Innovación lenta: decelerando en un mundo de alta velocidad

 

La velocidad se ha considerado durante mucho tiempo como una marca registrada de las empresas innovadoras; quizá sea el momento de adoptar un enfoque diferente; veamos cómo la innovación lenta puede ayudarte a gestionar en un mundo de alta velocidad.

 

Traducido y adaptado del original "Slow Innovation: decelerating in a high-speed world", por Jennifer Tsitsopoulos en el blog de Board of Innovation

 

LA NECESIDAD DE IR RÁPIDO

Seamos sinceros, vivimos en una época en la que esperamos que todo se haga rápidamente. Alabamos al velocista más rápido, ansiamos los coches de carreras más veloces, esperamos el servicio más rápido y exigimos el Wi-Fi más rápido. Pero, ¿por qué nos entusiasma tanto la velocidad? ¿Y acaso el primero o el más rápido es siempre el mejor?

Los psicólogos y filósofos creen que, como seres humanos, somos adictos a la dopamina que se libera con los picos de adrenalina cuando nos ponemos en situación de lucha o huida. Y que la invención del automóvil nos ha dado una muestra de la velocidad que anhelamos intrínsecamente.

Y no es diferente en el mundo de los negocios. La velocidad y el crecimiento se han convertido en los dioses de Silicon Valley, con el "muévete rápido y rompe cosas" como mantra principal. Este concepto de crecimiento a toda costa es menos arriesgado para las marcas disruptoras que para los grandes gigantes corporativos. Sin embargo, se ha infiltrado en las salas de conferencias de Fortune 500.

La mayoría de las empresas de hoy han empezado a adoptar esta necesidad de velocidad saltando a nuevas formas de trabajo, inspiradas en la cultura de las startups, como los Design Sprints, los Aceleradores de Empresas y los Hackatones. El problema no es la velocidad de estas técnicas (que de hecho nos encantan y las practicamos nosotros mismos), sino que a medida que se vuelven más populares y ampliamente accesibles, hay una mayor posibilidad de que sean mal utilizadas. Como dice el refrán, no hay una bala de plata (=una solución única, N. del T.) para la innovación. Y un enfoque rápido que sea más "teatro de la innovación" que impacto no resolverá todas las preocupaciones de su empresa.

 

LAS TRAMPAS DE LA VELOCIDAD EN LA INNOVACIÓN

En realidad, ir demasiado rápido tiene sus inconvenientes. Al innovar demasiado rápido, puedes encontrarte con que te adelantas a los tiempos. He aquí tres habituales trampas de la velocidad en la innovación:

la innovación slow

Innovación antes de tiempo

Probablemente uno de los lanzamientos más infames "antes de tiempo" fue el EV-1 de General Motors. Salió a la venta en 1996, cuando los vehículos eléctricos parecían sacados de los Jetsons (serie futurística de dibujos animados situada en el año 2062, N. del T.) . Pero el mercado (y la infraestructura) no estaba en condiciones de acoger esta nueva innovación. Al final, sólo se fabricaron 2.500 vehículos y el coche fue destruido (literalmente) en 1999.

 

 

wework

Equivocaciones por velocidad excesiva

Al innovar demasiado rápido, también te expones a cometer errores. Por ejemplo, WeWork, que vendió un concepto de espacio de coworking que cambiaría el mundo, sin detenerse a medir si el modelo seguía estando óptimamente posicionado para ganar.

 

 

 

excesiva velocidad al innovar

 

Muerte por giro excesivo

Todo el mundo habla de las empresas que han fracasado por estancamiento y por no innovar lo suficiente. ¿Pero qué pasa con las empresas que han cambiado demasiado rápido por ser demasiado reactivas? Yo llamo a esto muerte por sobregiro.

Flowtab era una gran idea en teoría; permitía a los clientes de los bares pedir y pagar las bebidas rápidamente, utilizando sus smartphones, con una tableta central en la barra que gestionaba los pedidos. Por desgracia, ni los bares ni los clientes querían pagar más por este servicio. Así que Flowtab intentó dar un giro para vender publicidad a los productores de alcohol. Después de fracasar, intentaron un nuevo giro, dirigiéndose a los estadios deportivos, pero otro competidor ya se le había adelantado.

 

 

LA INNOVACIÓN LENTA ESTÁ DE MODA

Así que, ¿por qué no aceptar ir despacio?

En muchas culturas, "lento" se considera una palabra sucia, con connotaciones de pereza, holgazanería o abandono. Pero lento no tiene por qué significar ineficaz. No debemos confundir la actividad con los logros.

En realidad, algunas de las empresas más exitosas de nuestro tiempo dominan este concepto de "innovación lenta". Apple es famosa por no inventar nuevos productos, sino por perfeccionarlos (por ejemplo, el reproductor MP3 original fue creado por Rio en 1998, y el iPod de Apple llegó a las estanterías en 2001). Apple también juega con la velocidad añadiendo fricción al proceso de obtención de sus productos, ya que muchos consumidores esperan toda la noche en la cola para conseguir el último lanzamiento. Posteriormente, los consumidores valoran aún más ese producto, ya que han tenido que dedicar más tiempo y esfuerzo para obtenerlo.

