El mundo es un lugar diferente al de hace unas semanas.

El coronavirus ha afectado a casi todos los países del mundo y, para la mayoría, ha paralizado la vida y los negocios. No es de extrañar que esto haya creado un estado perpetuo de malestar. La gente está cansada. La gente tiene miedo. Y si uno pasa algún tiempo viendo las noticias, parece que la situación empeora día a día.

 

Traducido y adaptado del original «Companies That Are Innovating for the Greater Good«, por Duncan Wardle en el blog de su web DuncanWardle.com.

 

Por supuesto, gran parte de la atención se centra en los efectos negativos del virus en todo el mundo, pero hay un rayo de esperanza. Aunque los medios de comunicación optan por dar prioridad a los titulares sobre el número de casos, el número de muertos y la caída de los mercados financieros, si se profundiza un poco más se encontrarán historias de optimismo y oportunidades.

Mientras que muchas empresas trabajan horas extras identificando formas de recortar costes, reducir personal, aumentar el ahorro y prepararse para lo peor, otras están dirigiendo su energía hacia el bien común. A través de la innovación reflexiva, muchas empresas y personas han empezado a poner de su parte para detener la propagación del coronavirus, ayudar a los ya infectados y devolver algo de normalidad al mundo.

Estas historias alentadoras son la prueba de que, incluso en los momentos más difíciles, todos poseemos la creatividad y la mentalidad innovadora para aportar ideas increíbles y cambios positivos al mundo.

 

RESPIRANDO VIDA EN UN HOSPITAL DESESPERADO

Una de mis historias favoritas de innovación para el bien que ha surgido en las últimas semanas tuvo lugar en un hospital de Brescia (Italia), uno de los países más afectados por el virus.

El hospital está tratando en su UCI a 250 enfermos de coronavirus, un número mucho mayor del que normalmente están equipados para atender. Y este aumento del número de pacientes ha provocado un problema importante. A principios de esta semana, se estaban agotando las válvulas de los vitales respiradores. Estas válvulas son un componente crucial de las máquinas que mantienen vivos a estos pacientes, y con el repentino aumento de la demanda en todo el mundo, escasean.

Al enterarse del grave problema, un periodista italiano se encargó de poner en contacto al hospital con la empresa local de impresión en 3D Isinnova. El director general, Christian Fracassi, y el ingeniero mecánico, Alessandro Romaioli, se apresuraron a ver de primera mano los respiradores y las válvulas. Aunque nunca habían fabricado equipos médicos, al dúo no le importaba. Su ciudad, su país y el mundo necesitaban una solución, y ambos creían en el poder de su equipo para encontrarla.

De vuelta a sus instalaciones, Isinnova creó rápidamente un prototipo en menos de tres horas. Al ver que coincidía con la válvula original, se pusieron a trabajar en la producción en masa de la pieza en sus seis impresoras industriales, produciendo 100 válvulas en las primeras 24 horas.

Como admitió Fracassi a la prensa, los miembros de su equipo «…no han dormido en dos días», pero el ánimo seguía siendo alto. Sus válvulas estaban sirviendo literalmente para salvar la vida de sus compatriotas. Y además, con un coste de material inferior a 1 euro, el equipo se dio cuenta de que su prototipo podría utilizarse en todo el mundo para ayudar a que los respiradores puedan funcionar sin interrupciones, por lo que planean perfeccionar y distribuir rápidamente el diseño a impresores 3d de todo el mundo.

Un equipo no médico creando un dispositivo médico vital que salva vidas en sólo 24 horas. Eso es innovación.

 

EL PODER DEL ALCOHOL

Uno de los primeros productos que desaparecieron de las estanterías de las tiendas y de los armarios de suministros médicos fue el desinfectante de manos. Desgraciadamente, muchos habrán oído ya las historias de los autoproclamados «empresarios» que compran decenas de miles de frascos y los venden con sobreprecios escandalosos (y a menudo ilegales).

