El factor humano de la Transformación Digital

Los que hemos nacido en la década de los 60 estamos siendo testigos de excepción de la irrupción de la tecnología en la sociedad. Vemos cómo ha ido transformando y sustituyendo hábitos, cambiado muchas dinámicas interpersonales y modificado sustancialmente el mundo económico.

Hoy estamos en la famosa Transformación Digital. ¿Y qué es eso? Pues básicamente la integración de esas nuevas tecnologías al funcionamiento de las organizaciones y empresas, aplicándolas a sus distintos procesos, y que cambia su forma de trabajar. La Wikipedia va más allá: dice que

La transformación digital es el cambio asociado con la aplicación de tecnologías digitales en todos los aspectos de la sociedad humana.

 

LOS PROTAGONISTAS DE LA TRANSFORMACIÓN DIGITAL

¿Quién debe cambiar su forma de trabajar? Pues las personas. Y en su compromiso y motivación están el éxito o el fracaso de estos necesarios procesos de cambio.

Un ejemplo claro de transformación digital está en nuestros mayores. Cuando desde la Fundación Cibervoluntarios  imparto un taller para ayudarles a manejar mejor su teléfono móvil (“ExpertClick” ), lo primero de lo que hablamos es sobre ese aparato al que llamamos teléfono móvil pero que en realidad es una caja de herramientas o un asistente personal. Los que vienen muestran su entusiasmo por las posibilidades que ofrece ese invento, y quieren saber más. Ven con claridad en qué medida les puede ayudar en su día a día, y preguntan cómo personalizar sus funciones.

Hace algunos años un abogado amigo me preguntó cómo adjuntar archivos a un correo electrónico. Hoy se maneja perfectamente con las firmas electrónicas y la plataforma Lexnet para presentar escritos a los juzgados.

Tanto los abuelos que querían saber usar bien sus móviles como el profesional que se ve obligado a actualizarse en el uso de la tecnología ya han hecho su propia transición digital.

 

En el mundo de la empresa, la transformación digital es algo que hay que hacer. Quien no aproveche las nuevas tecnologías aplicándolas a la mejora de sus procesos quedará atrás. La competencia, que siempre es dura, exige dar este paso adelante.

Estando todos de acuerdo en la necesidad de incorporar herramientas tecnológicas al negocio, la tasa de fracaso en los proyectos de transformación digital está entre el 60% y el 80%. Un porcentaje altísimo. En el que el factor humano tiene mucho que ver.

 

LAS CAUSAS HUMANAS DEL FRACASO DE UNA TRANSFORMACIÓN DIGITAL

Dicho en una frase, el motivo general es porque las personas no ven ni la utilidad del cambio (para sí mismas, para la empresa y para los clientes), ni el compromiso real y ejemplo en la Dirección.

Las dudas e incertidumbres juegan un papel decisivo en el fracaso de estos procesos de cambio. Si las personas no tienen motivos ni ilusión por hacer algo, no lo harán o lo harán a medias.

Veamos algunas de esas dudas y resistencias de las personas frente a un proceso de cambio digital:

