración del individuo en la organización, ya que esas habilidades humanas o soft skills lo convierten en un jugador de equipo y en un líder mucho más útil para conseguir los resultados deseados.

 

EL FUTURO DEL EMPLEO

En su informe de 2018 “El Futuro del Empleo”, el Foro Económico Mundial ya predice que en 2025 habrá más tareas realizadas por robots que por personas (en 2018 éstas realizan el 71%). La buena noticia es que la rápida evolución de las máquinas y los algoritmos en el trabajo podría crear 133 millones de puestos nuevos, contra los 75 millones que desaparecerán de aquí al año 2022.

Y hay una advertencia: es urgente organizar y apoyar la formación de las personas en nuevas habilidades, nuevas profesiones y nuevos conocimientos que les permita adaptarse con éxito a esta evolución.

Para que las empresas sigan siendo dinámicas, diferenciadas y competitivas en la era de las máquinas, deben invertir en su capital humano. Existe tanto un imperativo moral como económico para hacerlo. Sin enfoques proactivos, las empresas y los trabajadores pueden perder el potencial económico de la Cuarta Revolución Industrial.Saadia Zahidi, Jefe del Centro para la Nueva Economía y la Sociedad en el Foro Económico Mundial

Los cambios tecnológicos que provocan los cambios en los modelos económicos y organizativos exigen revisar los perfiles competenciales de los trabajadores. En muchos casos habrá que aprender nuevas técnicas, nuevos programas, nuevas tecnologías o nuevos procesos. Lo que en todo caso tendremos que hacer las personas es aprender a conectar mejor entre nosotros. El trabajo en equipo, la atención al bienestar físico y emocional de las personas, la capacidad de transmitir de una forma emocionalmente competente la información para asegurarnos de que sea entendida y comprendida, se convierten en requisitos imprescindibles para el éxito de cualquier empresa u organización. La empatía, el liderazgo y la capacidad de comunicar definen con frecuencia el éxito o fracaso individual y colectivo.

 

LAS HABILIDADES HUMANAS PARA EL ÉXITO EN EL TRABAJO Y EN LA VIDA

Con la intención de ayudar a conocer, comprender y practicar estas habilidades, inicio una serie de artículos explicando cada una, sus ventajas, sus aplicaciones y unas ideas para ponerlas en práctica y reforzarlas. También sugeriré la lectura de algunos libros, artículos, vídeos o podcasts relacionados.

Siguiendo el concepto del Circulo Dorado de Simon Sinek Empieza con el Por Qué«, «Start With Why«), a la pregunta de ¿Por qué hago esto? diré que lo hago para extender la comprensión de la importancia de esas habilidades humanas, esas soft skills, como forma de mejorar el funcionamiento y la calidad de organizaciones, empresas, sociedades y grupos. Y, ya puestos, para ser más felices.

 

Esta es la lista de las Habilidades Humanas que vamos a tratar:

Cada semana iré publicando en el blog de Avantideas un post sobre cada una: suscríbete para no perderte ninguna.

 

AUTOR
Alberto Losada Gamst. Consultor de empresas especializado en la inteligencia colaborativa y la gestión de las ideas. Escritor de artículos sobre innovación, comunicación en las empresas y repensamiento de nuestras actividades.

Como formador especializado en habilidades de comunicación, he impartido talleres en más de 30 empresas (muchas de las cuales han repetido con nuevos grupos) y más de 1.100 participantes. Y en todas las ocasiones he aprendido mucho de todos. ¡Gracias por ello!

IMAGEN: StockSnap en Pixabay

 

— Para no perderte ningún artículo sobre estas soft skills… ¡suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

¿Qué es lo que crea la felicidad en el trabajo? Nueve consejos para aumentar el compromiso de los empleados

 

La felicidad es un precursor del éxitoShawn Achor, fundador y CEO de Good Think, Inc.

 

Tu gente es el activo más importante que tienes. No importa si tienes el mejor producto del mundo y millones en financiación – sin las personas adecuadas, tu organización nunca logrará el éxito a largo plazo.

