Seis maneras en las que las empresas seguirán cambiadas una vez que COVID-19 pase

La pandemia COVID-19 ha cambiado nuestro mundo con una velocidad devastadora. Las nuevas formas de trabajo que estaban esperando a un lado, de repente se han generalizado.

 

Traducido y adaptado del original «Six ways business will stay changed once COVID-19 passes«, por Phil Wainewright en el blog de Diginomica.

 

La mayoría de las veces, el futuro llega suavemente. A pesar de la alta velocidad del cambio tecnológico, absorbemos sus efectos en nuestra vida diaria mucho más lentamente, especialmente en el trabajo. Frente a la opción de retirar las viejas formas de trabajo habituales en favor de alternativas más racionalizadas y emergentes, la respuesta suele ser: «Si no está roto, no lo arregles». El cambio se aplaza – hasta que un día sucede algo y de repente todo lo que era tan familiar se rompe. De un golpe, todos esos arreglos que han estado esperando al margen, se convierten rápidamente en la corriente principal. Estamos en uno de esos momentos excepcionales.

Por supuesto, todavía esperamos que todo vuelva a la normalidad lo antes posible. Especialmente queremos dejar atrás toda la ansiedad, el miedo, el sufrimiento y la tragedia de la pandemia COVID-19. Ese día llegará, pero el mundo después no será el mismo que antes. Al adaptarnos a las nuevas realidades estamos aprendiendo nuevos hábitos y habilidades que no querremos desaprender.

Esas nuevas formas de comportamiento ya son conocidas por nosotros. Algunos de los primeros en adoptarlas han estado perfeccionando la tecnología subyacente y desarrollando las habilidades para hacer el mejor uso de ella. Muchos de nosotros hemos visto lo que han estado haciendo y pensamos que tal vez, un día, tenga sentido cambiar. Entonces, de repente, todo cambia y el momento de hacer el cambio es ahora.

Hemos visto este juego en shocks anteriores, más recientemente en la crisis bancaria de 2007/08, que aceleró la adopción de la computación en la nube, como me señaló el CEO de Unit4, Mike Ettling, a principios de esta semana (y el móvil fuera de la nube, añadiría). Hace un par de semanas, el CEO de Zuora, Tien Tzuo, hizo un comentario similar, citando también el auge del Software como Servicio (SaaS) tras la caída de las puntocom en 2000/01.

En cierto modo, el choque de COVID-19 introduce la siguiente ola de esas mismas tendencias, ya que el trabajo distribuido lleva la computación móvil y en la nube a un nivel completamente nuevo. Pero hay mucho más que va a cambiar – o ya está cambiando – en el próximo año. Aquí están seis de los grandes cambios que se avecinan en el negocio a medida que la pandemia se extiende con nuevas formas de trabajo digitalmente conectado que ya sabíamos que tenían sentido, pero que ahora no tenemos otra opción que adoptar.

 

1. EL TRABAJO EN EQUIPO DIGITAL A DISTANCIA SE CONVIERTE EN LA NORMA

La gente ha estado trabajando a distancia – o como lo llamamos ahora, trabajando desde casa – durante muchos años ya. Las conferencias web comenzaron antes del cambio de siglo. El correo electrónico y el acceso remoto a través de VPN se remontan a tiempos aún más lejanos. En las últimas dos décadas, la infraestructura de banda ancha ha progresado enormemente, mientras que las herramientas se han vuelto mucho más sofisticadas. Justo cuando lo necesitamos, tenemos los recursos a nuestra disposición para tejer un lienzo de colaboración para conectar el trabajo en equipo digital en toda la empresa, incluso cuando muchos participantes están físicamente aislados.

