Los Obstaculizadores

A lo largo de toda una vida conociendo gente, dando conferencias para la búsqueda de futuros, haciendo de mentor y manteniendo conversaciones importantes con personas que merecen nuestra atención, hay una fragilidad muy humana con la que me encuentro constantemente y que todavía me irrita.

 

Traducido y adaptado del original "The Preventers", por Richard Hames en el blog de The Future Shapers

 

En una época en la que la reciprocidad crea valor, la cooperación es clave para hacer las cosas y las conexiones son fundamentales, estoy cansado de la forma en que tantas personas parecen salirse de su camino para bloquear las oportunidades e impedir que las cosas sucedan.

Tampoco son necesariamente individuos. Pueden ser procesos diseñados de forma que obstaculicen o confundan: normas prescindibles, minucias burocráticas, condiciones contractuales ambiguas e incluso el tipo de juegos telefónicos que utilizan muchas empresas en la actualidad. Ya sabe el tipo de cosas: "su llamada es importante para nosotros. Por favor, espere y pondremos a prueba su paciencia transfiriéndole de una serie de instrucciones a la siguiente sin siquiera molestarle con una sola respuesta de otro ser humano. Pulse el 1 para obtener más información o el 2 para volver a escuchar estas instrucciones..."

Tanto si se trata de personas como de procesos, yo los llamo Obstaculizadores. Un Obstaculizador controla el acceso a un individuo o grupo de individuos, asegurándose de que no se les moleste o desvíe de la tarea que tienen entre manos, o canalice el comportamiento de una determinada manera. A veces, estos Obstaculizadores son personas normales y corrientes que realizan su trabajo tal y como se les ha encomendado, aunque no tienen por qué hacerlo con tanta petulancia. Otras veces su necesidad de ofender es flagrante. Se interponen en el camino, ralentizan las cosas e impiden que sucedan, mostrando una ignorancia prodigiosa y un sentido de la importancia propia que, según mi experiencia, es totalmente injustificado.

Los que obstaculizan las cosas suelen ser personal de compras, asistentes personales, personal político, grupos de presión, secretarios, editores, funcionarios de admisión a la universidad, asesores, guardaespaldas y otros ayudantes de campo. Pero, cada vez más, los verdaderos culpables son las celebridades, los titulares de cargos, los ejecutivos, los directores y los propios propietarios de empresas.

Los Obstaculizadores son más claramente visibles en la política contemporánea, que ha descendido a un estado desesperado y disfuncional. Las políticas que no favorecen evidentemente los estrechos intereses de los parlamentarios, protegiendo su base ideológica, construyendo sus imperios o acariciando sus egos, son ignoradas. En consecuencia, los gobiernos de todas las tendencias fallan sistemáticamente a sus ciudadanos e ignoran la situación de las generaciones futuras. No hay imaginación, ni visión de lo que podría ser posible, ni tiempo para la reflexión bipartidista, ni para la investigación coherente. El intelecto, la previsión y la fortaleza moral han sido eliminados en deferencia a un ciclo mediático combativo que hierve en lugar de informar, y del que no se puede escapar.

La vida pública se desarrolla en un estado permanente de lucha o huida. Este entorno premia el conflicto, real o fabricado. Así que la política sirve de sustituto de la política basada en la evidencia, una y otra vez.

Permítanme explicar mi profunda preocupación por la propagación de estos Obstaculizadores con algunos casos personales...

