Decisiones no binarias: más allá del sí o del no

No puedo decidir.

¿Me levanto y salgo a correr o me quedo en la cama, donde estoy calentito? Me acurruco en el edredón, la comodidad me implora que me quede. Mis oídos se agudizan ante el continuo repiqueteo que sale de las ventanas, lo que significa una cosa.

¿Debo dejar el calor? ¿Debo, debo, debo...?

 

Traducido y adaptado del original "Non-Binary Decisions: How to Truly Think Beyond Yes or No Decisions", por Darren Matthews en el blog de Resolve.

 

Durante un rato, mi mente se debate entre el sí y el no. Mientras gravito entre correr bajo la lluvia o quedarme en la cama, me doy cuenta de que soy un tonto. Me estoy limitando a una decisión fácil. También podría lanzar una moneda al aire: la única elección es si la cama sale cara o cruz.

Es otra decisión binaria.

Por supuesto, si salgo a correr o no debería ser una decisión binaria. Mi elección matutina significa algo más que entrar en calor o mojarse.

Mi forma de pensar es errónea. Debería pensar y tomar decisiones no binarias.

 

¿QUÉ SON LAS DECISIONES NO BINARIAS?

Una decisión binaria es una decisión con dos opciones, que suelen ser un sí o un no. Los ordenadores funcionan con un lenguaje binario, en el que un valor puede ser un uno o un cero. Si reducimos los ordenadores más complejos a su código más simple, encontraremos un lenguaje binario de unos y ceros.

Utilizamos este código binario para dictar caminos en los ordenadores, siendo el uno un sí y el cero un no. Es simple, fácil y a prueba de tontos.

Las decisiones binarias en la vida cotidiana se manifiestan de forma muy parecida.

Mi decisión binaria era correr o no. Del mismo modo, nos encontramos con el mismo tipo de decisiones allá donde miremos. ¿Quieres café? ¿Esperas a la cena? ¿Puedes ir a la tienda por mí?

Algunas de ellas son decisiones justamente binarias.

Con las decisiones no binarias, las elecciones que hacemos no se basan en simples respuestas de sí o no.

En cambio, una decisión no binaria tiene una posición de pensamiento más amplia. Factores como tu punto de vista o los objetivos que persigues influyen en tus elecciones.

Los buenos tomadores de decisiones tienen opciones; como si se tratara de elegir entre un expositor de helados, cuanto mayor sea la gama, más meditada será la elección. Tu toma de decisiones se vuelve más informada, ya que trabajas con más información para tomar una mejor decisión.

Una decisión de "sí" o "no" limita tu información, lo que limita el esfuerzo que aplicas al decidir.

Lógicamente, cuanto más grande sea la decisión, más información querrá trabajar y eso requiere que primero cambiemos nuestras preguntas.

 

LA CALIDAD DE TUS PREGUNTAS CUENTA

Cada decisión que tomamos surge de una pregunta.

La lógica dicta que cuanto mejor sean las preguntas, mejor será la decisión. Sin embargo, a menudo nos encontramos en situaciones en las que no tenemos muchas opciones. La pereza nos hace tomar el camino más fácil y, a su vez, limitamos nuestras opciones, y limitamos aún más nuestros resultados.

Volvamos al dilema que tenía antes. Con la lluvia contra la ventana y el calor del edredón que me sujetaba, una pregunta rondaba mi mente: ¿debo levantarme y correr?

La respuesta es sí o no, la decisión es binaria. No puedo responder a la pregunta de otra manera. La pregunta es el problema porque es una pregunta cerrada.

 

Preguntas cerradas
Una pregunta cerrada limita la gama de respuestas disponibles a... sí o no. Es habitual encontrarlas en las encuestas, ya que se centran en las respuestas para obtener información, ya que el investigador busca guiarte para que te centres en las respuestas que desea.

Las preguntas cerradas comienzan con "puedo", "hice", "haré", "debería" o "tengo". Puedo... Hice... Debería... todas conducen a una de dos respuestas cortas: sí o no.

 

Preguntas abiertas
Las preguntas abiertas proporcionan información. Son, como cabría esperar, lo contrario de las preguntas cerradas. No se puede responder con un sí o un no. A los vendedores les encantan las preguntas abiertas, ya que buscan pistas que les ayuden a encontrar señales de compra. No hay mejor manera de convencer a alguien de que compre algo que con sus propias palabras.

Las preguntas abiertas son las que comienzan con quién, qué, cuándo, dónde, por qué y cómo. Cada una de ellas aporta una gran cantidad de información, lo que le proporciona datos y conocimientos que pueden mejorar su toma de decisiones.

Pero, ¿cómo utilizar las preguntas para tomar decisiones no binarias?

 

CÓMO TOMAR DECISIONES NO BINARIAS

Los buenos tomadores de decisiones tienen un proceso. Evitar la trampa de los sentimientos temporales o no apreciar la dinámica de la toma de decisiones, que se olvida fácilmente, puede dañar la forma en que se toman las decisiones. También pueden limitarlas.

Por eso, el proceso que sigas es de vital importancia.

Ya expuse un proceso de toma de decisiones en cinco pasos en un artículo anterior.