  • No sé de qué va realmente esto. Una buena campaña de información que deje poco sitio a las dudas y rumores podrá atenuar notablemente este factor.
  • No entiendo en qué medida esto va a mejorar el servicio que damos a nuestros clientes. Claro: es lo que pasa si nadie se ha molestado en explicar cómo la adopción de tecnologías mejorará nuestra relación con quienes compran nuestro producto.
  • ¡Qué difícil es manejar la nueva herramienta! Yo recuerdo que un día me dijo un jefe: “Alberto, necesito una hoja comparativa de ofertas en Excel”. Y en mi vida había usado ese programa, ni me habían enseñado a hacerlo. Yo venía de usar un poco Quattro Pro… Así que vayamos pensando en organizar unos buenos talleres formativos, que aprovecharemos para vender el cambio a sus participantes.
  • ¿Cuál será la próxima ocurrencia de los mandamases? Típica consecuencia de un historial de experimentos fracasados. Si otras veces las novedades no han salido bien, ¿por qué esforzarse? Pensemos una información seria, con proyección a futuro, para contestar esta legítima pregunta.
  • Tengo amigos en empresas que han intentado esa transformación digital y han fracasado. Tanto trabajo para luego nada. En este caso, el fracaso está en la experiencia de gente próxima. Tendremos que saber explicar a nuestra gente por qué estamos convencidos de que nuestra estrategia es la adecuada.
  • Me da que esto solamente valdrá para reducir la plantilla y bajar costes. Como hoy se habla mucho de automatización de procesos, de robots y de inteligencia artificial, pues es una inquietud lógica. ¿Sabemos contestar estos temores?
  • ¿Cómo que tengo que cambiar mi rutina? ¿Quién me paga este esfuerzo? En otras palabras, que el proceso de transformación digital se percibe como un incordio que nos quitará tiempo y nos obligará a introducir cambios. Es evidente que no se ha hecho suficiente esfuerzo en comunicar las bondades y ventajas del cambio a lo digital. Con todo, siempre habrá personas que se resistan pasiva o activamente a la incorporación de la tecnología al día a día de la empresa.
  • Esto de lo digital es para jóvenes y yo ya tengo una experiencia y unos años que compensa mi déficit tecnológico. Un frecuente error de actitud: el que no existieran los móviles ni el correo electrónico cuando uno se incorporó al mundo laboral no justifica que se jubile sin saber usarlos. Esos talleres de formación para la Transformación Digital que necesariamente hay que organizar deben contemplar la gestión discreta de esta forma de pensar.

Al final, muchas causas de fracasos vienen de una mala información: insuficiente, imprecisa, genérica con algunos tópicos, aburrida y poco ilusionante. Lo primero que hay que abordar es el abanico de inseguridades ante el cambio: la mejor forma, una clara y honrada campaña de comunicación interna. Las preguntas sin respuesta se convierten en rumores, y los rumores rara vez son útiles para cimentar un proceso de cambio. Más bien al contrario.

 

LAS PRIORIDADES EN UNA TRANSFORMACIÓN DIGITAL

En un mundo tan volátil como el que estamos viviendo, toda empresa u organización que desee mantenerse competitiva tiene que conseguir 3 objetivos: ser más eficiente (=producir más empleando menos recursos), ser más ágil (=más rápida en su funcionamiento y en su adaptación al entorno VUCA), y ser más cercana a su cliente (=lo que exige saber cómo evoluciona para ofrecerle lo que está dispuesto a comprar). Si los empleados ya están convencidos de ello, y la cultura corporativa apoya estos objetivos de innovación, podremos hablar de las tecnologías en las que nos apoyaremos.

Porque la elección de las herramientas tecnológicas a incorporar en ese proceso de transformación digital no es lo importante. Lo que realmente determinará el éxito o fracaso es la adecuada adaptación de la mentalidad de las personas y de la cultura de la empresa. Si introducimos a palo seco nuevas tecnologías, sin preparaciones ni entrenamientos, sin vender sus ventajas a las personas, lo único que conseguiremos es amplificar los desalineamientos entre individuos y empresa. Con la sensación de fracaso que trae, además del gasto en tiempo y dinero. Una organización emocionalmente inteligente sabrá bien qué es lo que primero debe gestionar: el ánimo de sus personas.

 

Abordado el aspecto humano, ya podemos ocuparnos del tecnológico.

 

 

AUTOR
Alberto Losada Gamst. Consultor de empresas especializado en la inteligencia colaborativa y la gestión de las ideas. Escritor de artículos sobre innovación, comunicación en las empresas y repensamiento de nuestras actividades.

Como formador especializado en habilidades de comunicación, he impartido talleres en más de 30 empresas (muchas de las cuales han repetido con nuevos grupos) y más de 1.100 participantes. Y en todas las ocasiones he aprendido mucho de todos. ¡Gracias por ello!

IMAGEN: Rawpixel

 

— ¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Si te ha gustado... ¡pásalo!

Comparte tu opinión



Suscríbete a nuestro Boletín

Al hacerlo, aceptas la Política de Privacidad.

Buscar contenidos …

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Categorías de los artículos

Suscríbete a nuestro Boletín

Al hacerlo, aceptas la Política de Privacidad.
¿Quieres recibir cada semana la última publicación del blog de Avantideas?
como gestionar ideas en la empresa y tener sistemas de inteligencia colaborativa
Te mandaremos ideas y reflexiones de expertos de todo el mundo que sin duda te serán útiles.
Holler Box