Los 10 hábitos de la gente desagradable

 

Demasiadas personas sucumben a la creencia errónea de que ser simpático proviene de rasgos naturales e imposibles de enseñar y que sólo pertenecen a unos pocos afortunados: los guapos, los ferozmente sociables y los increíblemente talentosos. Es fácil caer en este error. En realidad, ser simpático está bajo tu control y es una cuestión de inteligencia emocional (EQ).

 

Traducido y adaptado del original "10 Habits of Unlikeable People", por el Dr. Travis Bradberry en el blog de Talent Smart EQ

 

En un estudio realizado en la UCLA, los sujetos valoraron más de 500 descripciones de personas en función de su percepción de simpatía. Las características mejor valoradas no tenían nada que ver con ser gregario, inteligente o atractivo (características innatas). En cambio, las más valoradas fueron la sinceridad, la transparencia y la capacidad de comprensión (de otra persona).

Estos adjetivos, y otros similares, describen a las personas que son hábiles en el aspecto social de la inteligencia emocional. Los datos de la investigación de TalentSmart sobre más de un millón de personas demuestran que las personas que poseen estas habilidades no sólo son muy simpáticas, sino que superan con creces a las que no las poseen.

La simpatía es tan importante para el éxito en el trabajo que puede alterar completamente su rendimiento. Un estudio de la Universidad de Massachusetts descubrió que los directivos estaban dispuestos a aceptar los argumentos de un auditor sin pruebas de apoyo si era simpático, y Jack Zenger descubrió que sólo 1 de cada 2 líderes antipáticos era considerado eficaz por sus colegas.

Ser simpático consiste tanto en evitar los comportamientos que disminuyen tu simpatía como en magnificar los que la aumentan. Para ayudarte a ello, he investigado un poco para descubrir los comportamientos clave que frenan a la gente en lo que respecta a la simpatía. Asegúrate de que estos comportamientos no te pillen por sorpresa.

 

LOS 10 HÁBITOS DE LA GENTE DESAGRADABLE

1. Mencionar nombres . Es estupendo conocer a personas importantes e interesantes, pero utilizar cada conversación como una oportunidad para mencionar nombres es pretencioso y tonto. Al igual que el alarde de humildad, la gente se da cuenta de ello. En lugar de hacer que parezcas interesante, hace que la gente sienta que eres inseguro y que te preocupas demasiado por caerles bien. También quita valor a lo que tienes que ofrecer. Cuando relacionas todo lo que sabes con quién conoces (en lugar de lo que sabes o lo que piensas), las conversaciones pierden su color.

La gente tiene aversión a los que están desesperados por llamar la atención. Basta con ser amable y considerado para ganarse a la gente. Cuando hablas de forma amistosa, segura y concisa, la gente es mucho más atenta y persuasiva que si intentas demostrarles que eres importante. La gente capta tu actitud rápidamente y se siente más atraída por la actitud correcta antes que por las personas a las que conoces.

2. Secuestros emocionales. Mi empresa ofrece evaluaciones de feedback de 360º, y nos encontramos con demasiados casos de personas que lanzan cosas, gritan, hacen llorar a la gente y otros signos reveladores de un secuestro emocional. Un secuestro emocional demuestra una baja inteligencia emocional. En cuanto muestres ese nivel de inestabilidad, la gente se preguntará si eres digno de confianza y capaz de mantener la calma cuando es necesario.
Explotar contra cualquier persona, independientemente de lo mucho que "se lo merezca", hace que recibas una gran cantidad de atención negativa. Te tacharán de inestable, inaccesible e intimidante. Controlar tus emociones te mantiene en el asiento del conductor. Cuando eres capaz de controlar tus emociones alrededor de alguien que te agravia, ellos terminan quedando mal en lugar de ti.

3. Presumir con humildad. Todos conocemos a esas personas a las que les gusta presumir de sí mismas tras la máscara del autodesprecio. Por ejemplo, la chica que se burla de sí misma por ser una empollona cuando en realidad quiere llamar la atención sobre el hecho de que es inteligente o el chico que se burla de sí mismo por llevar una dieta estricta cuando en realidad quiere que sepas lo sano y en forma que está. Aunque mucha gente cree que el autodesprecio enmascara su jactancia, todo el mundo ve a través de él. Esto hace que la fanfarronería sea aún más frustrante, porque no es sólo una fanfarronada; también es un intento de engañar.

4. Sacar el teléfono. Nada desanima más a alguien que un mensaje de texto en mitad de la conversación o incluso un vistazo rápido al teléfono. Cuando te comprometas a mantener una conversación, centra toda tu energía en ella. Verás que las conversaciones son más agradables y eficaces cuando te sumerges en ellas.

