Enfrentarse a los Cisnes Negros

¿Te gusta lo que estás leyendo?

¡Apúntate al boletín de Avantideas!

Te puedes dar de baja del boletín semanal cuando quieras. Lee más en nuestra política de privacidad

 

Los cisnes, de toda la vida, son blancos. Todos. Es lo normal. Lo sabemos porque es el único color de cisne que hemos visto.

Esta era la creencia en Occidente hasta que en 1697 el explorador holandés Willem de Vlamingh descubrió cisnes negros en Australia. Un suceso inesperado y que sorprendió a la comunidad ornitológica... y algo más.

 

En realidad, puso el foco en algo sencillo: la inexistencia de pruebas respecto de un hecho no es en sí una prueba de su inexistencia. El que no hayamos visto extraterrestres para nada prueba que no existan: solamente significa eso, que no los hemos visto… ¿aún? Otra de las lecciones fue que una simple observación o nuevo acontecimiento pueden destruir creencias que llevan en siglos en vigor. Que el estudio de lo habitual siempre deja flancos abiertos por los que puede entrar lo excepcional e inesperado.

Inspirándose en este evento ornitológico, el filósofo y economista libanés Nassim Taleb publicó en 2007 su libro “El Cisne Negro: el Impacto de lo Altamente Improbable” en el que desarrolla su teoría. Según Taleb, “Un cisne negro es un acontecimiento imprevisible que va más allá de lo que normalmente se espera de una situación y tiene consecuencias potencialmente graves. Los cisnes negros se caracterizan por su extrema rareza, su grave impacto y la insistencia generalizada en que eran obvios a posteriori.”

En otras palabras, un Cisne Negro, en su forma más simple, es un acontecimiento que llega por sorpresa y tiene un gran impacto.

 

LAS CARACTERÍSTICAS DE UN ACONTECIMIENTO CISNE NEGRO

Porque un Cisne Negro, en este contexto, es un evento, un suceso, que se caracteriza por:

  • es un fenómeno atípico para quien lo descubre. Va más allá de las expectativas habituales y, por lo tanto, nada en el pasado podría haberlo predicho.
  • su aparición tiene un impacto severo en la sociedad o el mundo, para bien o para mal.
  • a pesar de su atipicidad, la naturaleza humana nos hace inventar explicaciones para su ocurrencia a posteriori, lo que la hace explicable y predecible. Igual que el sesgo cognitivo de retrospección, que nos hace creer que lo imprevisible que ya ha ocurrido en realidad era previsible.

No hay limitaciones en la forma en que puede manifestarse un evento de Cisne Negro. Puede ser cualquier cosa, desde una catástrofe natural hasta una guerra, una crisis financiera o la aparición de un patógeno. Pero comparten esas tres características que, según Taleb, tienen los sucesos extremos y sorpresivos que pueden desempeñar un papel desproporcionado en la vida.

 

ALGUNOS CISNES NEGROS FAMOSOS

A medida que van pasando los siglos, la sociedad humana va acelerando su evolución. Por esa razón los cisnes negros que han ido apareciendo se hacen más frecuentes y cercanos entre sí en los tiempos más recientes que en los más lejanos.

Por ejemplo, la Peste Negra del siglo XIV: asoló Europa y tuvo su pico entre los años 1347 y 1350. Mató entre el 30 y el 60% de la población (unos 25 millones de europeos, además de otros 40-60 millones en África y Asia), pero trajo el final de la Edad Media y dio paso al Renacimiento.

Ya en los siglos XX y XXI aparecieron varios Cisnes Negros:

- la epidemia de gripe de 1918, que apareció en marzo en Kansas (EEUU) y luego en Francia y Reino Unido en abril. Mató a entre 17 y 50 millones de personas.

- Las dos guerras mundiales

- la irrupción de Internet y del ordenador personal

- la disolución de la Unión Soviética en 1991

- los atentados de las Torres Gemelas de 2001

Últimamente estamos viendo la crisis financiera mundial de 2008, la de del COVID-19 que aún sufrimos y, al momento de escribir esto (finales de marzo de 2022), la invasión de Ucrania por Rusia con consecuencias mundiales aún por descubrir. Dos Cisnes Negros casi simultáneos...

 

LOS PELIGROS DE LA IGNORANCIA

Como afirma Taleb, la lógica del Cisne Negro hace que lo que no se sabe sea mucho más relevante que lo que sí se sabe.

En este momento nos viene perfectamente una reflexión del físico Stephen Hawking: “El mayor enemigo del conocimiento no es la ignorancia. Es la ilusión del conocimiento”. Creer que sabemos puede ser muy peligroso por la falsa confianza que nos hace sentir.

Esta advertencia tiene un especial significado en el mundo hiperconectado y sobreinformado de hoy. Esta abundancia de datos -que no es lo mismo que información sobre la que tomar decisiones- puede hacernos pensar que es muy difícil que un evento radicalmente nuevo y potente nos sorprenda. Y la realidad es que seguimos siendo sorprendidos, con la guardia baja y poco preparados para adaptarnos a las eventuales sorpresas, a esos cisnes negros que puedan aparecer.

