Cómo terminar lo que empiezas: 10 consejos para lograrlo

¿Tienes la costumbre de empezar proyectos pero no terminarlos?

Tal vez sea tu nuevo negocio el que quieres lanzar pero todavía estás atascado en la fase de planificación. Tal vez sea el nuevo álbum que quieres lanzar pero dejaste de trabajar en él después de la primera canción. Tal vez sea el libro que quieres completar pero dejaste de escribir después de las primeras 500 palabras.

 

Traducido y adaptado del original "How To Finish What You Start: 10 Important Tips", por Celes Chua en el blog de Personal Excellence

 

Si has pasado a la acción y has trabajado en tus objetivos, es un gran logro y deberías estar orgulloso de ti mismo. Pasar a la acción es el primer paso para alcanzar tus objetivos.

Sin embargo, si tienes el hábito de empezar muchas cosas nuevas pero no terminarlas, es algo que debes analizar. Aquí tienes mis 10 mejores consejos para terminar lo que empiezas.

 

1. Sé selectivo con lo que te embarcas

Cuando empieces un proyecto (especialmente uno de gran envergadura), asegúrate de que es algo que te apasiona y quieres llevar a cabo. Personalmente no empiezo algo a menos que me apasione absolutamente.

Me he embarcado en cosas que me interesaban a medias, por ejemplo, aprender tenis o aprender japonés. Al final las he dejado a medias. El resultado era una pérdida de tiempo y de recursos que podría haber aprovechado mejor en otra cosa.

Por eso, hoy soy más consciente de cómo gasto mi tiempo y mi energía. Si estableces un umbral alto para lo que quieres hacer, la tasa de finalización será mayor.

Si no estás seguro de que es algo que realmente quieres hacer, puedes sumergirte primero en la piscina. Pruebe a pequeña escala y vea cómo se siente. Por ejemplo, si te interesa montar un negocio, infórmate primero. Si te apetece ser escritor, prueba con un proyecto de escritura personal (NaNoWriMo es un buen punto de partida) o haz un trabajo de escritura voluntario. Otra forma es sentarse a escribir durante unas semanas. Si piensas en ello todos los días durante unas semanas, deberías intentarlo.

 

2. Estima los recursos que se necesitan

En las empresas es habitual hacer una planificación de recursos, en la que se estima cuántos recursos se necesitan para un proyecto. Después planifican la mano de obra y los gastos necesarios. Cuando trabajamos en un proyecto, deberíamos hacer una planificación rápida del tiempo y el esfuerzo necesarios, para tener una visión de conjunto de los recursos necesarios.

No tiene por qué ser exhaustivo. Basta con un rápido esquema. La cuestión es tener un plan que te guíe.

Por ejemplo, el Programa Vive una Vida Mejor en 30 Días (30DLBL) es un proyecto considerable que me llevó tres meses crear, mientras trabajaba en él a tiempo completo. Cuando empecé a trabajar en él, mi primer paso no fue lanzarme a escribir todas las palabras que pudiera. Eso sería como correr una maratón corriendo justo al principio. No va a funcionar y te va a agotar antes de que consigas hacer algo.

En lugar de eso, creé un esquema de las tareas clave, que eran (1) Crear el esquema del libro, (2) Reunir el contenido en bruto, (3) Recopilar imágenes, seleccionar citas, etc., (4) Escribir el material, (5) Diseñar la cubierta y el interior, (6) Crear la página de ventas y los gráficos, (7) Poner en orden todos los detalles, (8) Comercializar y (9) Preparar el lanzamiento.

Una vez hecho el esquema en bruto, dividí cada tarea en otras más pequeñas, empezando por la primera: crear el esquema del libro. Luego pasé a las demás secciones. Este esquema me permite tener una visión de conjunto de lo que hay que hacer, para poder planificar en consecuencia. Esto me lleva al siguiente punto sobre la planificación de recursos.