  • La ignorancia. Hace tres años me puse en contacto con el jefe de gabinete de un funcionario público con el que había intentado contactar sin mucha suerte. Le expliqué que existía una oportunidad de oro para traer a la ciudad en la que vivo un acontecimiento internacional único y potencialmente sin parangón. Supuse que el alcalde estaría dispuesto a apoyarlo. Pero fui reprendido por esta Jefa de Gabinete, que me dijo que debía volver a contactar con ella cuando mi planificación estuviera más avanzada. Aunque no tengo motivos para dudar de los conocimientos o la profesionalidad de esta jefa de gabinete en particular, me siento agraviada por el hecho de que esta decisión haya frustrado tantas posibilidades. ¿La lección? El grado de autoridad y autorregulación que asumen algunos guardianes puede aplazar cualquier propuesta que no tenga un sentido inmediato dentro del limitado marco de referencia de esa persona.
  • Las Convenciones (lo de siempre...). Hace unos años me pidieron que ayudara a un departamento gubernamental a elegir un consultor en el ámbito de mi especialidad. Esta petición vino directamente del Secretario del Departamento, que era un amigo cercano. Acepté ayudar y examiné detenidamente el documento de la licitación. Desde el principio me quedó claro que la redacción del pliego de condiciones se había inclinado a favor de una empresa concreta que cobra excesivamente por sus servicios, pero que es reconocida universalmente como la más prestigiosa de las grandes consultoras. Cuando se lo señalé al director de compras, se quejó rápidamente al Secretario de que yo no entendía las sensibilidades que rodeaban a esta tarea y que, por lo tanto, debía dimitir. Como no quería avergonzar a mi amigo, acepté. La empresa consultora en cuestión recibió el contrato. Según varias fuentes, los consultores causaron un inmenso daño cultural y, sin embargo, ganaron otras licitaciones en otros departamentos con credenciales intactas. ¿La lección? El mejor consejo y la sabiduría más profunda se niegan habitualmente a los que más lo necesitan, que se decantan por proveedores que ofrecen comodidad, soluciones agradables y, en virtud de su reputación, un seguro tácito en caso de que alguien se atreva a cuestionar su legitimidad.
  • Egoísmo. Hace algún tiempo me puse en contacto con una persona de mi mismo campo de especialización a través de LinkedIn, invitándole a conectarse por nuestros intereses mutuos. Se negó, ya que no me conocía y no nos habían presentado adecuadamente. Sólo más tarde descubrí que sólo tenía siete contactos en LinkedIn y que todos ellos eran inversores de capital riesgo. Está claro que esta persona no aprecia el papel que desempeñan las redes sociales en la actualidad. Conectar con los demás con un espíritu de generosidad y reciprocidad era una idea extraña para él y claramente no era tan importante como seguir las reglas. ¿La lección? Muchas personas aún no comprenden o aprecian los beneficios de las redes sociales cuando alguna forma de ventaja financiera no forma parte explícita del impulso de conectarse.
  • Condescendencia. Hace unas semanas se puso en contacto conmigo a través de las redes sociales un joven de 19 años de Irán. De su mensaje se desprendía que era bastante culto. También estaba claro que no era un trol que intentaba aprovecharse del medio para estafarme unos cuantos dólares. Había oído hablar de mí, había ojeado al menos mis credenciales, estaba claramente fascinado por el campo de la prospectiva y quería un consejo profesional, que yo le daba con mucho gusto. A continuación, me envió otro mensaje en el que me decía lo sorprendido que estaba de que le hubiera respondido. Al parecer, se había dirigido a un buen número de personas con peticiones similares. Le ignoraron o le enviaron una respuesta cortante en la que le decían que estaban demasiado ocupados como para molestarse en contestarle detenidamente. ¿La lección? En el pequeño mundo comunitario de la vida contemporánea sigue habiendo gente que cree que los demás existen para satisfacer sus necesidades o que es mejor que no existan.
  • Narcisismo. La semana pasada, animado por un debate que había visto entre dos eminentes economistas, intenté ponerme en contacto con uno de ellos. Por alguna razón, no era una persona que conociera previamente. Pero mi forma de pensar coincidía con la suya y me entusiasmó la posibilidad de conocer mejor sus ideas y compartir con él lo que estaba trabajando en ese ámbito. Casi inmediatamente recibí un breve mensaje. Al parecer, tenía compromisos mucho más urgentes, gente mucho más importante con la que hablar que yo y, por tanto, estaba demasiado ocupado para conectar conmigo. ¿La lección? Aprendí que mi trabajo, aunque él no sepa nada de él, no tiene ninguna importancia para esta persona y que, o bien es demasiado perezoso, o bien está demasiado atrapado en sus propios dramas, o bien está demasiado lleno de autoimportancia como para quedar unos minutos en línea.

