El Arte de No Hacer Nada

Claro, todos sabemos cómo no hacer nada. Todos sabemos cómo perder el tiempo. Pero muchos de nosotros estamos demasiado ocupados para hacerlo, y cuando lo hacemos, nuestra mente suele estar en otras cosas. No podemos relajarnos y disfrutar de la nada.

No hacer nada puede ser una pérdida de tiempo, o puede ser una forma de arte. A continuación te explicamos cómo convertirte en un maestro y, de paso, mejorar tu vida, disipar el estrés y ser más productivo cuando realmente trabajes.

 

Traducido y adaptado del original "The Art of Doing Nothing", por Leo Babauta en el blog Zen Habits

 

Empieza poco a poco

No hacer nada, en el verdadero sentido de la palabra, puede ser abrumador si intentas hacer demasiadas cosas a la vez. Haz pequeñas nadas al principio. Céntrate en 5-10 minutos cada vez, y empieza tus sesiones de práctica en un lugar seguro: en casa, no en el trabajo ni en un lugar público concurrido. También es posible que no estés preparado para no hacer nada en plena naturaleza, así que hazlo en tu habitación o en el salón. Encuentra un momento y un lugar donde no haya muchas distracciones, ni mucho ruido, ni mucha gente que te moleste.

Apaga todas las distracciones: televisión, ordenador, teléfonos móviles, teléfonos fijos, Blackberries y similares. No hacer nada es difícil cuando nuestros aparatos de comunicación nos llaman para que hagamos algo.

Ahora, cierra los ojos y no hagas nada. Sí, los listillos dirán que estás haciendo algo: estás sentado o tumbado, cerrando los ojos. Pero nos referimos a no hacer nada en el sentido de que si alguien nos llamara y nos preguntara qué estamos haciendo, diríamos "Oh, nada". Pero no dejes que te llamen. Están tratando de distraerte.

Después de 5-10 minutos de hacer... nada, puedes dejarlo, e ir a hacer algo. Pero intenta hacer esto todos los días, o tanto como sea posible, porque no es posible convertirse en un maestro sin practicar.

 

Respiración

El primer punto de partida en la búsqueda del dominio de este arte es la respiración. Si esto te suena sospechosamente a meditación, pues quítate esas sospechas de la cabeza. No estamos aquí para hacer sospechas: no estamos haciendo nada.

Empieza por inspirar lentamente y luego exhalar lentamente. Ahora observa atentamente tu respiración cuando entra en tu cuerpo, a través de la nariz, y baja a tus pulmones, y llena tus pulmones. Ahora siente cómo sale de tu cuerpo, a través de la boca, y siente el vaciado satisfactorio de tus pulmones.

Hazlo durante 5-10 minutos, si puedes. Practica esto como puedas. Cuando empieces a pensar en otras cosas, como por ejemplo en lo genial que es ese maldito blog de Zen Habits, ¡deja de hacerlo! No te castigues por ello, pero devuelve tus pensamientos a la respiración cada vez.

 

Relajación

Una parte importante de no hacer nada es ser capaz de relajarse completamente. Si estamos tensos, el hecho de no hacer nada no sirve para nada. La relajación empieza por encontrar un lugar cómodo para no hacer nada: un sillón suave, un sofá mullido, una cama limpia y bien hecha. Una vez que hayas encontrado ese lugar, túmbate en él y muévete para que se adapte mejor a tu cuerpo. Piensa en cómo se tumba un gato y se pone cómodo. Los gatos son muy, muy buenos en hacer nada. Puede que nunca te acerques a su nivel de maestría, pero son una gran inspiración.

A continuación, prueba la técnica de la respiración. Si aún no estás completamente relajado (y una breve siesta sería un gran indicio de relajación), prueba a darte un automasaje. Sí, el masaje es mucho mejor cuando lo administran otras manos, pero el automasaje también es estupendo. Empieza por los hombros y el cuello. Sube a la cabeza e incluso a la cara. Hazlo también en la espalda, las piernas y los brazos. Evita cualquier zona que pueda llevarte a hacer algo (aunque eso también puede ser relajante).

