¿Qué técnicas de brainstorming debería utilizar para atacar su próximo reto de innovación? He aquí las "súper siete" que, según el consultor de innovación Bryan Mattimore, tienen la ventaja de ser fáciles de aprender, flexibles para adaptarse a diferentes tipos de retos creativos y lo suficientemente diversas como para aportar distintos tipos de ideas.

 

Traducido y adaptado del original "The 7 All-time Greatest Ideation Techniques". por Chuck Frey en el blog de Innovation Management

 

Bryan W. Mattimore, en su nuevo libro "Idea Stormers: How to Lead and Inspire Creative Breakthroughs", esboza siete técnicas de ideación que ofrecen sistemáticamente excelentes resultados y pueden utilizarse para abordar casi cualquier tipo de reto creativo:

 

1.Cuestiona lo que se da por supuesto

La mayoría de los sectores tienen una ortodoxia: un conjunto de creencias profundamente arraigadas y tácitas que todo el mundo sigue cuando se trata de "cómo hacemos las cosas aquí". Es el equivalente funcional de unas anteojeras, como las que llevan los caballos. Seguimos avanzando en línea recta, incapaces de ver lo que hay a nuestra derecha o izquierda. Al cuestionar los supuestos en una empresa durante cada punto del proceso de desarrollo de un producto o servicio, podemos entretenernos con nuevas ideas y posibilidades, que pueden ayudarnos a superar los peores escenarios que surgen contra el éxito del negocio y provogue a Learn 5 Best Lessons from Failed Startups.

Mattimore cuenta la historia de su colega Gary Fraser, que se hizo cargo de la unidad de negocio de cuidado bucal en Unilever, y tuvo que enfrentarse a dos competidores mucho más grandes y profundamente arraigados en el mercado de la pasta de dientes, Colgate y Crest. No podía competir con ellos de tú a tú desde el punto de vista del producto, y no podía superarles en gastos de marketing. La solución fue que Fraser y su equipo cuestionaran todas las facetas de su negocio, incluidos el envasado del producto, los precios y la publicidad. El resultado fue el primer dentífrico con bicarbonato y peróxido del mundo, Mentadent, que tuvo mucho éxito.

Para utilizar esta técnica, Mattimore recomienda que primero decidas cómo enmarcar el reto creativo. A continuación, genera entre 20 y 30 suposiciones, verdaderas o falsas, que puedas hacer al respecto. A continuación, elige varias de estas suposiciones y utilízalas como iniciadores de pensamientos y desencadenantes de ideas para generar nuevas ideas. Asegúrate de tener en cuenta todos los aspectos de tu negocio, incluidas las creencias de los consumidores o clientes, la fabricación, los materiales, los precios, la distribución y el posicionamiento del producto.

 

2.Redefine las oportunidades

Esta técnica de ideación es aparentemente sencilla, pero puede generar resultados extraordinarios. En primer lugar, cree una declaración que defina claramente cuál es tu objetivo creativo. Mattimore compartió el ejemplo de haber trabajado con la compañía de seguros Catholic Knights para ayudar a hacer crecer su negocio. En este caso, el enunciado de la oportunidad era: "¿Cómo podemos vender más seguros a los católicos?".

A continuación, elige tres de las palabras más interesantes del enunciado de la oportunidad y genera alternativas creativas para cada una de ellas. Mattimore recomienda utilizar palabras que representen las 5W y H - quién, qué, cuándo, dónde, por qué y cómo - de su reto. Una vez que hayas generado tus tres listas de palabras alternativas, colócalas en una tabla, con las palabras originales en la parte superior de cada columna y las alternativas que has generado en las columnas inferiores.

Por último, redefine la oportunidad seleccionando una palabra de cada columna al azar, introduciéndola en el enunciado original de la oportunidad y creando nuevas variaciones del mismo. Por ejemplo, "¿Cómo podemos VENDER más seguros a los CATÓLICOS?" podría convertirse en "¿Cómo podemos conseguir que los AMIGOS DE LOS CATÓLICOS SEAN INCENTIVADOS a vender seguros de vida a los ABUELOS CATÓLICOS?".

