Habilidades Humanas: Adaptarse al Cambio

Por Alberto Losada Gamst

 

Me he mirado en el espejo todas las mañanas y me he preguntado: «Si hoy fuera el último día de mi vida, ¿me gustaría hacer lo que estoy a punto de hacer hoy?» Y siempre que la respuesta ha sido «No» durante demasiados días seguidos, he sabido que necesito cambiar algo.Steve Jobs

Si en el fondo bien que lo sabes: la vida es cambio. Desde que naces hasta que te mueres. ¿O querrías vivir en pañales, con chupete y metido en una cuna? Pues no. Adaptarse al cambio natural sería… lo más natural.

Heráclito  (540-480 a. de C.) lo decía con claridad: “no hay nada permanente salvo el cambio”. ¿Y qué hago entonces? Tienes una pista en el principio filosófico del taoísmo llamado Wu Wei, y que Bruce Lee expresó con el famoso “Be water, my friend”.

 

CAMBIAR Y ADAPTARSE AL CAMBIO PARA EVOLUCIONAR Y SOBREVIVIR

Una de las razones por las que el ser humano está donde está como especie terrestre es su capacidad de adaptarse a las circunstancias. De adoptar nuevas estrategias y conductas que le permitan responder a un cambio en su entorno.

Una curva en la carretera no es el final del camino… a menos que no sepas hacer bien el giro. – Helen Keller

La constante sucesión de cambios que llamamos vida -personal y profesional- nos hace cambiar hábitos, preferencias, rutinas, interacciones con los demás, profesión, enfoque vital, …

El naturalista Charles Darwin, en su obra “El origen de las especies”, dejó claro el mecanismo que hace que unas especies desaparezcan y otras se mantengan sobre la Tierra: “No son las especies más fuertes las que sobreviven, ni las más inteligentes, sino las que más se adaptan al cambio.” Una explicación que se aplica a cualquier ser vivo, incluyendo las organizaciones. Tirando del refranero, se atribuye a Miguel de Unamuno la frase “progreso consiste en renovarse”, que dio pie al “renovarse o morir.”

Pero …

 

¿QUÉ ES ESTO TAN FAMOSO DEL CAMBIO?

Una realidad de la vida.

Lo que quizá ocurra es que antes no se hablara tanto de ello, ni existía una herramienta como Internet que promoviera tanto la globalización del conocimiento y, por tanto, la posibilidad de hacer comparaciones y saber de nuevos desarrollos técnicos, estratégicos, económicos o sociales.

Ahora bien, es importante separar lo accesorio de lo principal en este fenómeno. Hay valores como la honradez, la diligencia, la lealtad o la creatividad que siempre han existido, y que seguirán existiendo. En cambio, hay instrumentos o técnicas que sí que cambian: formas de comunicarse, de trabajar, de organizarse en la vida. Los descubrimientos que llevan a la evolución de la tecnología van sustituyendo esas herramientas de las que nos valemos en nuestro día a día.

El cambio es ley de vida. Y aquellos que sólo miran al pasado o al presente, seguramente se perderán el futuro. -John F. Kennedy

El cambio en sí no es bueno ni malo. Ello dependerá de a qué nueva situación nos lleve; ese destino es lo que luego podremos calificar. Respirar no es bueno ni malo, es algo natural: lo bueno o malo será lo que inhalemos o dejemos de inhalar -aire puro o contaminado.

 

EL CAMBIO EN LA PERSONA: TÚ ANTE EL CAMBIO

Tanto se habla de eso del cambio que olvidamos que, seamos o no conscientes de ello, las cosas cambian a nuestro alrededor casi a diario. Cambia el tiempo meteorológico, crecen nuestros hijos, cambia nuestro aspecto físico y el de amigos y colegas, se suceden los Gobiernos, aparecen nuevas crisis, el clima ya no es como era, nuestra actividad profesional es otra, … ¿Seguimos?

Para Albert Einstein, “la medida de la inteligencia es la habilidad para cambiar.” Si algo importante en tu entorno cambia, lo más probable es que te convenga hacer también algún cambio.

 

Las dos grandes razones por las que las personas nos resistimos a cambiar algo en nuestra vida son la pereza y la incertidumbre. De cada uno depende el orden de importancia.

-La Pereza: es ese factor que crea resistencia a la acción, igual que hace el aire con lo que vuela. Lo frena, así que hay que oponerle otra fuerza superior que matemáticamente se expresa así: FS=M+FV. Para los de Letras: Fuerza Superior=Motivación (¡Cómo me apetece!) + Fuerza de Voluntad (algo que se puede ejercitar y que nos permite ir de una situación a otra).

-La Incertidumbre: es la sensación que nos embarga cuando no sabemos con precisión qué habrá al otro lado. ¿Aparecerán monstruos que me devorarán? ¿Dejarán de quererme? ¿Me rechazarán? ¿Fracasaré? ¿Me moriré de hambre? A diferencia del riesgo, que es algo medible por históricos y estadísticas, la incertidumbre solamente se puede estimar. En ella trabajamos con posibilidades y escenarios alternativos, siendo nuestra intuición y experiencia la mejor herramienta de visualización del futuro.