Otra forma estupenda de relajarse es un ejercicio en el que se tensa cada músculo del cuerpo, una parte a la vez, y luego se deja que el músculo tenso se relaje. Empieza por los pies, luego las piernas y sube hasta las cejas. Si puedes hacer la parte superior de la cabeza, puede que estés demasiado avanzado para este artículo.

Una vez que esté relajado, mira si puedes relajarte aún más. Eso sí, intenta no relajarte tanto como para perder el control de tus fluidos corporales.

 

Bañarse - una etapa avanzada

Los que están en las etapas iniciales del Arte de No Hacer Nada no deberían intentar esta etapa. Pero una vez que se ha llegado a dominar los pasos anteriores, la etapa del Baño puede ser muy buena.

El baño debe estar bien caliente. No tibia, sino caliente. También es necesario que haya burbujas, aunque seas un hombre demasiado varonil para ello. Eso sí, no se lo digas a ninguno de tus amigos varones. Otros accesorios de baño, como una esponja vegetal, o geles de baño, o popurrí, son opcionales.

De nuevo, debes tener todas las distracciones apagadas. También es mejor bañarse si estás solo en la casa, pero si no es así, todos los demás en la casa deben saber que no se te puede molestar, incluso si la casa se está quemando. Si rompen esta regla sagrada, te volverás contra ellos con la Ira del Infierno (tm).

Entra en tu baño, un pie cada vez, muy lentamente. Si tu baño está bien caliente, es mejor que te metas en él un centímetro cada vez. Para las partes del cuerpo más sensibles, como la zona de la entrepierna, lo mejor es cerrar los ojos con fuerza y bajar lentamente al agua humeante a pesar de todos los instintos de huida. Una vez que te hayas sumergido por completo (y al principio debes sumergirse por completo, con la cabeza incluida), cierra los ojos y siente cómo el calor penetra en tu cuerpo.

Puede que empieces a sudar. Esto es bueno. Deja que el sudor fluya. Es posible que necesites un vaso de agua, ya que el sudor podría deshidratarte. Un buen libro es otra forma de disfrutar del baño. Deja que el calor penetre en tus músculos, relájate por completo y siente cómo todas tus preocupaciones, tensiones, dolores y agitación interior fluyen fuera de tu cuerpo hacia el agua.

Un baño caliente es aún más impresionante si va seguido de una vigorizante ducha fría. En cualquier caso, sal de la bañera cuando el agua ya no esté caliente y tu piel esté muy arrugada.

 

Saborear y sentir

No hacer nada también es estupendo cuando se acompaña de muy buenas bebidas o comidas. Un buen té o café, vino, cacao caliente y otras bebidas sensuales van muy bien con el Arte. Es mejor tomar estas bebidas solas, sin comida y sin un libro u otras distracciones. Concéntrate en el líquido mientras lo sorbes lentamente, saboreando cada parte del sabor y la textura y la temperatura en tu boca antes de tragar, y sintiendo el trago completamente. Cierra los ojos mientras lo haces. Disfruta de verdad de esta bebida.

Los alimentos también son estupendos: bayas, ricos postres, pan recién hecho, la mejor... sopa... de la historia, o lo que sea que te guste. Asegúrate de comerlo lentamente, saboreando cada bocado. Mastica despacio y cierra los ojos mientras disfrutas de la comida. Siente la textura en tu boca. Es un placer.

 

No hacer nada en la Naturaleza

Una vez superadas las etapas anteriores, es el momento de practicar este suave arte en la naturaleza. Busca un lugar tranquilo: en el jardín de tu casa si es tranquilo, en un parque, en el bosque, en la playa, en un río, en un lago... los lugares con agua son excelentes. Los lugares fuera del alcance de los sonidos del tráfico y la vida de la ciudad son los mejores.