5. Tener una mente cerrada. Si quieres ser simpático, debes tener la mente abierta, lo que te hace accesible e interesante para los demás. Nadie quiere mantener una conversación con alguien que ya se ha formado una opinión y no está dispuesto a escuchar. Tener la mente abierta es crucial en el trabajo, donde la accesibilidad significa acceso a nuevas ideas y ayuda. Para eliminar las nociones preconcebidas y los juicios, hay que ver el mundo a través de los ojos de los demás. Esto no requiere que creas en lo que ellos creen o que apruebes su comportamiento; simplemente significa que dejes de juzgarlos lo suficiente como para entender de verdad lo que les hace funcionar.

6. No hacer suficientes preguntas. El mayor error que comete la gente en una conversación es estar tan concentrada en lo que va a decir a continuación o en cómo le va a afectar lo que dice la otra persona, que no escucha lo que se está diciendo. Las palabras se escuchan alto y claro, pero el significado se pierde. Una forma sencilla de evitarlo es hacer muchas preguntas. A la gente le gusta saber que le estás escuchando, y algo tan sencillo como una pregunta aclaratoria demuestra no sólo que estás escuchando sino que también te importa lo que están diciendo. Te sorprenderá la cantidad de respeto y aprecio que ganas sólo con hacer preguntas.

7. Ser demasiado serio. La gente se siente atraída por aquellos que son apasionados. Dicho esto, es fácil que las personas apasionadas den la impresión de ser demasiado serias o poco intereresadas, porque tienden a estar absortas en su trabajo. Las personas simpáticas equilibran su pasión por el trabajo con su capacidad para divertirse. En el trabajo son serias, pero amables. Consiguen hacer las cosas porque son socialmente eficaces en cortos periodos de tiempo y aprovechan los momentos sociales importantes. Se centran en tener interacciones significativas con sus compañeros de trabajo, recordando lo que la gente les dijo ayer o la semana pasada, lo que demuestra a la gente que son tan importantes para ellos como su trabajo.

8. Cotillear. La gente se hace ver muy mal cuando se deja llevar por los chismes. Regodearse en hablar de las fechorías o desgracias de los demás puede acabar hiriendo sus sentimientos si el chisme llega a sus oídos, pero cotillear te garantiza una imagen negativa y rencorosa en todo momento.

9. Compartir demasiado, demasiado pronto. Aunque para conocer a la gente es necesario compartir una cantidad saludable de información, compartir demasiado sobre uno mismo desde el principio no es correcto. Evita compartir problemas personales y confesiones demasiado rápido. Las personas simpáticas se dejan guiar por la otra persona para saber cuándo es el momento adecuado para abrirse. Compartir demasiado puede parecer obsesivo e insensible al equilibrio de la conversación. Piénsalo de esta manera: si entras en el meollo de tu vida sin conocer primero a la otra persona, estás enviando el mensaje de que no la ves más que como una caja de resonancia de tus problemas.

10. Compartir demasiado en las redes sociales. Los estudios han demostrado que las personas que comparten demasiado en las redes sociales lo hacen porque anhelan la aceptación, pero el Centro de Investigación Pew ha revelado que este exceso de intercambio funciona en su contra al hacer que la gente no los quiera. Compartir en las redes sociales puede ser un modo de expresión importante, pero debe hacerse con cuidado y con cierto autocontrol. Si se comparte lo que se ha desayunado, comido y cenado, así como el número de veces que se ha sacado a pasear al perro, hará más mal que bien a tu imagen de persona agradable y simpática.

 

En una frase: cuando eres consciente de cómo tus acciones son recibidas por otras personas, preparas el camino para ser más simpático.

 

AUTOR

El Dr. Travis Bradberry es el galardonado coautor de Emotional Intelligence 2.0 y cofundador de TalentSmart®, el principal proveedor mundial de pruebas de inteligencia emocional y formación que presta servicio a más del 75% de las empresas de la lista Fortune 500. Sus libros más vendidos se han traducido a 25 idiomas y están disponibles en más de 150 países.

El Dr. Bradberry es una persona influyente en LinkedIn y un colaborador habitual de Forbes, Inc, Entrepreneur, el Foro Económico Mundial y el Huffington Post. Ha escrito para Newsweek, BusinessWeek, Fortune, Fast Company, USA Today, The Wall Street Journal, The Washington Post y The Harvard Business Review.

IMAGEN: la del artículo original

 

 

¿Te gusta lo que estás leyendo?

¡Apúntate al boletín de Avantideas!

Te puedes dar de baja del boletín semanal cuando quieras. Lee más en nuestra política de privacidad

Si te ha gustado... ¡pásalo!

Comparte tu opinión



¡No te pierdas ningún artículo!

Cuando quieras te puedes dar de baja. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Buscar contenidos ...

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Categorías de los artículos

Suscríbete a nuestro Boletín

¡No te pierdas ningún artículo!

Cuando quieras te puedes dar de baja. Lee nuestra política de privacidad para más información.

¿Quieres recibir cada semana la última publicación del blog de Avantideas?
como gestionar ideas en la empresa y tener sistemas de inteligencia colaborativa
Te mandaremos ideas y reflexiones de expertos de todo el mundo que sin duda te serán útiles.
Holler Box