Producto mínimo viable: ¿qué es y por qué debería importarte?

Un producto mínimo viable es una gran manera de crear servicios digitales centrados en el usuario en una fracción del tiempo habitual. También supondrá un gran ahorro de costes.

 

Traducido y adaptado del original «Minimum viable product (MVP). What is it and why should you care?«de Paul Boag en el blog de Boag World

 

Puedes escucharlo en su Podcast

 

Escribo mucho sobre la idea de un producto mínimo viable (MVP). Pero creo que nunca me he tomado el tiempo de explicar exactamente qué es. Si has oído el término pero no estás seguro de lo que significa o por qué es importante, entonces este artículo es para ti.

 

¿QUÉ ES UN PRODUCTO MÍNIMO VIABLE (PMV)?

Para entender qué es un producto mínimo viable, primero debes entender cómo se crean la mayoría de los productos. Para demostrar el proceso, usemos un proyecto sencillo para construir un nuevo edificio.

 

1-Se forma la idea

El primer paso es que alguien tenga la idea de un nuevo edificio. Suele ser un alto directivo de algún sitio. La idea podría haber aparecido en alguna investigación sobre el mercado, pero a menudo no lo es. Incluso cuando lo es, a menudo carece de definición en esta etapa.

 

 

 

2-Se hacen los planes

El segundo paso es una fase de planificación o especificación. Aquí es donde se marcan todos los detalles del edificio. Esta es una etapa importante, porque el coste de hacer las cosas mal sería alto. Los edificios no son baratos y el coste de cambiar las cosas es alto.

Las organizaciones a veces consultan con los posibles usuarios -los futuros ocupantes-  en esta etapa. Pero no hay nada que mostrarles, por lo que es difícil tener una idea detallada de lo que necesitan.

 

 

 

3-El proyecto se lleva a cabo

A continuación, se ejecuta el plan. El edificio comienza a construirse. El enfoque en esta etapa es cumplir a tiempo y dentro del presupuesto. El enemigo es la afluencia d ecambios y modificaciones o ampliaciones del proyecto,  o los eventos inesperados. Pero si la fase de planificación fue lo suficientemente minuciosa, estos riesgos se pueden minimizar.

 

 

 

 

 

4-El resultado se revela

Una vez que la construcción ha sido terminada, el edificio final se presenta  al mundo. Este es el momento crucial. ¿Les gustará a los ocupantes? ¿Habrá proporcionado lo que realmente necesitan, en lugar de lo que dijeron que querían? ¿Realmente se mudarán?

Es imposible saber las respuestas a estas preguntas hasta que el producto sale al mercado. Esto es cierto incluso cuando se ha hecho alguna investigación durante su desarrollo. Peor aún, si no responden bien no hay presupuesto ni tiempo para hacer cambios. El proyecto sólo presupuestó un poco de mantenimiento básico una vez que se terminó el edificio.

 

 

CÓMO FUNCIONA UN PRODUCTO MÍNIMO VIABLE

Por el contrario, un producto mínimo viable permite obtener datos fiables por la reacción de los clientes. Mejor aún, no hay peligro de sobreingeniería de la idea. Puedes estar seguro de que sólo estás creando características que tu público utilizará.

Tomemos el ejemplo de la creación de un parque público.

Llega al mercado rápidamente

El parque inicial podría ser básico. Unos cuantos árboles y algo de hierba. Pero como resultado puedes abrirlo al público desde el principio. No hay una larga fase de especificación porque el coste de ejecución es bajo y siempre podemos mejorarlo con el tiempo.

A medida que los jardineros atienden el parque todos los días, pueden hablar con el público que lo utiliza. Pueden observar cómo utilizan el parque y adaptarse en consecuencia.

 

 

Proporciona una mejor información de los usuarios

Por ejemplo, podríamos recibir comenrarios frecuentes que aluden a la falta de color en nuestro parque. Los jardineros podrían entonces decidir plantar algunas flores para alegrar las cosas. Después de todo el coste no es alto y ellos ya estaban trabajando en el jardín de todos modos.

 

 

 

 

Permite una investigación más informada

Luego, la gente empieza a decir que sería bueno tener un estanque. Esta es una inversión mayor. Pero un poco de investigación revela que atraería a un nuevo tipo de público: los aficionados al modelismo naval. Con ese conocimiento los propietarios deciden hacer la inversión en el estanque.

 

 

 

 

Permite observar el comportamiento natural

Finalmente, los jardineros observan que la gente tiene que sentarse en el césped. Eso no es un problema para la mayoría, pero a algunas personas mayores les cuesta hacerlo. Así que deciden añadir un banco, y se dan cuenta de que los ancianos pasan más tiempo en el parque.

 

 

 

POR QUÉ UN PRODUCTO MÍNIMO VIABLE OFRECE UNA VÍA MEJOR

Como se puede ver, un producto mínimo viable es una forma mucho más flexible de trabajar. No es la mejor en en todas las circunstancias. Pero para un proyecto digital donde el coste del cambio es bajo, vale la pena considerarlo. Esto se debe a que ofrece algunas ventajas claras:

  • Reduce el coste de desarrollo porque sólo se construye lo que la gente usará. Nuestros guardaparques podrían haber construido un parque de patinaje, por ejemplo. Pero resultó que no había demanda, así que no hicieron esa inversión.
  • Es más rápido de comercializar porque se puede empezar con algo básico y no hay necesidad de una larga etapa de concreción. Esto le da una ventaja competitiva cuando se trata de ganar cuota de mercado.
  • Nos lleva a un producto más deseable. Esto se debe a que le da a la gente exactamente lo que necesita, y no termina pagando por características que simplemente confunden la experiencia.
  • Esto a su vez conduce a una mayor satisfacción del cliente y a recomendaciones boca a boca.

También en el caso de los productos digitales, esto conduce a soluciones más fáciles de usar. Elo no sólo aumenta la satisfacción, sino que también reduce los costes del soporte técnico.

 

No me malinterpretes. Un producto mínimo viable no es una técnica mágica. No siempre es el enfoque correcto. Pero cuando se crea y desarrolla un servicio digital, a menudo es mejor que las alternativas.

 

 

 

EL AUTOR
Paul Boag es un líder en la transformación digital y en el Design Thinking aplicado a las experiencias del usuario. Tiene más de 20 años de experiencia trabajando con clientes como Médicos Sin Fronteras y la Comisión Europea. Es autor de cinco libros y un ponente muy respetado.

IMAGEN: Hal Gatewooden Unsplash

 

— ¿Te gusta lo que estás leyendo? ¡Suscríbete al boletín semanal de Avantideas! —

 

Si te ha gustado... ¡pásalo!

Comparte tu opinión



Suscríbete a nuestro Boletín

Al hacerlo, aceptas la Política de Privacidad.

Suscríbete a nuestro Boletín

Al hacerlo, aceptas la Política de Privacidad.

¿Quieres recibir cada semana la última publicación del blog de Avantideas?
como gestionar ideas en la empresa y tener sistemas de inteligencia colaborativa
Te mandaremos ideas y reflexiones de expertos de todo el mundo que sin duda te serán útiles.
Holler Box