 

Traducido y adaptado del original «What Creates Workplace Happiness? Nine Tips to Boost Employee Engagement«, por Joe Wedgwood en el blog de Delivering Happiness

 

Aquí viene lo difícil… Simplemente tener a la gente adecuada tampoco es suficiente. Si tienes una fuerza laboral desmotivada, entonces tendrás que soportar más absentismo, una tasa de retención más baja y una disminución en el rendimiento.

Las empresas necesitan un líder comprometido para asegurar que todos estén felices y motivados para tener éxito. Sin un impulso claro para lograr la felicidad en el lugar de trabajo, no podrás maximizar el verdadero potencial de cada uno. Los empleados felices son empleados productivos. Al dar pequeños pasos para crear felicidad en el trabajo, puedes reducir el conflicto, el absentismo y el presentismo. Esto puede conducir a un aumento de la participación y de los resultados.

Los gurús de la las publicaciones de empresas están de acuerdo – «Los empleados felices son un 12 por ciento más productivos que la media, y un 22 por ciento más productivos que sus compañeros infelices. Crear un lugar de trabajo agradable lleno de gente feliz contribuye directamente al resultado final«.

 

Teniendo esto en cuenta, hemos enumerado nueve maneras de crear la felicidad en el lugar de trabajo:

1. Crear un ambiente acogedor

Una gran parte del día se pasa sentado en un escritorio frente a la pantalla de un ordenador – para la mayoría de nosotros, al menos. Los turnos largos sin muchos descansos a menudo desmotivarán y desenergizarán a todos.

El estrés del trabajo puede deprimirnos a todos. Si quieres mantener a todo el mundo involucrado, entonces debes proporcionar un entorno de trabajo del que la gente quiera formar parte. Al crear áreas donde tu personal pueda recargarse y relajarse, podrás aumentar su productividad y rendimiento. Esto puede ser en forma de una zona con sofá, sala de juegos ¡o incluso una siesta si te sientes aventurero!

 

2. Capacitar a las personas para mejorar la cultura de la empresa

Ser un gran sitio donde trabajar es la diferencia entre una buena empresa y una gran empresa.Brian Kristofek

Los empleados comprometidos son el santo grial para cualquier líder empresarial. Son devotos defensores de la empresa, que siempre harán todo lo posible por ti. Esto tendrá un efecto en cadena, que puede crear una cultura de trabajo duro, responsabilidad y lealtad. Son grandes impulsores de la felicidad en el trabajo y ayudarán a crear y difundir la alineación con esa cultura empresarial.

Simon Sinek, autor y orador motivacional, añade: «Los empleados comprometidos tienen el poder de tomar decisiones sin un supervisor. Tienen derecho a salirse del guión, doblar las reglas y hacer lo que crean conveniente si creen que es lo correcto por el bien de la organización«.

Si deseas capacitar a tus trabajadores para que se sientan más comprometidos y así te ayuden a mejorar la cultura de la empresa, entonces debes confiar en ellos. Demostrando tu fe en ellos, al tiempo que se les da libertad y responsabilidad por sus acciones, se avanza a pasos agigantados para empoderar a todos.

 

3. Proporcionar flexibilidad para el equilibrio entre el trabajo y la vida privada

En el acelerado mundo laboral de hoy, la línea divisoria entre el trabajo y el hogar se está volviendo borrosa. Los empleadores esperan más de su gente, lo que puede hacer que se sientan presionados para lograr sus objetivos. A menudo, esto resulta en más horas de trabajo y menos tiempo fuera de la oficina. Esto puede llevar a que los ojos empiecen a deambular….

Los horarios flexibles y los enfoques de trabajo permiten a todos encontrar el equilibrio perfecto entre el hogar y el trabajo. ¿Realmente puedes esperar que todos quieran trabajar para ti, si rara vez se van a casa y desconectan?

