¿Puede el distanciamiento social optimizar la innovación en una pandemia del siglo XXI?

En un momento tan difícil para todos, en el que la protección de la vida y la salud es la prioridad, todavía no está claro cuáles serán las repercusiones reales de la pandemia en las economías, las empresas y los individuos. Lo que sí está claro es que es crucial encontrar formas de mitigar esos impactos, innovando para generar aumentos de eficiencia, ahorrar costos y encontrar nuevas formas de aumentar los ingresos lo más rápidamente posible.

 

Traducido y adaptado del original «Can social distancing optimise innovation in a 21st-century pandemic?», por Adriano Clary en el blog de Exago.

 

Un análisis interesante es el que considera los efectos del distanciamiento social y el trabajo a distancia en la capacidad de los individuos y las organizaciones para pensar y proponer soluciones creativas o innovadoras para sus vidas y procesos de trabajo.

Veamos algunos aspectos de esta relación y si realmente podemos prever nuevas posibilidades en el contexto de una pandemia del siglo XXI:

Una comunicación más eficiente en todos los frentes

En tiempos de mayor distancia social, aunque la comunicación cara a cara se ve disminuida, vemos un crecimiento vertiginoso de la comunicación virtual a través de reuniones virtuales, aplicaciones de mensajería, chats y plataformas corporativas. Parece razonable suponer que la eficacia, la asertividad e incluso la productividad de estas reuniones son mayores que las tediosas reuniones cara a cara en las empresas y las a menudo improductivas reuniones de pasillo.

Después de todo, todos entramos en reuniones virtuales con un orden del día bien discutido, hay un claro moderador y líder, y algunas limitaciones tecnológicas hacen que no sea tan atractivo para nosotros permanecer «conectados» en el mismo entorno y sobre el mismo tema durante mucho tiempo sin darnos cuenta de que ha habido creación de valor.

Todo converge para ser rápido, asertivo y deliberativo.

De lo anterior surge una interesante paradoja: el desapego social y el trabajo a distancia, que a primera vista reduce la comunicación entre las personas, ¡conduce a una comunicación más efectiva y productiva! Parece razonable pensar que este proceso de comunicación más asertivo puede impulsar la difusión, discusión y priorización de ideas y apoyar los complejos procesos de gestión de proyectos.

 

La verdadera co-creación

¡Nunca habíamos visto tantos equipos creados, tantas escuadras multifuncionales, tantas reuniones entre las organizaciones y sus clientes y proveedores en busca de soluciones! Surge una relación directa y poderosa para promover e incrementar la búsqueda de la innovación: el trabajo en equipo.

Los procesos de innovación son procesos basados en el trabajo en equipo. Incluso aquellos que se derivan de un momento «eureka» particular de una mente creativa o dentro de un laboratorio frío y aislado pasarán por discusiones de priorización, ajustes, viabilidad y aplicación. Y estos últimos son procesos basados en la discusión multidisciplinaria.

Tantas personas juntas, con diferentes puntos de vista y especialidades, son el combustible para nuevas ideas sobre procesos anticuados e ineficientes, no sólo perturbadores sino también incrementales. Ciertamente, habrá temas a explorar dentro de los equipos, en el departamento, en la empresa en su conjunto e incluso en toda la cadena de valor, generando la tan buscada co-creación.

 

La ociosidad también es la madre de la creatividad

Como dijo una vez el filósofo Domenico de Masi: «La ociosidad puede convertirse en violencia, neurosis, adicción y pereza, pero también puede convertirse en arte, creatividad y libertad. Es en el tiempo libre donde pasamos la mayor parte de nuestros días y es ahí donde debemos enfocar nuestro potencial.»

Estén o no de acuerdo con esta posición filosófica, todos están de acuerdo en que el distanciamiento social impuesto por la pandemia de Covid-19 originó un cierto «tiempo libre» o «ociosidad».

Es común ver a la gente quejarse de la ociosidad y el aburrimiento, pero, si se gestiona bien, este tiempo libre puede dar lugar a nuevas ideas, nuevos productos y mejoras impactantes no sólo para las empresas, sino también para nuestras vidas.

¿Quién no se ha levantado nunca por la mañana y ha tenido ese flash sobre cómo resolver un problema o incluso crear un producto? Parece que una cabeza fresca en la madrugada puede ser más común de lo que se piensa en este período de distanciamiento social.