 

3. Presupuesta tu tiempo y energía en consecuencia

Después de crear tu esquema, debes tener una idea realista del tiempo y el esfuerzo necesarios para completarlo. Planifica tu tiempo y tus recursos en consecuencia e incorpora las tareas a tu lista de tareas pendientes. Reserva tiempo en st calendario para las tareas. También hay que dejar un margen de tiempo, en caso de que surjan imprevistos.

Una de las principales razones de la pérdida de entusiasmo es la subestimación de la cantidad de trabajo necesaria para alcanzar un objetivo. El año pasado empecé un proyecto de libro que nunca llegó a ver la luz. Me metí de lleno en él sin ningún plan, pensando que si seguía escribiendo durante una o dos semanas, acabaría por terminarlo. Pues bien, me equivoqué. Pasé incontables días y noches escribiendo, pero el libro siguió en el infierno del desarrollo incluso después de meses. Al final, seguí recibiendo nuevas ideas para nuevos proyectos en los que trabajar, y llegó el momento de seguir adelante.

En retrospectiva, las principales razones por las que nunca terminé el libro fueron (1) que subestimé el trabajo necesario para terminarlo, y (2) que me obsesioné demasiado con detalles sin importancia (véase el consejo nº 4 sobre el perfeccionismo). Eso me llevó a reescribir innecesariamente, lo que me impidió avanzar. A día de hoy, el libro está guardado en mi ordenador. Puede que me ponga a ello en el futuro, pero no ahora, ya que tengo demasiadas cosas en las que trabajar.

Una buena planificación te ayuda a planificar tu energía y tus expectativas. Sabes que tienes que dedicar X horas y X esfuerzos para conseguir el resultado final, así que puedes marcarte un ritmo para conseguir el resultado deseado. De este modo, el porcentaje de éxito será mayor.

 

4. Deja de ser un perfeccionista

¿Cuántos de nosotros retrasamos el trabajo porque queremos hacerlo bien? Estoy a favor del perfeccionismo y de obtener el mejor resultado, pero si tu afán de perfeccionismo te impide hacer las cosas, deberías desafiarlo. Si estás estancado en una fase de un proyecto y no dejas de revisarlo una y otra vez, apárcalo primero y pasa a la siguiente parte. Vuelve a ello más adelante y obsérvalo con ojos nuevos. Puede que te des cuenta de que lo que te ha costado tanto trabajo no es tan importante. Además, consultar constantemente el esquema de tu plan (consejo nº 2) es útil para tener perspectiva. Tu objetivo es terminar el proyecto, así que no pierdas de vista el objetivo.

Si tu perfeccionismo te impide empezar, prueba estos dos consejos: En primer lugar, divide la tarea en muchos pequeños pasos y luego céntrate en una parte cada vez. Si sigues posponiendo la tarea después de dividirla, entonces divídela aún más en minipiezas. Pronto te quedará una tarea tan sencilla que te preguntarás qué te impedía hacerla antes. En segundo lugar, date permiso para hacer una versión preliminar. Es decir, no es necesario hacerlo bien a la primera. El simple hecho de crear un borrador, aunque sea cutre, es mejor que no hacer nada en absoluto. Empieza y las cosas irán rodando a partir de ahí.

 

5. Comprométete con ello

Una vez que empieces, comprométete a hacerlo. Haz lo que hayas planeado, hazlo. Permítete la opción de salirte si no está en línea con tu visión (consulta el consejo 9), pero por lo demás mantén tu palabra.

El mes pasado estuve en el extranjero, en Hong Kong, para una conferencia y una reunión de negocios. Mientras estaba allí, mis amigos me preguntaron si quería hacer turismo. Rechacé la oferta porque estaba trabajando en 30DLBL y me estaba retrasando en mi calendario personal. Sabía que si salía durante la semana, el programa nunca se completaría a tiempo, porque (a) había mucho trabajo por hacer, y (b) tenía otros proyectos en cola después de 30DLBL. No me sentiría feliz en absoluto mientras estuviera fuera porque no sería fiel a mí misma. Terminar el programa era mi compromiso conmigo misma y también con mis lectores de ahí fuera, que se beneficiarían de verdad. Hacer turismo es algo que puedo hacer en otro momento, no es gran cosa.