Es importante ayudar a tu equipo a encontrar el equilibrio adecuado, para que no consideren el trabajo como una deber y, finalmente, se «agote». Tómate el tiempo para hablar con la gente para descubrir lo que le ayudaría, y luego haz los ajustes necesarios.

Al darle libertad a tu gente y confiar en ellos para que cumplan con sus deberes, los harás sentirse más valorados. Esto se compensará con un aumento de la productividad y de los beneficios.

 

4. Demostrar transparencia

Cuando lideras con transparencia, tus problemas pueden ser resueltos más rápidamente y todos sabrán el propósito detrás de tus funciones. Si todo el mundo es consciente de los éxitos y problemas, habrá un mayor sentido de comunidad. Esto te ayudará a encontrar soluciones más rápidamente, ya que muchas cabezas son mejores que una….

La transparencia hará que tu personal comprenda plenamente la visión de la empresa. Esto les ayudará a entender cómo sus tareas y resultados encajarán en el panorama general de los objetivos de la empresa.

Si mantienes a tus trabajadores en la oscuridad, es probable que se sientan minusvalorados y alejados de la organización.

 

5. Comunicarse regularmente

Cada miembro de tu equipo tendrá sus propias frustraciones. El no escuchar y remediar sus preocupaciones puede resultar en una pérdida de productividad. Al mantener una comunicación abierta, crearás un equipo estable que quiere trabajar en tu empresa.

Para comunicarse eficazmente con tu equipo, necesitas crear sistemas para que todo el mundo pueda ponerse en contacto contigo. Dejar mensajes sin contestar hará que tu personal se sienta infravalorado, así que tómate tu tiempo para responder.

Al recopilar información instantánea a través de encuestas rápidas («Pulse surveys«) , estarás en una buena situación para entender a tu gente y a tu organización. Proporcionan una foto precisa a tiempo para ayudar a medir las emociones, la felicidad y los sentimientos dentro de tu organización. Las percepciones en tiempo real te ayudarán a medir cómo se sienten todos y te permitirán preparar planes de acción acordes. Esto te ayudará a motivar a todos y hacer que tiren en la misma dirección.

Las discusiones más importantes deben llevarse a cabo cara a cara. Su significado y tono serán más claros en persona.

 

6. Proporcionar oportunidades de crecimiento

Es difícil lograr la felicidad en el trabajo si tu gente se siente estancada. ¿Qué sentido tiene trabajar duro si no hay espacio para avanzar?

El desarrollo profesional es una parte vital del compromiso de los empleados. Si el deseo de tus empleados de «subir peldaños» no se cumple, lo normal es que empiecen a buscar en otra parte.

Reuniéndote con tu gente regularmente y discutiendo los objetivos acordados, podéis construir juntos una «hoja de ruta» hacia el éxito. Es importante aconsejar a tus gerentes que hagan lo mismo con sus equipos.

 

7. Enfoque en la inversión social

De la misma forma que el apoyo social es una receta para la felicidad, también es un factor esencial para los éxitos en el trabajo.Brian Kristofek

La felicidad en el trabajo y la inversión social tienen vínculos muy fuertes. Se refiere a cualquier actividad social que hará que tu equipo sea más feliz y lo llevará a generar un retorno financiero.

Al animar a todo el mundo a socializar tanto en el trabajo como en casa, mejorará la cultura, reducirá el estrés y, en última instancia, creará un entorno más feliz y productivo.

8. Motivar a las personas para que abandonen sus zonas de confort

Muy pocos de nosotros nos entusiasmamos por hacer las mismas tareas diariamente. Al otorgar a tu equipo nuevas responsabilidades,  también les darás nuevas oportunidades para crecer y desarrollarse. Esto es beneficioso para el individuo y la organización, ya que les hará sentirse valorados, lo que puede impulsar el compromiso y la productividad.

Algunos líderes pueden sentir que si su gente está ocupada probando cosas nuevas, entonces esto podría disminuir la eficiencia. ¿No es es un riesgo mayor tener empleados aburridos que buscan nuevas emociones?