 

La interrupción de las cadenas de valor «clásicas»

En esta época de pandemia, de cierre de fronteras y de exacerbación de los comportamientos nacionalistas, existen varios estudios sobre las perturbaciones en las cadenas de valor tradicionales y las consiguientes oportunidades que surgen de estas discontinuidades.

Se interrumpen los flujos comerciales, proliferan las barreras arancelarias y no arancelarias al mismo ritmo exponencial de la contaminación y las personas (que siguen siendo agentes de las cadenas de valor tradicionales) tienen una movilidad reducida. Es imperativo repensar nuevos canales de distribución, desarrollar nuevos proveedores y comprender cómo integrar la tecnología en nuestra propia cadena de valor.

Estas disfunciones, o por lo menos «perturbaciones», de las cadenas de valor establecidas surgirán en todas y cada una de las interacciones durante la pandemia. Corresponde al profesional mejor informado comprender los factores desencadenantes de estas discontinuidades y utilizarlos en favor de soluciones creativas, innovadoras y optimizadoras para las cadenas de valor «cansadas» y tradicionales.

 

Más tiempo para buscar el conocimiento

El aislamiento y el distanciamiento social hicieron que muchas personas trabajaran a distancia y redujeran sus horas de trabajo, lo que hace posible la búsqueda de nuevos conocimientos. Con el apoyo de la tecnología y la difusión de contenidos, tenemos muchas fuentes disponibles a un solo clic (aunque algunas son infundadas y de baja calidad, pero como este es el costo de la difusión tecnológica, depende de cada uno elegir lo que parece fiable o robusto).

De repente podemos leer libros para los que no tuvimos tiempo y tomar el curso que soñamos, de manera virtual y en la comodidad de nuestro hogar. No es necesario destacar que para innovar u optimizar procesos y productos, debemos ser capaces y estar capacitados en los modelos de negocio y procesos actuales.

Así, durante este período de mayor aislamiento y distancia social, las personas y los empleados están estudiando más y, por lo tanto, mejorarán sus habilidades críticas y cognitivas. ¡Bingo! Las personas más preparadas buscarán, por supuesto, nuevas oportunidades para los procesos, productos y organizaciones con las que están involucrados.

Pero no basta con estudiar y perfeccionar sus habilidades. Debes buscar fuentes de calidad y poner en práctica el conocimiento! Sólo así seremos agentes transformadores eficaces de la sociedad.

 

Un mar de oportunidades del siglo XXI

Por lo tanto, nos encontramos en un enorme mar de oportunidades para la innovación, ya sea en términos de una mejor gestión de los procesos ya en curso o incluso de la promoción y la participación de las personas en iniciativas más audaces.

Depende de cada uno de nosotros aprovechar nuestra distancia social, ya sea en el trabajo a distancia o en el trabajo adaptado en nuestras empresas, y buscar una comunicación más eficaz, trabajar en equipo, liberar nuestra creatividad, criticar la cadena de valor de nuestras organizaciones y poner en práctica el conocimiento.

¿Difícil? Tal vez a primera vista, sí. Pero tenemos todo el potencial tecnológico y de comunicación del siglo XXI a nuestro alcance. Depende de nosotros saber cómo utilizarlo y construir sobre él.

Comencemos por ser gradualmente más sociales (¡nótese la paradoja!) y al mismo tiempo críticos con los procesos de organización. La innovación es el resultado de la necesidad, pero también del pensamiento crítico y de nuestra capacidad individual y colectiva para imaginar nuevos escenarios.

 

AUTOR
Adriano Beltrão Clary es el Director General de Inovatie, empresa cuyo propósito es ayudar a las personas a estructurar sus esfuerzos en busca de una entrega superior de productos y servicios en el mercado.

IMAGEN: Simon Abrams en Unsplash

 

— ¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Si te ha gustado... ¡pásalo!

Comparte tu opinión



Suscríbete a nuestro Boletín

Al hacerlo, aceptas la Política de Privacidad.

Suscríbete a nuestro Boletín

Al hacerlo, aceptas la Política de Privacidad.
¿Quieres recibir cada semana la última publicación del blog de Avantideas?
como gestionar ideas en la empresa y tener sistemas de inteligencia colaborativa
Te mandaremos ideas y reflexiones de expertos de todo el mundo que sin duda te serán útiles.
Holler Box