Del mismo modo, pregúntate qué es más importante: ¿salir de fiesta el fin de semana o trabajar en ese negocio que tienes pendiente? Lo primero puede aportarte cierta gratificación temporal, pero lo segundo es lo que realmente te da satisfacción. Las recompensas que obtienes al hacer lo segundo son recompensas que seguirás cosechando mucho tiempo después.

 

6. Conecta con tu visión final

Es posible que hayas experimentado esto. Cada vez que empiezas un nuevo proyecto, estás lleno de energía y entusiasmo. Luego, cuando entras en el meollo de la cuestión, esta energía se desvanece poco a poco. Sigues entusiasmado con el proyecto, pero no estás tan entusiasmado con las tareas más importantes que forman parte del trabajo. Al fin y al cabo, lo que buscas es una casa bonita, no la albañilería.

Pero toda la albañilería forma parte de lo que hace que esa casa sea hermosa al final. Cada pequeño paso que das ahora cuenta para esa visión final. Es fácil perder de vista esto porque estás atrapado en las microtareas que siguen llegando, una tras otra.

El problema es que tu visión final se está alejando de ti, así que vuelve a tenerla a la vista (tanto física como mentalmente). Rodéate de cualquier cosa que te recuerde tu objetivo final, como tu tablero de visión, fotos de personas que hayan logrado el mismo objetivo y objetos que representen el objetivo. Por ejemplo, uno de mis clientes tiene el objetivo de conseguir un Cadillac algún día, así que compró un pequeño modelo de Cadillac de juguete en Walmart que pone delante de su escritorio. Delante de mi mesa de trabajo está el mapa de mi vida, una cita inspiradora del momento y fotos de mis principales objetivos. Esto me recuerda mi visión final. Eso es refuerzo ambiental en el trabajo y es muy eficaz porque no requiere ningún esfuerzo por tu parte (aparte de la configuración inicial).

También es muy útil crear una vista previa o una maqueta de lo que estás haciendo (cuando sea posible). Cuando estaba trabajando en el programa Vive una vida mejor en 30 días, lo exportaba a un PDF regularmente y lo escaneaba. Esta pequeña acción me entusiasmaba ya que la maqueta me ayudaba a ver el impacto de lo que estaba haciendo en el resultado final. Si estás trabajando en un blog/página web, previsualiza el sitio tal y como lo verían tus lectores, en lugar de trabajar en el back-end todo el tiempo. Si trabajas en un programa informático, ejecútalo y pruébalo como un usuario.

 

7. Sigue el camino del mayor disfrute

Una de las formas más fáciles de completar mis proyectos es ser flexible en la gestión de los mismos. En los consejos 2 y 3, mencioné la creación de un esquema de lo que hay que hacer, sección por sección, paso a paso. Ahora bien, la mayoría de la gente termina las tareas en orden secuencial. La tarea 1 es la primera, seguida de la 2, luego la 3, etc. Suena sencillo, ¿verdad?

Yo hice esto durante mucho tiempo hasta que me di cuenta de que no era el método más eficaz. Por ejemplo, algunos días me apetecía hacer la Tarea 3, pero si seguía el calendario del proyecto, tenía que hacer la Tarea 1 antes de llegar a la Tarea 2, y luego la 3. La idea de tener que hacer primero las Tareas 1 y 2 me desanimaba. Esto ralentizaría el proyecto... y acabaría deteniéndose porque trabajar en él dejó de ser divertido. Trabajar en el objetivo se sentía como una actividad vacía, de pasar por los movimientos.

Por otro lado, cuando me doy flexibilidad sobre lo que debo hacer (sin dejar de ser fiel al objetivo final), trabajar en el proyecto se convierte en una gran aventura. Por ejemplo, en el caso de 30DLBL, creé la página de ventas del producto y el diseño de la portada del libro antes de empezar a trabajar en él, a pesar de que eran las últimas tareas de mi plan. Como me sentí inspirada para trabajar en ellas, el resultado fue fácil. El diseño de la cubierta se terminó en una tarde, mientras que una buena parte de la página de ventas se terminó en esa misma sesión. Fue muy divertido todo el tiempo que estuve trabajando en ello y lo sentí como algo sin esfuerzo. Después de terminar las tareas, elegía la siguiente tarea en la que quería trabajar y continuaba a partir de ahí.