Aunque este tipo de historias son desalentadoras, hay otras tantas en las que las empresas se encargan de resolver el problema del suministro y de distribuir el tan necesario desinfectante por todo el mundo. El fabricante francés de productos de lujo LVMH -empresa matriz de Louis Vuitton, Moet Hennessey y muchos otros- anunció esta semana que había detenido la producción de productos en sus fábricas de perfumes y cosméticos, y que había trasladado sus equipos y materias primas a la fabricación de gel hidroalcohólico que puede distribuirse en su Francia natal y, si el suministro lo permite, también en todo el mundo.

¿Se imaginan lo que supondría rediseñar la línea de fabricación de una de las mayores empresas del mundo… en tan sólo unos días? Pero para LVMH, cuando hay una necesidad hay un camino, y así encontraron una solución innovadora para poner su granito de arena para detener el virus.

Y no son sólo las grandes marcas de lujo las que intervienen con soluciones innovadoras ante la escasez de desinfectantes para las manos. Las cervecerías y destilerías de todo el mundo también han empezado a fabricar su propio suministro de desinfectante utilizando alcohol de la casa, y están distribuyendo el suministro a los necesitados de forma gratuita.

Puedo garantizar que la mayoría de estas empresas no tenían ni idea de cómo fabricar desinfectante de manos hace unos días. Pero, al igual que LVMH, la necesidad era demasiado fuerte como para ignorarla, así que se pusieron de acuerdo y encontraron una forma innovadora de hacer su parte para ayudar.

 

AYER ZAPATOS, HOY MASCARILLAS

Una vez que los científicos y los profesionales de la medicina descubrieron la eficacia con la que el coronavirus se propaga de persona a persona, quedó claro que las mascarillas eran la principal defensa contra el virus. Desgraciadamente, al igual que el desinfectante de manos, el suministro mundial de mascarillas no se acercaba al nivel necesario para satisfacer el aumento inmediato de la demanda.

Pero, afortunadamente, empresas como el fabricante de calzado New Balance se pusieron manos a la obra para resolver este problema.

Sin diseño, sin plan y con cero experiencia en la fabricación de artículos médicos, un pequeño equipo de empleados de New Balance, de diferentes orígenes y divisiones, se encerró en una habitación con nada más que una pizarra, una muestra de las materias primas disponibles en su fábrica y el deseo de crear una solución a un problema mundial creciente. Lo que surgió cuando terminaron fue un prototipo de mascarilla facial que podía producirse en masa utilizando los materiales, equipos y maquinaria existentes.

Tras recibir una respuesta positiva de los responsables médicos y gubernamentales locales, la empresa está aumentando la producción con el objetivo de crear hasta 100.000 mascarillas este mes para ayudar a compensar la escasez en todo el país.

Otra innovación sorprendente, sin tener nada que ver con los beneficios, los accionistas o las primas. Sólo un grupo de personas preocupadas que buscan una forma de contribuir. ¡Realmente asombroso!

 

EL ESPECTÁCULO DEBE CONTINUAR

Aunque no es una amenaza para la vida, uno de los mayores efectos secundarios negativos del coronavirus es el aislamiento. Mientras las escuelas y las empresas cierran en todo el mundo -algunas durante meses-, la gente no tiene más remedio que quedarse en casa para detener la propagación del virus. Y esto, por desgracia, significa que las interacciones sociales vitales y muchos acontecimientos importantes de la vida se están posponiendo.

Y para los estudiantes de todo Japón que iban a graduarse al final del año escolar en marzo, esto significaba que no habría más ceremonias de graduación. Hasta que los niños tomaron cartas en el asunto…

Sin la ayuda de sus padres o profesores, los alumnos de una escuela primaria japonesa decidieron crear su propia ceremonia de graduación virtual utilizando la popular plataforma de juegos Minecraft. Juntos, los estudiantes construyeron un salón de actos para albergar su evento virtual, y luego trajeron sus avatares para participar en la ceremonia. Aunque no se sienta lo mismo que al cruzar un escenario y recibir un diploma, yo diría que esta innovadora ceremonia de graduación será más memorable y significativa para este grupo de estudiantes que cualquier evento en vivo.