Sin embargo, el trabajo a distancia siempre ha parecido ser la segunda mejor opción en las organizaciones en las que la mayor parte del trabajo se centra en la oficina, mientras que el trabajo desde casa se considera a menudo como «holgazanear». Sólo ahora que casi todo el mundo se ve obligado a trabajar desde casa es cuando las cosas han cambiado. De repente, el trabajo desde casa es la opción principal y todos estamos aprendiendo la etiqueta de las videollamadas, cómo mantener nuestro trabajo en sincronía con otros miembros de un equipo distribuido y cómo equilibrar los plazos de trabajo con las demandas domésticas.

Cuando el Primer Ministro de Gran Bretaña, que estuvo auto-aislado con COVID-19, dice que puede mantener su trabajo desde casa «gracias a la magia de la tecnología moderna», sabes que esto se ha convertido en algo normal. Los millones de usuarios más que se unen a los equipos de Microsoft, intercambian mensajes en Slack o se unen a las llamadas de conferencia web en Zoom o Google Hangouts están formando hábitos que durarán toda la vida.

 

2. LAS CONFERENCIAS SON VIRTUALES

La gente ha tratado de hacer conferencias virtuales desde mediados de los años 2000, pero nunca se ha puesto de moda. Nunca hubo un gran incentivo para invertir en una alternativa virtual cuando todo el mundo estaba dispuesto a soportar el enorme costo y la interrupción de los viajes de la tradicional feria comercial o conferencia de proveedores. De repente los eventos virtuales están de moda porque los viajes y las grandes reuniones han sido vetados abruptamente. Todos los eventos planeados desde principios de marzo han sido pospuestos o cambiados a online – con diferentes grados de éxito.

Pero este es el tema. Ahora que todo el mundo tiene un incentivo para hacer un éxito de los eventos virtuales – porque no hay alternativa – grandes cantidades de talento, creatividad y financiación se están dedicando de repente a averiguar qué es lo que mejor funciona. El sector por fin está recibiendo la atención y los recursos de los que ha sido privado, y a medida que la gente aprenda de las experiencias de los demás, la calidad de los eventos online evolucionará rápidamente.

Esto es algo diferente del cambio hacia el trabajo a distancia, en el que las herramientas y las técnicas ya están maduras porque ha habido muchos pioneros, incluidas algunas empresas muy grandes y bien dotadas de recursos. Los eventos virtuales están en una etapa mucho más temprana, pero eso no significa que no puedan hacer grandes progresos en los próximos meses.

Una vez que haya habido varios éxitos significativos que muestren cómo replicar gran parte de la experiencia de un evento físico sin una gran parte del costo y las molestias, ¿qué apetito habrá para un retorno al por mayor al viejo modelo? Eso es incluso asumiendo que las restricciones de viaje – especialmente las internacionales – van a ser levantadas lo suficientemente pronto como para permitirlo. No, el mundo de los negocios va a descubrir eventos virtuales en los próximos meses y se convertirán en un formidable rival para las ferias y conferencias de la vieja escuela.

 

3. LA EDUCACIÓN SE HACE A LA CARTA

Así como el paso al trabajo a distancia se vio frenado por las estructuras y hábitos existentes que se han abandonado de forma repentina y forzosa, también con la transformación del sector de la educación. A pesar del aumento de los proveedores de cursos online masivos y abiertos (MOOC) como Coursera, la Academia Khan y Udacity, el creciente número de cursos en línea ofrecidos por las instituciones académicas y el crecimiento de las plataformas de formación en línea específicas del sector, como Salesforce Trailhead, la mayor parte de la educación sigue estando obstinadamente basada en el aula. ¿Por qué?

El viejo modelo de que los jóvenes pasen tres o cuatro años en la universidad acumulando conocimientos que les permitan desarrollar una carrera de por vida ya está roto. Pero las instituciones y las metodologías que ofrecían ese modelo siguen existiendo, y por lo tanto perpetúan un sistema educativo que ya no es adecuado para el propósito, sostenido por un modelo de financiación que impone cargas financieras a menudo insostenibles a los graduados.