Este enfoque me hace sentir como si estuviera en una tienda de caramelos y pudiera elegir el caramelo que quisiera. Me entusiasma porque hay un elemento de elección. También me doy la libertad de dejar una tarea, pasar a otra y volver a la anterior cuando me apetece volver a trabajar en ella. Básicamente, mientras esté trabajando en el objetivo, estoy progresando. Por lo tanto, no importa si hay una tarea que no se ha completado: es sólo temporal. Y como estoy entusiasmada con mi trabajo, las ideas fluyen con facilidad y trabajo más rápido.

Me refiero a esto como el camino del mayor disfrute: hacer lo que te hace sentir más feliz en ese momento. Cuando haces esto, te vuelves automáticamente productivo en tu trabajo. Prueba esto y ve cómo te funciona.

 

8. Haz seguimiento de tu progreso

Hacer un seguimiento de tu progreso te ayuda a entender cómo lo estás haciendo y te da un objetivo que alcanzar. De este modo, te resultará más fácil aumentar el ritmo de trabajo. Crea una hoja de proyecto para registrar tus objetivos y tu estado actual. Especifica los KPI (indicadores clave de rendimiento) que quieres alcanzar. Si tu objetivo es perder peso, tus KPI serán tu peso, tu porcentaje de grasa y quizás tu rendimiento durante tus sesiones de ejercicio (por ejemplo, la distancia recorrida en 30 minutos, cuántas pesas has levantado). Si tu objetivo es montar un negocio, tus KPIs pueden ser tus clientes semanales, las ventas y los ingresos netos.

Cada semana, revisa tu progreso. ¿Qué porcentaje de su objetivo final ha alcanzado? ¿Vas por buen camino frente a tu objetivo? ¿Por qué o por qué no? ¿Cuáles son las cosas clave que hay que hacer a continuación? ¿Cuál es tu objetivo para la próxima semana? El seguimiento te hace responsable de tu objetivo y te ayuda a mantener el rumbo.

 

9. Celebra lo que has hecho hasta ahora

A veces nos desanimamos por todas las cosas que tenemos que hacer. Parece que, hagamos lo que hagamos, es imposible terminar todo. La cantidad de trabajo nos abruma y nos detenemos a mitad de camino.

La cuestión es que todo lo que has hecho hasta ahora ES un logro. Muchos de nosotros tendemos a centrarnos en el último paso de acabado como la tarea más importante, pero en realidad, todo lo que has hecho y lo que estás haciendo ahora contribuye al producto final. Así que celébralo. Date una gran palmadita en la espalda y un gran abrazo de oso 🙂  Celebra el proceso: el descanso, el trabajo, la finalización, todo. Aprovecha esta oportunidad para recargarte y reagruparte. Cuando estés preparado, continúa con lo que estás haciendo. Estás haciendo un trabajo fantástico.

 

10. No lo fuerces si realmente no funciona

A veces ocurre que pierdes el interés por el objetivo. Sucede, y es normal. Cambiamos, nuestros intereses cambian y nos surgen nuevas ideas e inspiración todo el tiempo. Algunas personas pueden sentir que es un desperdicio de su esfuerzo si hacen algo y no lo completan, así que se empujan a sí mismas para seguir adelante.

Personalmente, creo que depende de la situación. Creo que todo el esfuerzo que has puesto en la tarea ya es un coste hundido, y no debería influir en tu decisión de seguir haciéndola o no. Lo que debería influir en tu decisión son 1) los beneficios que obtendrás al completarla, y 2) los costes que supone seguir adelante (tiempo, esfuerzo y recursos necesarios). Si el objetivo realmente no te funciona, te recomiendo que lo dejes y pases a lo siguiente. Dedicarle más tiempo es una pérdida de tiempo. Teniendo en cuenta que ya no tienes ganas de hacerlo, ¡estás gastando mucha energía para vencer esa resistencia! Piensa en ello como si estuvieras empujando un coche por una colina. Por toda esa energía que gastas luchando contra tu resistencia, puedes usarla en otra cosa.

