La clave del éxito en 2021: construir una cultura creativa e innovadora

LA DEMOCRATIZACIÓN DE LA CREATIVIDAD Y LA INNOVACIÓN

2020 fue el año en que pudimos comprobar lo innovadoras que pueden ser nuestras instituciones más alabadas bajo presión. Aunque los fracasos estaban por todas partes y eran obvios, hubo un esfuerzo muy visible que está proporcionando una dirección muy necesaria para tu organización de cara a 2021: la vacuna COVID.

 

Traducido y adaptado del original "The Key to Success In 2021: Building a Creative and Innovative Culture", por Jeff DeGraff en el blog de Innovation Management

 

El proceso de desarrollo de una vacuna suele durar más de diez años. Seis vacunas COVID estarán disponibles en una décima parte de ese tiempo. Se han puesto en marcha más de seiscientos esfuerzos de descubrimiento de vacunas, y sólo uno de cada cien llegará a buen puerto a principios de 2021. En tiempos normales, lo viejo busca acomodarse a lo nuevo. Pero en tiempos de crisis, es lo nuevo lo que asimila lo viejo. No hay vuelta a la normalidad cuando la innovación cambia por completo lo que es posible.

El ejemplo de la vacuna es algo más que una lección sobre lo que se puede conseguir con una apuesta estratégica. Demuestra cómo puede lograrse un cambio a gran escala de la cultura organizativa. Esto requiere nada menos que la democratización de la creatividad y la innovación. Que todos trabajen juntos a través de un amplio abanico de fronteras.

 

LOS 4 TIPOS DE CULTURA DE LA INNOVACIÓN

El reto de desarrollar una cultura de la innovación es que nunca hay una talla única para todos. Piensa en las diferencias entre crear una vacuna, fabricarla, suministrarla, distribuirla e inyectarla en miles de millones de personas. Lo que a primera vista parece una sola innovación es, en realidad, docenas de innovaciones sincronizadas en una amplia gama de organizaciones y culturas.

Los líderes deben plantearse dos preguntas fundamentales sobre una innovación que les ayudarán a determinar la mentalidad de liderazgo y el tipo de cultura adecuados:

  • ¿Cuánta innovación necesitamos? ¿Gran avance con mucho riesgo o incremental con menos riesgo?
  • ¿Con qué rapidez necesitamos la innovación? ¿Rápida con baja sostenibilidad o más lenta con alta sostenibilidad?

Las decisiones conllevan compensaciones. No hay una solución única. Los líderes tienen que elegir.

 

Veamos ejemplos de las cuatro culturas necesarias para hacer realidad la innovación:

Cultura de Creación ("CREATE")
Las vacunas COVID se desarrollaron en federaciones sueltas de organizaciones, a veces llamadas clusters de creatividad. Entre ellas había empresas farmacéuticas, biotecnológicas, universidades, laboratorios, inversores y un elenco de expertos en diversas disciplinas. La cultura CREATE es ad hoc y fluida. Cambia a medida que se descubren cosas nuevas. Los líderes de CREATE mantienen unidas estas organizaciones con su visión. Una estrella del norte que todos pueden seguir sin muchos procesos ni jerarquías.

Cultura de Control ("CONTROL")
Lo contrario de CREAR es la cultura de CONTROL. La Operación Warp Speed del Ejército está coordinando a los principales fabricantes, compañías aéreas, empresas de entrega de paquetes y de la cadena de suministro, y farmacias para fabricar, distribuir y entregar la vacuna. El sistema tiene que funcionar de forma predecible de principio a fin. La eficiencia y la calidad son fundamentales. El fracaso no es una opción. La cultura de CONTROL se basa en la jerarquía para asegurarse de que todo el mundo conoce su papel y sus responsabilidades. Los líderes se basan en los datos y buscan constantemente mejoras.