Una vez que el trabajo desde casa se convierta en algo normal, ¿no será igual de natural estudiar desde casa? Aunque este es un cambio que probablemente llevará más tiempo que otros, creo que la demanda de cambio será abrumadora. Las escuelas y universidades que han cerrado por la pandemia ya están recurriendo a las clases online para poder seguir enseñando. Cuando finalmente reabran, pueden descubrir que la interacción online se ha vuelto fundamental para la continuidad de su existencia.

 

4. EL AUMENTO DE LA CONTRATACIÓN DE PROVEEDORES LOCALES Y LA IMPRESIÓN 3D

Otra innovación tecnológica que ha tardado en arraigarse ha sido la impresión en 3D. Durante la última década, hemos escuchado la promesa de imprimir componentes localmente, bajo demanda, sin tener que esperar a que se envíen desde alguna fábrica lejana. Pero la realidad de la impresión 3D ha sido más bien un asunto de nicho, creando diseños personalizados únicos como piezas de prototipos o implantes médicos personalizados.

En un mundo altamente predecible, homogeneizado y globalizado, no hemos necesitado la flexibilidad del abastecimiento local para satisfacer nuestras necesidades. Los planificadores de la demanda han podido afinar con precisión sus previsiones de demanda y coordinar la producción justo-a-tiempo (del inglés «just-in-time», N. del T.) de fábricas lejanas para entregar los componentes donde se necesitan, utilizando una red logística mundial fiable. Mantener fuentes de suministro alternativas y locales era un gasto innecesario.

Pero entonces llegó el pánico del Coronavirus y de repente la planificación de la demanda dejó de ser predecible, al mismo tiempo que la cadena de suministro se paralizó ya que muchos productores cerraron abruptamente. La fragilidad de la cadena de suministro justo a tiempo quedó al descubierto y el nuevo mantra, como dijo recientemente el analista de riesgos políticos Ian Bremmer, es justo a tiempo. Las cadenas de suministro deben incluir la redundancia y el abastecimiento alternativo como un amortiguador contra los eventos inesperados.

Esta nueva conciencia del riesgo de las cadenas de suministro llevará a las empresas a buscar formas de lograr un modelado mucho más ágil de la demanda y la oferta, de gestionar un aprovisionamiento más ágil y de aprovechar una producción más ágil, que es donde la impresión en 3D puede desempeñar un papel más importante. Esta historia de un ventilador con impresión en 3D diseñado en España en menos de una semana y ya en producción muestra el potencial.

Estos cambios no se producirán de la noche a la mañana – refactorizar una cadena de suministro no es una hazaña fácil, como todos hemos visto en nuestra muy cambiada experiencia de compras en el supermercado estas últimas semanas. Muchos querrán respirar un enorme suspiro de alivio una vez que el pánico haya pasado y volver a sus viejos hábitos. Pero ese persistente temor de ser atrapados de nuevo no va a desaparecer, y los gobiernos también verán el valor estratégico de garantizar las fuentes locales de suministro de artículos críticos. La planificación de una cadena de suministro ágil y consciente de los riesgos está aquí para quedarse.

 

5. LOS PROYECTOS TI SE HACEN ÁGILES

En tiempos de crisis, el horizonte de tiempo para la acción es corto. Nadie en este momento está pensando en proyectos de TI de varios meses, a menos que se trate de cómo ponerlos en espera. En su lugar, los líderes de las TI deben mirar a plazos mucho más cortos, dividiéndose en dos olas. La primera prioridad es redistribuir rápidamente los recursos para las necesidades inmediatas, ya sea que esto signifique poner herramientas para apoyar a las personas que trabajan desde casa, acelerar la recopilación y el análisis de información para hacer frente a las tensiones en el negocio, o cambiar a alternativas de menor coste.

