Motivar a los jóvenes para que persigan las profesiones del futuro

 

Es fascinante imaginar cómo será el futuro del trabajo. Las cosas están cambiando más rápidamente que nunca con la automatización, la IA y la globalización, afectando a un número cada vez mayor de profesiones. La falta de cualificaciones es motivo de gran preocupación, ya que está aumentando el desajuste entre las cualificaciones que necesitan los empleadores y las que realmente poseen los futuros trabajadores. Sólo una cosa es segura: los jóvenes de hoy entrarán en una economía y en un mundo laboral muy diferentes de las que han experimentado las generaciones mayores.

 

Traducido y adaptado del original «Motivating Young People to Pursue the Professions of the Future«, de Mark C. Perna en el blog de Getting Smart

 

Pero en medio de todos los estudios, informes, políticas e iniciativas para resolver estos desafíos, los jóvenes que van a ocupar los puestos de trabajo del futuro pueden quedar extrañamente marginados. Estos trabajadores no son peones que se mueven aquí y allá en el tablero de ajedrez de empleo como dictan los políticos y los Think-Tanks. El futuro del trabajo es un futuro que será creado por ellos, no por nosotros los de las generaciones mayores. No podemos perder de vista el factor humano y cómo las características de la próxima generación los motivarán a rendir al máximo de su potencial en ese trabajo del futuro.

 

LA GENERACIÓN «POR QUÉ»

La «Generación Why» es mi término colectivo para las Generaciones Y y Z, los «millenials» y la generación inmediatamente posterior. Este título se basa en sus dos rasgos más destacados: la curiosidad y la innovación. Estas cualidades profundamente interrelacionadas definen a estas generaciones de una manera que nos da una visión fresca de quiénes son y qué es lo que las hace funcionar.

En pocas palabras, la Generación del Porqué siempre está preguntando por qué. Y es una pregunta seria; de hecho, la importancia de responderla es la razón por la que titulé mi libro Answering Why. Su naturaleza inquisitiva les lleva a preguntarse, ¿por qué hacemos las cosas de esta manera? ¿Por qué es necesario? ¿Por qué no podemos mejorarlo?

Una vez que tienen esa información, innovan con ella. La utilizan como trampolín para proponer nuevas estrategias y soluciones a los antiguos desafíos. Están constantemente buscando maneras de hacer las cosas más rápidamente sin sacrificar la calidad. Les encanta presentar soluciones que combinan la velocidad con una calidad mejorada.

Para las generaciones mayores, la pregunta constante de por qué puede parecer insubordinación o un desafío a la autoridad, pero en general, este no es el sentido que los trabajadores más jóvenes intentan transmitir. Los jóvenes de hoy en día se preguntan por qué porque realmente quieren saber. Quieren saber porque la respuesta condicionará su propia contribución al proceso y al resultado final. Detrás de cada pregunta hay una búsqueda para ver el panorama general, formular un proceso más eficiente y efectivo, y lograr un mejor resultado. Han sido criados para creer que son únicos, especiales e importantes, y llevan esta mentalidad a sus carreras. Por eso creen que tienen algo nuevo que ofrecer que mejorará el resultado final. Y lo hacen.

En un mundo donde es normal denunciar la degeneración, los entramados, la pereza, etc. de las generaciones más jóvenes, podemos optar por mirarlos de una manera completamente diferente. Habiendo formado a organizaciones educativas y empresariales durante más de 20 años sobre cómo reclutar, retener e involucrar a las generaciones más jóvenes para que rindan a un nivel más alto, no creo que la caricatura negativa popular sea exacta. De hecho, es todo lo contrario.

Veo a los jóvenes descubriendo su pasión profesional y moviendo el cielo y la tierra para alcanzarla. Veo que los educadores elogian con entusiasmo los impresionantes esfuerzos de sus estudiantes para dominar su materia y utilizarla en sus carreras futuras. Y veo que las empresas empiezan a ver a los trabajadores más jóvenes como enormes activos y recursos, en lugar de como pasivos y retos a los que haya que enfrentarse.

 

MOTIVANDO A LA SIGUIENTE GENERACIÓN

Porque tienen que ver el por qué, los jóvenes de hoy están motivados de una manera un poco diferente a las generaciones mayores.

Los jóvenes tienen que ver un por qué más grande detrás de la visión de la compañía, más allá de los beneficios de los accionistas y ganar dinero. Sí, tienen altas expectativas en cuanto a salario, ascenso, tiempo de vacaciones y flexibilidad. Pero su mayor expectativa en el trabajo es una carrera que sea significativa y que logre algo positivo en el mundo. La Generación del Porqué quiere que las horas que pasan trabajando sean más importantes que la capacidad de pagar sus facturas. Quieren que su trabajo haga del mundo un lugar mejor.

En general, las generaciones anteriores veían sus carreras como un medio para alcanzar un fin: la nómina. Estaban en gran medida satisfechas con un buen sueldo y seguridad laboral, y esas cosas todavía importan, pero no tanto. Debido a que el panorama general es una preocupación primordial para la Generación Why, el propósito es el factor motivador más importante en sus decisiones. Como una cohorte generacional con conciencia social y ambiental, les apasiona hacer del mundo un lugar mejor. Y quieren invertir sus carreras en organizaciones que, en cierta forma, comparten esa visión. Las empresas que se alinean con los valores personales de la Why Generation atraerán a un mayor número de trabajadores jóvenes.