 

Hay otra razón relacionada con la dificultad de muchas personas de adaptarse al cambio: cambiar de idea. Es mucho más fácil cambiar de opinión cuando se es joven que más adelante en la vida. ¿Por qué? La Psicología apunta diversas razones: una de las primeras es la edad cerebral. Si se considera que la mente es una manifestación del cerebro, cuando cambiamos de idea algo habrá cambiado en nuestro cerebro. Y ese cambio es más sencillo cuando el cerebro es físicamente joven.

Otras razones por las que es más sencillo para los más jóvenes cambiar de idea y de hábitos está relacionada con la mochila vital que vamos llenando con los años. Estamos menos influidos por los tópicos y las convenciones sociales, por lo que hace falta menos energía para variar nuestro rumbo.

Aquí viene la buena noticia para los veteranos: nuestra experiencia y sentido común nos permiten entender argumentos que, quizá, nos lleven a la decisión de que hay que cambiar algo en nuestra vida: poco, bastante o mucho. O reinventarnos totalmente.

Hagamos lo que hagamos, que sea siempre a la luz de lo que contestemos a la pregunta “¿qué quiero yo para mi vida?»

 

LA GESTIÓN DEL CAMBIO EN LAS ORGANIZACIONES

Una de las conversaciones en estrategia empresarial más de moda en los últimos años es la necesidad de gestión del cambio a la que nos obliga el entorno VUCA que nos ha tocado vivir. ¿Y qué significa esto en cristiano? Pues que las nuevas dinámicas del mundo de los negocios han convertido su ambiente en algo caracterizado por la

Volatilidad:

  • Situación: los cambios se suceden cada vez más rápidamente, exigiéndonos estar mucho más atentos a su evolución para tomar las decisiones más oportunas.
  • Remedio: tener una visión de futuro clara que nos guíe a través del paisaje cambiante. Una idea-faro que nos recuerde hacia dónde vamos aunque no estemos muy seguros de cada detalle del camino.

Incertidumbre:

  • Situación: el futuro es menos claro y los cambios más difíciles de pronosticar.
  • Remedio: manejar de una forma fluida la información que llega de los colaboradores, clientes, proveedores y del mercado en general, para poder ir ajustando la acción.

Complejidad:

  • Situación: aumenta el número de factores a tener en cuenta, variables posibles, interacciones y opciones entre las que elegir. Y nos vemos cada vez más frente a situaciones que, por su novedad, no tienen precedentes. La conocida relación causa-efecto ya no es de aplicación universalmente sencilla.
  • Remedio:la capacidad de separar el grano de la paja, de saber resumir y clarificar los conceptos que barajamos. Es el momento del Pensamiento Crítico.

Ambigüedad:

  • Situación: el blanco y el negro forman parte del pasado -bienvenidos al mundo de las escalas de grises y de la rueda del color. Todo tiene matices, interpretaciones, valoraciones. No hay respuestas correctas sino posibles respuestas alternativas, y cada una implicará unas consecuencias que hoy por hoy no se pueden anticipar con precisión.
  • Remedio: se impone el modelo ágil. Rapidez en la toma de decisiones, en su ejecución, en la comunicación, en las dinámicas de adaptación a las nuevas situaciones.

 

SALIR DE LA ZONA DE CONFORT

qué es la zona de confort y cómo salir de ella -adapatación al cambio Nuestra naturaleza perezosilla nos anima constantemente a no probar demasiadas cosas nuevas, quedándonos en el ambiente al que estamos acostumbrados. Ese ambiente tan familiar es lo que se llama la “zona de confort.”

 

Cuando salimos un poquito -y durante poco tiempo- de ahí entramos en una zona nueva de exploración y aprendizaje. Es echar un vistazo desde nuestro jardín a lo que hay al otro lado del seto y, quizá, pisar brevemente esa otra parcela. Sabemos más o menos lo que hay, por lo que tampoco necesitamos hacer un gran acopio de valor.

Más allá de la zona de aprendizaje está la de las los miedos y pesadillas. No sabemos qué habrá en ella porque no la vemos; solamente podemos intuir lo que nos encontraremos y, normalmente, esas intuiciones no serán excesivamente optimistas ni motivadoras.

Y reservado para los más intrépidos y lanzados, aquellos que han sabido cruzar la zona de los miedos, están los oasis y los tesoros. Es donde pasan cosas que no imaginábamos que podían ser posibles, y en la que encontraremos formas de avanzar en nuestra vida más allá de los caminos trillados. Si has llegado ahí, ¡enhorabuena!

Lo interesante es entender que la zona de confort también está en movimiento. A medida que vivimos vamos haciendo incursiones a otras zonas y notaremos que parte de esas zonas nuevas se van incorporando a nuestra zona inicial, y que las demás zonas también se van desplazando hacia nuevos horizontes.