Cualquier cosa de esta naturaleza sólo vale la pena si se puede poner en marcha en cuestión de días o de semanas como máximo. En términos tecnológicos, esto significa que hay que buscar aplicaciones SaaS que puedan desplegarse listas para funcionar, juegos de herramientas de desarrollo rápido de aplicaciones o herramientas low code/no code que puedan ofrecer soluciones de trabajo rápido, y metodologías de desarrollo ágiles para elaborar rápidamente nuevas aplicaciones para su despliegue en la nube pública o en la infraestructura sin servidores.

Sabemos que todo esto funciona porque es lo que las empresas digitales ya han estado haciendo para gestionar el cambio rápido – algunos de los más avanzados ya están utilizando la integración y entrega continua (CI/CD) para enviar cientos de cambios de código al día. Todos los demás han estado tratando de medir el mejor momento para dar el salto a este nuevo y más ágil mundo de SaaS, RAD y CI/CD. Ese tiempo está aquí, ahora.

Mientras que hay algunos cambios que se pueden introducir de la noche a la mañana, como el despliegue de Zoom, o pasando a utilizar plataformas como Teams o Hangout si ya usas Office 365 o G Suite, otros necesitan un poco más de tiempo para ponerlos en marcha. Aquí es donde la segunda ola de acción entra en juego.

Probablemente hay una ventana de 8 a 12 semanas por delante, a partir del pico de la crisis inicial de COVID-19, hasta que las restricciones empiecen a levantarse para que la mayoría de las empresas puedan empezar a reanudar sus operaciones de forma provisional. Hasta ese momento, muchos están efectivamente cesando por cierres forzosos de sus propias operaciones o las de sus clientes. Durante esta periodo de operaciones reducidas o paralizadas, considere qué proyectos pueden completarse que serán más útiles una vez que la actividad se reanude, recordando que cuando lo haga, la agilidad, la capacidad de respuesta y la información actualizada serán aún más valiosas que nunca.

Tal vez se trate de desplegar una o más aplicaciones SaaS, de poner en marcha una nueva herramienta RAD para acelerar algunos trabajos de desarrollo prioritarios, o de implementar una conectividad basada en API para sustituir algunos de los middleware más frágiles que han estado frenando los planes de transformación. Con los sistemas centrales funcionando al ralentí o incluso parados por completo, esta es una rara oportunidad para abordar algunos de esos molestos problemas que nunca fueron capaces de encajar en la rutina de los tiempos de inactividad planificada.

Tal vez sea el momento de que el equipo de desarrollo aprenda algunas nuevas habilidades, adopte algunas nuevas herramientas o se reorganice en una estructura de equipo más ágil que se adapte mejor a la necesidad de entregar funcionalidades nuevas o cambiadas en un entorno empresarial más impredecible. O aprovechar la oportunidad para arreglar algunos de esos desafíos de consolidación de datos que han estado obstaculizando la conexión de flujos de trabajo más ágiles o la construcción de informes y cuadros de mando más precisos, actualizados y flexibles.

A menudo estos proyectos habrán sido planteados muchas veces antes, pero siempre fueron dejados de lado por otras prioridades más generales que parecían más urgentes. De repente, las nuevas circunstancias los han hecho avanzar hasta la corriente dominante y los han impulsado a la máxima prioridad. Ahora están aquí para quedarse. No volverán a la estantería cuando esto termine.

 

6. DEBES CONECTAR CON EL ÉXITO DEL CLIENTE

La otra gran tendencia que creo que ahora se acelera como dominante es la que se basa en la infraestructura digital interconectada que ha salido de las primeras olas de SaaS y la adopción de la nube. Esta es una tendencia que he llamado el Efecto XaaS, porque toma las lecciones del SaaS y las aplica a todos los demás sectores, en otras palabras, todo como un servicio (XaaS). Lo que los proveedores de SaaS descubrieron muy pronto fue que su continua conexión digital con los clientes significaba que podían seguir comprometidos con ellos, supervisar cómo estaban usando los productos o servicios, y luego hacer mejoras iterativas para ofrecer mejores resultados. Nótese que esto va más allá de la satisfacción del cliente o la experiencia en el momento de la compra. A través de la conexión digital, el análisis en tiempo real y el trabajo en equipo dinámico, se centra en la comprensión de lo que el cliente quiere lograr:

  • Comprometerse – Conocer lo que significa el éxito para sus clientes.
  • Monitorizar – Medir si están experimentando el éxito.
  • Mejorar – Encuentre las formas en que su negocio, producto o servicio puede ayudarles a ser aún más exitosos.