Incluso puedes descubrir nuevos talentos y habilidades que antes pasaban inadvertidos.

 

9. Fomentar el tiempo libre

Las vacaciones son una necesidad, no un lujo.

Una pausa en el trabajo nos permite recuperarnos mental y físicamente de las tensiones diarias del trabajo. Esto es vital, ya que aumentará la concentración y la productividad del individuo cuando regrese. También ayudará a reducir la angustia psicológica de tus equipos. Esto se evidencia en un informe sobre la felicidad en el trabajo compilado por la Asociación Sociológica Americana (link no visible en la UE, N. del T.).

Anima a todos a utilizar todas sus vacaciones anuales. Si es necesario, aumenta la presión adoptando un sistema de «úsalo o piérdelo». En pocas palabras, los días que queden no se acumularán.

La felicidad es contagiosa. Si lideras con un comportamiento positivo y accesible, crearás un efecto dominó – goteando de arriba hacia abajo.

Al seguir estos consejos subirás la moral, lograrás una mayor retención del personal y mejorará la productividad. Todo lo cual creará felicidad en el lugar de trabajo y le dará un impulso a su balance final.

 

AUTOR

Joe Wedgewood – Narrador jefe de The Happiness Index – Joe es un conocido periodista y bloguero cuyos pensamientos sobre el equilibrio entre el trabajo y la vida privada y la cultura organizacional aparecen en la primera página de Google. Ha realizado consultoría y creado planes de comunicación para una empresa en el Índice FTSE 100, y ha ayudado a compilar y diseñar gráficamente informes globales sobre la felicidad en el lugar de trabajo y las puntuaciones de los Promotores de la Red de Empleados (eNPS). Anteriormente trabajó como gestor de contenidos, ejecutivo de marketing, profesor de idiomas, periodista y consejero para personas en riesgo de exclusión.

IMAGEN: Mimi Thian

 

— ¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Cómo hacer más con menos: repiénsate la forma en la que contestas

¿Alguna vez has sentido que constantemente se te pide que hagas más y más con menos y menos?

Si tu respuesta es «no», házmelo saber. Me gustaría aprender algunos de tus secretos.

 

Traducido y adaptado del original «How to Do More with Less: Rethink How You Respond «, de Avish Parashar en Linkedin.

 

Si, como la mayoría de la gente, tu respuesta es «sí», entonces me gustaría compartir contigo una experiencia que te ayudará a lidiar con ese problema sin sentirte abrumado.

Mi mujer y yo tuvimos nuestro primer hijo, un chico, hace un año. Al acercarnos al nacimiento de mi hijo, me di cuenta de que como improvisador motivacional y orador principal de mi propio negocio, no estaba trabajando muy eficientemente.

Como soy mi propio espectáculo, tuve el lujo de ser ineficiente. Si me llevó 8 horas hacer 5 horas de trabajo porque lo postergué, hice llamadas telefónicas innecesarias, me concentré en trabajo de bajo valor, etc., no fue gran cosa. Tuve mucho tiempo para hacerlo todo.

Con la llegada de mi hijo, me di cuenta de dos cosas:

  • Iba a tener mucho menos tiempo, simplemente porque ser padre añade mucha responsabilidad.
  • Durante los primeros 3 meses, mientras mi esposa estaba de baja por maternidad, yo también quería estar de baja por paternidad, lo que significaba no pasar horas trabajando todos los días. Prefiero pasar ese tiempo en casa con mi hijo y mi esposa. ¿Cómo podría hacer eso posible si tuviera cosas que hacer?

 

Rápidamente me di cuenta de que si intentaba trabajar más y más rápido, no llegaría muy lejos.

En vez de eso, necesitaba repensar cómo respondía al aumento del estrés y las exigencias.

 

Utilicé los dos meses anteriores al nacimiento de mi hijo para rehacer y repensar todo. Me centré en los sistemas y las listas de control. Creé plantillas para todos esos correos electrónicos que estaba escribiendo repetidamente. Automaticé algunas cosas con correos electrónicos de respuesta automática y respuestas enlatadas.