Oye, y… ¿por qué me interesaría salir de mi zona de confort?

  • Es una forma de ir practicando una constante en la vida: EL CAMBIO
  • Te descubrirás una faceta de innovación que quizá no tomabas en serio.
  • Aumentará tu flexibilidad personal y profesional.
  • Incrementarás cualitativamente tu desarrollo profesional
  • Te irás convirtiendo en un profesional más competitivo… y atractivo.
  • Te convertirás en una persona mucho más interesante y polifacética.
  • Te encontrarás con sorpresas en un viaje que suele ser fascinante. Déjate sorprender por ti mismo.

 

¿CÓMO PUEDO ADAPTARME MEJOR AL CAMBIO?

A las personas no les molesta el cambio como tal: lo que perturba y despierta resistencia es ser obligado a cambiar sin tener claras las contraprestaciones de ese esfuerzo por adaptarse a las nuevas circunstancias.

Son tres las posibles actuaciones ante un cambio en nuestras circunstancias:

  • Ignorarlo: imposible a medio plazo, y quien lo hace termina dejándose llevar por la corriente general.
  • Resistirlo: la peor decisión si ese cambio viene impuesto por fuerzas externas y supone que tengamos que aprender a hacer nuevas cosas, o a hacerlas de otra manera.
  • Aprovecharlo: la más inteligente de las decisiones. Normalmente nos permitirá mejorar nuestra situación ante la competencia, y nos llevará a unos terrenos inexplorados en el que nos podremos encontrar más de una oportunidad que de otra forma no habríamos visto.

La idea clave es sencilla:  conviene entender y aprovechar el cambio en vez de combatirlo y sufrirlo.

 

Sugerencias de mejora…

…para las personas:

  • cambia detalles de tus rutinas a menudo.
  •  introduce esos cambios poco a poco
  • convéncete de que puedes hacerlo
  • mézclate con gente nueva
  • haz algo que te imponga
  • no te tomes demasiado en serio -échale humor

… para las organizaciones:

  • Esto va de arriba abajo. Toca a las jerarquías superiores dar ejemplo de apertura al cambio y no solamente de pregonarla
  • Una buena comunicación es esencial: que todo el mundo se sienta invitado e implicado y corresponsable del éxito.
  • Revisa la cultura de la empresa. Que incorpore esta dinámica de innovación, adaptación y evolución.
  • Que no haya miedo a los errores entre quienes experimentan nuevas opciones. Anima a la gente a probar formas distintas de hacer las cosas.
  • Premia públicamente los éxitos, por pequeños y modestos que sean, en la incorporación de cambios a la rutina de la organización.
IDEA CLAVE
«Si quieres cambiar actitudes, empieza por cambiar comportamientos. En otras palabras, actúa como lo haría esa persona que preferirías ser, la persona en la que más quieres convertirte. Poco a poco, la persona antigua y temerosa que eres se irá desvaneciendo. » -William Glasser

RECURSOS PARA SABER MÁS DEL SENTIDO DE PERTENENCIA A UN GRUPO

¿Quién se ha llevado mi queso?, de Spencer Johnson

«How to change your mind«, episodio 379 del Podcast de Freakonomics

«HBR’s 10 Must Reads on Change Management «, del Harvard Business Review

«Managing in a Time of Great Change«, de Peter Drucker

«Al frente del cambio«, de John P. Kotter

 

Artículos relacionados

Por qué nos peleamos con el cambio, de Leo Babauta

10 Razones por las que aprender durante toda la vida es la única opción, de Caroline Vander Ark & Mary Ryerse

Organizaciones ágiles: ¿son un modelo para el futuro?, de Norbert Erts

Cómo gestionar la incertidumbre, de Jonathan Bales

 

 

AUTOR
Alberto Losada Gamst. Consultor de empresas especializado en la inteligencia colaborativa y la gestión de las ideas. Escritor de artículos sobre innovación, comunicación en las empresas y repensamiento de nuestras actividades.

Como formador especializado en habilidades de comunicación, he impartido talleres en más de 30 empresas (muchas de las cuales han repetido con nuevos grupos) y más de 1.100 participantes. Y en todas las ocasiones he aprendido mucho de todos. ¡Gracias por ello!

IMAGEN: Gerd Altmann en Pixabay

 

— Para no perderte ningún artículo sobre Habilidades Humanas… ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Si te ha gustado... ¡pásalo!

Comparte tu opinión



Suscríbete a nuestro Boletín

Al hacerlo, aceptas la Política de Privacidad.

Suscríbete a nuestro Boletín

Al hacerlo, aceptas la Política de Privacidad.

¿Quieres recibir cada semana la última publicación del blog de Avantideas?
como gestionar ideas en la empresa y tener sistemas de inteligencia colaborativa
Te mandaremos ideas y reflexiones de expertos de todo el mundo que sin duda te serán útiles.
Holler Box