Lidiar con la incertidumbre acerca de qué camino tomar

Cuando empezamos etapas nuevas o proyectos nuevos es porque hemos tomado una decisión. No estamos seguros de si será buena o mala, de si nos traerá lo que esperamos o no. Lo único cierto que tenemos al tomar esa decisión es la incertidumbre. Y a muchas personas se le hace una situación difícil de llevar. Así que buscando inspiración recurrimos a uno de nuestros pensadores de cabecera especialista en cambios e incertidumbres.

 

Traducido y adaptado del original “A Guide to Dealing with Uncertainty About What Path to Take“, por Leo Babauta en su blog Zen Habits.

 

La cantidad de tiempo que pasamos preocupados por el camino a seguir, cuando nos sentimos inseguros, puede ser a veces asombrosa.

Estamos entrando en territorio desconocido, y no sabemos cómo proceder. Para muchos de nosotros sucede todo el rato: empezamos un nuevo trabajo, lanzamos una nueva empresa, cambiamos de carrera, tenemos que enfrentarnos a cambios increíbles, decidimos escribir un libro o crear algo en línea, nos ponemos en una nueva situación social.

Algunas de las cosas que hacemos en respuesta a esta incertidumbre son:

  • Realizar una extensa investigación, a menudo hasta límites poco eficaces, a veces al punto de ser abrumados por la cantidad de información que hemos encontrado.
  • Comprar libros, cursos, programas, otros materiales que pensamos que nos guiarán – esto no es necesariamente una mala idea, pero en realidad, nada de esto nos dará certeza.
  • Intentar encontrar maestros u otras personas que nos guíen, que hayan estado allí antes – de nuevo, esperando que nos den certeza, pero a menudo esto tampoco es una píldora mágica.
  • Retrasar la toma de una decisión, posponiéndola una y otra vez porque es demasiado difícil de decidir. Esta podría ser la opción más frecuente, en realidad.
  • Rendirse porque no sabes si puedes hacerlo, no sabes qué hacer, no sabes qué demonios estás haciendo. Esto también es bastante común – de hecho, la mayoría de las personas se rinden antes de empezar.

Estas son reacciones muy comunes al entrar en la incertidumbre, pero normalmente no son muy útiles. Se interponen en el camino de hacer el trabajo y vivir la vida que nos gustaría.

Entonces, ¿cómo lidiamos con el camino incierto en el que nos gustaría embarcarnos?

No siempre es fácil, pero he descubierto que hay un conjunto de prácticas que pueden ayudar enormemente.

 

EL CAMBIO DE MENTALIDAD

El primer cambio de mentalidad que hay que considerar es que la incertidumbre no es algo malo, o algo que hay que evitar. Es una parte natural de hacer algo significativo. De hecho, sentir la incertidumbre es una gran señal de que estás haciendo algo desafiante y significativo.

La incertidumbre puede ser abrazada, algo a lo que nos abrimos, e incluso amada. Podemos aprender a apreciar la incertidumbre en nuestras vidas, si cambiamos nuestra forma de pensar y practicamos con ella.

El segundo cambio de mentalidad es ver un camino incierto como una oportunidad de práctica. No es algo de lo que huir, sino un lugar donde quedarse, para que podamos crecer, aprender y crear.

Cada vez que sentimos incertidumbre, puede ser visto como una llamada a abrirnos y practicar. Para darnos la vuelta y probar una nueva forma de hacer las cosas, en lugar de complacernos en viejos patrones poco útiles.

 

LAS PRÁCTICAS DE INCERTIDUMBRE

Digamos que estás a punto de emprender un camino incierto: comenzar un nuevo trabajo, entrar en una nueva fase de tu vida, escribir un libro, lanzar un negocio o un producto…

¿Cómo te abres a la incertidumbre y empiezas a practicar con ella?

Esto es lo que he encontrado útil, en la escritura de libros y en el lanzamiento de programas, junto con el hecho de tratar personalmente con grandes cambios en la vida:

  • Permanece en la incertidumbre como una práctica, y con devoción. Te quedas en este espacio de incertidumbre para practicar con ella, pero también para ayudar a aquellos que te importan profundamente. Ellos valen la pena. Acuérdate de ellos, y que hacer esto por ellos es más importante que tu incomodidad con la incertidumbre. Puedes lidiar con la incertidumbre. Permítete sentir la incertidumbre en tu cuerpo, quedándote con las sensaciones del momento – y aprende que no es gran cosa sentir esa incertidumbre. Con la práctica, esto se hace cada vez más fácil.
  • Sigue el instinto (o el corazón). Si no estás seguro de qué camino tomar (necesitas tomar algunas decisiones), es fácil quedarse congelado en la indecisión, porque no hay una respuesta clara. Puedes preguntarle a cien personas, y no obtener una manera clara de tomar una decisión. Puedes leer un millón de artículos y libros, hablar con expertos, pero no hay una respuesta correcta. Y por lo tanto, tienes que aprender a confiar en tu instinto. O en tu corazón. Cuando estoy en una encrucijada, lo que intento hacer es sentarme un rato, contemplando la pregunta. Lo siento en mi corazón, y decido qué es lo que hace sentirme bien. No tengo ninguna certeza, porque no hay una respuesta correcta. En cambio, tengo que confiar en mi instinto o en mi corazón, y seguirle la corriente… La verdadera confianza es que aunque sea la respuesta incorrecta, estaré perfectamente bien.
  • Acepta el no saber. Así que has usado tu corazón para hacer una elección incierta… pero no sabes exactamente cómo será. Está bien. De hecho, puedes aceptar el no saber… es como leer un libro o ver una película sin saber cómo se desarrollarán las cosas. ¡Eso es parte de la diversión! El no saber es algo hermoso, aunque la mayoría de las veces queremos saber. ¿Puedes dar el siguiente paso sin saber, estando completamente abierto a cómo podrían resultar las cosas? ¿Ser curioso para saber más, sin tener una idea fija de cómo debería ser? ¿Dejar que las cosas sean fluidas y frescas? ¡Pruébalo y verás!
  • Deja que las cosas se desarrollen mientras caminas por el sendero. A medida que avanzas por este incierto camino, mira cómo van resultando las cosas. Observa lo que puedes notar, aprende de esta nueva información. Por ejemplo, si voy a lanzar un nuevo producto, no sé cómo responderá la gente. Puedo lanzarlo sin saberlo y ver cómo responden, escuchar sus reacciones, hablar con ellos y averiguar más. Si estoy tratando un problema de salud, puedo probar diferentes soluciones, notando los efectos que tienen. No sé cómo se desarrollarán las cosas, pero puedo recorrer el camino y averiguarlo.
  • Obtén información, ajusta el camino. A medida que dejes que las cosas se desarrollen, estarás recogiendo nueva información. Aprenderás si las cosas resultaron como esperabas o no. Estarás abierto a todo esto, pero podría resultar que necesitas hacer ajustes. Por ejemplo, cuando lancé mi Programa de Entrenamiento sin Miedo, no sabía exactamente qué necesitarían las personas en el programa, o cómo responderían al entrenamiento. Escucharlos me ha ayudado a entender mejor, y he ajustado mucho el programa en los últimos 18 meses. Una y otra vez, escucho, aprendo y me adapto. Es bueno incorporar revisiones regulares para que pueda hacer ajustes a medida que camina por el camino incierto – las revisiones semanales son excelentes.
  • Aprende a confiar en que estarás bien. Puede que te caigas de bruces, pero ¿cuál es el peor de los casos (de todos los resultados probables)? Probablemente nada demasiado malo. No morirás, en la mayoría de los casos. Lo que he aprendido es a confiar en que las cosas saldrán bien. No como espero, pero bien. Puedo fallar, pero aprendo a lidiar con el fracaso. Un fracaso es sólo una forma de crecer, aprender, mejorar. No es el fin del mundo. Caminando por el incierto camino, déjate desarrollar la confianza en ti mismo para responder con firmeza a lo que suceda. Con esta confianza, aprenderás que no necesitas evitar la incertidumbre.
  • Crea rituales para apoyar la incertidumbre. Todo esto es genial en un mundo ideal – pero en realidad, es probable que vayamos a nuestros viejos hábitos. La forma de trabajar con esto es a través de rituales diseñados para apoyar estas prácticas. Por ejemplo, puedes empezar tu día con una meditación, permitiéndote sentir la incertidumbre en tu cuerpo. Puedes establecer una sesión de enfoque como primera actividad en tu día de trabajo, en la que te permites  darte un empujoncito a la incertidumbre, al menos una vez al día, todos los días. Podrías establecer una revisión semanal, donde haces ajustes basados en cómo se desarrollan las cosas. En esa revisión, usted podrías notar cómo las cosas están yendo bien, y dejar que eso cultive la confianza en el proceso y en ti mismo para gestionar las cosas. Puedes conseguir un grupo de asesores y consultar con ellos una vez al mes, hablando con ellos sobre tu incertidumbre. Averigua qué rituales necesitas para apoyar tu práctica con la incertidumbre, y establécelos.

Este camino de incertidumbre no es algo que no puedas manejar. Muchas personas han caminado por senderos inciertos similares en el pasado, y lo están haciendo ahora. Tú puedes hacerlo tan bien como cualquiera.

Nuestros caminos deben contener incertidumbre, porque nadie sabe qué diablos está haciendo. Lo estamos inventando sobre la marcha, aprendiendo sobre la marcha, y si somos conscientes de ello, podemos bailar con la incertidumbre con una sonrisa en la cara.

 

AUTOR
Leo Babauta es un blogger y autor sobre simplicidad. Creó Zen Habits, un blog del Top 25 mundial con dos millones de lectores. También es un autor de best-sellers, esposo, padre de seis hijos y vegano. En 2010 se trasladó de Guam a San Francisco, donde lleva una vida sencilla.
Comenzó su blog Zen Habits para hacer una crónica y compartir lo que ha aprendido mientras cambiaba muchos de sus anteriores hábitos.

IMAGEN: Santiago Lacarta en Pixabay

 

— ¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Si te ha gustado... ¡pásalo!

Comparte tu opinión



Suscríbete a nuestro Boletín

Al hacerlo, aceptas la Política de Privacidad.

Suscríbete a nuestro Boletín

Al hacerlo, aceptas la Política de Privacidad.

¿Quieres recibir cada semana la última publicación del blog de Avantideas?
como gestionar ideas en la empresa y tener sistemas de inteligencia colaborativa
Te mandaremos ideas y reflexiones de expertos de todo el mundo que sin duda te serán útiles.
Holler Box