Como recordatorio, aquí están:

Los cinco pasos forman la base de un buen proceso de toma de decisiones. Aquí están:

  1. párate
  2. evalúa la información
  3. pon nombre a tus sesgos cognitivos y prejuicios
  4. pon las cosas en perspectiva
  5. decide

Es en los pasos 2, 3 y 4 donde puedes hacer preguntas. Veámoslos con más detalle.

Evalúa la información
Toda decisión necesita información. Tu trabajo consiste en comprobar la información que tienes, filtrarla y reunir más si la necesitas. Para ello, puedes hacer preguntas, preguntas abiertas.

  • ¿Qué sé que es verdad?
  • ¿Qué no sé?
  • ¿Cuándo ocurrirá esto?
  • ¿Por qué ocurrirá?
  • ¿Cómo va a cambiar las cosas?
  • ¿A quién afectará?

Las preguntas abiertas están abiertas al cambio. Se puede ser tan específico como se quiera, o se puede ampliar y ver el panorama general. Hay que comprobar la información, ¿es completa? ¿Es cierta? ¿Lo entiendes?

A partir de aquí, puede que te des cuenta de que no entiendes parte de la decisión que tienes delante. Buscar los primeros principios puede ser una tarea que tengas que emprender. Estás viendo, evaluando y filtrando la información.

 

Pon nombre a tus sesgos cognitivos y prejuicios
Los prejuicios y sesgos inhiben nuestra visión de todo lo que vemos. Nublan nuestro juicio y estropean la más neutra de las visiones.

Verlos, nombrarlos, nos ayuda a intentar mitigar su efecto.

Tomemos el sesgo de confirmación. Es un sesgo mortal, ya que acepta fácilmente la información, independientemente de si es completa o no, y se deja llevar por ella. La buena noticia es que se puede vencer con preguntas.

La disciplina consiste en hacer las preguntas adecuadas.

Cuando obtenemos una prueba que la confirma, debemos seguir preguntando qué otra cosa la apoya. También debemos preguntar qué es lo que no lo apoya.

 

Pon las cosas en perspectiva
Las decisiones fracasan porque aceptamos lo que sentimos hoy sin pensar en lo que podríamos sentir mañana. Cada decisión que tomamos tiene un efecto en cadena, pero rara vez nos detenemos a pensar en las ramificaciones de nuestra elección.

El efecto mariposa es algo que ignoramos felizmente.

La perspectiva nos ayuda a considerar el futuro. La forma de adquirir perspectiva se reduce a las preguntas que nos hacemos. Cambiar nuestro punto de vista para que consideremos la decisión desde días, semanas o meses adelante nos da esta ventana.

A menudo me pregunto cómo pensaré sobre esta decisión dentro de seis días o seis meses.

Todo tipo de factores cambia cuando esto sucede. La emoción, el despojo de hoy, desaparece cuando cambia tu perspectiva.

 

TOMANDO DECISIONES NO BINARIAS

Por supuesto, al final de este proceso tu decisión no binaria no se limitará a un sí o un no, sino que se basará en lo esencial.

Tendrás una decisión flexible. Una decisión que ofrece la fluidez de probar, ver y revisar a medida que se aprende más sobre el mundo cambiante y cómo se sitúa tu elección en él.

Mi carrera de la mañana no fue una decisión de sí o no. A medida que cambiaba mis preguntas, podía ver información vieja y nueva que me venía a la mente. Recordé por qué corría casi todas las mañanas. Sabía lo importante que era mantener el hábito que estaba creando.

Mi alerta de sesgo me decía que el calor de mi edredón era una señal barata y fácil de vencer cuando el sesgo de confirmación probaba su suerte.

La perspectiva me decía que dentro de seis horas me sentiría molesto por haber perdido mi carrera. Todo por un poco de lluvia, patético. Pero, si hubiera surgido algo más, podría cambiar el momento de correr, lo que me permitiría alcanzar mi objetivo.

El cambio de la decisión binaria a la que me enfrenté antes se ve completamente diferente cuando enmarcas la elección a través de la lente de una visión no binaria.

Es mucho más poderoso que vivir simplemente con opciones de sí o no.

 

AUTOR
Darren Matthews dice de sí mismo: "examino la forma en que tomamos decisiones -ya sea de forma intuitiva o más considerada- y comparto mis aprendizajes en el camino". Es el fundador de The Resolve Blog, "una web diseñada para ayudarme a mí mismo -y a otros- a tomar mejores decisiones".

IMAGEN: la del artículo original, por Hai Phung en Unsplash

 

¿Te gusta lo que estás leyendo?

¡Apúntate al boletín de Avantideas!

Te puedes dar de baja del boletín semanal cuando quieras. Lee más en nuestra política de privacidad

Si te ha gustado... ¡pásalo!

Comparte tu opinión



¡No te pierdas ningún artículo!

Cuando quieras te puedes dar de baja. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Buscar contenidos ...

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Search in posts
Search in pages

Categorías de los artículos

Suscríbete a nuestro Boletín

¡No te pierdas ningún artículo!

Cuando quieras te puedes dar de baja. Lee nuestra política de privacidad para más información.