Y hay empresas como Ball Corporation, que fueron estratégicas en su evolución de empresa de cubos de madera a empresa de tarros de cristal, a empresa de latas de metal y a empresa de botellas de plástico. Lo que mantuvo unida a la organización durante más de 100 años fue su identidad global como la mayor organización de envases del mundo, sin volverse demasiado reactiva a la última amenaza o tendencia.

 

CÓMO DECELERAR

Claro, puede que pienses que "mi empresa no puede ir más lenta cuando se trata de innovar". Pero, según mi experiencia, es en la parte de ejecución del viaje donde las empresas suelen ir demasiado lentas. En lugar de tomarse el tiempo necesario para realizar la debida diligencia en el proceso de innovación inicial, a menudo se lanzan directamente a la "búsqueda de soluciones". Esto implica invertir mucho dinero y recursos en estudios de mercado para reforzar el pensamiento empresarial.

el proceso de la innovación slow

En su lugar, me gustaría proponer que se adopte un viejo proverbio latino, Festina Lente, que significa que tu cuerpo y tus movimientos sean rápidos, pero que tu mente tenga un ritmo elegante y razonable. Esto elimina la irreflexión y la impulsividad ciega de la velocidad, y la traduce en algo más saludable: la rapidez hábil. O, en otras palabras, "apresurarse lentamente".

Y aquí tienes tres formas de hacerlo:

1. Decelerar para tomar decisiones

Con demasiada frecuencia forzamos la salida al mercado de soluciones, sin pararnos a pensar si seguimos por el camino correcto o si el mundo en el que operamos ha cambiado desde que se hizo el encargo.

Cuando se trata de innovación lenta, la clave es crear un espacio en su proceso para hacer una pausa y reflexionar sobre el contexto cambiante. Puede hacerse reestructurando la gestión como un momento para desafiar el pensamiento, no para compartir actualizaciones sobre el progreso o para "vender" ideas. En Board of Innovation recomendamos facilitar un debate en los puntos clave del embudo de la innovación para debatir si una solución debe "hacer una pausa, pivotar, finiquitar, perseverar" según una serie de principios rectores. O experimentar con la creación de una cultura de la innovación que se sienta cómoda con el retroceso, no sólo con el avance.

 

2. Decelerar para pensar sistémicamente

Otra oportunidad para practicar la innovación lenta es integrar el pensamiento sistémico en su proceso. El pensamiento sistémico es la capacidad de tener en cuenta todas las posibles repercusiones y efectos dominantes que puede causar una solución, mirando más allá de las paredes de la empresa y pensando en una situación a través de todo el ecosistema. Hay que trazar un mapa de todos los actores y partes interesadas, internas y externas, y desarrollar planes de contingencia tanto para los ganadores como para los perdedores, con el fin de garantizar la sostenibilidad a largo plazo de la nueva innovación.

Puedes leer más sobre cómo enfocamos el pensamiento sistémico aquí.

 

3. Decelerar para pensar más proactivamente

Por último, la mayor oportunidad para adoptar el pensamiento lento dentro de tu empresa o equipo es también posiblemente la más difícil. Tómate el tiempo para buscar regularmente señales de cambio en un esfuerzo por identificar las oportunidades a medida que surgen, y no sólo reaccionar a ellas cuando se han vuelto demasiado grandes para evitarlas. Esto requiere un cambio de comportamiento, empezando por establecer rituales que vigilen los cambios en el mundo exterior; esto te permitirá cambiar tu estrategia de defensa a ataque, pero esa es una historia para otra entrada del blog.

 

Y AHORA A PRACTICAR

Ahora que has aprendido un poco sobre el concepto de desaceleración, te animo a que lo practiques por ti mismo ya que a todos nos vendría bien un poco de desaceleración en este mundo de alta velocidad. Se trata de equilibrar tu Pensamiento Tipo 1 (intuición) con el Pensamiento Tipo 2 (lógica, análisis y rigor). De esta manera, serás menos propenso a cometer errores, menos reactivo y menos sesgado emocionalmente hacia la nueva innovación y, en última instancia, acelerarás tu capacidad de ejecución más rápidamente al final.

 

AUTORA

Jennifer Tsitsopoulos. Es la Directora de Estrategia de Innovación y Diseño Empresarial en Board of Innovation

Dice en su perfil de Linkedin de sí misma que "Vivo en la intersección de la visión y la previsión, el posicionamiento de la marca y la innovación, todo ello con el deseo de hacer realidad hoy las posibilidades del mañana.

 

IMAGEN: la del artículo original

 

 

¿Te gusta lo que estás leyendo?

¡Apúntate al boletín de Avantideas!

Te puedes dar de baja del boletín semanal cuando quieras. Lee más en nuestra política de privacidad

Si te ha gustado... ¡pásalo!

Comparte tu opinión



¡No te pierdas ningún artículo!

Cuando quieras te puedes dar de baja. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Buscar contenidos ...

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Search in posts
Search in pages

Categorías de los artículos

Suscríbete a nuestro Boletín

¡No te pierdas ningún artículo!

Cuando quieras te puedes dar de baja. Lee nuestra política de privacidad para más información.