La retención de los mejores talentos en la fuerza laboral más joven es tan importante como su reclutamiento. Según la Encuesta del Milenio de Deloitte 2018, el 43% de los milennials esperan dejar los puestos de trabajo que hoy ocupan dentro de dos años. Ese alarmante número salta al 61% entre los trabajadores de la Generación Z. Además, una encuesta reciente de Gallup muestra que sólo el 34% de los trabajadores se sienten comprometidos con los puestos que hoy ocupan. Aunque se trata de la cifra más alta registrada desde el año 2000, todavía nos queda el 66% de los trabajadores estadounidenses que están «no contratados» o, peor aún, «activamente desvinculados».

Si una empresa no tiene una visión y una cultura centrada en hacer algo positivo para la comunidad, es mucho menos probable que los empleados más jóvenes quieran invertir su tiempo, energía y carrera allí. Y si trabajan allí, es mucho más probable que abandonen el barco y encuentren un nuevo trabajo lo antes posible.

Además, tanto la generación Y (los milenios) como la Z están impulsadas por la búsqueda de nuevas e interesantes experiencias. Como dice un millennial, «perseguimos la pasión, no el sueldo». Si ellos pueden encontrar una carrera que aúne el nivel retributivo deseado, el propósito, y experiencias, ellos rendirán a un nivel sin precedentes y desarrollarán un sentido de lealtad hacia esa empresa.

En pocas palabras, una estrategia exitosa de reclutamiento y retención tanto en el ámbito educativo como en el empresarial no consiste en doblegarse a los deseos de las generaciones más jóvenes. Se trata de aprovechar su necesidad de propósito, iluminando su camino y ofreciéndoles algo poderoso en lo que creer. Lo mismo ocurre con los padres que luchan por motivar a sus hijos menores en esta época tan difícil.

 

CRIANDO A LOS HIJOS PARA EL FUTURO DEL TRABAJO

Soy padre de dos jóvenes increíbles que forman parte de la Generación Why y sé que ser padre hoy en día no es fácil. Uno de mis hijos, Nick, es extremadamente inteligente pero tuvo sus dificultades en el colegio porque nunca entendió por qué importaba ir ahí, o la relevancia de lo académico. Todo eso cambió en el momento en que fue a un curso de programación de ordenadores y descubrió lo que quería hacer con el resto de su vida. De repente se dio cuenta de que necesitaba aumentar ese promedio de notas de 1.5 para entrar a la universidad y obtener el título que necesitaba para perseguir su nuevo sueño. Sorprendentemente, dio un giro completo a su actitud anterior y logró su objetivo. Hoy está trabajando en su campo y le encanta lo que hace. Cuando descubrió su pasión, ocurrió la transformación.

Lo que aprendí de Nick es esto: Como padres, tenemos que apoyar el deseo de nuestros hijos de entender el por qué. Tenemos que ayudarles a encontrar las respuestas y descubrir lo que les apasiona para que puedan rendir a un nivel más alto no sólo en el colegio, sino en todas las áreas de la vida. Esto puede significar explorar carreras y sectores que están fuera de nuestra propia experiencia, para ver si son adecuados para nuestros hijos. Me parece que muchos padres no saben lo que no saben acerca de las enormes oportunidades que existen hoy en día en tantos sectores, simplemente porque no han estado expuestos a ellos. Necesitamos empezar a tener estas conversaciones con nuestros hijos, manteniéndolos lo menos presionados posible, y explorar estas cosas juntos.

 

EL CAMINO QUE TENEMOS POR DELANTE

A medida que la tecnología avanza y el panorama continúa cambiando, la fuerza laboral emergente se está volviendo más sofisticada y requiere habilidades académicas, técnicas y profesionales de alto nivel. El camino a seguir es todo un reto, y la educación y los distintos sectores económicos deben trabajar juntos para lograr las metas de empleo de los próximos 30 años. Juntos, podemos dar a la próxima generación una respuesta convincente a su pregunta de por qué. Es el futuro del trabajo, y cómo la Generación del Por Qué puede convertirlo en uno brillante.

 

EL AUTOR

Mark C. Perna es el fundador y CEO de TFS en Cleveland, Ohio, una firma de consultoría estratégica de servicios completos cuya misión es compartir y apoyar la pasión de cada cliente por marcar la diferencia. Mark, graduado de la Universidad John Carroll, tiene muchos años de experiencia dirigiéndose a los líderes de los distintos sectores sobre el tema de expandir su alcance en un mercado cada vez más global. Como destacado experto en las Generaciones Y y Z, Mark ha dedicado su carrera a capacitar a los educadores y empleadores para que liberen el tremendo potencial de los jóvenes de hoy, tanto en el aula como en el trabajo.

IMAGEN: la del artículo original

 

— ¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Si te ha gustado... ¡pásalo!

Comparte tu opinión



Suscríbete a nuestro Boletín

Al hacerlo, aceptas la Política de Privacidad.

Suscríbete a nuestro Boletín

Al hacerlo, aceptas la Política de Privacidad.

¿Quieres recibir cada semana la última publicación del blog de Avantideas?
como gestionar ideas en la empresa y tener sistemas de inteligencia colaborativa
Te mandaremos ideas y reflexiones de expertos de todo el mundo que sin duda te serán útiles.
Holler Box