Cultura de Competencia ("COMPETE")
Las culturas COMPETE buscan moverse rápidamente. Considere la rapidez con la que GM y Ford transformaron las plantas de fabricación de automóviles en instalaciones de producción de ventiladores para cuidados intensivos. Los líderes de la cultura COMPETE dinamizan el lugar de trabajo con acciones decisivas. Establecen objetivos agresivos a corto plazo que desafían a los trabajadores a superar las barreras y ganar la carrera. La cultura COMPETE suele ser conflictiva. Busca producir claros ganadores. Las culturas COMPETE recompensan los logros individuales.

Cultura de Colaboración ("COLLABORATE")
Lo contrario de COMPETIR es la cultura de COLABORAR. Brattleboro, en Vermont, creó un programa llamado Everyone Eats. La ciudad redirigió parte de su dinero federal para apoyar a los restaurantes y granjas locales. Las culturas COLLABORATE se centran en la sostenibilidad de la comunidad. Los líderes se guían por valores y trabajan para crear cooperación. Las culturas COLABORADORAS valoran el consenso, lo que hace que la toma de decisiones sea comparativamente lenta. Su éxito se define por la creación de relaciones fuertes y duraderas.

 

CÓMO CONSTRUIR UNA CULTURA DE LA CREATIVIDAD Y LA INNOVACIÓN

El conflicto entre estos cuatro tipos de cultura de la innovación puede ser constructivo. La clave es evitar tanto la dominación como la comprensión. Cada cultura tiene un papel esencial en la creación de innovaciones.

He aquí algunas de las mejores prácticas:

  • La capacidad de innovación de tu organización es tan buena como su cultura más débil. Valora la cultura dominante de su organización y busca activamente la opuesta. Esto creará la tensión positiva necesaria para tener nuevas y mejores ideas y verlas aplicadas.
  • Gestiona activamente la cartera de culturas de tu organización. Dirige en función del resultado que busques. Recuerda que una misma innovación requerirá diferentes culturas a medida que avance de la fase de descubrimiento a la de implementación.
  • La diversidad es necesaria para hacer realidad la innovación. La innovación se alimenta del conflicto constructivo. Para ello es necesario que tu organización cuente con una amplia gama de capacidades, experiencias y puntos de vista. Si todo el mundo está de acuerdo con los demás, considera la posibilidad de ampliar tu acervo genético.
  • Cómo se crea es lo que se crea. Empieza por el final con lo que buscas y trabaja hacia atrás para identificar el tipo de cultura asociado que se requiere para crearlo. Contrata a los tipos que tienen más probabilidades de lograr el resultado que pretendes.

 

La vacuna está aportando una nueva democratización a la creatividad y la innovación. El éxito requiere ahora una diversidad de mentalidades, competencias y culturas. Se están cruzando las fronteras: empresas, gobiernos, educación, organizaciones sin ánimo de lucro y el ejército. Organizaciones distintas trabajan juntas para hacer el trabajo creativo que no pueden hacer individualmente.

Recuerda que, en una crisis, la innovación no es tu mejor amigo. Es tu único amigo.

 

AUTOR

Jeff DeGraff es asesor de empresas de la lista Fortune 500 y profesor de la Ross School of Business de la Universidad de Michigan. Su enfoque simultáneamente creativo y pragmático para hacer realidad la innovación ha llevado a clientes y colegas a apodarlo el "decano de la innovación". Ha escrito varios libros, como Leading Innovation, Innovation You y The Innovation Code. Su libro más reciente, The Creative Mindset (La mentalidad creativa), pone al alcance de todo el mundo 6 habilidades de creatividad.

IMAGEN: la del artículo original

Si te ha gustado... ¡pásalo!

Comparte tu opinión



¡No te pierdas ningún artículo!

Cuando quieras te puedes dar de baja. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Buscar contenidos ...

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Categorías de los artículos

Suscríbete a nuestro Boletín

¡No te pierdas ningún artículo!

Cuando quieras te puedes dar de baja. Lee nuestra política de privacidad para más información.

¿Quieres recibir cada semana la última publicación del blog de Avantideas?
como gestionar ideas en la empresa y tener sistemas de inteligencia colaborativa
Te mandaremos ideas y reflexiones de expertos de todo el mundo que sin duda te serán útiles.
Holler Box