Puede parecer un gran desperdicio dejar todo lo hecho, pero no es para tanto. Eres capaz de lograr mucho más de lo que crees. Lo que has hecho hasta ahora no es más que una pequeña pizca de lo que puedes conseguir. Intentar aferrarte a lo que has hecho sólo impide que te lleguen más cosas buenas.

Yo adopto el enfoque de "soltar y dejar" según sea necesario. De los más de 700 artículos que ves en este blog, ha habido más de 200 artículos (más o menos) que nunca vieron la luz del día. Algunos están completados en un 10%, otros en un 30% y otros a medias. Cuando empecé, me propuse terminar todos los artículos. Más tarde me di cuenta de que perdía mucho tiempo escribiendo artículos para los que había perdido la inspiración. En cambio, cuando sigo mi inspiración, la escritura se vuelve mucho más fácil.

Te preguntarás: ¿no se desperdiciaría todo el trabajo que supuso escribir los artículos parciales? En absoluto. Se suman a mis 10.000 horas de experiencia. Aprendo al escribirlos, y este aprendizaje me será útil para mis futuros posts.

Permítete dejar lo que estás haciendo si no está funcionando, y puede que después encuentres muchas cosas nuevas en tu camino. Lee: Abandonar para ganar

Por supuesto, no empieces a dejar todas las cosas que estás haciendo ahora sólo porque pierdas el interés. Es una ecuación de beneficios frente a costes. Si está casi hecho (99% de finalización), y los beneficios de empujar ese 1% final superan con creces los costes, entonces sigue adelante y hazlo. Es una decisión que se toma al sopesar los beneficios y los costes.

 

PONIENDO EN PRÁCTICA LO CONSEJOS

Repasa los 10 consejos anteriores: ¿cómo puedes aplicar estos consejos en lo que estás trabajando actualmente? Anota tus respuestas y empieza a ponerlas en práctica.

Guarda esta guía en tus favoritos porque te será muy útil en el futuro. Cuando empieces un nuevo proyecto, utiliza esta lista como guía. Si te sientes quemado a mitad de camino, aplica los consejos y te ayudará a avanzar.

Si te ha resultado útil esta guía, compártela con los demás en las redes sociales. Compartámosla con quienes puedan beneficiarse de ella. 🙂

 

AUTORA

Celes Chua: explica que "Pronto me di cuenta de que la vida es algo más que conseguir un buen trabajo, ganar mucho dinero o seguir cualquier guión de vida. Cuando tenía 21 años, descubrí el propósito de mi vida de crecer y ayudar a otros a crecer. Trabajando en nosotros mismos y creciendo para ser mejores individuos, podemos elevar a los que nos rodean y crear un planeta más positivo para todos. En lugar de vivir en el miedo y la separación, podemos vibrar en el amor y la unidad, y con suerte un día unir el mundo como uno.

Así que en 2008, dejé mi trabajo y comencé con Personal Excellence, escribiendo artículos, realizando talleres de formación y dando coaching individual. Con una acción persistente y mucho trabajo duro, convertí a PE en uno de los principales sitios de autoayuda en menos de tres años".

IMAGEN: RUN 4 FFWPU en Pexels

 

¿Te gusta lo que estás leyendo?

¡Apúntate al boletín de Avantideas!

Te puedes dar de baja del boletín semanal cuando quieras. Lee más en nuestra política de privacidad

 

 

 

Si te ha gustado... ¡pásalo!

Comparte tu opinión



¡No te pierdas ningún artículo!

Cuando quieras te puedes dar de baja. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Buscar contenidos ...

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Search in posts
Search in pages

Categorías de los artículos

Suscríbete a nuestro Boletín

¡No te pierdas ningún artículo!

Cuando quieras te puedes dar de baja. Lee nuestra política de privacidad para más información.