Lo más importante es que contraté a un asistente virtual para que empezara a hacer algunas de las tareas que me estaban ocupando mucho tiempo. Eran importantes, pero no me necesitaban para hacerlas.

Hasta ese momento, había evitado contratar a alguien porque era una molestia imaginarme cómo explicarles la forma de hacer todas esas tareas que estaba haciendo. Esto es normal; siempre es más fácil a corto plazo no cambiar.

Sin embargo, saber que mi hijo iba a venir pronto me motivó a hacer el duro trabajo inicial de crear plantillas, organigramas y listas de tareas. Para cuando llegó mi hijo, todo estaba en su sitio y pude terminar mi trabajo en mucho menos tiempo que antes.

(Como nota al margen, si estás considerando contratar a un asistente virtual, esto es lo que el mío me dijo después de leer este artículo: «Te uso como ejemplo cuando traigo nuevos clientes para decirles lo útil que es tener plantillas y sistemas configurados – no tienes idea de lo útil que ha sido todo esto desde el primer día que trabajamos juntos«. El trabajo inicial vale la pena!)

 

Había reconfigurado cómo lo hacía todo. Ahora podía hacer 5 horas de trabajo en un período de tiempo mucho más corto, a veces de tan sólo una.

Lo asombroso es que ahora que mi hijo tiene un año de edad, hemos terminado la fase de la baja por maternidad y paternidad, y estoy cosechando las recompensas de esta innovación de repensamiento. Todavía puedo hacer mucho más trabajo en menos tiempo, pero ahora que mi esposa y yo estamos más en la onda de ser padres, puedo usar ese tiempo extra en otras tareas de alto valor. También puedo pasar más tiempo con mi mujer e hijo de lo que lo hubiera hecho de otra manera porque tengo esa libertad y ese tiempo.

Esa motivación inicial terminó teniendo un beneficio a muy largo plazo. Este fue mi momento «ajá»:

Para hacer más con menos, debemos responder replanteándonos cómo hacemos lo que hacemos actualmente. No podemos seguir añadiendo más y más cosas.

 

Probablemente te sientas como si te pidieran constantemente que hagas más y más. Si haces todo de la misma manera y añades más, es una adición directa. Por ejemplo, si actualmente estás haciendo 40 horas de trabajo a la semana y de repente te dan 5 horas más, si haces todo de la misma manera terminarás con 45 horas de trabajo.

Sin embargo, si haces 40 horas de trabajo y te sobrevienen 5 horas más de trabajo, si dedicas algo de tiempo y esfuerzo a repensar cómo hacer esas 40 horas, hazlo más eficiente y bájalo a 34 horas, de modo que esas 5 horas extra hará que te quedes en 39 horas.

 

¿ESTÁS LISTO PARA RESPONDER REPENSANDO?

Cuando se añaden cosas nuevas a tu plato, cuando se te pide que hagas más, ¿vuelves a tu rutina de añadirte horas extra de trabajo y te limitas a quejarte y estresarte porque se te pide que hagas más y más, o das un paso atrás, reconsideras cómo reaccionas y cambias la forma en que haces esas cosas para hacerlas de una forma más eficiente?

Si trabajas por cuenta propia como yo, es lo más fácil de todo. Sólo necesitas tener la disciplina para dar un paso atrás y rehacer algunas cosas.

Si trabajas por cuenta ajena, esto es un poco más difícil. Echa un vistazo a lo que puedes controlar y ajustar. ¿Puedes controlar lo que haces? ¿Puedes sacar algunas cosas de tu plato teniendo a alguien más calificado para hacerlo? ¿Puedes cambiar cuándo trabajas? ¿Puedes venir un poco más temprano para tener un tiempo de silencio ininterrumpido en el que puedas hacer en una hora cosas que te hubieran llevado tres horas durante el día? ¿Puedes cambiar el lugar de trabajo? ¿Puedes ir a una sala de reuniones de la que nadie sabe nada para poder concentrarte de verdad? Acuérdalo con tu jefe, echa un vistazo a tu horario, y haz lo que puedas.