Los dos primeros ejemplos forman parte de un hecho bien documentado: el "dilema de la agencia". Éste surge cuando un individuo puede tomar decisiones en nombre de otros individuos y que repercuten en ellos. Ejemplos comunes de esta relación en sentido colectivo son los políticos y los votantes, la dirección de las empresas y los accionistas, o los agentes de bolsa y los mercados. El dilema de la agencia surge en situaciones en las que los agentes están explícitamente motivados para actuar en su propio interés, en lugar de en el de aquellos a quienes representan. Por ejemplo, el proceso de divorcio. En un momento de tristeza tan estresante, podría preguntarme si mi abogado recomienda un procedimiento judicial prolongado porque es vital para mi propio bienestar y el de mis dependientes, o porque generará ingresos adicionales para su bufete.

Pero mis tres últimos ejemplos forman parte de un fenómeno creciente que también debería preocuparnos. Lo llamo "la burbuja del derecho": el repliegue hacia una forma patológica de narcisismo que surge de las presiones para cumplir con el orden establecido, incluso cuando se siente que ese sistema está en estado de deterioro o colapso. Estos individuos pretenden constantemente ser más eminentes de lo que son, a menudo convenciéndose de su perfección, en relación con los demás, y, en consecuencia, con derecho a un trato favorable o especial.

Cuento estos cinco episodios simplemente para señalar que los códigos, las instrucciones, los procesos, los protocolos y las suposiciones subyacentes que solemos utilizar para diseñar el cambio, canalizar la energía, asegurar el asesoramiento, contratar los servicios adecuados o, simplemente, hacer cosas que no son rutinarias, nos impiden muy a menudo, cegándonos a los imperativos del cambio sistémico e impidiendo la formación de relaciones beneficiosas. De hecho, es muy fácil que den lugar al aislamiento, la explotación, la defensa desinformada de límites artificiales y el establecimiento de una agenda trivial o engañosa. Mientras tanto, se menosprecia el potencial de un gran trabajo, como la invención colectiva de un sistema mundial más humanitario del que todos podamos beneficiarnos.

Seguramente la vida no debería ser tan difícil, sobre todo teniendo en cuenta las tecnologías que tenemos a nuestro alcance hoy en día. Tal vez nos estemos engañando a nosotros mismos al perder tiempo y dinero construyendo reglas que no sólo son ineficientes, sino que pueden conducir a la inercia y al despilfarro de recursos.

Quizá lo único que necesitamos es transparencia, humildad y una actitud menos restrictiva a la hora de conectar y colaborar entre nosotros.

 

AUTOR

Richard Hames es un convincente conferenciante y autor de siete libros. Richard es actualmente Director Ejecutivo del Centre for the Future, una empresa internacional única cuya misión es hacer que el mundo funcione para todos reinventando los sistemas que están fallando a la familia humana.

IMAGEN: @jeshoots en Pexels

 

¿Te gusta lo que estás leyendo?

¡Apúntate al boletín de Avantideas!

Te puedes dar de baja del boletín semanal cuando quieras. Lee más en nuestra política de privacidad

Si te ha gustado... ¡pásalo!

Comparte tu opinión



¡No te pierdas ningún artículo!

Cuando quieras te puedes dar de baja. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Buscar contenidos ...

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Search in posts
Search in pages

Categorías de los artículos

Suscríbete a nuestro Boletín

¡No te pierdas ningún artículo!

Cuando quieras te puedes dar de baja. Lee nuestra política de privacidad para más información.