Este es un gran cambio con respecto al viejo modelo desconectado de venta de productos, y uno en el que el servicio al cliente se convierte en una parte crucial para mantener y desarrollar la relación con el cliente. También requiere la colaboración conjunta de toda la organización, por lo que se vincula tanto al concepto de lienzo de colaboración que mencioné anteriormente como al marco general de la empresa sin fricciones, que rompe las antiguas barreras organizativas al trabajo en equipo multifuncional.

Entonces, ¿qué acaba de ocurrir con el inicio de la pandemia del Coronavirus? De repente, las necesidades de su cliente pueden no ser nada como lo eran hace unas semanas. En lugar de calcular la cantidad, el color o el tamaño que van a querer, se coordina con ellos para ayudarles a proteger a su personal, facilitar su flujo de caja o crear una línea de productos completamente nueva. Su capacidad para escuchar con precisión a los clientes, entender sus necesidades y luego adaptarse rápidamente a su oferta está siendo puesta a prueba con una intensidad sin precedentes. Y ahora que todo el mundo trabaja a distancia, su expectativa de que usted pueda cumplir con todo eso a través de la distancia y las zonas horarias acaba de subir varios niveles.

El cambio en las expectativas ha sido tan repentino como pulsar un interruptor de la luz. Y sin embargo, esos cambios se basan en la realidad. Estas tendencias pueden haberse convertido en la corriente principal de la noche a la mañana, pero siempre se mantuvieron al margen -escribí por primera vez sobre la empresa sin fricción en 2011 y ya en 1999 estaba avanzando la causa de la computación en nube y las arquitecturas sin servidores. Esto siempre iba a suceder, sólo que seguimos posponiéndolo.

Al principio, la tecnología carecía de madurez, luego, incluso cuando la tecnología mejoró, el momento nunca fue el adecuado, y cuando finalmente llegó el momento, el modelo de negocio nunca fue convincente.

Pero ahora el argumento comercial ha llegado, exigiendo una acción inmediata. El mundo ha cambiado en pocas semanas y, por mucho que anhelemos volver a lo que conocíamos como normalidad, todas estas formas marginales de trabajo -trabajo a distancia, reuniones virtuales, educación a la carta, abastecimiento just-in-time, TI ágil y compromiso con el éxito del cliente- se han convertido ahora en la nueva tendencia principal.

 

AUTOR

Phil Wainewright ha sido una autoridad reconocida en computación en nube como blogger, analista, conferencista y consultor desde 1998. Escribe sobre la transformación de los negocios del siglo XXI a través de la tecnología digital para crear empresas sin fricciones, y es autor del libro «The XaaS Effect«.

IMAGEN:  montaje propio con las imágenes de Sourabh Gijare , MiroslavaChrienova y de Alexas Fotos

 

— ¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Si te ha gustado... ¡pásalo!

Comparte tu opinión



Suscríbete a nuestro Boletín

Al hacerlo, aceptas la Política de Privacidad.

Buscar contenidos …

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Categorías de los artículos

Suscríbete a nuestro Boletín

Al hacerlo, aceptas la Política de Privacidad.
¿Quieres recibir cada semana la última publicación del blog de Avantideas?
como gestionar ideas en la empresa y tener sistemas de inteligencia colaborativa
Te mandaremos ideas y reflexiones de expertos de todo el mundo que sin duda te serán útiles.
Holler Box