Puedes usar esto también en tu vida personal para ser más eficiente y crear más tiempo para las cosas que importan. ¿Puedes cambiar tu rutina matutina o de fin de semana? ¿Se puede contratar a una niñera periódicamente? Incluso podrías hacer algo tan simple como configurar el pago de facturas del coche si no lo has hecho. Los pequeños pasos se suman para hacer un gran cambio.

Si te sientes abrumado por tener que hacer más y más con menos y menos, responde a esos nuevos elementos replanteándote cómo estás haciendo ahora todo.

¡Me encantaría saber de ti!

Si tienes una historia o experiencia de responder repensando de una manera que te ayudó a hacer más con menos, ¡me encantaría oír hablar de ello! Publica en los comentarios de abajo, o, si lo prefieres, ¡envíame un correo electrónico! Me encantaría compilar las respuestas en un post de seguimiento con ejemplos de los que todos podamos aprender. (N. del T. : las experiencias que se manden a este blog las reenviaré traducidas al inglés a Avis Parashar).

 

AUTOR
Avis Parashar es un presentador humorístico y conferenciante sobre el cambio en las organizaciones

IMAGEN: se corresponde con la del artículo original, y es de Alan Cleaver

 

— ¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Cómo encontrar la felicidad en el trabajo: 22 consejos

Todos tenemos nuestros días buenos y menos buenos. Más aún para la gente a la que realmente no le gusta su trabajo. Pase lo que pase, hay maneras probadas de encontrar la felicidad en el trabajo, y aquí hay 22 de ellas.

 

Traducido y adaptado del original «22 Tips on How to Find Happiness at Work«, de Miles Burke en el blog de 6Q

 

Todos hemos oído el dicho ‘la felicidad está en tu mente‘: bueno, se ha demostrado que es verdad. Martin Seligman, investigador líder en psicología positiva y autor del libro más vendido, «La Auténtica Felicidad«, describe la felicidad como algo que tiene tres componentes: placer, compromiso y significado.

  • El placer es la parte de «sentirse bien» de la felicidad.
  • El compromiso se refiere a vivir una «buena vida» de trabajo, familia, amigos y aficiones.
  • Significado se refiere a usar nuestras fortalezas para contribuir a un propósito más amplio.

Así que ahora que conocemos los ingredientes para ser felices, ¿cómo podemos encontrar la felicidad en el trabajo? Aquí hay 22 maneras de hacerlo.

1. Camina antes de empezar a trabajar
Para algunos, esto puede ser tan sencillo como bajarse en una parada de autobús o estación de tren más lejos de su trabajo de lo normal, y caminar el resto.

Podrías incluso llegar diez minutos antes, y caminar alrededor de la manzana antes de entrar en la oficina. El ejercicio estimula los compuestos químicos en nuestros cerebros que nos llevan a experimentar sentimientos de felicidad y bienestar.

 

2. Resérvate momentos para concentrarte en lo que haces («mindfulness»)
Se ha comprobado que la atención plena es una buena herramienta para evitar la depresión y la infelicidad. Trata de tomarte unos minutos durante el día para cerrar los ojos, respirar y relajarte.

Podrías incluso intentar concentrarte en beber ese vaso de agua. Observa cómo entra en tu boca y las sensaciones que aporta. Esta es otra manera interesante de encontrar la felicidad en el trabajo.

 

3. Come saludablemente en el trabajo
Todos sabemos que aunque es fácil de conseguir, la comida basura no tiene valor nutricional. Trata de almorzar antes de salir de casa o de traer algunas piezas de fruta, en lugar de esa barra de chocolate.

Una alimentación saludable evitará que el nivel de azúcar en la sangre baje, lo que puede afectar negativamente tu estado de ánimo. Una comida ligera y saludable hará que te sientas más alerta y más feliz en general.

