Cómo poner la vida en modo fácil

De vez en cuando, entre tantas cosas que hay que hacer (¿realmente hay que hacerlas todas?), conviene hacer una paradita mental para tomar aire y perspectiva. Esta semana, el blog de Avantideas viene con una reflexión de uno de nuestros pensadores favoritos en asuntos de calidad de vida, mentalización, actitud y búsqueda de los realmente importate para desarrollarnos plenamente: Leo Babauta.

Entre tanto frenesí nos propone una cosa sencilla: ¿sería posible poner la vida, aunque solamente fuera temporalmente, en modo fácil?

 

 

Traducido y adaptado del original "How to put life on Easy Mode", por Leo Babauta en su blog Zen Habits.

 

 

El otro día estaba teniendo un día tan tranquilo y fácil a pesar de hacer todo mi trabajo habitual y las tareas y actividades de ejercicio físico que la frase, "La vida en modo fácil" vino a mí.

El resto de la semana mantuve la pregunta en mi mente: "¿Cómo sería tener la vida en modo fácil?".

Se me ocurrieron muchas respuestas, y compartiré algunas de ellas a continuación. Pero la respuesta más importante es que puedes hacer todas tus actividades normales... pero tu día puede ser de tranquilidad, paz y satisfacción, sin importar lo que estés haciendo.

Puedes probarlo ahora mismo.

Sigue leyendo este artículo, pero mira si puedes hacerlo con una sensación de relajación sin esfuerzo. De tranquilidad y paz.

Puedes relajar los músculos, respirar profunda y suavemente, sonreír muy levemente y sentir una sensación de agradecimiento por estar vivo en este momento.

¿Cómo es eso para ti?

Esa es la esencia de la vida en modo fácil.

Vamos a hablar de algunas cosas que puedes hacer para acceder a esto durante tu día.

 

LA MENTALIDAD "MODO FÁCIL"

Imagina que en cualquier momento de la vida puedes acceder a cualquier tipo de experiencia: felicidad, alegría, juego, tristeza, ira, paz, asombro.

No es así como solemos verlo: pensamos que son otras personas y las circunstancias externas las que provocan nuestros estados internos. ¿Pero qué pasaría si imagináramos que podemos acceder a cualquier estado, sin importar las circunstancias externas, sin importar lo que hagan los demás?

Así que, con esto en mente, imagina que puedes acceder a la paz y la tranquilidad en cualquier momento. Una sensación de satisfacción. Una sensación de amar la vida y apreciar cada momento.

Inténtalo ahora mismo. ¿Qué se siente?

Ahora practícalo mientras haces algo: beber un vaso de agua, lavar un plato, leer un mensaje. La misma mentalidad, diferentes actividades.

Esta facilidad está disponible en cualquier momento. Sólo tenemos que estar dispuestos a acceder a ella.

 

COSAS QUE HACEN LA VIDA MÁS FÁCIL

No tienes que hacer nada diferente para vivir la vida en este modo fácil. Dicho esto, aquí hay algunas cosas que he encontrado para hacer la vida mucho más fácil - puede haber muchas aquí, pero piensa en ellas como ideas que podrías probar de una en una:

  • Una cosa a la vez. Cuando camines, sólo camina, y aprecia cada paso. Cuando hagas algo online, haz una cosa a la vez, tan completa como puedas. Se trata de un planteamiento muy sencillo, pero lo olvidamos muy a menudo.
  • Deja espacio entre las cosas. Entre reuniones y tareas, tómate un respiro. Déjate un poco de espacio, un tiempo de inactividad. Aunque sólo sean unos minutos, saborea este delicioso espacio.
  • Aprecia plenamente. En cada actividad, ¿puedes apreciar plenamente la increíble naturaleza de este momento?
  • Limpia sobre la marcha. Guarda la ropa cuando te la quites. Lava los platos después de comer o cocinar. Limpia la encimera. Ordena lo que tienes que hacer. Esto puede aplicarse a todo: responde a ese correo electrónico, limpia tu carpeta de descargas, no tengas un millón de pestañas abiertas todo el tiempo. Es algo sencillo, pero muy poco apreciado por la mayoría de la gente. No dejar que las cosas se acumulen es una forma maravillosa de vivir la vida en modo fácil.
  • Haz menos cosas. No es necesario hacer menos para vivir en modo fácil. Pero puede estar muy bien. Reduce la cantidad de cosas que intentas hacer durante el día. Esto puede llevar algún tiempo de transición, incluyendo la renegociación de los compromisos con la gente o la formación de las personas para hacer las cosas por sí mismas...
  • Descanso y autocuidado. Da prioridad al descanso, para no estar constantemente agotado. El autocuidado también debe ser un acto fácil y cariñoso: pásate el hilo dental, permítete relajar, cuida tus emociones y tu cuerpo.
  • Come alimentos integrales. Este artículo no trata de la dieta, pero he descubierto que comer principalmente alimentos integrales es muy beneficioso para el bienestar. Para mí, eso significa verduras, frutas, frutos secos y legumbres. No seas fanático de ello - puedes comer alimentos procesados/basura, pero ve estos alimentos como la especia en lugar de los ingredientes principales de tu dieta. Mi cuerpo y mi mente se sienten mucho mejor cuando sigo este enfoque.
  • Come despacio. Independientemente de lo que decidas comer, toma un bocado y saboréalo. Deja un poco de espacio entre bocado y bocado, no lo atiborres ni te pongas automáticamente a comer más. Este sencillo enfoque de la alimentación (comer alimentos integrales, comer despacio) marca una diferencia increíble.
  • Muévete a menudo. No me refiero a todo el tiempo. Pero cada 30-45 minutos, levántate y muévete. Estira, haz algunas posturas de yoga, camina al aire libre durante unos minutos, haz algunos ejercicios con el peso del cuerpo. Una vez al día, haz algo más: da un paseo más largo, vete en bicicleta, haz un entrenamiento, practica un deporte, haz una rutina de yoga o ejercicios de peso corporal. Descansa algunos días si estás dolorido o cansado, por supuesto. Este tipo de movimiento a lo largo del día hace que tu cuerpo se sienta vibrante y a gusto a largo plazo.
  • Ten un colchón. Ten un colchón en tu vida allí donde vivas al límite. Crea un colchón financiero gastando menos durante un tiempo o ganando algo de dinero extra. Crea un colchón en tu agenda. Pide plazos más largos para no comprometerte en exceso y no entregar tarde. La vida es mucho menos estresante con un colchón.
  • Cuando te sientas abrumado, da pequeños pasos. Muchas veces, el agobio nos frena. Es natural sentirse abrumado cuando nos enfrentamos a un montón de tareas/decisiones. La vida en modo fácil significa elegir una cosa del montón y centrarse en ella. Luego, la siguiente cosa del montón. Respira y céntrate en una cosa.
  • Haz sesiones de concentración para conseguir cosas.
  • Haz las cosas de la forma más sencilla posible. Complicamos demasiado las cosas. ¿Cuál es la forma más sencilla de enfocar las cosas que tienes delante? ¿Cómo puedes tomar decisiones con facilidad, en lugar de darle demasiadas vueltas? Sé directo en tu comunicación: di lo que quieres. No añadas un significado extra a las cosas, ni capas adicionales de sufrimiento. Vive con sencillez en cada interacción y tarea.

Sí, la lista es larga y puede resultar abrumadora. Así que elige una cosa y pruébala. Estas son simplemente ideas que me han resultado increíblemente útiles.

Hablemos un poco más del último punto de la lista: hacer las cosas de la forma más sencilla posible.

 

SIMPLIFICAR CUANDO NOS SOBRECOMPLICAMOS LAS COSAS

Casi siempre estamos complicando las cosas. Es nuestro maravilloso cerebro, siempre pensando. Esto tiende a hacer la vida más difícil de lo necesario, muchas veces.