Estas locas combinaciones no son necesariamente el resultado final de esta técnica de ideación. La mayoría de las veces, explica Mattimore, se utilizan como desencadenantes o peldaños para generar otras ideas nuevas. La conclusión es que la redefinición de las oportunidades es una forma poderosa de ayudarte a eliminar las "anteojeras" que ni siquiera sabías que restringían tu visión. En otras palabras, te permite ver un abanico de posibilidades más amplio del que nunca habías considerado.

 

3. Desear lo imposible

Para esta técnica de ideación, se empieza pidiendo lo imposible y luego se hace una lluvia de ideas para hacerlo, o al menos una aproximación a ello, posible. El primer paso es hacer tangibles tus deseos. Trabaja con tu equipo para generar entre 20 y 30 deseos sobre tu empresa. Da rienda suelta a su imaginación: cuanto más locas sean las ideas, mejor. No restrinjas su pensamiento en absoluto.

A continuación, concéntrate en varios de estos deseos imposibles y utilízalos como estímulo creativo para generar ideas novedosas pero más realistas. Mattimore recomienda que tu equipo piense en el problema o el reto desde diferentes perspectivas, como la de las personas afectadas por el problema, o como lo vería alguien de otro planeta, que ni siquiera ha oído hablar de tu profesión o sector. Este tipo de juego de roles nos ayuda a salir de nuestros caminos de pensamiento bien trazados y nos permite ver nuevas posibilidades.

 

4. Provocar el "Brainwalking"

Mattimore caracteriza el brainwalking como la más flexible de las siete técnicas de ideación, porque puede combinarse fácilmente con otras técnicas. También es una forma ideal de garantizar que todos los miembros del grupo tengan la oportunidad de aportar ideas. Funciona así:

El grupo selecciona primero varios aspectos del problema en torno a los cuales quiere generar ideas. Éstos se convierten en los estímulos creativos con los que trabajará el grupo. El animador pega varias hojas de papel en la pared. Cada miembro del grupo recibe un rotulador. Los participantes escriben sus ideas en un papel y luego van rotando, añadiendo sus
originales e ideas propias a la hoja, así como construyendo sobre las de sus compañeros. Esto también puede hacerse haciendo que el grupo se siente en círculo y que los papeles se pasen una persona a la derecha o a la izquierda después de varios minutos de lluvia de ideas.

Cuando se produce cada "pase", señala Mattimore, el facilitador puede sugerir diferentes técnicas de ideación o desencadenantes. Esto ayuda a las personas que quizás no puedan pensar en ninguna idea nueva y puede ayudarles a ver las ideas que sus colegas han escrito bajo una nueva luz. También ayuda al equipo a generar una mayor diversidad de ideas.

 

5. La Intuición Semántica

Según Mattimore, la intuición semántica es una técnica que puede inyectar nueva energía a un grupo que empieza a sentirse con el cerebro muerto hacia el final de una sesión de brainstorming. Esta técnica anima a los participantes a crear nuevas ideas haciéndoles combinar varias categorías de palabras clave para crear un nombre para una nueva idea, aunque todavía no tengan ni idea de lo que es la nueva idea.

El primer paso es seleccionar las tres categorías de palabras que están relacionadas con su reto. En el caso de un producto de consumo, Mattimore sugiere que las tres posibilidades serían lugares en una tienda, tipos de atractivos promocionales y beneficios del producto o necesidades del cliente. A continuación, genera variaciones de cada una de estas palabras de categoría. Seguidamente, combina al azar una palabra de cada lista y dedica un tiempo a la lluvia de ideas en torno a la minihistoria que sugieren.

Mattimore señala que no hay "reglas" para utilizar esta técnica. No tengas miedo de dejar que las palabras clave te lleven lejos de ellas. Y no te preocupes si generas una idea que sólo utiliza dos de las tres palabras. El objetivo de la intuición semántica es simplemente conseguir que pienses de forma diferente.

 

6.Imágenes de apoyo

Las técnicas visuales hacen aflorar nuestras intuiciones, emociones y sentimientos. Esto las hace especialmente valiosas para la lluvia de ideas de soluciones a los retos creativos que implican a las personas y su gestión, o a los problemas que tienen una profunda raíz emocional o psicológica. También es una técnica fácil y rápida que cualquier grupo puede utilizar para generar ideas.