Llevamos muchos años hablando de las virtudes del teletrabajo, de los equipos virtuales, de la deslocalización del talento, del pensamiento global, de la necesidad de ir a modelos de organizaciones más ágiles, de la sostenibilidad en el manejo de recursos, y así de un montón de cosas. Cosas que se iban estableciendo poco a poco y a las que la pandemia puso el turbo. De la noche a la mañana el mundo se vio confinado, las comunicaciones presenciales cortadas, y las empresas cerradas. Claro, ahora todos a repensar su negocio y ver cómo sobrevivir al Cisne Negro del COVID.

Creíamos que era imposible que nos sorprendiera otra crisis brutal… y aquí estamos. Aún boqueando para recuperar el aire esperando salir ya de la pandemia cuando, a comienzos de marzo de 2022, se nos echa encima el afán invasor de Putin por anexionarse territorio de otro país atacándolo con la fuerza de las armas y en contra del orden internacional.

 

CÓMO PREPARARSE PARA EL PRÓXIMO CISNE NEGRO

Por definición un Cisne Negro es imprevisible. No podemos estar totalmente preparados porque no sabemos cómo será, cuándo será, a qué afectará ni lo que durará.

Pero para lo que sí podemos hacer es prepararnos para introducir con rapidez cambios en nuestra forma de operar para reaccionar en el momento en que aparezca.

Vayan estas recomendaciones para recibir al próximo Cisne Negro:

  • Ten claro que, antes o después, aparecerá algo inesperado. No es que tú seas especialmente miope, es que las cosas son así.
  • Procura estar informado de las tendencias que afectan directa o indirectamente a tu mercado. Hábitos de consumo, canales de contacto con el cliente, tecnologías emergentes, usos sociales, evolución de la política mundial, … No es necesario el detalle; basta con tener una idea de por dónde más o menos van los tiros.
  • Las ganancias pasadas no garantizan las futuras. Porque las cosas cambian, lo que ayer funcionaba quizá mañana sea cosa de museos y de historiadores. Esto supone que no hay que descartar los escenarios menos obvios, ni pensar que lo que funciona “seguro” seguirá haciéndolo.
  • Lee entre líneas. ¿Qué información queda en segundo plano o tapada por el día a día o por los titulares de los medios de comunicación? Si determinado evento ocurriera, ¿qué ramificaciones y consecuencias podría tener?
  • Ten una lista de peores escenarios cuando hagas tus planificaciones. Varios. Con diferente nivel de probabilidad de que ocurran. Ve pensando en lo que harías en cada uno de esos malos escenarios: lo más probable es que te valga más de una de las medidas de contingencia que has diseñado.
  • Estudia e identifica los puntos más débiles de tu negocio o empresa. ¿Cómo los podrías reforzar? ¿Es posible un Plan B para ellos?
  • Entra en la dinámica de pensar y lanzar cosas nuevas. Si tanto se dice que la innovación es un hábito que toda organización debería tener como parte de su cultura, por algo es. Tener experiencia en innovar como algo normal ya es un buen medio para afrontar cambios bruscos.
  • Agiliza el funcionamiento interno de tu empresa. Que pueda responder con rapidez a los cambios para adaptarse a ellos.
  • Aclara tu proceso de toma de decisiones. Estate preparado para decidir con rapidez aun cuando no tengas toda la información que te gustaría tener.
  • Muévete hacia el concepto de Organización o Empresa Inteligente. En ella todos su colaboradores están comprometidos con los fines comunes, el ambiente es de participación y la buena marcha es responsabilidad de todos.
  • Un Cisne Negro no es necesariamente malo; es solamente imprevisible y con mucho impacto. Por ejemplo, la aparición de los ordenadores personales y su popularización es un acontecimiento claramente bueno.

 

EN CONCLUSIÓN

Los Cisnes Negros son parte de la vida. En cierto modo, estos eventos atípicos y de gran calado forman la parte inesperada de unas predicciones normales. De la misma forma que se dice que lo único constante es el cambio, también lo único cierto de los Cisnes Negros es que volverán. Como las golondrinas.

Este universo, este planeta y tu vida eran altamente improbables. Pero ocurrieron. Disfruta de tu buena suerte y recuerda que tú eres un Cisne Negro.Nassim Taleb

 

AUTOR

Alberto Losada Gamst. Consultor de empresas especializado en la inteligencia colaborativa y la gestión de las ideas. Escritor de artículos y ponente sobre creatividad e innovación, comunicación en las empresas y repensamiento de nuestras actividades.

Como formador especializado en habilidades de comunicación e innovación en las organizaciones, he impartido talleres en más de 30 empresas (muchas de las cuales han repetido con nuevos grupos) y más de 1.300 participantes, tanto presencialmente como online. Y en todas las ocasiones he aprendido mucho de todos. ¡Gracias por ello!

IMAGEN: montaje propio con las imágenes de Gordon Johnson

 

 

¿Te gusta lo que estás leyendo?

¡Apúntate al boletín de Avantideas!

Te puedes dar de baja del boletín semanal cuando quieras. Lee más en nuestra política de privacidad

Si te ha gustado... ¡pásalo!

Comparte tu opinión



¡No te pierdas ningún artículo!

Cuando quieras te puedes dar de baja. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Buscar contenidos ...

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Search in posts
Search in pages

Categorías de los artículos

Suscríbete a nuestro Boletín

¡No te pierdas ningún artículo!

Cuando quieras te puedes dar de baja. Lee nuestra política de privacidad para más información.