No te obsesiones con lo que fue mal: céntrate en lo que fue bien

Al buscar mejoras e innovaciones tendemos a centrar nuestra atención en lo que salió mal. Tratamos de arreglar los problemas. Una típica reunión de gestión consiste en un grupo de personas que miran lo que no funciona y se esfuerzan por encontrar formas de arreglar las cosas. Pero en el proceso a menudo se echan la culpa, discuten, se vuelven negativos y se frustran.

 

Traducido y adaptado del original «Don’t Get Obsessed with what went Wrong; Focus on what went Righ«, por Paul Sloane en el blog de Destination Innovation.

 

La mayoría de los managers hacen este tipo de preguntas:

o ¿Por qué están bajando las ventas?

o ¿Qué está retrasando la producción?

o ¿Qué podemos hacer con las quejas de los clientes?

o ¿Qué puedo hacer con el personal difícil?

o ¿Qué está mal con el proceso actual?

o ¿Dónde podemos acelerar las cosas?

o ¿Cómo podemos parar todos estos problemas?

 

Estas son buenas preguntas, y los problemas hay que abordarlos. Sin embargo, al centrar nuestra atención en lo negativo perdemos las oportunidades de innovación que presenta lo positivo. También deberíamos pasar algún tiempo haciendo preguntas como estas:

o ¿Cuáles son nuestras principales fortalezas?

o ¿Qué les gusta a los clientes de nosotros?

o ¿Qué va bien?

o ¿Qué cosas inesperadamente buenas han pasado aquí recientemente?

o ¿Qué nuevos clientes hemos ganado?

o ¿De qué manera hemos encantado a los clientes?

o ¿Qué es lo que sólo nosotros podemos hacer?

 

EL EJEMPLO DE CATERPILLAR

Caterpillar era un líder bien establecido en equipos pesados de movimiento de tierra. Luego, en 1996, comenzaron a vender una línea secundaria, botas de trabajo de la marca ‘Cat’. Éstas tuvieron un éxito inesperado entre los jóvenes consumidores que nunca usaron o compraron maquinaria pesada de Caterpillar. Para el año 2000 estaban vendiendo más de 25 millones de pares de botas. Ahora se han diversificado en otros tipos de ropa y juguetes para explotar la marca Cat.

 

Al centrarnos en nuestras fortalezas y capacidades podemos ver oportunidades positivas. Si nos concentramos en arreglar el modelo actual, entonces podemos fácilmente perder nuevas posibilidades. Todas nuestras energías se dirigen a aliviar los problemas y debilidades – esto nos niega la oportunidad de crear nuevas iniciativas.

Lo mismo ocurre con las personas. Cuando somos niños pequeños todos nos elogian y nos dicen lo maravilloso que son todas las cosas que hacemos. Luego, a medida que pasamos por el proceso escolar las cosas cambian y el énfasis cambia, los errores en nuestro trabajo son señalados y los maestros nos dicen todas las cosas que podríamos mejorar. Esto es bienintencionado, pero el impacto en los egos frágiles puede ser grave.

Cuando empezamos a trabajar somos al principio muy conscientes de nuestra falta de experiencia y autoridad. En nuestra evaluación anual nos dicen las cosas en las que debemos centrarnos para mejorar. Planeamos la formación y el coaching para mejorar nuestras áreas débiles. Nuestras fortalezas se dan por sentadas y el desarrollo se centra en nuestras debilidades para hacernos «más redondos».

Pero seguramente la clave del éxito es construir sobre nuestras fortalezas y compensar las debilidades. Si tenemos una buena voz pero no podemos bailar, ¿por qué intentar ser un todo terreno? Seguramente es mejor descartar las lecciones de baile y poner todo nuestro esfuerzo en ser un gran cantante.

En los negocios tenemos que averiguar cuáles son los verdaderos activos de la empresa – ¿cuáles son nuestras principales fortalezas y habilidades? ¿En qué podemos sobresalir? Si somos buenos en marketing pero pésimos en administración, entonces probablemente deberíamos dejar de gastar tiempo y energía tratando de arreglar nuestros sistemas administrativos. Subcontratar a alguien que sea bueno en eso y concentrarnos en jugar el juego en el que somos buenos – el marketing.

Además de arreglar lo que está mal, deberíamos dedicar tiempo a examinar lo que está bien. Buscar historias de éxito, hablar con clientes encantados, preguntarles qué nos hace mejores que los demás y luego construir sobre eso. Encontrar los socios adecuados para compensar las áreas en las que somos ordinarios o débiles y liberar tiempo para encontrar nuevas formas creativas de explotar nuestros puntos fuertes. Tenemos que encontrar cosas inesperadas e inusuales que hagamos realmente bien porque pueden darnos la ventaja competitiva que necesitamos. Concentrémonos en aquello en lo que somos realmente buenos y construyamos nuestro éxito sobre eso.

 

AUTOR

Paul Sloane es un autor y experto en el pensamiento lateral en los negocios. Ha dado cientos de charlas a audiencias ejecutivas en todo el mundo. Sus charlas, talleres y cursos online son diferentes porque desafíanfrontalmente tu pensamiento. Él te ayuda a mejorar la creatividad y el pensamiento lateral, lo que significa que obtienes más ideas creativas y mejores soluciones.

IMAGEN: Bill Wegener en Unsplash

 

— ¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Si te ha gustado... ¡pásalo!

Comparte tu opinión



Suscríbete a nuestro Boletín

Al hacerlo, aceptas la Política de Privacidad.

Buscar contenidos …

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Categorías de los artículos

Suscríbete a nuestro Boletín

Al hacerlo, aceptas la Política de Privacidad.
¿Quieres recibir cada semana la última publicación del blog de Avantideas?
como gestionar ideas en la empresa y tener sistemas de inteligencia colaborativa
Te mandaremos ideas y reflexiones de expertos de todo el mundo que sin duda te serán útiles.
Holler Box