He aquí algunos ejemplos de cómo complicamos demasiado las cosas:

  • Leemos cosas en lo que la gente dice y hace, y creamos un significado extra de las cosas. Por ejemplo, un amigo dice que no quiere ir a tomar un café con nosotros, y podemos interpretarlo como que no quiere pasar tiempo con nosotros, que no le importamos, que siempre está haciendo lo mismo. Cuando podría ser simplemente que se sienten cansados hoy.
  • Tenemos muchas cosas que hacer hoy, grandes y pequeñas, y nos parece abrumador, y nos atascamos en hacer cualquier cosa porque tenemos en mente lo difícil que va a ser abordar todo ello, y cómo podríamos no ser capaces de mantenernos a flote. Cuando en realidad, lo más sencillo sería elegir una cosa y empezar.
  • Nos ponemos ansiosos ante un evento próximo, nos preguntamos si haremos un buen trabajo, nos preocupa lo que la gente pensará de nosotros, y pasamos mucho tiempo pensando en ello, preparándonos en exceso, estresándonos por cómo irá. Lo sencillo sería ocuparse de la preparación sin exagerar, y luego aparecer y ser nosotros mismos.

Estos son sólo algunos ejemplos; hacemos este tipo de cosas prácticamente todo el tiempo. Pensamos demasiado, nos preocupamos y nos complicamos, y la vida ya no está en modo fácil.

Cuando hacemos esto, podemos simplemente darnos cuenta. Y en lugar de castigarnos por ello (lo que complica las cosas), podemos simplificar el momento. ¿Qué es lo más fácil que puedes hacer ahora mismo, lo más sencillo? ¿Qué es lo menos que puedes pensar para poder simplemente hacer o ser?

Cuando la gente dice o hace cosas, prefiere la interpretación más sencilla. El significado más sencillo.

Cuando estés haciendo tu día, piensa en la cosa más sencilla que podrías hacer ahora mismo y que sería útil. Luego saborea esa sencillez.

 

CÓMO PUEDE SER LA VIDA EN MODO FÁCIL

No digo que la vida vaya a ser siempre fácil, ni tampoco lo deseamos necesariamente. Pero puede ser fácil la mayor parte del tiempo.

Si siempre estamos estresados, siempre en modo difícil, nos agotaremos. Entonces, cuando algo requiera realmente todo nuestro esfuerzo, es posible que no tengamos la energía necesaria.

Si nos movemos en modo fácil la mayor parte del día, cuando algo requiera que nos esforcemos al máximo, estaremos listos para entrar en acción.

Para mí, la vida en modo fácil es relajante. Es simple. Es lavar un plato, escribir un correo electrónico, mantener una conversación. Es disfrutar del ejercicio, cuidar de mí mismo, disfrutar del espacio y del silencio y de la respiración.

La vida en modo fácil es fluir. Es una secuencia de tai chi. Es suave, fluida y encantadora.

 

AUTOR

Leo Babauta es un blogger y autor sobre simplicidad. Creó Zen Habits, un blog del Top 25 mundial con dos millones de lectores. También es un autor de best-sellers, esposo, padre de seis hijos y vegano. En 2010 se trasladó de Guam a San Francisco, donde lleva una vida sencilla.
Comenzó su blog Zen Habits para hacer una crónica y compartir lo que ha aprendido mientras cambiaba muchos de sus anteriores hábitos.

IMAGEN: Ignacio Amenábar en Unsplash

 

¿Te gusta lo que estás leyendo?

¡Apúntate al boletín de Avantideas!

Te puedes dar de baja del boletín semanal cuando quieras. Lee más en nuestra política de privacidad

 

Si te ha gustado... ¡pásalo!

Comparte tu opinión



¡No te pierdas ningún artículo!

Cuando quieras te puedes dar de baja. Lee nuestra política de privacidad para más información.

Buscar contenidos ...

Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Search in posts
Search in pages

Categorías de los artículos

Suscríbete a nuestro Boletín

¡No te pierdas ningún artículo!

Cuando quieras te puedes dar de baja. Lee nuestra política de privacidad para más información.

¿Quieres recibir cada semana la última publicación del blog de Avantideas?
como gestionar ideas en la empresa y tener sistemas de inteligencia colaborativa
Te mandaremos ideas y reflexiones de expertos de todo el mundo que sin duda te serán útiles.
Holler Box