A continuación se explica cómo utilizarla: el facilitador reparte una serie de imágenes preseleccionadas, una a cada participante, y les pide que escriban las ideas que les inspira lo que ven en ella. Mattimore dice que estas imágenes deben ser visualmente interesantes, representar una variedad de temas y mostrar a la gente en muchos tipos diferentes de interacciones y relaciones con otras personas.

A continuación, los participantes se reúnen en parejas y dedican más tiempo a debatir las ideas que han generado y a hacer una lluvia de ideas sobre otras posibles soluciones al problema planteado. Por último, los equipos de dos personas presentan sus ideas al grupo.

Para obtener los mejores resultados, Mattimore sugiere adaptar las imágenes a la naturaleza del problema que se intenta resolver. Por ejemplo, un problema de personal o de cultura corporativa podría abordarse con imágenes como las que acabamos de mencionar, que representan muchos tipos de personas y relaciones. Para un reto de fabricación, las imágenes podrían ser de carácter industrial. Si está intentando generar nuevas ideas de productos, selecciona imágenes que sean ampliamente evocadoras de su categoría de productos. Asegúrate de incluir también algunas imágenes aleatorias o irrelevantes en tus selecciones, porque a veces ese tipo de estímulos puede dar lugar a las soluciones más creativas.

 

7.La Peor Idea

Esta es otra técnica que puede ayudar a salvar el día cuando nada más parece funcionar, y puede reavivar los niveles de energía de los grupos que se acercan al agotamiento creativo. La técnica es sencilla: pide al grupo que cree una lista de ideas malas, terribles, estúpidas, ilegales o asquerosas. Esto hará que los participantes se rían y vuelvan a comprometerse. Una vez generada la lista, reta al grupo a que convierta esas ideas horribles en buenas, ya sea considerando su opuesto o encontrando algún aspecto dentro de una idea terrible que pueda utilizarse para inspirar una buena. Como facilitador, asegúrate de empujar a tu grupo a generar ideas realmente malas.

Esta técnica funciona sorprendentemente bien porque tiende a desarmar mentalmente a los participantes en la tormenta de ideas. Es posible que se sientan presionados para dar con una idea realmente grande, pero eso suele restringir su capacidad de ser creativos. Al centrarse temporalmente en ideas realmente malas, les libera para relajarse y divertirse. La risa es también un trampolín para ayudar a las personas a generar conexiones sorprendentes o inesperadas, la base de la mayor parte del humor. Además, señala Mattimore, la naturaleza de nuestros cerebros, al pensar en una idea, es considerar simultáneamente su opuesto.

Otra forma útil de pensar en la técnica de la peor idea es la de "arraigar" en la naturaleza: muchas malas ideas pueden contener también las "semillas" de las buenas. Considera cada mala idea con el pensamiento de que al menos algún aspecto de ella tiene valor, y haz que tu objetivo sea encontrarlo.

¿Por qué no aplicas una o varias de estas poderosas técnicas de ideación en tu próximo reto creativo? Puede que te ayuden a generar tu próxima idea multimillonaria.

 

AUTOR

Chuck Frey. Editor Senior, fundó InnovationTools.com y fue su editor desde su lanzamiento en 2002 hasta la asociación con Innovation Management en 2012. Es el editor de The Mind Mapping Software Blog, la fuente definitiva de noticias, tendencias, consejos y mejores prácticas para las herramientas de mapeo visual. Periodista de profesión, Chuck tiene más de 14 años de experiencia en marketing online y más de 10 años de experiencia en relaciones públicas entre empresas. Sus intereses incluyen la resolución creativa de problemas, el pensamiento visual, la fotografía, la estrategia empresarial y la tecnología. Su combinación única de experiencia e influencias le permite vislumbrar nuevas posibilidades y oportunidades.

IMAGEN: la del artículo original

 

¿Te gusta lo que estás leyendo?

¡Apúntate al boletín de Avantideas!

Te puedes dar de baja del boletín semanal cuando quieras. Lee más en nuestra política de privacidad