Pocos días después de esta ceremonia virtual, el mismo pensamiento innovador se vio a miles de kilómetros de distancia, en Boston. El grupo de rock irlandés The Dropkick Murphy’s lleva 24 años consecutivos dando un concierto en el día de San Patricio o en sus alrededores. Sin embargo, con todos los locales musicales de Boston a oscuras debido al virus -incluido el House of Blues, donde el grupo tenía previsto tocar-, parecía que la racha iba a terminar.

Hasta que se reunieron con una productora local y encontraron la forma de transmitir su espectáculo en directo a todo el mundo. Lo que podría haber sido un triste final para una larga tradición acabó convirtiéndose en un éxito rotundo. El concierto original tenía una asistencia prevista de 2.500 personas. ¿Y la retransmisión en directo? Fue visto por más de 7 millones de fans.

 

HACIENDO SEGUIMIENTO DE LA PROPAGACIÓN

Con tanta cobertura informativa diaria sobre el coronavirus, se ha vuelto sorprendentemente difícil mantenerse informado. Cada minuto aparece información contradictoria, y no parece haber un lugar centralizado donde los ciudadanos de todo el mundo puedan obtener una visión clara del número bruto de casos para comprender mejor el riesgo y la propagación.

Hasta que Avi Schiffmann, de 17 años, creó Ncov2019, un sitio web que muestra claramente la información más actualizada sobre los casos y las muertes por coronavirus en todo el mundo.

Este tablero de mandos, superlimpio y fácil de entender, parece algo que habría sido desarrollado y lanzado por una organización sanitaria mundial. Pero no, fue construido y puesto en marcha en cuestión de días por un solo adolescente sentado en su casa, prueba de que las ideas innovadoras no discriminan la edad ni los recursos limitados.

 

INNOVAR PARA EL BIEN

Aunque el mundo de todos se encuentra en estos momentos en estado de agitación, nada nos impide mejorar nuestras vidas y las de quienes nos rodean. Esto es sólo una pequeña muestra de lo que es posible cuando uno se niega a tirar la toalla y encuentra formas innovadoras de hacer el bien al mundo.

Por supuesto, nunca es fácil. Pero como se ve aquí, hay que intentarlo. Está claro que la vida se verá alterada durante muchos meses (o incluso años). La gente se está viendo obligada a decir un adiós prematuro a sus seres queridos. Otros están perdiendo negocios que pasaron décadas construyendo a mano. Otros más están viendo cómo se evaporan sus ahorros. Como sociedad global, todos estamos sintiendo esta pandemia de una forma u otra.

No podemos borrar lo que ya está hecho. Pero podemos construir un camino mejor hacia adelante, siempre y cuando todos pongamos de nuestra parte para innovar para el bien.

 

AUTOR
Como Jefe de Innovación y Creatividad en Disney, Duncan Wardle y su equipo ayudaron a Imagineering, Lucasfilm, Marvel, Pixar y los Parques Disney a innovar, creando nuevas y mágicas historias y experiencias para los consumidores de todo el mundo.

Ahora lleva su amplia experiencia en Disney a audiencias de todo el mundo utilizando un enfoque único de Design Thinking, ayudando a las personas a captar conexiones improbables, lo que lleva a un pensamiento fresco e ideas disruptivas. Puede verse su última charla TED aquí: «Creando la magia de las relaciones

IMAGEN: Gerd Altmann

 

¿Te gusta lo que estás leyendo?

¡Apúntate al boletín de Avantideas!

Te puedes dar de baja del boletín semanal cuando quieras. Lee más en nuestra política de privacidad