Para obtener más consejos saludables, lea nuestro artículo sobre 57 Excelentes maneras de fomentar la salud de los empleados.

 

4. Tráete algo personal de casa
A todos nos gusta sentirnos conectados con nuestras vidas en su sentido más amplio, incluso cuando estamos sentados en nuestra mesa de trabajo. Trata de traer una fotografía de la familia o tu taza de café favorita. Hasta la más mínima de las cosas nos recuerda lo que nos hace felices.

 

5. Reflexiona sobre la semana
Dedica de 10 a 15 minutos al final de la semana laboral para pensar en cómo te fue. No te concentres solamente en lo negativo; piensa en las victorias positivas que tuviste durante la semana, no importa lo pequeñas que puedan parecer.

Si te estás enfocando en cómo encontrar la felicidad en el trabajo, es importante pensar en lo positivo en lugar de lo negativo.

 

6. Ten un escritorio ordenado
¡El viejo dicho ‘espacio de trabajo desordenado, mente desordenada‘ parece muy cierto!

No hay nada mejor que empezar la semana laboral con un ambiente de trabajo ordenado. Está demostrado que esto hará que estés más relajado y más en control de tu carga de trabajo.

 

7. Sal fuera
Tomarse unos minutos para salir y respirar el aire fresco puede hacer maravillas. Tómate un descanso y promete que tomarás un poco de aire y sol.

Esto realmente ayuda a despertarte y refrescar tu mente, y es una gran manera de encontrar la felicidad en el trabajo.

 

8. Vístete profesionalmente
No estoy seguro de cómo es en tu caso, pero yo me siento mejor cuando he dedicado unos momentos para vestirme y prepararme profesionalmente.

Regálate un buen corte de pelo, aféitate bien y cambia esa camiseta vieja por una camisa profesional – esta es una manera increíble de sentirte más seguro y más feliz en general.

 

9. Sé indulgente
Guardar rencor durante mucho tiempo puede afectarte tanto física como mentalmente, según muchos expertos e investigaciones recientes.

Reconoce que algo te molestó, pero déjalo ir. Perdonar a los demás te hará más feliz y definitivamente puedes encontrar la felicidad en el trabajo con sólo dejar pasar esos sentimientos.

 

10. Sonríe más
Qué mejor manera de encontrar la felicidad en el trabajo que sonriendo. ¡Sonreír es contagioso! Trata de sonreír varias veces al día a tus compañeros de trabajo.

Es increíble cuántos le devolverán la sonrisa instantáneamente, y por alguna razón desconocida, todo esto sólo funciona en su mente para hacer que se sienta más feliz.

 

11. Pide opiniones
Solicitar feedback de tu jefe directo es una parte importante del aprendizaje a lo largo de la vida, y es estupendo solicitar tamién  algunos cumplidos.

Conocer tu propósito en la organización es una fuerte motivación, y marca el `sentido’ del que hablamos anteriormente en este artículo.

 

12. Elige la felicidad
Muy a menudo, sólo concentrarse en tratar de sentirse feliz puede marcar la diferencia en el mundo. Cuando sientas que el estrés se acerca, tómate un momento para respirar profundamente y deja que el estrés desaparezca.

Elegir ser feliz es más difícil de lo que parece, pero puede hacer maravillas.

 

13. Mantén una lista de cosas por hacer
Todos conocemos esa sensación de estar abrumado en ocasiones. Mantener una simple lista de cosas por hacer en tu ordenador, teléfono o incluso en un pedazo de papel, puede hacer cosas increíbles por tu estado de ánimo.

Verás que no tienes tantas tareas como pensabas al principio, y que hay una gran sensación de logro a medida que las vas haciendo y tachando.

 

14. Saluda a tus colegas de forma positiva
No seas el gruñón de la oficina. Haz el esfuerzo de desear a tus colegas un buen día o una buena tarde, y pregúntales cómo les va.

Una actitud tan positiva como esta te asegura el recibir comentarios positivos similares, lo que ayuda a levantar el ánimo.