En la naturaleza, puedes practicar el arte durante 20 minutos, una hora o incluso más. Hay menos distracciones y puedes desconectarte realmente del estrés de la vida. No dejes que tu mente vague por todas partes, concéntrate en el entorno natural que te rodea. Observa atentamente las plantas, el agua y la fauna. Aprecia de verdad la majestuosidad de la naturaleza, el milagro de la vida.

 

Incorporar el Arte en la vida cotidiana

Esta es la etapa final del dominio de este Arte. No lo intentes hasta que hayas practicado y seas competente en las etapas anteriores.

Empieza por no hacer nada mientras esperas en la cola, en la consulta del médico, en el autobús o en el avión. Espera, sin leer un periódico o una revista, sin hablar por teléfono, sin revisar tu correo electrónico, sin escribir tu lista de tareas, sin hacer ningún trabajo, sin preocuparte por lo que tienes que hacer después. Espera y no hagas nada. Concéntrate en tu respiración, o prueba una de las técnicas de relajación anteriores. Concéntrate en los que te rodean: obsérvalos, trata de entenderlos, escucha sus conversaciones.

A continuación, intenta no hacer nada cuando conduzcas. Sí, debes conducir, pero intenta no hacer nada más. No escuches música, noticias o una cinta de audio. No hagas varias cosas a la vez. No hables por el móvil, no comas y no te maquilles. Limítate a conducir. Concéntrate en la conducción, mira lo que pasa y siente tu respiración. Relájate y no te preocupes por los demás conductores (¡pero no choques con ellos!). Conduce despacio, pisando suavemente los pedales del acelerador y del freno. Esta técnica tiene un gran efecto secundario: un mayor rendimiento de la gasolina.

Por último, intenta no hacer nada en medio del caos, en tu lugar de trabajo o en otro entorno estresante. Desconecta de todo, cierra los ojos y piensa en tu respiración. Prueba una técnica de relajación. Hazlo durante 5-10 minutos seguidos, hasta llegar a 20-30 minutos. Si puedes hacer esto en medio de un día estresante en el trabajo o con los niños, te permitirás concentrarte más plenamente en la tarea que tienes entre manos. Estarás relajado y preparado para concentrarte, para entrar en un estado de flujo. (Advertencia: no hacer nada puede traerte problemas con tu jefe, así que ten cuidado. Pero si te hace más productivo, puede que a tu jefe no le importe).

Por último, el arte de no hacer nada no se puede dominar de la noche a la mañana. Te llevará horas y horas de práctica, de trabajo duro (¡no hacer nada no es fácil!). Pero disfrutarás de cada minuto. Pruébalo hoy mismo.

 

AUTOR
Leo Babauta es un blogger y autor sobre simplicidad. Creó Zen Habits, un blog del Top 25 mundial con dos millones de lectores. También es un autor de best-sellers, esposo, padre de seis hijos y vegano. En 2010 se trasladó de Guam a San Francisco, donde lleva una vida sencilla.
Comenzó su blog Zen Habits para hacer una crónica y compartir lo que ha aprendido mientras cambiaba muchos de sus anteriores hábitos.

IMAGEN:  Alejandro Piñero Amerio en Unsplash

 

¿Te gusta lo que estás leyendo?

¡Apúntate al boletín de Avantideas!

Te puedes dar de baja del boletín semanal cuando quieras. Lee más en nuestra política de privacidad

Si te ha gustado... ¡pásalo!

Comparte tu opinión



¡No te pierdas ningún artículo!

Cuando quieras te puedes dar de baja. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Buscar contenidos ...

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content

Categorías de los artículos

Suscríbete a nuestro Boletín

¡No te pierdas ningún artículo!

Cuando quieras te puedes dar de baja. Lee nuestra política de privacidad para más información.

¿Quieres recibir cada semana la última publicación del blog de Avantideas?
como gestionar ideas en la empresa y tener sistemas de inteligencia colaborativa
Te mandaremos ideas y reflexiones de expertos de todo el mundo que sin duda te serán útiles.
Holler Box