56 Razones por las que fracasan las iniciativas de innovación

La innovación está de moda. La palabra está en los labios de casi todos los CEO, CFO, CIO, y cualquier otra persona con un acrónimo de tres letras después de su nombre. Como resultado, muchas empresas están lanzando todo tipo de «iniciativas de innovación», con la esperanza de dar vueltas a la sopa. Esto es comprensible. Pero también es, con demasiada frecuencia, muy decepcionante….

 

Traducido y adaptado del original «56 Reasons Why Innovation Initiatives Fail», por Mitch Ditkoff en Innovation Excellence

 

Las iniciativas de innovación suenan bien, pero por lo general no están a la altura de las expectativas. Las razones son muchas.

Lo que sigue son cincuenta y seis de las más comunes: son obstáculos organizacionales que hemos observado en los últimos veintidós años y que se interponen en el camino de una empresa que realmente sube el listón de la innovación.

Mira cuáles te son familiares. Luego, siéntate con tus directores… CEO… comité de innovación, o con tu mejor amigo y comienza el proceso de ir más allá de estos obstáculos.

Que empiece el juego:

  1. La «innovación» enmarcada como una iniciativa, no como la forma normal de hacer negocios.
  2. Ausencia de una definición clara de lo que realmente significa «innovación».
  3. Innovación no vinculada a la visión o estrategia existente de la empresa
  4. No hay sentido de urgencia
  5. Los trabajadores sufren de «fatiga de iniciativa».
  6. El CEO no asume plenamente el esfuerzo
  7. No hay una visión convincente o una razón para innovar
  8. El equipo directivo no está en sintonía
  9. Los actores clave no tienen tiempo para centrarse en la innovación
  10. Los campeones de la innovación no tienen poder
  11. Los procesos de toma de decisiones son inexistentes o difusos
  12. Falta de confianza
  13. Cultura de aversión al riesgo
  14. Excesivo énfasis en la reducción de costes o en la mejora incremental
  15. Los trabajadores y colaboradores se rigen por supuestos pasados y modelos mentales anticuados
  16. No existe un proceso para la financiación de nuevos proyectos
  17. No hay suficientes programas piloto en marcha
  18. El equipo senior no predica con el ejemplo
  19. No existe un proceso de gestión de ideas a nivel de toda la empresa
  20. Demasiadas guerras territoriales. Demasiados silos.
  21. Parálisis por análisis
  22. Reticencia a canibalizar los productos y servicios ya existentes
  23. Síndrome del NIA (no inventado aquí)
  24. Canales de comunicación extraños
  25. Sin motivación intrínseca para innovar
  26. Puertas poco claras para evaluar el progreso
  27. Una burocracia que adormece la mente
  28. Procesos de lanzamiento de ideas poco claros
  29. Falta de métricas de innovación claramente definidas
  30. No hay rendición de cuentas por los resultados
  31. No hay formas de celebrar los triunfos rápidos
  32. Reuniones con una pobre dirección
  33. Sin formación para liberar la creatividad individual o de equipo
  34. Evaluación vudú de ideas (=sin criterios, N. del T.)
  35. Intercambio inadecuado de las mejores prácticas
  36. Falta de trabajo en equipo y colaboración
  37. Estrategia poco clara para mantener el esfuerzo
  38. Los equipos de innovación se reúnen con muy poca frecuencia
  39. Mandos intermedios no comprometidos
  40. Reparto desequilibrado del esfuerzo entre trabajadores y colaboradores
  41. Falta de herramientas y técnicas para ayudar a las personas a generar nuevas ideas
  42. La iniciativa de innovación se percibe como otro «sabor del mes» (=algo periódico y sin mayor interés, N. del T.)
  43. Los individuos no entienden cómo pueden ser parte del esfuerzo
  44. No se respetan los diversos aportes u opiniones contradictorias
  45. Desequilibrio entre el cerebro izquierdo y el derecho
  46. Baja moral
  47. Dependencia excesiva de la tecnología
  48. Falta de garantía de una financiación sostenida
  49. Plazos poco realistas
  50. Falta de consideración hacia los problemas relacionados con la escalabilidad
  51. Incapacidad para atraer talento hacia nuevas y arriesgadas iniciativas
  52. Falta de consideración hacia los problemas vinculados a la comercialización
  53. No existe un programa de recompensas o reconocimiento
  54. No hay procesos establecidos para obtener feedback de una forma rápida
  55. No hay un sentido real de lo que tus clientes realmente quieren o necesitan
  56. El proceso de contratación de la empresa excluye a los innovadores potenciales

¿Hay otras que nos hayamos dejado?

AUTOR

Mitch Ditkoff es cofundador y presidente de Idea Champions y autor de los libros «Storytelling for the Revolution» y «Storytelling at Work» , así como del popular blog Heart of Innovation. Dice de sí mismo, «Mi trabajo consiste en ayudar a las organizaciones que piensan en el futuro a salir de la caja y elevar el listón de la innovación. He estado haciendo esto desde 1987 y continuaré haciéndolo el mayor tiempo humanamente posible. Mi premisa es muy simple: «Las organizaciones no innovan. La gente innova».

IMAGEN: post-its de Jeon Sang-O, y conos de Kalhh en Pixabay

 

 

 

 

Si te ha gustado... ¡pásalo!

Comparte tu opinión



Suscríbete a nuestro Boletín

Al hacerlo, aceptas la Política de Privacidad.

Suscríbete a nuestro Boletín

Al hacerlo, aceptas la Política de Privacidad.

¿Quieres recibir cada semana la última publicación del blog de Avantideas?
como gestionar ideas en la empresa y tener sistemas de inteligencia colaborativa
Te mandaremos ideas y reflexiones de expertos de todo el mundo que sin duda te serán útiles.
Holler Box