 

15. Deja tus problemas personales en casa
Debes tratar de hacer todo lo posible para mantener tu trabajo y tu vida familiar separados. Los problemas personales son sólo eso, personales, y no tienen espacio en la oficina, así que es importante trabajar en maneras de mantenerlos fuera de allí.

 

16. Elogia a tus colegas
¿Con qué frecuencia un colega hace algo que impacta positivamente en tu trabajo, pero nunca se lo agradeces? Probablemente mucho más de lo que crees. Tómate un momento cada día o dos para dar las gracias a los que te rodean.

Para más información respecto del reconocimiento a los demás, lee nuestro post «7 métodos impresionantes para el reconocimiento a los empleados«.

 

17. Entiende tu propósito
Claro, todos sabemos cuál es nuestro papel en el trabajo, pero ¿entiendes el propósito de tu rol en la gran visión o misión de la empresa?

Si no es así, ¡no dejes de preguntar! Conocer tu significado o papel en el panorama general es una circunstancia que se sabe que tiene un gran impacto tanto en tu estado de ánimo como en tu productividad.

 

18. Evita la negatividad
¿Tienes compañeros de trabajo que se te acercan y se quejan de cosas de su trabajo? Pídeles que no te expresen su negatividad, y evita ese malhumor.

Sé consciente de no hacer lo mismo con los demás para encontrar la felicidad en el trabajo.

 

19. Concéntrate en las victorias
Casi todos los días hacemos algo grandioso. Puede ser pequeño, como llevarle a un colega su bebida favorita, o hacer ese informe antes de la fecha prevista.

Tómate un momento cada día para pensar cómo has impactado positivamente ese día en tu empresa. Trabaja más duro mañana para hacer aún más.

 

20. Ofrece feedback útil y detallado
Otro consejo sobre cómo encontrar la felicidad en el trabajo es pedir feedback. Del mismo modo que debes pedir a tus superiores que te den su opinión, no tengas miedo de ofrecerla a los demás.

Asegúrate siempre de considerar profundamente tu posición antes de hacerlo, para no ofender con ninguna opinión negativa.

 

21. Estate orgulloso de lo que haces
Aquellos que se enorgullecen de su trabajo tienen mejores resultados y, en general, son más positivos.

Tómate unos momentos de cuidado y atención extra en tu próxima tarea, y esfuérzate en mejorar tu trabajo con el tiempo.

 

22. Dormir bien por la noche
Muchos estudios han demostrado una y otra vez que el sueño es importante. El sueño y el estado de ánimo están estrechamente relacionados; un sueño insuficiente o inadecuado puede causar irritabilidad y estrés, mientras que un sueño saludable puede mejorar el bienestar.

Desarrolla una buena rutina de sueño, y aplasta esas pobres emociones.

 

EN RESUMEN

Estos son sólo 22 consejos sobre cómo encontrar la felicidad en el trabajo, sin importar lo mucho que sientas que tu trabajo es un asco. Recuerda elegir la felicidad por encima de la negatividad, y sé consciente de tu estado de ánimo.

¡Disfruta de un buen sueño esta noche, y no te olvides de hacer ejercicio y comer bien!

¡Buena suerte!

 

AUTOR
Miles Burke es el fundador de 6Q. Le apasiona el reconocimiento entre pares, la cultura de la compañía, el compromiso de los empleados y quiere que cada lugar de trabajo sea lo más feliz posible. Miles también es director general de Bam Creative, autor y orador público.

IMAGEN: la del artículo original

 

— ¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Suscríbete a nuestro Boletín

Al hacerlo, aceptas la Política de Privacidad.

Buscar contenidos …

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Categorías de los artículos

Suscríbete a nuestro Boletín

Al hacerlo, aceptas la Política de Privacidad.
¿Quieres recibir cada semana la última publicación del blog de Avantideas?
como gestionar ideas en la empresa y tener sistemas de inteligencia colaborativa
Te mandaremos ideas y reflexiones de expertos de todo el mundo que sin duda te serán útiles.
Holler Box